viernes, 8 de marzo de 2013

Hoy empezamos...




Parece que era ayer cuando empezaba en Rumorología, en septiembre de 2012. Fui a elegir, sin advertirlo ni recordarlo, una fecha en la que faltaban apenas dos meses para que se cumpliera el 20º aniversario de la desaparición de Miriam, Toñi y Desirée.




Desde entonces he conocido gente estupenda, tanto en Rumorología y Burbuja como en Facebook. Para todos ellos, un "hasta siempre". Pero también he conocido gente que no merece la pena, ni como foreros, ni como personas. Si sólo fuera por los trolls... es fauna autóctona de cada foro. Se puede soportar. Lo peor son las puñaladas traperas y las intrigas de los que se supone que buscan lo mismo que tú, pero resultan ser ególatras, infiltrados, desinformadores o traidores a la causa. Y los maleducados que razonan a base de insultar. Eso hizo que abandonara los foros. Aunque dejo atrás a gente que vale mucho la pena, siempre voy a estar disponible aquí para todas las personas que buscan la verdad del caso con buena voluntad. Y educación.

Además, hay muchas formas de trabajar por la memoria de las niñas. Desde aquí procuraré poner a disposición de todos los interesados la mayor cantidad de documentación posible.

Gracias a Mamena, que, poco tiempo después de que se abriera esta página, ya se estaba haciendo eco en Forocoches.

Y a Alberto Q., por mandarme el enlace a su magnífico timeline, línea temporal de las desapariciones entre los años 1985 y 1995. Podéis verla en la sección de "enlaces".



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.