martes, 2 de abril de 2013

Alcàsser. María Dolores Badal Soria.




María Dolores Badal Soria era una señora de 63 años que vivía en Picassent, en Carrer Pare Guaita 1, en una casa cuya ventana daba a la Avinguda Jaume I, por la que pasaban los jóvenes que iban aquella tarde del 13 de noviembre de 1992 hacia la discoteca Coolor, alguno de ellos haciendo auto-stop. Declaró que vio a las niñas desde su ventana, subiendo a un coche blanco de cuatro puertas que ya iba ocupado por cuatro personas cuando subieron las niñas. Sin embargo, hay un detalle crucial en su declaración. Aunque dice que se asomó a la ventana a partir de las ocho (era de noche) comenta que en ese momento se encendió el alumbrado del pueblo. Sin las luces, su testimonio no habría podido ser tomado en cuenta, ya que la visibilidad habría sido muy reducida. No obstante, no es creíble que las luces se encendieran a las ocho. Tuvo que ser mucho antes, probablemente a media tarde ya estaría anocheciendo.





El hecho de que todavía hubiera adolescentes yendo hacia la discoteca y que se encendiera el alumbrado de las calles del pueblo cuando la señora Badal se asoma a la ventana, implica, con total seguridad, que no eran las ocho de la tarde. La señora Badal tendría mal el reloj o se confundió al consultarlo. En cualquier caso, no pudo ver a las niñas de ninguna manera.

Al parecer, durante el juicio se solicitó del Ayuntamiento de Picassent que informara de la hora exacta en que se encendieron las luces esa tarde-noche (fuente, Juan Ignacio Blanco, entrevista en Dimensión Límite el 16.03.2013), lo que permitió desestimar el testimonio de la Sra. Badal. La iniciativa corrió a cargo del letrado Virgilio Latorre Latorre. Pero ese dato no consta en los fragmentos de la vista del juicio que todavía están disponibles.






No obstante, aunque no conservamos la transcripción de esta intervención de Virgilio Latorre en el juicio, hay un artículo de prensa disponible que confirma todo esto. Bajo el epígrafe "Se confundió de niñas", el diario Levante-EMV del domingo 27 de julio de 1997 explica cómo el letrado Virgilio Latorre demostró que las farolas se habían iluminado en torno a las 18:30 horas, con lo que Badal no pudo ver a Miriam, Toñi y Desirée porque salieron de Alcásser a las 20:00 horas (Levante-EMV dice que a las 20:20 horas, utilizando el horario que Esther había citado en el Sumario, pero en el Juicio indicó que habían salido a las 20:00 horas). Por lo tanto, Badal tuvo que ver a otras niñas que pasaban por allí sobre las 18:30 horas, un momento de la tarde del 13 de noviembre de 1992 mucho más apropiado para dirigirse a la discoteca.

Todo esto consta, además, en el propio texto de la sentencia relativa al juicio del caso Alcàsser:

"... Se descarta en relación con este extremo, la posibilidad planteada por el testimonio de María Dolores Badal Soria, por cuanto que manifiesta en varias ocasiones que al poco tiempo de asomarse a su ventana se encendieron las luces y que en ese momento había mucho ambiente porque eran numerosos los jóvenes que se dirigían a la fiesta (pág. 1 y 5 del acta de 27-5-97), y lo cierto es, que en base a los datos referidos habrá que deducir que la señora Badal se asomó bastante antes de las 8 de la tarde, pues en la certificación del Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia, se consigna que la puesta del sol, el día 13 de noviembre de 1992, se produjo a las 17 horas y 47 minutos, finalizando el crepúsculo civil a las 18 horas y 15 minutos, y el crepúsculo astronómico a las 19 horas y 19 minutos del mismo día (folio 287), y, por otro lado, el gran ambiente de jóvenes dirigiéndose a la discoteca, necesariamente tuvo que producirse con anterioridad a la hora que indica la testigo, en atención a los datos aportados por el propietario del establecimiento, Ramón Polo Arbona, cuando manifiesta que “abría de 18.30 a 21.30 y que en una sesión de gente jovencita a partir de las 19.30 a 19.45 ya no va nadie de normal” (pág. 19 del acta de 27-5-97), todo lo cual permite considerar que las niñas que observó la señora Badal, practicando auto-stop, no eran Toñi, Miriam y Desiré, lo que se ratifica por las contradicciones evidenciadas en su relato, en cuanto a la descripción de las prendas de vestir que llevaban las mismas..."

Cuando se quiere, se razona.

Aunque Miriam, Toñi y Desirée no hubieran pasado por casa de Esther cuando salieron de sus casas a las 19:00 horas de aquella tarde del 13 de noviembre, no habrían podido aparecer en Picassent a la misma hora delante de la ventana de la señora Badal. Además, a esa hora las luces llevarían encendidas media hora. Por otra parte, la versión de la Sra. Badal introduce un elemento de azar, de incertidumbre. Las niñas habrían sido recogidas por los secuestradores, pero quizás podrían haber subido al vehículo anterior, o a otro. Pero cualquiera que haya analizado el caso Alcàsser el tiempo suficiente tiene bastante claro que la desaparición de las niñas fue una operación perfectamente planificada con antelación.





