viernes, 29 de marzo de 2013

Alcàsser. La pareja de la gasolinera. Francisco José Hervás Martínez y María Luz López García. (2/2)




Aquí tenemos las declaraciones de la pareja en el juicio. Ahora recuerdan muchas más cosas. Ambos se han puesto de acuerdo... perdón, quiero decir, ambos han recordado que llevaban el coche a un taller y que las niñas estaban normales. Incluso María Luz, que en el sumario declaró que estaban muy nerviosas. En otras cosas no se ponen de acuerdo. Hervás dice que iban en un Seat Ronda dorado V-6604-BD y que se salía el gasoil. Que tardaron un par de minutos en llegar a Picassent. Y que tras dejar el coche en el taller de la Ford, los empleados les acercaron a Alcásser. María Luz dice que iban en un Ford Orion blanco de cuatro puertas y que se salía la gasolina, que tardaron entre cinco y diez minutos en llegar a Picassent y que no fueron los del taller los que los acercaron a Alcásser. Que serían amigos de su novio.





Hervás no conocía a las niñas, sólo de vista... ¿Pero conocía a la familia de Miriam? ¿A qué se refiere?

Y María Luz dice que llevó a su novio el lunes al instituto. ¿Qué instituto? ¿El instituto "La Florida" de Catarroja al que iba Miriam? ¿Algún instituto de Picassent, por ejemplo, el que organizó la fiesta de Coolor? ¿Para qué tenía que ir Hervás al instituto?

En el Sumario no consta que el vehículo de Hervás tuviera un poro en el depósito de gasoil. ¿Por qué no lo declaró en 1992 y lo menciona en el juicio de 1997? ¿Por qué su novia no menciona en el Sumario que el vehículo estuviera averiado? ¿No resulta sospechosa esta discrepancia? Cuando es el único dato que puede justificar por qué dejaron a las niñas en la gasolinera Mari, a la entrada de Picassent, en lugar de llevarlas hasta Coolor.

  • ¿Por qué no se comprobó si Hervás llevó realmente el coche al taller de la Ford cerca de las 20:30 de aquél viernes 13 de noviembre?
  • ¿Por qué se lleva un Seat a un taller de la Ford?
  • ¿Por qué no se le pidió a María Luz que aclarara a qué instituto se refería?
  • ¿A qué tenía que ir Hervás, de veintiún años de edad, al Instituto? ¿Era profesor? ¿Multirepetidor?
  • ¿Qué estuvo haciendo Hervás aquél viernes 13 entre las 19:00 y las 20:00 horas?
  • ¿Por qué no se aclararon las contradicciones entre las declaraciones de Hervás y su novia? ¿Iban en un Ford Orion o en un Seat Ronda? ¿Tardaron dos minutos, cinco minutos o diez minutos? ¿Los acercaron del Taller a Alcàsser o unos amigos de Hervás? ¿En qué vehículo? ¿Por qué no se localizó a quienes los llevaron de vuelta a Alcàsser para tomarles declaración?
  • ¿O sí que se aclararon las contradicciones y a alguien "se le pasó" hacerlo constar en el Sumario?
  • ¿Qué es eso de que Hervás se enteró de la desaparición de las niñas "por la prensa". ¡Si en el pueblo no se hablaba de otra cosa! ¡Si a la una de la madrugada del día en que desaparecieron estaba la puerta del Ayuntamiento llena de vecinos para iniciar su búsqueda!
  • ¿Es verdad que Hervás y su novia -que estaban prometidos- rompieron poco después? (1)


Si alguien lleva el coche a un taller un viernes, a las ocho y cuarto, y su novia le dice "esas niñas están haciendo dedo, las podíamos parar"... la respuesta normal sería "llegamos tarde al taller, ya las recogerá otro". Pero, aunque no fuera así, según la primera declaración de Esther, las niñas no podían estar todavía allí para que las recogieran, porque no salieron de casa de Esther hasta las ocho y veinte, y tardarían unos cinco minutos más en llegar hasta el semáforo donde Hervás y su novia dicen que las recogieron. La pareja pasó a las ocho y cuarto y las niñas no podían haber llegado hasta las ocho y veinticinco. De ahí que Esther, en la declaración que hace en el juicio, diga que las niñas salieron de su casa sobre las ocho. Así ya cuadran los horarios.


