jueves, 20 de junio de 2013

Laura Domingo Alonso.




Laura Domingo Alonso era una niña de cinco años de edad que vivía con sus padres, Marcelino Domingo y Montserrat Alonso, y su hermano de nueve años en el barrio de Capiscol, en Burgos.

El lunes 8 de abril de 1991, sobre las ocho de la tarde, Laura estaba jugando con sus amigas a la puerta de su casa, en la calle Sasamón, cuando un hombre de unos treinta años, mediana altura y pelo corto, vestido con cazadora y pantalones marrones, se acercó a ella y la convenció de que era un familiar suyo y que la iba a llevar a casa de su tía. La cogió de la mano y desapareció en dirección a la carretera de Logroño.

Mientras tanto la pobre madre, que nada sospechaba, estaba en casa haciendo una tarta para su hija, que iba a cumplir seis añitos al día siguiente.

En la noche del 12 de abril se manifestaron unas cinco mil personas por las calles de Burgos para pedir la liberación de Laura, deteniéndose a las puertas del Gobierno Civil para solicitar que se intensificaran las investigaciones policiales y el incremento de las penas por secuestro.






La misma historia de siempre, con el mismo resultado de siempre. No se endurecen las penas y el menor desaparecido permanece desaparecido o aparece muerto. Y aquí no ha pasado nada. A esperar hasta la siguiente víctima.

Efectivamente, el cadáver de Laura apareció veinte días después, en el cauce del Río Arlanzón a su paso por San Medel, a ocho kilómetros de Burgos.

El domingo 28 de abril de 1991, Luis Ausín iba paseando con su mujer por la Majada, a unos cuatrocientos metros del pueblo, cuando encontraron un cadáver vestido, boca abajo. Eran las cinco y cuarto de la tarde. Avisaron a la Guardia Civil, que acordonó la zona. Era Laura. Su cuerpo se encontraba medio sumergido en un arroyo paralelo al río Arlanzón y no presentaba signos aparentes de violencia. En los alrededores apareció una bolsa con manchas de sangre.

En la mano de la niña aparecieron restos del cabello de su secuestrador, pero las pruebas de ADN que más tarde se practicarían no condujeron a ningún resultado positivo. Los pelos fueron analizados en la Cátedra de Medicina Legal de Santiago de Compostela, que agotó todos sin encontrar resultados. Actualmente se ha avanzado en ese tipo de estudios. Pero como no se reservó ninguna muestra para un posible análisis posterior, porque no se pudo o no se quiso, esta vía de investigación está agotada.

Los padres se enteraron por mediación de la Guardia Civil, sobre las siete de la tarde. La conmoción fue tal, que tuvieron que ser atendidos por un médico, así que fue un tío de la niña el que se desplazó hasta el lugar e identificó a Laura por el uniforme del colegio que llevaba puesto el día de su desaparición. Medias y chaqueta verdes y camisa y falda de cuadros.

Pasadas las ocho de la tarde, el juez de guardia del Juzgado de Instrucción número 2 de Burgos, Carlos Miguélez, ordenó el levantamiento del cadáver.




La autopsia no encontró signos de violación aunque se advirtieron varios hematomas en los pómulos, no determinantes de la muerte. En definitiva, no se quiso decir cuál era la causa de la muerte de Laura o, al menos, no se hizo público. Han pasado veintidós años de la muerte de Laura y todavía no se sabe ni quién, ni cómo ni por qué.

El treinta de abril se celebró el funeral por Laura, en el patio de un colegio junto a la iglesia de El Salvador, en el barrio donde vivía la niña, en presencia de más de veinte mil personas. La homilía la pronunció el arzobispo de Burgos, Teodoro Cardenal Fernández. Era un día de luto oficial y las banderas estaban a media asta.

La investigación fue, al parecer, mejorable. Se tardó en interrogar a los niños que jugaban con Laura y se hizo de forma insuficiente con sus familiares, vecinos y amigos. Tampoco se tomaron muestras de ADN a las personas del entorno.