Se practicó una reconstrucción de los hechos contenidos en la declaración de la señora Badal, por al menos dos guardias civiles y un miembro de la policía judicial, lo que no consta se hiciera con los demás testigos. Ése es uno de los grandes misterios, o quizás debiera decir indicios de este caso. Desgraciadamente, no se refleja a qué hora se practicó dicha reconstrucción, con lo que se pierde una buena ocasión para aclarar a qué hora se encendía el alumbrado público en Picassent. La reconstrucción determinó que la señora Badal pudo ver perfectamente a tres de los ocupantes del vehículo y, parcialmente, al cuarto. Su declaración es, pues, consistente en este punto, pero se equivocó en la hora y en la identificación de las niñas.



"La esquina del Casal"





El análisis de las declaraciones de los últimos testigos que dijeron ver a las niñas aquel viernes 13 de noviembre de 1992 nos da los siguientes resultados:


  • Se nos deja bien claro desde el primer momento que los hechos no podían haber sucedido en Alcàsser: 1) las niñas iban a Coolor; 2) las ven caminando hacia la zona de la última rotonda, donde se hacía autostop; 3) las recoge el único vehículo de todo Alcàsser que no las podía dejar sanas y salvas en Coolor porque tenía un poro en el depósito de combustible con lo que sólo puede llevarlas hasta la gasolinera de la entrada de Picassent; 4) las ven dirigiéndose hacia el interior del pueblo; 5) hacen autostop, suben a un turismo y desaparecen.
  • Los secuestradores son cuatro y utilizan un coche pequeño blanco de cuatro puertas.

Más tarde algo pasa, porque los secuestradores pasan a ser dos y el coche, que sigue siendo blanco, ya sólo tiene dos puertas. Pero en las dos últimas declaraciones de Ricart volvemos a tener cuatro individuos, ya que éste añade dos personas más: Mauri y El Nano. Finalmente, en el juicio se vuelve a la versión de los dos implicados, Anglés y Ricart.

Conocer el motivo de estos cambios sería un paso importante para la solución del caso. Al menos tendríamos una pieza menos que colocar en el puzzle.

De momento, lo que tenemos es una pieza más en el rompecabezas: si la señora Badal estaba casada, ¿por qué no se tomó declaración a su marido para ver si coincidían? ¿Por qué no sabemos si estaba presente en su domicilio la tarde de los hechos? ¿Por qué no sabemos su nombre y no aparece en el sumario ni se le citó con ocasión del juicio? ¿Quién era su marido?






Sumario 1/93
FOLIOS 658- 659
311ª COMANDANCIA DE LA GUARDIA CIVIL
6ª COMPAÑÍA - EQUIPO DE POLICÍA JUDICIAL
INFORME

JUAN URIARTE EGUREN y TOMÁS RAMÓN MARQUINA, Cabo 1º y Guardia 2º, respectivamente, de la Guardia Civil, pertenecientes a las Unidades consignadas en principio, por el presente INFORME hacen constar:

I.- ASUNTO

El día 21 de noviembre de 1.992, se personó en el Cuartel de la Guardia Civil de la localidad de Picassent (Valencia), a las 20,15 horas, Dª. DOLORES BADAL SORIA, de 63 años de edad, casada, ama de casa, hija de Celestino y de Antonia, natural y vecina de esta localidad de Picassent (Valencia), con domicilio en la calle(?), manifestando ante el Comandante de Puesto de la guardia Civil de Picassent, que serían sobre las 20,00 horas del día 13 de Noviembre de 1.992 (VIERNES), cuando se hallaba en su domicilio, vio a tres jóvenes haciendo autostop, y que cree se podría tratar de las tres chicas desaparecidas, por lo que acto seguido se traslada el Equipo de Policía Judicial al domicilio de la citada DOLORES BADAL SORIA, para efectuar el correspondiente INFORME y CROQUIS de la zona, dando como resultado lo siguiente:

DATOS OBTENIDOS. Para la realización del presente informe se recopilaron los siguientes datos:

-De 20,00 a 20,30 horas del día 13 de Noviembre de 1.992, la citada señora se encontraba con la ventana abierta mirando hacia la esquina donde al parecer se hallaban las chiquillas haciendo autostop, situada con medio cuerpo fuera de la ventana, por lo que pudo apreciar todos los detalles.

-La ventana se halla a una altura de la acera de 9 a 10 metros aproximados, y a una distancia de la esquina donde se encontraban las tres niñas y donde paró el vehículo de 10 a 12 metros aproximados.

-Frente a la ventana de la vivienda de la señora DOLORES, existe una farola empotrada en la pared, a una altura del suelo de unos 8 metros y a una distancia de su esquina de 3 metros, con luz potente y clara.

-En la acera de la parte izquierda de la carretera VP-3065 según dirección a Venta Cabrera, existe otra farola, que se encuentra a una distancia de donde dice la señora DOLORES se encontraban las chiquillas, de unos 6 metros de distancia, con luz fuerte y clara.

-El vehículo de color blanco descrito por la señora y según manifiesta la misma se paró a la derecha saliéndose de la calzada, según el sentido de su marcha, para recoger a las niñas, quedando con la parte delantera a la altura misma de la esquina, al no poder subirse en la acera por encontrarse en la misma un contenedor de recogida de basura, y de esa forma permitir el paso a los vehículos que circulaban detrás, y que pudo observar en ese momento que en el interior del mismo iban cuatro personas (hombres), y que su sorpresa fue que al ser un vehículo tan pequeño, pudieran ir siete personas, al subir en el mismo las tres niñas, que pudo apreciar que la última en subir era la que vestía de negro.