(1) Según el forero Zoroastrol (de Rumorología), "Hervás y su novia... pensaban casarse al año siguiente... A partir del suceso de Alcácer se produjo una crisis en la pareja, la relación se deterioró tanto y en tan poco tiempo... ella decidió romper el compromiso y dejarle, ni siquiera quedaron como amigos, la ruptura fue total y definitiva... Hervás era propietario de un vetusto Ford Orion blanco 1.6 gasolina... el taller Ford de Picassent cierra a día de hoy puntualmente a las 20:00 h. y no recuerdan que anteriormente cerrasen más tarde... el Seat Ronda de color dorado 1.7D CL matrícula V-6604-BD, matriculado en abril de 1983..., sólo tuvo un único propietario hasta que fue dado de baja por desguace... Dª Vicenta Victoria Martínez Almudéver, la madre de Hervás. Jamás de los jamases figuró Hervás como propietario de ese Seat Ronda."




Vista del Sumario 1/93
10ª Sesión - Valencia, a 26 de mayo de 1997
FRANCISCO JOSE HERVAS MARTINEZ

Juramentado y advertido legalmente declara:

AL MINISTERIO FISCAL

Que en Noviembre de 1992, era vecino de Alcácer.
Que no conocía a las tres muchachas, Toñi, Miriam y Desirée, las conocía solamente de vista.

Que la tarde del viernes día 13 de Noviembre de 1992, a la salida de la localidad de Alcácer en la carretera que va hacia Picassent me encontré a estas 3 muchachas.

Que estaban haciendo autoestop.
Que era sobre las 8.15 o 20, aproximadamente.
Que eran entre 8.15 y 8.20 de la tarde.
Que tardaríamos en ir de Alcácer a Picassent, un par de minutos, un tramo de un km., sólo hay un tramo de un km.
Que no las llevé hasta el lugar donde iban sino hasta una gasolinera, la que hay en la entrada.

AL LETRADO DE LA ACUSACION PARTICULAR

Que el día 13 de Noviembre recogí a Miriam Toñi y Desirée y las trasladé a la gasolinera.

Que de la gasolinera a la discoteca Coolor no sé con exactitud la distancia que hay, hay que cruzar la población, tres semáforos y tráfico, no es algo que se pueda asegurar.

Que cuando las recogí sabía que iban a Coolor.

AL PRESIDENTE

Que nosotros estacionamos el coche en el semáforo a la salida del pueblo y las chicas estaban en la salida del pueblo, donde se suele hacer autoestop para salir de ahí. Nosotros lo único que hicimos avisar si querían subir porque estaban, porque las conocíamos de vista y éramos de la misma localidad.

AL LETRADO DE LA ACUSACION PARTICULAR

Que ellas estaban en situación de autoestop, nosotros paramos en el semáforo en rojo y las invitamos a subir en el coche por el autoestop, porque teníamos la relación de la localidad.

Que estaban en la esquina donde normalmente salimos todos en autoestop parando en el semáforo, preguntando a la gente si va a la localidad siguiente o no, se lo digo porque todos lo hemos hecho en nuestro momento, en nuestra edad.

Que acerqué a las niñas hasta la gasolinera, el coche tenía un poro en el depósito de gasoil, un agujero por el cual goteaba.
Que en esa misma noche, dejé el coche en el taller.
Que yo iba con mi novia.
Que llevaba el coche a un taller que hay en Picassent, el servicio oficial de la Ford.
Que a Alcácer nos acercaron del taller a Alcácer.
Que conocía a las niñas de vista, conocía a una de las familias, la de Miriam.

Que cuando montamos a las niñas, estaban normales. Como se suele estar, que estarían hablando entre ellas, yo iba con el coche y la radio encendida, no les hice caso en ese corto trayecto que estuvieron conmigo.

Que las dejé a las chicas en la gasolinera.
Que el vehículo que llevaba entonces era un Seat Ronda de color dorado.
Que era de color oro.
Que la matrícula era 6604 de Valencia. BD si no recuerdo mal.
Que a Antonio Anglés no lo conocía.
Que a Miguel Ricart tampoco lo conocía.
Que a Mauricio no lo conocía.
Que a Miguel Nicolás Cortona no lo conocía.
Que la caseta de la Romana en el término de Tous no la conozco.
Que no conozco la zona de Catadau, ni Llombay.
Que no le puedo decir las prendas que llevaban las niñas, el aspecto físico es el de ellas mismas.
Que no recuerdo bien el aspecto que tenían, subieron un momento, lo que cuesta llegar de un pueblo a otro.

AL LETRADO DE LA ACUSACION POPULAR 1

Que no pude apercibirme, era de noche y venían en la parte trasera, no pude apercibirme de colgantes o de pendientes que llevaran por la misma razón.




Vista del Sumario 1/93
10ª Sesión - Valencia, a 26 de mayo de 1997
MARIA LUZ LOPEZ GARCIA

Juramentada y advertida legalmente declara:

AL MINISTERIO FISCAL

Que soy vecina y natural de Valencia.
Que en noviembre del 92 lo era.
Que tenía relaciones con un chico de Alcácer, el que acaba de salir.
Que frecuentaba esta localidad con ese motivo.
Que a Toñi, Miriam y Desirée, no las conocía, no las había visto nunca.