La primera fase de las investigaciones concluyó en 1993. En 1999, un mando de la policía nacional abrió una nueva investigación, que ya le había sido denegada anteriormente, cuando sólo era inspector. Y se practicó una detención.

E.M.S., hijo de unos hosteleros, fue detenido el 13 de noviembre de 1999, aunque salió en libertad sin cargos cuatro horas después. Su familia era propietaria de un chalet situado a 800 metros del lugar donde había aparecido el cuerpo de Laura. Pero el sospechoso tenía una coartada perfecta.

Después se diría que había sido una detención precipitada, para apuntarse un éxito policial.



La calle Sasamón, donde vivía Laura. El desconocido
se la llevó hacia el fondo de la calle.



La salida de la calle Sasamón. Un sitio
ideal para escapar con un vehículo.



La calle de Laura, en Burgos y, al Este, el entorno en que apareció su
cuerpo, en un pueblo situado en la dirección de la salida de la calle de Laura.



San Medel. Al sur del pueblo, el cauce del río Arlanzón.


Años después se detendría a un tío materno de la niña, Alberto Alonso. H., que incriminó en el caso a una antigua compañera sentimental suya que se había suicidado en Palencia cuando estaba recluida en un psiquiátrico. Se trataba de una tal Rosario -alias Charo-, que habría cogido un automóvil Ford Orion del tío de Laura para darle un regalo de cumpleaños a la niña -en compañía de otro hombre, Jesús M. La muerte de la niña se habría producido de forma accidental en el interior del vehículo, al resultar asfixiada con un cojín. Después, Rosario y Jesús habrían trasladado el cuerpo a un ático en el Hondillo para depositarlo en un congelador.

En dicho ático vivía una pareja, Marta y Toño, que serían quienes habrían trasladado el cuerpo sin vida de Laura hasta el lugar en dónde fue encontrado.

Todo esto parece bastante inconsistente, pero era la única línea de investigación de la que se disponía. No obstante, la titular del Juzgado número 8 de Burgos puso al detenido en libertad con cargos: retención ilegal y homicidio.

Pero la Audiencia dictaba el 26 de mayo de 2009 el auto de conclusión del sumario y archivo provisional de las diligencias.

¿Tenemos cinco personas que pueden estar involucradas en el asesinato de Laura, pero cerramos el sumario y archivamos las diligencias?




El caso no prescribirá hasta el 26 de mayo de 2029. Pero... ¿se está investigando algo? Todo este asunto parece una burla hacia los familiares y hacia los ciudadanos españoles que están esperando que se haga justicia.

Este triste caso coincidió en el tiempo con los de Ana María Jerez Cano, de Huelva, y Sonia González Herrera, de Plasencia.

Pero, naturalmente, no tienen nada que ver los unos con los otros ni con los centenares que seguirían produciéndose a continuación y que siguen produciéndose hoy en día. Eso sólo puede pensarlo un conspiranoico.


---OOO---



Fuentes principales:


http://canales.elnortedecastilla.es/canales_provinciales/php2/web/portal/castilla/sitios/25aniversarioestatuto/1991/pdf/1991bucadaverninna.pdf

http://www.elmundo.es/elmundo/1999/noviembre/05/sociedad/asesino.html

http://www.rtvcyl.es/Noticia/3502D72A-C969-6718-743D65002514D3FE/anos/desaparicion/nina/laura/domingo

http://hemeroteca.sevilla.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1991/04/30/074.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1991/04/13/065.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2008/06/23/castillayleon/1214209340.html

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1991/04/29/pagina-25/33474404/pdf.html

http://elpais.com/diario/1991/04/29/espana/672876010_850215.html

http://elpais.com/diario/1991/05/01/espana/673048812_850215.html

http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Local/20100429/caso/laura/domingo/no/prescribira/ano/2029/465CA81B-F5CA-3283-32E5443A6A62D5B2?navrss

http://www.diariodeburgos.es/noticia.cfm/Local/20110408/20/anos/busca/asesino/rostro/F7182826-D204-9537-F35393DEF07F9402?navrss

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1991/12/31/077.html

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Se sabe el numero exacto de niños y adolescentes desaparecidos o asesinados en los últimos 30 años? tienen la Policia Nacional o la Guardia Civil algún archivo con los nombres de todos? Gracias.