-El tiempo que permanecieron las niñas en el citado lugar, calcula que sería de cuatro a cinco minutos.

-Que posteriormente a todo lo relatado, el vehículo continuó la marcha en dirección hacia Venta Cabrera, y que su inicio fue normal, arrancando a velocidad moderada.

-De todos estos datos obtenidos por la manifestante Sra. DOLORES, se ha comprobado de la siguiente forma:

-Se ha colocado un vehículo en la posición en que la señora dice que lo vio, cuando recogieron a las niñas, subiendo dos componentes de la Guardia Civil en primer lugar en los asientos delanteros (Conductor y Ocupante), y acto seguido en los asientos traseros, siendo observados desde la ventana y en la posición en que se encontraba la señora, por un componente del Equipo de Policía Judicial, apreciando perfectamente el cuerpo del conductor, ocupantes delantero y trasero derechos y observando la parte del cuerpo del ocupante posterior izquierdo desde su cintura a rodillas y manos.

-En base a los datos aportados y pruebas realizadas, se cree que la manifestante pudo apreciar perfectamente que el vehículo iba ocupado por cuatro individuos.

-Y no teniendo nada más que hacer constar, se da por terminado el presente INFORME, que consta de dos folios útiles, escritos por una sola cara a dos espacios, que es firmada por los componentes de este Equipo de Policía Judicial, siendo las 13,30 horas del día, mes y año al principio consignado.





Sumario 1/93
FOLIO 660
MANIFESTACIÓN DE DOLORES BADAL SORIA

A las 20,15 horas del día 21 de noviembre de 1.992, comparece en esta Casa-Cuartel la que manifiesta llamarse Dolores Badal Soria, de 63 años de edad, casada, ama de casa, hija de Celestino y Antonia, natural y vecina de esta localidad de Picassent, con domicilio en la calle(?), manifestando que, serían sobre las 20,00 horas del día 13 de noviembre de 1.992 (viernes), cuando se hallaba sola en el ventanal de su domicilio citado cuando vio a tres chicas jóvenes en la esquina del "CASAL" (travesía de la carretera VP-3065) las que estaban haciendo AUTO-STOP a los vehículos que circulaban procedentes de la entrada a Picassent por la parte Sur y con dirección Norte (Venta Cabrera), a las que vio después de haber hecho el alto a dos turismos y no parar ninguno, llegó un tercero que circulaba también en dirección Sur-Norte por dicha vía, el que detuvo la marcha al llegar donde se hallaban las tres jóvenes abriendo la puerta posterior sin bajarse ninguno de los ocupantes subiendo éstas en los asientos posteriores juntas con otros dos ocupantes iban en los mismos al parecer hombres y en la parte anterior además del conductor iba otro individuo en el asiento del lado derecho como ocupante. En total cuatro individuos a los que les vio la cara a ninguno de ellos.

Que una vez subieron las tres chicas continuaron la marcha por la misma carretera VP-3065 dirección hacia arriba Venta Cabrera.

Que posteriormente, al enterarse de la desaparición de las tres jóvenes de la localidad de Alcácer y ver las fotografías (fotocopias) de las mismas, dice que cree que son las tres jóvenes que ella vio en el lugar indicado las desaparecidas.

Que el turismo donde subieron es de color blanco de cuatro puertas, más bien pequeño, desconociendo la marca y matrícula. Estando el mismo bien conservado.

Manifiesta que las tres jóvenes que ella vio subir al citado vehículo, una de ellas vestía pantalón negro, camisa blanca y chaqueta negra; las otras dos vestían pantalón y chaquetas vaqueros de color azul claro. Sin precisar más datos de éstas ni de los ocupantes iban en el referido turismo.

No teniendo nada más que decir, se da por terminada la presente diligencia que una vez leída por la interesada y hallarla de conformidad la firma en unión del Sargento 1º instructor D. Pedro Huertas Alcaraz (22.349.820), Comandante de Puesto en Picassent, en el lugar y fecha al principio consignado.





Vista del Sumario 1/93
11ª Sesión - Valencia, a 27 de mayo de 1997
MARIA DOLORES BADAL SORIA

Juramentada y advertida legalmente declara:

AL MINISTERIO FISCAL

Que he hecho dos declaraciones ante la guardia civil, una el 20 de Noviembre del 92 y otra el 21.

Que siempre que he ido al cuartel me llamaron, y las otras veces venían a mi casa.

Que la primera vez fue al cuartel.

Que a las siguientes fue consecuencia de todo.

Que la primera vez fui voluntariamente al cuartel.

Que tenía un conocimiento que creía que debía decirlo.

Que estuve asomada a la ventana desde las ocho a las 8.30 de la tarde.

Que estuve asomada con el ventanal abierto, llegaba muy bien abajo y lo veía todo fenomenal, que había mucha luz.

Que llevo gafas pero no padezco mucho de miopía. Veía muy bien todo.

Que a las tres muchachas que desaparecieron no las conocía, sólo las vi a las nenas ese día.