Que en el coche de mi prometido llevamos a 3 muchachas la tarde del.. del 92 desde la salida del Alcácer a una gasolinera de Picassent llamada...

Que recogimos a las muchachas, no sé la hora aproximadamente que puede ser que fuera las 8.15, era anocheciendo.
Que puede ser que fuera sobre las 20.15.
Que subimos a las chicas porque estaban, así puestas así como haciendo dedo y le dije a mi novio, están haciendo dedo, las podíamos parar, pregúntaselo, y dijeron que sí, que iban hacia Picassent y las subimos.

Que hacían autoestop.

Que desde el lugar donde las montamos hasta la gasolinera donde las apeamos tardaríamos unos diez minutos, no sé el tiempo, lejos no estaba, unos cinco minutos o así.

Que las chicas estaban normales, riéndose.
Que nos dijeron que iban a la discoteca de Coolor.
Que no las llevamos a la discoteca porque íbamos a un taller, la gasolina salía del depósito, las dejamos ahí y ya nosotros...
Que el motivo de ir de Alcácer a Picassént era dejar el coche en un taller para que el arreglaran un poro por el que se salía la gasolina.

AL LETRADO DE LA ACUSACION PARTICULAR

Que fuimos voluntariamente a declarar sobre la desaparición de estas niñas.
Que desaparecieron el día 13 de noviembre.

Que del taller a Alcácer, no me acuerdo como volvimos, me parece que nos llevaron, pero exactamente no sé quién decirle. El coche desde luego lo dejamos y nos llevaron. Los conocidos de mi novio serían.

Que del taller desde luego no eran los que nos llevaron.
Que fuimos a declarar voluntariamente.

Que él lo vio en un periódico un domingo, y el lunes lo llamé y me comentó, me parece que he visto a las niñas que llevamos, el lunes lo llevé al instituto, y dije sí, son las chicas que llevamos.

Que fuimos cinco días más tarde a declarar, supongo.
Que estos cinco días que pasaron fue hasta que nos enteramos que habían desaparecido las niñas.

Que las niñas, estaban y no estaban haciendo dedo. Ponían el dedo, lo quitaban, no es que estuvieran, estaban como si, les diera vergüenza, a lo mejor era la primera vez que hacían.

Que distancia desde donde las dejamos hasta la discoteca habría unos cinco minutos.
Que no las llevamos a la discoteca porque chorreaba la gasolina, no os preocupéis que nosotras nos vamos andando.
Que ellas se fueron caminando y nosotros nos metimos a la derecha al taller.
Que andando de la gasolinera a la discoteca no sé el tiempo que hay.

Que mi prometido no me dijo nunca que conociera a alguna de las niñas. Supongo que sabía que eran de Alcácer pero no me comentó nada.

Que las niñas iban contentas. Si no me equivoco me parece que llevaban vaqueros, pero no se lo puedo decir cierto.
Que no me llamó ningún detalle de ellas la atención.
Que íbamos al taller en coche. En un Ford Orion Blanco me parece.
Que ese coche tenía 4 puertas.
Que las niñas entraron por las puertas de atrás.
Que a Miguel Ricart no lo conozco.
Que a Antonio Anglés, ni a Mauricio, ni a Nicolás Cortona los conozco.
Que no me suena que mi prometido los conozca.
Que en Llombay y Catadau no hemos estado nunca.
Que no hemos estado en la caseta de la Romana, nada, nada.

AL LETRADO DE LA ACUSACION POPULAR 2

Que no me pude percatar si llegaban colgante o cadena, ni pendientes.

AL LETRADO DE LA DEFENSA

Que mi novio tenía un Seat Ronda de color dorado.
Que aquél día, me parece que era el coche blanco el que llevábamos pero no se lo puedo decir.

Alcàsser. La pareja de la gasolinera. Francisco José Hervás Martínez y María Luz López García. (1/2)




Francisco José Hervás Martínez, de veintiún años de edad y natural de Alcàsser, y María Luz López García, de diecinueve años de edad y natural de Valencia, eran una pareja de novios que supuestamente llevó a las niñas de Alcásser, Miriam, Toñi y Desirèe, desde el último semáforo de Alcàsser hasta la gasolinera "Mari", situada a la entrada de Picassent. No llegaron a dejarlas a las puertas de la discoteca Coolor porque, según declara Hervás, tenía el vehículo estropeado.





Esto es absolutamente trascendente. Hay que tener en cuenta que cualquier otro vehículo que no fuera el de Hervás, sencillamente habría dejado a las niñas en la discoteca sanas y salvas. La versión oficial no puede contemplar que las llevaran hasta la discoteca, porque entonces las habría visto todo el mundo.

