martes, 23 de abril de 2013

Alcàsser. Fernando y Francisco. Los héroes de protección civil.


Fernando Castilla Vela y Francisco Conejo Rodríguez


La búsqueda frenética de Miriam, Toñi y Desirée, que se realizó el día 15, se iba a cerrar con el peor de los sucesos posibles. Desde las 15:00 horas, dos voluntarios de Protección Civil Torrent, Fernando Castilla Vela, de 26 años, y Francisco Conejo Rodríguez, de 35, estaban comprobando los barrancos que rodean Picassent a bordo de sendas motos todoterreno pertenecientes a la agrupación. Se encontraban en el kilómetro 19,800 de la antigua carretera VP-3065. A las 18:20 ya comenzaba a anochecer. Así que pararon en el arcén para ponerse los chalecos reflectantes.

Un Nissan Patrol los arrolló. Fernando murió en el acto, mientras Francisco sufría serias lesiones -14 fracturas en las piernas y traumatismo craneoencefálico-, que le dejarían secuelas de por vida.

La familia de Fernando procedía de Martos (Jaén) y llevaban 26 años en Valencia. Josefa Vela, de 69 años, la madre, y sus hermanos Mercedes y Manolo recordaban con angustia el trágico suceso. "Vivió entregándose a los demás". Fernando llevaba diez años en Protección Civil y era un gran radioaficionado.

Francisco, nacido en Jerez de los Caballeros (Badajoz), estaba casado y tenía un hijo de siete años y una niña de dos.





Según la prensa de la época, Fernando García y Luisa, la hermana de Toñi, visitaron a Francisco y a Josefa Vela, la madre de Fernando. No se comenta nada de una posible visita de Rosa Folch.

Siempre me he preguntado si sería o no un accidente... No tengo datos acerca de la investigación que supuestamente debió realizarse. De hecho, no sé ni cómo se llegó a averiguar que los había arrollado un Nissan Patrol. Porque Francisco relató los hechos así: "... aparcamos las motos en el margen derecho de la calzada mientras nos colocábamos los reflectantes. Intentaba acercarme a mi compañero. Di tres o cuatro pasos y... no recuerdo más". Francisco fue ingresado en el Hospital Provincial de Valencia.


Francisco Conejo y la madre de Fernando Castilla

En reconocimiento a su acción, el 19 de febrero de 1993 se les concedió la medalla al Mérito de Protección Civil, que se entregó a Francisco Conejo y a la madre de Fernando Castilla, en representación de su hijo. El acto se realizó en la Casa de Cultura de Torrent, en presencia de las autoridades locales, el Delegado del Gobierno en la Comunidad Valenciana, miembros de Protección Civil, familiares y público.




"Por los méritos que han concurrido, por su alto espíritu de solidaridad humana y de conformidad con lo dispuesto en la Orden de 13 de abril de 1982, vengo a concederle la medalla al Mérito de Protección Civil en su categoría de bronce, con distintivo rojo."





Fernando Martínez Laínez
Sin Piedad
La Búsqueda

... »Fuimos arriba, al despacho del alcalde, y en esto que salió Alcayna y me preguntó: "¿Qué es lo que vais a hacer?" "Mira, mejor, cuéntanos tú cómo está la cosa", fue mi respuesta. Y me contó que habían formado cuadrillas de seguimiento, compuestas por tres adultos y un chaval de la edad de las niñas, para que las reconociera. Tenían cuadriculado sobre el mapa todo el término municipal de Alcàsser y la zona, y a cada grupo le habían asignado una cuadrícula. Los equipos de voluntarios recorrieron la discoteca y los bares de la zona. También pegaron unos carteles improvisados en los que se preguntaba si alguien las había visto por allí... Era tal el desbarajuste, que no sabían a dónde ir. Pero eso es normal. Cuando una persona desaparece, lo primero es asustarse muchísimo y desorientarse; y en este caso, como los padres denunciaron la desaparición a las once de la noche del mismo viernes y a la una estaba todo el pueblo frente al Ayuntamiento, los nervios fueron tremendos. Empezó a llamar la gente: los familiares, los primos, los amigos, y a la una de la madrugada iniciaron la batida. Alcayna fue el que la organizó. Iban a ciegas, buscando por los alrededores, y reventaron la puerta de algunos chalés, que hay muchos en ese sitio. Pero también hay huertos, pozos... y los revisaron. Aparte de eso, empezaron a funcionar los videntes.