Que estoy completamente segura que las chicas que vi subir al automóvil eran las tres.

Que yo no he dicho nunca "yo creo".

Que yo las vi el día siguiente en fotografía y es cuando me llamo la atención que las había visto.

Que estoy segura desde el primer día que eran ellas.

Que estaba dentro de casa y oí mucha gente, digo, madre mía ¿qué será?, y me asomé, y había un festival en la discoteca y subía una cantidad de gente, y las niñas estaban bajo de mi casa, y estaban haciendo autoestop.

Que había mucha gente, pasaba mucha gente, iban andando a pie y otras niñas haciendo autoestop, había muchísimas niñas haciendo autoestop, no sólo estaban ellas.

Que no estaban ellas solas, habían más nenas allí.

Que yo me asomé y las nenas ya estaban allí.

Que no estuvieron mucho rato, el tiempo que estuve minutos, pocos minutos, de 4 a 5, las niñas hacían autoestop, pasó un coche y no las paró, y se pusieron a reír y pensé mira la juventud cómo se divierte, y después pasó este coche.

Que pasó un coche sin parar, desde el primer día dije uno y el segundo paró.

Que no me extrañó que ellas fueran a pie. Había mucha gente porque era, un festival, pasaba mucha gente, todos jovencitos, se ve que eran de colegios porque eran muy jovencitos.

Que estaban haciendo autoestop, les vi, para que parara al coche. Hacían las tres dedo.

Que el coche que paró era blanco, lo único que no sé porque conozco modelos de coches, blanco. Mediano, no era muy grande. No me fijé si estaba bien conservado o no.

Que roto no estaba.

Que tenía dos puertas, porque las nenas subieron por la puerta de detrás.

Que en el coche iban cuatro cabezas, dos delante y dos detrás, y es lo único que me llamó la atención que iban cuatro y tres, siete, y pensé madre mía la juventud.

Que las chicas subieron donde había dos personas sentadas.

Que no bajó nadie.

Que la puerta la abrieron de delante.

Que iban dos personas delante y dos delante, y las tres nenas detrás.

Que en el asiento de atrás irían cinco, y es lo único que me llamó la atención.

Que vi desde la subida de las nenas, después el coche se fue.

Que después de irse el coche estuve un rato en la ventana.

Que antes, durante y después continuaba gente subiendo y gente haciendo autoestop, la juventud lo hacía, y otros iban andando.

Que la última chica en subir llevaba una blusa blanca y, creo, una chaqueta de cuero negra.

Que el pantalón casi no me fije, no sé si era vaquero, las otras iban de vaquero. Esta nena me acuerdo que llevaba la blusa blanca y una chaqueta negra.

Que en la guardia civil dije que una de ellas llevaba. Que el pantalón no sé si era cierto que era negro, yo creo que el pantalón negro no lo dije.

Lectura del folio 660 penúltimo párrafo. Se le exhibe a efectos de reconocimiento de firma.

Que la firma exhibida es mía.

Que esto de haber dicho, el pantalón era oscuro, pero negro no sé si era negro.

Que vestían pantalón y chaqueta vaqueros de color azul claro, esto sí que lo declare.

Que yo vaquero sé que era, pero en tan pocos momentos no sé el color, porque eso fue muy poco. Si yo hubiera dicho va a pasar algo te fijas más, pero así no me puedo fijar tanto.

Que era muy poco tiempo.

Que yo me fije más en la subida del coche que en lo demás.

Que yo no me fijaba en la ropa, me fijaba cuando subieron, todo eso del color de la ropa me vino el tiempo que las vi por bajo.

Que no conocía a las niñas para nada.

Que las tres chicas que vi subir en el coche con cuatro hombres afirmo que son las tres chicas que desaparecieron de Alcácer.

AL LETRADO DE LA ACUSACION PARTICUIAR

Que el 13 de Noviembre de 8 a 8.30 estuve asomada a la ventana.

Que miembros de seguridad a mi casa, para ver si el sitio que veía a las niñas tenia visibilidad adecuada, allí vino gente y lo probó, la guardia civil vino a mi casa 4 ó 5 veces.

Que no han hecho comentario nunca delante de mí.

Que de 8 a 8.30 se veía muy bien.

Que las tres niñas había más gente, las crías no paraban de hacer autoestop.

Que habían más crías, había más gente.

Que mucha gente hacía autoestop, y mucha se iba a pie.

Que fue un vehículo sólo el que no paró, y el otro paró.

Que no recogió a nadie.

Que desde dónde estaba en la ventana, vi que eran cuatro personas las que había en el coche, la cara no lo vi a nadie.

Que había cuatro cabezas en el coche.

Que las niñas entraron al vehículo por detrás, era un coche mediano y tenía dos puertas, porque entraron por detrás.

Que las características del vehículo, era de color blanco.

Que me llamó la atención que en un coche de tamaño mediano subieran siete personas.

Que me llamó la atención que iban cuatro y tres, siete.

AL LETRADO DE LA ACUSACIÓN POPULAR 1

Que cuando declaré ante la guardia civil fue una comparecencia voluntaria, fui al cuartel a decir lo que había visto.

Que fue voluntaria porque vinieron a decirme si quería hacer ese favor.

Que vino un guardia civil de paisano y me dijo si tenía inconveniente en subir al cuartel.