Así que, según la versión oficial, se subieron quizás en el único automóvil de Alcàsser que, estando estropeado, iba circulando. ¡Menuda mala suerte!

Las niñas no querían ir a la discoteca, pero según la versión oficial, las llevaron en coche, y con transbordo. Primero Hervás y luego Anglés y Ricart.

Cabe destacar, que en su declaración, Hervás no comenta que llevara el coche a ningún taller. Su novia no comenta ninguna de las dos cosas. Ni que el vehículo estuviera estropeado, ni que lo llevaran a un taller. Ambos manifiestan que las niñas iban a la discoteca Coolor. Y María Luz, sólo ella, dice que las niñas estaban muy nerviosas. Como sucede en gran parte de los testigos de este caso, ambos "recordarían" mucho mejor las cosas cuatro años después, en el juicio.




Sumario 1/93
FOLIO 644
MANIFESTACIÓN DE D. FRANCISCO JOSÉ HERVÁS MARTÍNEZ

En Picassent (Valencia), siendo las 12,50 horas del día 19 de Noviembre de 1.992, personado en estas dependencias de la Guardia Civil, acredita llamarse como queda dicho, nacido el 11 de Febrero de 1.971, hijo de Francisco y Vta. Victoria, natural y vecino de Alcácer (Valencia), calle(?), con D.N.I. (?).

PREGUNTADO para que diga si conoce a las tres jóvenes desaparecidas dice si las conozco de la localidad, si bien no tengo relación con las mismas.

PREGUNTADO para que diga la última vez que las vio, dice el viernes día 13 de los corrientes sobre las 20,15 horas, se encontraban a la salida de la localidad de Alcácer con dirección hacia Picassent, a la altura del último semáforo, cuando en compañía de mi novia Dña. María Luz López García, vecina de Valencia, calle Fontanares núm. 63, nos dirigíamos a Picassent y al llegar a la altura de ellas encontrándonos parados en el semáforo, vimos que estaban con intención de preguntar a los conductores por si las traían, momento que les dijimos que si querían subir y las trasladamos hasta la primera gasolinera a la entrada de Picassent, donde se quedaron.

PREGUNTADO para que diga si en el tiempo que estuvieron con ellas les dijeron algo, dice que si que si las podíamos acercar hasta la discoteca Coolor, que tenían una fiesta del Instituto.

PREGUNTADO para que diga si las llevaron hasta la discoteca, dice que no las llevamos, dejándolas en la misma gasolinera, ya que tenía el vehículo estropeado.

PREGUNTADO para que diga si tiene alguna cosa más que manifestar dice que no que lo dicho es verdad en lo que se afirma y ratifica firmando esta su manifestación una vez leída por si y encontrarla conforme en unión del instructor de Picassent, siendo la hora, día, mes y año anteriormente consignados.




Sumario 1/93
FOLIO 645
MANIFESTACIÓN DE MARÍA LUZ LÓPEZ GARCÍA

En Picassent (Valencia), cuando son las 13,10 horas del día 19 de Noviembre de 1.992, personados en estas dependencias de la Guardia Civil, la que acredita llamarse como queda dicho, nacida el día 16 de Agosto de 1.973, hija de Manuel y María Luz, natural y vecina de Valencia, calle(?), con D.N.I.(?)

PREGUNTADA si quiere prestar manifestación voluntariamente, dice que si.

PREGUNTADA para que diga si conoce a las chicas desaparecidas, dice que no, que no las había visto nunca.

PREGUNTADA cuando fue la primera vez que las vio, dice que fue el viernes día 13 sobre las 20,15 horas, que se encontraban a la salida de la localidad de Alcácer (Valencia), en el último semáforo de la Avenida de Ricardo Hernández, que se encontraban apoyadas en la pared, justo a la altura del semáforo, que ella iba acompañando a su novio FRANCISCO-JOSÉ HERVÁS MARTÍNEZ, en el vehículo de su propiedad.

PREGUNTADA si las citadas chicas les hacían autostop, dice que notó que las chicas estaban muy nerviosas, que hacían autostop y rápidamente bajaban la mano.

PREGUNTADA si observó si anteriormente otro vehículo había parado para subir a las chicas, dice que no.

PREGUNTADA si las chicas les comunicaron si podían trasladarlas a la localidad de Picassent, dice que no, que su novio las llamó con la mano y al llegar a la altura del coche, nos preguntaron si íbamos para Picassent, a lo que mi novio les dijo que si, que subieran y que las llevaríamos hasta Picassent.