N. Nozick dijo...

Supongo que sí que existirá dicho archivo y toda clase de estadísticas por edades, sexo, fechas, localizaciones geográficas, resultado del caso (aparición, muerte o desaparición), etc. etc.

Pero no tengo conocimiento de que dichas estadísticas sean de libre acceso o hayan sido publicadas alguna vez. Se habla de 14.000 desaparecidos al año, de los cuales quizás un uno por ciento jamás aparecen, pero estoy hablando de memoria, puede que me equivoque.

Anónimo dijo...

Hay un dato curioso , que la mayoría de desapariciones son en la Comunidad Valenciana , Canarias , Madrid , Andalucia , Castilla y Leon y Cataluña. No se si quiere decir algo esto. Se podría trazar alguna conclusión de esto.Gracias.

N. Nozick dijo...

Todavía no he hecho una estadística, pero una posible explicación a las zonas donde se producen desapariciones definitivas (cuando no aparece el cuerpo) es su proximidad a la costa o a la frontera o ambas zonas a la vez. Aquí quedarían englobados dos móviles: trata de blancas y tráfico de órganos. Zonas costeras serían Canarias, Andalucía y C. Valenciana. Cataluña cumple ambos criterios.

Las desapariciones normalmente son en zonas rurales o de personas cuyas familias tienen escaso poder adquisitivo. Siempre hay excepciones, y algún día tendré que hacer una pequeña estadística de los casos que haya ido estudiando.

Anónimo dijo...

Arsenio Lope Huerta es un madrileño de Alcalá de Henares (...) Su gestión como delegado del Gobierno en Castilla y León (...) ha estado jalonada de aciertos, fracasos y algunos comentarios que encendieron la polémica en su día. Entre los primeros se cuentan las detenciones de los presuntos autores de dos sucesos que en el verano pasado conmocionaron a la opinión pública: las violaciones y asesinatos de las niñas Olga Sangrador y Leticia Lebrato, a manos de dos personas con amplio historial delictivo. Entre los fracasos hay que destacar algunos otros hechos violentos (asesinato de la niña burgalesa Laura Domingo, aparición del cadáver de una mujer cuyo cuerpo no ha podido ser identificado...)

http://elpais.com/diario/1993/07/31/madrid/744117854_850215.html

Arsenio Lope Huerta, delegado del Gobierno en Madrid, en conferencia de Prensa, consideró probable que el secuestrador se hallara sometido a la influencia de fármacos o estupefacientes, en las ocasiones en las que telefoneó a la familia de Anabel. La investigación permanece. sin avances visibles desde el 28 de junio de 1993. Por ello, el abogado Rafael Escuredo, ex presidente de la Junta de Andalucía y portavoz familiar de los Segura, informó en una conferencia de prensa posterior que la familia autorizó la difusión de la grabación.

http://elpais.com/diario/1994/11/26/madrid/785852674_850215.html

Arsenio Lope Huerta, Manuel García-Castellón, Rafael Escuredo...

Anónimo dijo...

28 de abril de 1991, también conocido como 14 Iyar. O sea: Pesaj Sheni. http://www.es.chabad.org/library/article_cdo/aid/638945/jewish/Pesaj-Sheni.htm

Anónimo dijo...

Una vez vi un reportaje en TV sobre este caso. Laura había escrito en su diario utilizando claves que la GC no lograba descifrar y cada vez que veo un código me acuerdo de ello. ¿No se puede publicar alguna frase para comprobar si algún código funciona?

Anónimo dijo...

"Los habitantes de la popular barriada de Capiscol, en Burgos, están alarmados al haberse producido un caso de intoxicación en la persona de un niño a quien una mujer desconocida regaló un caramelo. En los buzones de algunas casas se han recibido amenazas de que otros niños resultarán también intoxicados por el mismo procedimiento"

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1987/11/05/054.html