Que la guardia civil tuvo conocimiento que yo sabía que las niñas habían hecho autoestop, porque yo lo declaré, igual que declarado aquí, declare allí.

Que la guardia civil lo sabía porque yo fui a un supermercado, no sé si fue sábado, y estaban los carteles puestos y yo dije, estas niñas las he visto yo subir lo expliqué yo. Madre mía, subieron a un coche que iban cuatro y ellas, siete, y me llamó la atención. Y se ve que este chico hizo un comentario a un amigo que era policía de Alcácer, y después vinieron si quería hacer el favor de subir al cuartel a explicar eso.

Que cuando vi el cuartel miré las caras. Estas niñas han subido en este coche.

Que las identifiqué por las caras a las niñas.

Folio 702. Se procede a la lectura del segundo párrafo por el final.

Que claro no puedo decir, la edad, el color de pelo, ni la altura, ni si eran gruesas y delgadas, eran unas chiquitas formales, pero eso como no me fijé no lo podía decir, ¿cómo iban a mentir una cosa que no me fijé?

Que a las niñas les vi la cara. No miré el cuerpo. Miré la cara. Del cuerpo no puedo dar características, era muy poco tiempo para fijarme en todo.

A LA LETRADA DE LA ACUSACION POPULAR 2

Que cuando digo que había mucha luz era porque hacía muy poquitos momentos que se habían encendido la luz, mucha luz de las carreteras varias.

Que farolas no las he contado ni las he mirado. Me refiero a las farolas de la carretera, y una que hay en frente que da mucha luz.

Que poquito que se habían encendido, no lo sé cuánto tiempo es.

Que lo único que me llamó la atención que eran cuatro y subieron, siete.

Que cuando me asomé a la ventana las farolas no estaban encendidas.

Que se encendieron después de estar yo en la ventana, al muy poquito tiempo.

Que cuando se encendieron las luces las niñas estaban ahí.

Que no vi otra joven de las que hacía autoestop solamente me llamó la atención eso, que habían cuatro y tres, siete y de lo demás no me fije con nadie más.

AL LETRADO DE LA DEFENSA

Que de mi ventana tengo una farola enfrente. La farola da un poquito más bajo, la guardia civil que lo ha medido lo sabrá.

Que además de esa farola estaban las farolas de la carretera en dirección a las niñas.

Que hay otra farola en la esquina de la carretera, esa también estaba encendida.

Que estaban todas las farolas encendidas.

Que las farolas se encendieron casi al acto.

Que no entré y salí de la ventana, estaba permanente ahí. Se encendieron enseguida, no más ponerme al balcón se encendieron las luces.

Que estuve de 8 a 8.30.

Que cuando vi a las niñas, las luces de las farolas estaban encendidas, estando las chiquitas ahí se encendieron las luces.

Que me percaté que hacían autoestop, no paró el coche y se rieron, y enseguida les vi la cara y después el subir.

Que cuando me asomé las chiquitas estaban ahí.

Que lo que me llamó la atención fue la subida del coche, nada más.

Que antes había pasado otro coche y no las paró, y después pasó éste y las paró, y lo único que me llamó la atención es que eran cuatro y ellas tres, siete.

Que de las niñas antes de subir al coche, me llamó la atención porque se reían. Yo digo, mira no les ha parado, pero es que el otro pasó rápidamente detrás.

Que el segundo coche no tardó, ya venía detrás.

Que ya paró el coche, ya sube, y no sé nada más.

Que me extrañó eso, que iban cuatro, y las tres, siete, y eso es lo que me fijé con eso, y es lo único que me llamó la atención.

Que las niñas subieron todas por la misma puerta, una detrás de otra, pero las cargaron enseguida.

Que a la que más vi fue a la última que subió.

Que cuando hice el comentario en el supermercado, lo hice porque me dijeron, "chica, por qué no lo dices a ver si ahora las pueden encontrar dando tú ese dato".

Que me dijo el del supermercado, "Lola por qué no lo dices a ver si las pueden encontrar", y por eso lo dije.

Que vi las chiquitas que estaban puestas, el cartel, vi la fotografía, y dije pues estas fotografías son las que han subido.

Que cuando fui al cuartel de la guardia civil no me enseñaron las fotografías ni el cartel.

Que se refirieron a las niñas que habían desaparecido.

Que yo le dije a las niñas que había visto a subir.

Que cuando en la guardia civil repito lo que dije en el supermercado, digo que las chicas del cartel son las mismas que yo he visto subir en el coche. Eso es lo que le dije a la guardia civil.

Que la guardia civil no me preguntaron nada más, ni de altas ni de bajas, ni nada, ni delgadas.

Que yo dije lo que vi y cuando llegue ahí me preguntaron más, y dije si digo más miento, solamente he visto esto.

Que no me preguntó ni sobre altura, nadie, siempre he dicho lo mismo, que si me preguntaban más mentía.

Que ese comentario que hice en el supermercado, a mí solamente cuando ha venido a mi casa, y no he hablado con nadie.

AL PRESIDENTE

Que estaba en mi casa, escucho ambiente, y es cuando me asomo a la ventana.

Que desde que me asomo a la ventana hasta que me retiro, no sé, cuando vi que amainaba, estuve mucho rato más después que las niñas pasaran.