»Eso me llamó mucho la atención. Inmediatamente después de empezar la búsqueda, hubo una red de videntes que me dejó muy mosqueado. Siempre me pregunto hasta qué punto no son cómplices los videntes que opinan mucho de estas cosas. Es decir, qué es lo que enmascaran, qué es lo que en realidad saben y lo que te ocultan... Algunas voces empezaron a decir: "Están en los chalés, se las han llevado para un ritual."

»Pero la búsqueda por los chalés se paró pronto, quizá demasiado pronto, para evitar excesos. Nadie ordenó la suspensión, pero el caso es que cesó cuando murió Fernando, un chico de Torrente que formaba parte de las patrullas de Protección Civil, el sábado por la noche, atropellado por un vehículo de los que participaban en la búsqueda, y otro compañero suyo quedó malherido... Lo que llegó a montarse fue una especie de jauría humana que no sabía lo que buscaba, y eso es peligrosísimo...

»El accidente mortal los frenó en seco. Dijeron: "A ver si por buscar a tres chicas, que no sabemos si las han raptado o se han ido voluntariamente...", pero si la búsqueda hubiera continuado, es posible que hubiesen llegado antes al lugar de las muertes, que sólo estaba a diecinueve kilómetros en línea recta. Claro que todo eso son conjeturas ahora...



1992.11.16, Lunes
LEVANTE-EMV
Un muerto y un herido grave en un accidente ocurrido durante el rastreo.

V.M.

Un motorista del parque de Protección Civil de Torrente resultó muerto y otro herido de gravedad en un accidente registrado ayer, poco después de las ocho de la tarde, cuando los funcionarios participaban en la búsqueda de las tres adolescentes desaparecidas en Alcácer. Ambos fueron arrollados por un turismo todo terreno que circulaba por un tramo prácticamente recto de la carretera VP-3065. El siniestro se produjo, concretamente, en el punto kilométrico 19,800.

Fernando Castilla Vela, de 27 años, falleció cuando le trasladaban en una ambulancia de la Cruz Roja al Hospital General Universitario de Valencia. Francisco Conejo Rodríguez, de 36 años, ingresó en estado "muy grave" en la unidad de cuidados intensivos del mismo centro sanitario. Fuentes autorizadas aseguran que tiene las dos piernas fracturadas y una fuerte conmoción cerebral entre otras patologías.

Al cierre de esta edición, Francisco Conejo se encontraba inconsciente y estaba a punto de ser sometido a una prueba radiológica. Los médicos que le atienden intentaban comprobar así si presenta algún tipo de lesión interna en el cerebro.

Los motoristas partieron a las cuatro y media de la tarde de Torrent con otros tres vehículos de Protección Civil -un Nissan Patrol y dos turismos- para buscar a las niñas. Después del accidente fueron recogidos por una dotación de la policía local de Picassent, cuyos miembros practicaron la respiración artificial y otros primeros auxilios al funcionario que sobrevivió mientras llegaba la ambulancia.

El diputado provincial José Luis Ibarra y el alcalde de Torrent, Juan Jesús Ros, se desplazaron al Hospital General a los pocos minutos de producirse el accidente para interesarse por el estado del herido.



1992.11.16, Lunes
LAS PROVINCIAS
Un miembro de Protección Civil pierde la vida mientras buscaba a las menores de Alcácer

La familia de las desaparecidas no descarta que se marcharan voluntariamente.

Uno de los miembros de Protección Civil de Torrente que participaba voluntariamente en la búsqueda de las tres chicas desaparecidas en Alcácer perdió ayer la vida en un accidente. Fernando Castilla Vela, de 27 años, murió tras ser arrollado por un todoterreno. Su compañero, Francisco Conejo Rodríguez, de 30, se encuentra muy grave. Ambos rastreaban la zona con sus motocicletas. Mientras tanto, la familia de las tres jóvenes desaparecidas aseguraron ayer a LAS PROVINCIAS que no descartaban la posibilidad de que sus hijas hubiesen tenido "una mala idea y se hayan ido". No obstante, ayer la búsqueda de Antonia Gómez, Miriam García y Desirée Hernández fue incesante, y en ella participaron vecinos, radioaficionados, Protección Civil y Guardia Civil.