PREGUNTADA si una vez en el interior del vehículo las chicas les hicieron algún comentario, dice que si que comentaron que iban hacia la discoteca COOLOR a una fiesta del Instituto.

PREGUNTADA si notó que se encontrasen nerviosas, dice que sí, que un poco nerviosas las notó.

PREGUNTADA para que diga si las llevaron hasta la discoteca, dice que no que las dejaron a la altura de la gasolinera de Picassent.

PREGUNTADA si tiene algo más que manifestar, dice que quiere hacer constar que al referirse a la gasolinera de Picassent donde dejaron a las chicas, se refiere a la llamada Gasolinera MARI, que no tiene nada más que manifestar, que lo dicho es la verdad en lo que se afirma y ratifica, una vez leída la manifestación y encontrarla conforma cuando son las 13,55 horas del día, mes y año al principio consignado.

martes, 26 de marzo de 2013

Alcàsser. Las monedas de las niñas.





El saber cuánto dinero llevaban las niñas es importante, porque nos permite confirmar si tenían o no suficiente para comprar las entradas de la discoteca Coolor. Ahora bien, los culpables oficiales, Anglés y Ricart -que eran dos camellos y ladrones del tres al cuarto- no les robaron las monedas. Tenemos que tener en cuenta que las niñas llevaban, entre todas y cuando aparecieron, 2.695 pesetas. Son 16 euros actuales, pero estamos hablando de hace veinte años. Anglés y Ricart se habrían quedado con el dinero, seguro. Así que esto nos indica dos cosas, que no fueron Anglés y Ricart y que debemos preguntarnos si las monedas no son una pista falsa. Toda vez que circula una teoría según la cual el óxido que presentan las monedas demostraría que habían sido sumergidas en un medio líquido salino. La Albufera de Valencia, por ejemplo. No sé por qué nadie ha considerado que la oxidación de las monedas podría deberse al proceso colicuativo de los cadáveres. En cualquier caso, la teoría del medio líquido reforzaría otra teoría absurda, que ya se ha tratado en este blog, por la cual la ausencia de livideces cadavéricas se explicaría porque los cuerpos habrían estado sumergidos en un medio acuático, cuando Frontela dejó bien claro, para quien sepa leer, que fue por exanguinación: no había sangre en los cadáveres. Pero Esther, en el capítulo que lleva su nombre del libro de Fernando Martínez Laínez, nos dice: "No llevaban dinero para entrar en la disco, que cuesta cuatrocientas pesetas la entrada. Entre las tres no juntaban las mil doscientas. Desi llevaba sólo tres o cuatro duros, no más, porque se lo había gastado..."

En lugar de exculpar a los culpables oficiales y evidenciar una pista falsa, con la presencia de las monedas se nos quiere indicar dos cosas: que las niñas tenían dinero para ir a Coolor y, posiblemente, que se las abandonó en un medio acuático. No necesariamente salino, aunque el agua salada acelera la oxidación ¿Nos lo creemos o no? ¿Dice Esther, en lo referente a las monedas, la verdad? Porque si la dice, alguien les dio dinero a las niñas después de salir de casa de Esther, o lo metió en sus bolsillos post mortem. Y Esther, que es la testigo que nos cuenta que las niñas cambian de opinión en el último momento y deciden ir a Coolor, se contradice al decir que no tenían dinero para comprar las entradas, pero que fueron a la discoteca. En cambio, si lo que dice no es verdad, entonces es indiferente cuánto dinero llevaran las niñas. No iban a Coolor, así que no necesitaban el dinero. Y el dinero que se le encontró a Toñi cuadra con el que tenía al salir de su casa. No sabemos cuánto llevaban las otras niñas, pero según sus padres iban indocumentadas y sin dinero.

Lo más curioso es que es Miriam la que aparece con dinero de sobra. Tanto si les dieron el dinero en Alcàsser como si es una pista falsa plantada post mortem, ¿por qué tiene Miriam el dinero y no les dieron -o plantaron- digamos 500 pesetas a cada una? Porque, como veremos, en el sumario se dice que Miriam llevaba "varias monedas". No se dice cuántas monedas ni el importe. Pero sí se dice que Toñi llevaba ocho monedas y Desirée tres. En cambio, en los rollos de sala -cuatro años después- ya se detalla el importe que Miriam llevaba, 2.175 pesetas, aunque se sigue hablando de "varias monedas". Curioso. ¿Cuándo se "contaron" las monedas -o se decidió cuántas tenía que haber-, por qué y para qué? ¿Había que calcular algo? En cualquier caso, la única que no tenía dinero para ir a la discoteca -en el supuesto de que quisieran ir- era Desirée.

Veamos lo que dicen los documentos oficiales al respecto:

Rollos de Sala. Folios 1134-1136. 9 de Marzo de 1997.