Que estuve media hora a lo mejor. Eso no lo sé.

Que pasaba mucha gente joven.

Que había más chicas haciendo autoestop, y detrás de ellas hacían más.

Que en ese tiempo que estuve no conté los coches que pasaron, me fije por eso que iban cuatro y las tres, siete.

Que estas chicas no estaban apartadas, habían más jovencitas.

Que no pude confundirme, las capté desde el principio, ya no me fijé con más.





Sumario 1/93
Folio 287
UNIVERSITAT DE VALÉNCIA - OBSERVATORI ASTRONÓMIC

ALVARO LOPEZ GARCIA, Director del Observatorio Astronómico de la Universitat de Valencia,

CERTIFICA:

Que, según datos extraídos del "Interactive Computer Ephemeris" del USNO (EE.UU) y efectuados los cálculos. pertinentes para la zona de Alcácer (Valencia) , se deducen los siguientes extremos, todos ellos referidos a la hora oficial española:

a) La puesta del Sol el día 13 de noviembre de 1992 se produjo a las 17 horas y 47 minutos, finalizando el crepúsculo civil (1) a las 18 horas y 15 minutos, y el crepúsculo astronómico (2) a las 19 horas y 19 minutos del mismo día.

b) En el amanecer del día 14 de noviembre de 1992, el crepúsculo astronómico comenzó a las 6 horas y 10 minutos, el crepúsculo civil a las 7 horas y 14 minutos, y la salida del Sol tuvo lugar a las 7 horas y 43 minutos.

c) La salida de la Luna el día 13 de noviembre de 1992 se produjo a las 20 horas y 27 minutos, alcanzando su máxima altura a las 4 horas y 2 minutos del día 14 de noviembre de 1992. Su puesta se produjo a las 11 horas y 32 minutos del mismo día.

La Luna se encontraba, en la noche del 13 al 14 de noviembre de 1992, al inicio de la fase de cuarto menguante, la superficie iluminada 85 % aproximadamente.

(1) Se entiende por crepúsculo civil el intervalo de tiempo que transcurre desde que comienzan a aparecer/desaparecer las estrellas de primera magnitud hasta que se pone/sale el Sol.

(2) Se entiende por crepúsculo astronómico el intervalo de tiempo que transcurre desde que comienzan a aparecer/desaparecer las estrellas visibles más débiles (principio/final de la noche cerrada), hasta que se pone/sale el Sol.

Lo que certifico y firmo, a petición del Capitán de la Policía Judicial, Don Santiago Ibáñez G6mez, de la 311ª Comandancia (Valencia), Unidad Orgánica Policía Judicial 311210100, según escrito de referencia SIG/rsp, núm. 87.

Valencia, dos de Febrero 1993-

Fdo: Alvaro López García





Fuentes:
  1. Sumario 1/93.
  2. Vista del Sumario 1/93.
  3. Levante-Emv. Domingo, veintisiete de julio de 1997. "Se confundió de niñas".

18 comentarios:

galaxis dijo...

Los que esta claro, es que la VERDAD, es que nadie vio a las niñas.
Y es lógico, porque algo que esta perfectamente estudiado hasta sus ultimas consecuencias, y por profesionales.................menuda chapuza hubiese sido, que hubiesen visto las niñas "toda esta fauna"...........camino de Coolor.

FRANCHESCA dijo...

No me creo q nadia haya visto a las niñas despues de estar en casa de ester. No era tan tarde y era viernes. Dnd estaba metida la gente de alcacer? Aun habria comercios abiertos y gente entrando y saliendo de ellos. Nadie de los q estaban en la calle las conocia...? Son 3 niñas. Alguien conoceria a alguna....no entiendo nada....en un pueblo...

Anónimo dijo...

De ese punto a coolor no hay ni 10 minutos andando. No tiene sentido subirse a un coche con unos pintas por no andar 10 minutos. Además en coche podía tardarse más si coincidia con que pasara el tren. Hay un paso a nivel con barrera.
Si había mas gente haciendo autostop seria mas fácil que alguien que estuviera a su lado las recordara y le llamara la atención que se subieran a un coche 7 personas que a la señora del balcón. Vamos digo yo.

Anónimo dijo...

¿Cómo es posible que hasta finales de noviembre no saliera en los medios de comunicación que esta señora había visto a las niñas subirse a un coche blanco de cuatro puertas debajo de su ventana en Picassent?

Anónimo dijo...

Desde el sábado 14 de septiembre se empezaron a pegar carteles de las niñas por todo Alcásser y pueblos próximos, se inició la labor por Alcásser al igual que por Picassent puesto que era donde supuestamente se las había perdido el rastro. Entre los puntos principales para esa distribución de carteles con las fotos y datos de las niñas figuraron los supermercados de Picassent. Si fuera cierto que la señora Badal Soria vio la foto de las tres niñas en un supermercado el sábado 14 de noviembre, resulta del todo inverosímil que al comentar la noticia allí mismo no corriese como la pólvora por todo Picassent y que en cuestión de pocos minutos no llegara a Alcásser. Cuenta esta señora que la misma persona del supermercado lo comunicó a la policía local de Alcásser, luego si esto hubiese sido cierto tuvieron que enterarse las familias de inmediato y por ende todo el pueblo de Alcásser.