Francisco Castilla Vela, de 27 años, y su compañero Francisco Conejo Rodríguez, de 30, sufrieron un accidente mientras buscaban a las tres jóvenes de Alcácer desaparecidas el viernes. Se habían ofrecido voluntariamente para iniciar el rastreo. A las 4,30 de la tarde los encontramos en la puerta del Ayuntamiento de la población, listos para iniciar la marcha. Dos horas y media después se produjo el fatal accidente en la carretera llamada Pentacabras, cerca del cruce con la carretera de Picassent. Un vehículo todoterreno los arrolló. Ambos conducían motos con las que se metieron por barrancos y lugares inaccesibles, buscando a las tres adolescentes.

Francisco Castilla ingresó muerto en el Hospital General de Valencia, mientras que Francisco Conejo se encuentra en estado muy grave. El sepelio por el fallecido se celebrará mañana martes en la parroquia de la Sagrada Familia, de Torrente.

Búsqueda infructuosa

Mientras tanto, dos días y dos noches dando palos de ciego, recorriendo campos de naranjos, montes, barrancos, pueblos, revisando pozos, preguntando a la gente, pero Desirée, Miriam y Antonia siguen sin aparecer.

Las familias Gómez-Rodríguez, García-Iborra y Hernández-Folch aseguran que sus hijas son "unas niñas buenas, con un buen comportamiento. No son niñas de ir a discotecas y bares. No sabemos qué les ha podido pasar."

La madre de Desirée asegura que "les han tenido que lavar la cabeza". No obstante, la madre de Miriam no descarta una huida voluntaria: "Yo no descarto que haya tenido una mala idea, un mal pensamiento, y que se haya ido. ¡Ojalá sea eso, que se hayan ido y que vuelvan pronto!" La madre de Antonia no se explica qué ha podido pasar, sólo llora y pide que vuelvan pronto.

Los padres de las tres adolescentes ya han hecho todo lo posible por encontrarlas. Incluso han recurrido a cuatro videntes, el único camino que les queda por seguir.

Según las familias, las cuatro videntes consultadas coinciden en señalar que las niñas están vivas, y que se encuentran próximas a sus domicilios, en un radio de acción de un kilómetro.





Fuentes:


  1. Las otras víctimas de Alcácer. L-EMV. Martes, 16/02/1993.
  2. ¿Qué pasó en Alcácer? J. I. Blanco Durán.
  3. 16/11/1992. Levante-EMV. Un muerto y un herido grave en un accidente ocurrido durante el rastreo.
  4. 16/11/1992. Las Provincias. Un miembro de protección civil pierde la vista mientras buscaba a las menores de Alcácer.
  5. http://abueloscebolletasproteccioncivil.blogspot.com.es/2012/04/homenaje-francisco-conejo-rodriguez-y.html
  6. http://abueloscebolletasproteccioncivil.blogspot.com.es/2012/04/siempre-presentes-paco-y-fernando.html

5 comentarios:

  1. Pobres chavales. Sí que es raro lo del atropello, sí. Así que un Nissan. Vaya, vaya.

    ResponderEliminar
  2. En algún sitio he leido sobre este tragico episodio algo así como:
    ``Se celebró el juicio y lo perdieron´´....
    ¿?
    Otra cosa,como parece ser que se intenta,por diferentes ``frentes´´ atribuir una relación Nissan-Guardia Civil,me gustaria decir que Protección civil tambien llevaba Nissan Patrol.

    ResponderEliminar
  3. Pero algún dato más tuvo que saber el superviviente, al menos quién les auxilió en primera instancia, si hubo testigos del accidente, ¿nunca más se le volvió a entrevistar para que aclarase lo sucedido? Tuvo que existir un atestado de la GC.

    Este hombre tiene una buena entrevista, vivió los primeros momentos de la desaparición de las tres chiquillas.

    ResponderEliminar
  4. En algún lugar he leído que, de no haberse producido esta fatalidad, las batidas se hubieran dirigido a la zona de la romana. Como este caso es bastante retorcido, puestos a ser malpensados... podría no ser un hecho fortuito? quizá iban a encontrar (o no encontrar) algo demasiado pronto?

    ResponderEliminar
  5. Dudo mucho que esto fuera un accidente... demasiadas coincidencias.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.