Toñi (1) llevaba los siguientes objetos:

Un anillo de oro con una piedra azul turquesa engarzada. Un reloj marca Capricho, plateado, de esfera blanca y gran tamaño con su correspondiente pulsera metálica elástica. Barra de labios de color rosa marca Gobi. Un aro de oro tipo cadena. Ocho monedas con un valor total de 485 pesetas.

Los padres de las niñas declararon que iban sin dinero. Nos imaginamos que se referían a que no llevaban dinero para una fuga. Sólo Dª Luisa, la madre de Toñi, precisa que su hija llevaba 500 pesetas cuando salió de casa (Sumario, Folio 608, 14 de noviembre de 1992). Como ya hemos visto, la encontraron con ocho monedas que sumaban 485 pesetas: una moneda de 200, dos de 100, tres de 25 y dos de 5. La pobrecita sólo se había gastado 15 pesetas en los recreativos.



"El mismo reloj", en la escena del levantamiento.


En cuanto al reloj, cabe comentar que en la primera foto marca las siete menos veinte y tiene aguja de segundero. La pulsera parece estar rota. En la foto del levantamiento, el reloj marca las dos y veinte y no se ve que tenga aguja de segundero. La pulsera parece intacta. 1 ¿Había cuatro relojes en la fosa de La Romana? Porque otro factor en favor de esta hipótesis es que si la hora original que marcaba el reloj era las dos y veinte, la imagen espejo de esta hora es las diez menos veinte, y la imagen invertida es las nueve menos diez pero, en ningún caso, las siete menos veinte. De modo que desde la fosa hasta el momento en que se hace inventario, al reloj le aparece una aguja de segundero que antes no tenía, se modifica la hora que marcaba y se rompe la pulsera metálica.


1 La foto ha sido recortada para no mostrar más que el reloj. Obsérvese que no hay aguja de segundero, ni corona para dar cuerda al reloj, que debería estar en su parte izquierda para coincidir con la otra foto. Y la pulsera metálica no está rota.




Desirée (2) llevaba los siguientes objetos:

Un reloj marca Adec de cuarzo, de color negro, con esfera blanca. Una barra pintalabios de color rosa, marca Margaret Astor. Tres monedas, con un valor de 35 pesetas.

Desirée llevaba una moneda de 25 pesetas y dos de 5. Aquí vemos al menos una moneda con la famosa "marca de óxido por inmersión", pero que no está totalmente oxidada. Sin embargo, para que esa marca se produjera por la teoría de inmersión, la moneda tendría que estar situada de canto, en un lateral de un bolsillo, y con una cantidad de agua mínima para no oxidar toda la moneda. Si la moneda estuviera en posición horizontal jamás podría haberse oxidado de esa forma. Se habría oxidado en su totalidad. Como las demás.





Miriam (3) llevaba los siguientes objetos:

Un reloj negro marca Casio-Athena, con esfera dorada, con su correspondiente pulsera metálica elástica. Un llavero con tres llaves y una moneda perforada. Una cadena fina de oro. Una pulsera con el nombre de Miriam. Pulsera con nueve piedras cilíndricas de colores. Una medalla. Un colgante con forma de corazón. Un anillo incrustado con el nombre de Miriam. Un anillo de metal con flores. Varias monedas por un valor de 2.175 pesetas. Un pendiente de aro de color blanco. Cadena con colgante.

Como vemos en la fotografía, Miriam apareció con siete monedas: cuatro de 500 pesetas, una de 100, una de 50 y una de 25Sin embargo, como comentábamos antes, en el caso de Miriam hay ciertas discrepancias entre el inventario de la vista oral, que acabamos de ver, y el del sumario:

Sumario. Folios 1249-1267. 2 de febrero de 1993.

Reloj negro marca Casio Athenea, con esfera dorada, con su correspondiente pulsera metálica elástica. Cadenita de oro colgada al cuello, en la que hay engarzados un anillo, una medalla y un colgante en forma de corazón. Llavero con varias llaves que tiene publicidad del Seat Ibiza. Varias monedas. Anillo dorado con inscripción que reza "Miriam".




Ahora, según nos comenta una lectora, observemos si es posible que exista un criptomensaje referido a la suma de las monedas que tenían las niñas, que era de 2.695 pesetas, consultando las equivalencias en moneda extranjera según el cambio existente al 27 de enero de 1993, día en que aparecieron los supuestos cuerpos de las niñas en la fosa de La Romana:





¿Uno más de tantos posibles mensajes dejados para quién debía darse por aludido? Seguramente. Y habrá muchos otros que todavía no hemos localizado. Por ejemplo ¿la hora en la que estaba parado el reloj de Toñi era aleatoria o contenía algún mensaje oculto? Y digo la hora, cuando quizás debería decir "las horas", porque como ya hemos visto, había varias.