La prensa local se encontraba a diario en Alcásser desde ese mismo sábado 14 de noviembre haciéndose eco de todo las informaciones que iban saliendo relativas al suceso para publicarlas a la mañana del día siguiente.

¿Cómo es posible que hasta el jueves 26 de noviembre no apareciese en la prensa que existía una testigo crucial que decía haberlas visto subir a un coche blanco de cuatro puertas en Picassent aquel viernes? No cuadra, es del todo imposible que algo así no trascendiese a los medios de comunicación si lo que contó la señora Badal Soria hubiese sido cierto.

La hemeroteca nos descubre que esta señora fue realmente el último testigo en salir a la palestra, algo que llama poderosísimamente la atención si es cierto que estaba segura al cien por cien de que había visto a Míriam, Toñi y Desirée subir a un automóvil debajo de su casa el día de su desaparición.

Anónimo dijo...

La GC siempre actúa conforme al siguiente protocolo en una investigación:
- Antes de citar para tomar declaración oficial en el cuartel a un supuesto testigo, se tiene un encuentro previo con él en el que se conversa e interroga. Tras esa primera diligencia indagatoria, se analiza la verosimilitud de su relato, jamás se actúa al revés. Y así es como lo recogió Vicente Monteagut en el periódico Levante tras hablar con esta señora el miércoles 25 de noviembre. Le cuenta que el sábado 21 de noviembre se trasladan a su domicilio varios agentes de la GC de Picassent para conversar con ella por primera vez (ojo al dato porque ya habían pasado el resto de testigos por el cuartel a declarar oficialmente); al día siguiente, domingo 22 y a última hora de la tarde, tiene lugar el informe pericial con la reconstrucción de su relato y el lunes 23 es cuando se la cita finalmente a declarar de forma oficial en el cuartel de Picassent. Además ésta sería la cronología lógica y no la que se nos ha contado.

Tenemos entonces que realmente esta señora declara oficialmente en el cuartel de Picassent tres días después que lo haría el anterior testigo (Ester Díez Martínez) y que aún se tardaría otro par de días más hasta que se filtra la noticia a los medios de comunicación, cuyos periodistas recordemos que cubrían in situ la información a diario en esas primeras semanas de la desaparición, algo que más extraño se me antoja completamente inverosímil. Si fuese cierto que esta señora el sabado 14 reconoce en el supermercado a las niñas, no pueden pasar doce días hasta que salta la noticia a los medios, luego es mentira el episodio del supermercado, y si ya eso es mentira, todo lo demás que cuenta esta señora también. Esto hace sospechar que se trató de una testigo puesta ahí junto al resto de testigos fraudulentos para confirmar que las niñas acabaron subiéndose a un coche con dirección a la discoteca. Alguien pensó que había que poner punto y final al recorrido y se piensa en esta señora, que no se equivoca, sencillamente falta conscientemente a la verdad.

Quizás ya va siendo hora de preguntarse si existe una vinculación familiar (por ejemplo tía segunda/sobrino segundo) con el padre del testigo que iba a realizar un supuesto examen de graduado escolar un viernes por la noche en Alcásser. ¿Estas familias están vinculadas? Si la respuesta fuese sí, el panorama aún se tornaría más inquietante a raíz de que ninguno de sus testimonios resultan creíbles. Algo extensivo al resto de testigos del episodio de la desaparición de las niñas. Resulta mucho más que inquietante que no apareciese, según hemos ido viendo, ni un solo testigo fiable de esa tarde de viernes. Se falta a la verdad en equipo para ocultar dónde, cuándo y a qué iban las niñas esa tarde, además con testigos involucrados de ambos sexos y con un abanico de edades entre los 14 y los 63 años.

Anónimo dijo...

Eso es cierto, si esta señora comenta en el supermercado, en la peluquería o en radio patio que ha visto a las niñas como dijo, en muy pocas horas se hubiera enterado hasta el tonto del pueblo en Picassent y habría saltado de inmediato la noticia a Alcásser y por lo tanto a los periodistas que andaban a diario por allí a la caza de novedades, saliendo en los medios de comunicación muchos días antes del 26 de noviembre. Si no fue así es porque esta señora fue elegida con posterioridad para completar el relato ficticio de la desaparición de las niñas. No puede estar más claro.

Si esta señora en la declaración que hace en 1992 a la GC de Picassent larga lo del encendido de las farolas y la movida juvenil rumbo a Coolor que había por la calle a partir de las ocho de la tarde, la habrían dejado tranquila en su casa sin molestarla más para que siguiese haciendo madalenas.

Sospechosamente esta señora se lo puso demasiado fácil a la defensa y a las acusaciones particulares para que cayera su testimonio. Supongo que en el juicio declararía después de Hervás, igual que en 1992. Coche blanco de cuatro puertas de pequeño/mediano tamaño con quizás cuatro ocupantes en su interior... algunos piensan que de no haber colaborado Hervás hasta el final, esta señora quizás habría terminado recordando la marca, el modelo y hasta la matrícula de cierto vehículo apuntado por la presunta novia/prometida de Hervás. Para mí el testimonio de esta adorable abuelita es tan fake como los otros.

CmSeday dijo...

De acuerdo con lo que comentáis. Me llama la atención lo que comentaís que de la casa de la Sra. Bada a Coolor, sólo haya 10 mins andando. Me llama la atención de que primero diga que veía 4 cabezas, y luego diga que las caras no las vió. Me llama la atención que diga que veía torso, muñecas y piernas del copiloto... No sé exactamente cómo sabía lo que veía, "sin fijarse mucho", y qué hacía un 13 de noviembre con la ventana abierta a las 20 de la tarde....
Realmente alguna de las niñas iba vestida con pantalón oscuro? Tirando de memora, juraría que las tres iban con pantalón vaquero claro...

Anónimo dijo...

El testimonio de la señora Badal me parece rarísimo por lo siguiente: decía que había visto como las tres chicas se metían en un coche de cuatro puertas y que dentro del coche había...¿cuatro personas ya dentro? Pero eso como es posible? Como van a caber, cuatro tíos y tres chicas creciditas? Qué tipo de coche dijo que era? Porque un simple coche de cuatro puertas, vamos, dos tíos detrás y tres chicas y que no llame la atención me parece más que complicado, y subirse a un coche así me parece complicadísimo. Y sobre todo doblegar a tres chicas en un espacio mínimo así me parece MUY complicado. Tuvo que ser una furgoneta mínimo y una furgoneta se ve al kilómetro lo que es, así que el testimonio de esta señora pa mí que no vale

Anónimo dijo...

Pues yo diría que la señora Badal es de las pocas que dice la verdad.

Anónimo dijo...

Frase clave: "que cuando me asomé las chiquitas estaban ahí"

Y dijo que estuvo asomada de las 20 a las 20.30, invalidando el resto de testimonios: Ester, la pareja y el chico del vespino.

N. Nozick dijo...

La frase clave es: "Que no entré y salí de la ventana, estaba permanente ahí. Se encendieron enseguida, no más ponerme al balcón se encendieron las luces. Que estuve de 8 a 8.30."

En realidad, son dos frases clave. La primera es cuando dice que al asomarse se encendieron las luces. Como la puesta del Sol el día 13 de noviembre de 1992 se produjo a las 17 horas y 47 minutos, alrededor de esa hora se encenderían las luces nocturnas de Picassent. Digamos que a las seis de la tarde. Si Badal se hubiera quedado ahí y creemos que vio a las niñas, entonces los testimonios estarían invalidados. Al decir que las vio a las ocho de la tarde, lo estropea todo, porque a esa hora no se pudieron encender las luces, tuvo que ser mucho antes. Por la hora a la que encendieron las luces y porque a las ocho de la tarde ya nadie iría hacia la discoteca, era demasiado tarde.

Salvo que realmente las viera a las seis, cuando se encendieron las luces, y alguien le dijera ¿no serían las ocho? (para cuadrar los testimonios). Y Badal acabara por convencerse de que había sido a las ocho. Eso invalida su testimonio.

Anónimo dijo...

Sigo creyendo que esta frase es clave "que cuando me asomé las chiquitas estaban ahí" (a las 20h) porqué invalida varios testigos, pero estoy muy de acuerdo contigo Nozick, que el tema del encendido de luces es crucial. Probablemente sucedió como dices, que la Sra. Badal terminó autoconvenciéndose de que fue a las 20h para cuadrarlo con el resto de declaraciones. "Porque así debía ser". Y así quedaría invalidada su misma declaración.

Volviendo a la hora del encendido de luces, entra en juego la no-declaración de la madre de Ester, en cuanto a la hora de salida de su casa (17.40 o 50 no recuerdo bien)..

No sé, sinceramente, hay tantas versiones, tan contradictorias entre sí que me pregunto, sabremos algún día la verdad?
Catia

N. Nozick dijo...

"A las 17,40 horas, se dialoga con la madre de Ester Díez Martínez, madre de una amiga de Desirée y Miriam, la cual comunica que estuvieron en su domicilio el viernes hasta las =>17,50<= horas, que pensaban quedarse a jugar a las cartas pero que decidieron marcharse, quedándose su hija por encontrarse enferma".

Saludos cordiales.

Anónimo dijo...

Ella cuenta que había muchas niñas haciendo auto-stop...Puede ser que las confundiera con las nenas...Si empiezas a darle vueltas acabas creyendo que son ellas; y si añadimos que la declaración puede haber sido dirigida... Bingo

Anónimo dijo...

La validez del testimonio de esta señora depende de si declara como señora Badal o como señora Soria.

Tairi Astur dijo...

pues yo a esta señora si me la creo y es la primera por que ya desde Esther dudo mucho del resto de declaraciones, ademas que si se toma en cuenta cuando se encendieron las luces quedaria invalidadas las versiones anteriores. Aunque luego al saber la historia ella misma se auto-convenciera de una hora que no era cierta.

Anónimo dijo...

Yo creo que lo más probable es que honestamente pensara que eran las niñas. Por eso fue la única declaración que la buena gente que "investigó" reconstruyó.

Claro que también caben más posibilidades: que estuviera amenazada para declarar eso, que fuera una mala-malísima persona, etc.

Muy chulo el reportaje fotográfico de la esquina. De vez en cuando paso por ahí y no puedo dejar de preguntarme...

Ah y la pared blanca es una propiedad con un "jardín" enorme y exhuberante, muy apto para escoexhuberante

Saludos gente.