¿Qué sucede si giramos el reloj de Toñi?





Que tenemos un cuadrado y un compás. ¿Cómo se dice "cuadrado y compás" en inglés? Pues "square and compass". ¿Y qué otro significado tiene "square and compass? Pues "escuadra y compás", los símbolos de la masonería. Ahora quizás entendamos por qué nos sobraba la aguja del segundero y por qué el reloj está parado a las dos y veinte y no a las tres menos cuarto: porque así se forma un ángulo similar al del compás masónico.





Como vemos, entre la escuadra y el compás hay una letra "G", que para unos significa "gnosis" y para otros "Great architect of the universe" (gran arquitecto del universo). Rizando el rizo, las iniciales del nombre de Toñi son A.G.R., conteniendo las letras "A" y "G" de "Gran Arquitecto" (igual que la G y el compás del símbolo masónico) y además pueden interpretarse como "ancient gnostic religion" (antigua religión gnóstica). Por especular que no quede. A esos dementes les encanta.

Ya en el caso Macastre había mensajes ocultos y no tan ocultos. ¿En cuantos más casos los habrá habido o los volverá a haber?





Fuentes:


  1. Sumario 1/92. Caso Alcàsser.
  2. Conversión de divisas de una fecha pasada: http://fxtop.com/es/convertidor-divisas-pasado.php

Alcàsser. La llamada de Miriam.






Al día siguiente de la desaparición de las niñas, Fernando García, padre de Miriam, se presentó en el puesto de la guardia civil de Picassent, para presentar la correspondiente denuncia. Juan Ignacio Blanco, en su libro ¿Qué pasó en Alcácer?, nos dice:

"... Fernando García, atormentado por el dolor, mientras abandonaba el cuartel de la Guardia Civil no dejaba de repetir: <Es mentira lo que se ha dicho de que las niñas iban a una fiesta del instituto. Eso no es cierto. No sé a qué irían a la discoteca>.

Matilde interrumpió para apoyar lo que su marido decía: <A las ocho de la noche me llamó mi hija diciéndome: 'Mamá, dile al papi que nos acerque a Coolor'. Y yo le contesté que su padre estaba en la cama porque había venido algo griposo, y además no era hora de ir a la discoteca. Y desde entonces no he vuelto a saber nada de ella. Yo no sé si irían a la discoteca, pero a la fiesta no, porque sabía que tenía que estar temprano en casa...>"

Esta llamada de Miriam, junto con la declaración de Esther, son los dos únicos indicios que nos hacen pensar que las niñas habían cambiado de opinión e iban a ir a Coolor. Pero... ¿llamó realmente Miriam a su madre?

Recientemente, estuve leyendo el libro de Oleaque “Desde la tiniebla”. Comienzo por aclarar que las opiniones, comentarios y deducciones de Oleaque me merecen un crédito igual a cero. Pero quizás alguno de los hechos que relata sean verídicos. Y al principio del libro, en el capítulo segundo, “13 de noviembre”, me encuentro lo siguiente:

"... ESE MISMO VIERNES 13, MÍRIAM, POCO DESPUÉS DE LAS DOS, NADA MÁS TERMINAR SUS CLASES, ESPERABA EL AUTOBÚS DE VUELTA A ALCÁSSER EN LA PARADA DE CATARROJA. VIO A SU PADRE. FERNANDO GARCÍA HABÍA ESTADO TRABAJANDO EN VALENCIA CUANDO EMPEZÓ A ENCONTRARSE ENFERMO «POR LA GRIPE». HABÍA DECIDIDO VOLVERSE A CASA. EN EL TRAYECTO, PODRÍA RECOGER EN EL COCHE A SU HIJA. LE VENÍA DE PASO.

El padre recogió en su coche a Míriam y a unas compañeras que esperaban con ella. Las llevó a sus domicilios. Después, Míriam y Fernando llegaron a casa, un piso muy iluminado en una zona acomodada del pueblo. Comieron, y la madre de Míriam recomendó a su marido que se metiera en la cama. <Ha sido la única vez en la vida que me he quedado en casa sin ir a trabajar>, recordaría Fernando..."

Si esto es cierto, Míriam ya sabía que su padre estaba enfermo.

Imaginemos la conversación a la puerta del Instituto, o en la propia parada del autobús. Miriam, sorprendida porque su padre la estaba esperando, le habría preguntado qué hacía allí, y D. Fernando le habría aclarado que estaba fatal y en lugar de quedarse trabajando en Valencia había decidido volver a Alcásser y, de paso, recogerla. Tan fatal estaba D. Fernando que era “la única vez en la vida que se había quedado en casa sin ir a trabajar”. ¡Como para que Miriam no se diera cuenta!

Como consecuencia del comentario de su madre Dª Matilde, Miriam, probablemente, también sabía que su padre se había metido en la cama. Otro motivo más para no llamar a su casa a las ocho de la tarde a pedirle que las llevara a Coolor, sitio al que, de todos modos, nunca habían dicho que fueran a ir ese viernes.

Bien... le he enviado un correo electrónico a Juan Ignacio Blanco. Concretamente, el 14 de marzo, preguntándole si le consta que Fernando García recogió a Miriam ese día 13 en la parada del autobús de Catarroja. Le pido que, si es posible, lo comente en alguna de las entrevistas radiofónicas que tiene pendientes o, en su caso, si le parece oportuno, me lo aclare por correo electrónico. En la entrevista del día 16 en "Dimensión Límite" no comentó nada. Demasiado pronto. Eso, suponiendo que quiera entrar en el tema...

Pero, si resultara que nos confirmara que a Miriam la recogió su padre aquella tarde y que comieron juntos...

¿Quién llamó a Dª Matilde Iborra Martínez, madre de Miriam, a las 20:00 horas de aquel viernes 13, diciendo “Mamá, dile al papi que nos acerque a Coolor?”




¿Quién habría conseguido, gracias a esa llamada, una coartada entre las 19:00 y las 20:00 horas, intervalo en el que pienso que es realmente cuando desaparecieron las niñas?

Si Miriam era consciente de que su padre estaba enfermo y aún así llamó... ¿Fue por iniciativa propia o porque alguien se lo sugirió? Seguramente Miriam había comentado, de pasada, que su padre estaba enfermo. El hecho de llamar a su padre para preguntarle si las podía acercar a Coolor le habría servido a alguien de confirmación de que Fernando García seguía mal y no iba a ser un problema... Había luz verde para llevar a cabo el plan. Y, además, la llamada cumpliría una segunda función: desviar la atención del verdadero destino de las niñas. Todos pensarían que habían ido a Coolor, cuando, en realidad...







Juan Ignacio Blanco jamás contestó a mi correo. Pero no hizo falta, porque el propio Fernando había hablado del tema en televisión:

Fernando García, programa de TVE1 "Tiempo al tiempo.", del 30.10.1993:

"... Sí bueno, aquel día... aquel día yo estaba trabajando y sería la una o por ahí. Decidí marcharme a casa porque estaba en un proceso de inicio de gripe. Y marchando para casa desde casa de un cliente, pues pensé en pasar a recoger a Miriam que acababa... era la hora de acabar del Instituto, digo estará más o menos en la parada del autobús. Y así fue, cuando pasé por la parada del autobús estaba esperándolo allí y la subí a ella y a dos amigas más de allí de Alcácer. Marchamos a casa, dejamos a las amigas en su casa, comimos ella y yo sólos en casa porque como ella venía un poco más tarde y en mi casa no esperaban que yo llegara a comer, comimos ella y yo juntos. Y mi esposa, que en paz descanse, me dijo: Podías acostarte si no te encuentras bien y descansas. Y yo pensando descansar el fin de semana para el lunes empezar otra vez el trabajo, pues me metí en la cama. Antes se había quedado Miriam recostada en el sofá, y le dije yo: 'Miriam, ¿por qué no te acuestas y descansas mejor en la cama?' Y me dijo: `Pues tú podías hacer lo mismo que te ha dicho la mamá y podíamos hacer los dos igual'. Me metí en la cama, ella también se metió en la suya y ya no volví más a ver a mi hija. Entonces luego, cuando ya me levanté para cenar, mi esposa, que en paz descanse, me dijo que había llamado ella por teléfono y mi mujer le dijo: Mira, papá está en la cama, sabes que no está bien y no es hoy día de ir a Coolor. Deja para ir a Coolor el domingo. Dice: Bueno, pues entonces igual no vamos. Y... y eso fue lo que pasó aquel día..."





Asunto arreglado. Ya sabemos que Fernando recogió a su hija y comió con ella, con lo que nos queda claro que Miriam sabía dos cosas: que su padre estaba enfermo y que se había metido en la cama.

El segundo factor crítico referente a la supuesta llamada de Miriam es que no figura en el sumario del caso Alcàsser y, por tanto, jamás se ha hecho una gestión -al menos una gestión "oficial"- al respecto.

El misterio sigue vigente. ¿Hubo o no hubo llamada de Miriam aquella tarde del 13 de noviembre de 1992? Fernando García dice que sí, pero el Sumario ignora el hecho, que debería haber desencadenado una gestión para saber a qué hora exacta se había hecho la llamada y desde qué lugar se había llamado.