jueves, 6 de junio de 2013

Sara Morales.




Sara Morales Hernández, de catorce años de edad, vivía en Las Palmas de Gran Canaria con sus padres Sebastián Morales, que trabajaba de camarero en un restaurante, y María de las Nieves Hernández Castellano. Había nacido el 24 de Enero de 1992 y tenía cuatro hermanos: Patricia, de doce años; Pedro y Andrea, de diez y Alba, de ocho.

El domingo 30 de julio de 2006, Sara desapareció sobre las cuatro y media de la tarde, cuando se dirigía desde su casa de la calle Ingeniero Ramírez Doreste, en Escaleritas, al Centro Comercial La Ballena, en la Carretera del Norte 112. Un recorrido de alrededor de kilómetro y medio, unos veinte minutos a pie. Había quedado con un amigo del colegio.




Sara se retrasaba. Su amigo Johnny la llamaba al móvil, pero ella no contestaba. Y siguió llamando hasta que saltó el buzón de voz. Sara nunca llegó a la cita. A las cinco y media, Johnny llamó a casa de Sara para contarles lo que pasaba.

Nunca había desaparecido de casa antes y, si se retrasaba, llamaba para avisar. Como en tantos otros casos similares, la niña no llevaba dinero ni documentación. Sólo las llaves de casa.

Llevaba puesta una falda vaquera corta, una camiseta de tirantes amarilla, bambas plateadas y sus gafas, porque no veía nada sin ellas.




Sebastián Morales, completamente destrozado, no tenía tiempo más que para pensar en su hija. No comía ni dormía y lo único que tomaba eran cafés. Se temía lo peor. Pensó en desplazarse a Lanzarote, para pedir una entrevista con José Luis Rodríguez Zapatero, el entonces presidente del Gobierno.





Nieves, la madre, algo más entera, era la que mantenía algo la cordura en la familia, pidiéndole a su marido que no la dejara sola. Pero se había metido en la cama y no hacía más que llorar y llorar.

A la semana de desaparición de la niña, unas 200 personas acudieron al parque del canódromo, en Schamann, para pedir que apareciera. Nieves, su madre, iba abrazada a un cartel, sufriendo por su hija. El padre, Sebastián, ni siquiera pudo acudir.

La convocatoria se había realizado para silenciar las falsas noticias de que Sara había aparecido muerta y violada. Los asistentes gritaban "Vuelve, Sara, vuelve, te queremos...", para ovacionar después a la familia. "Sara no está muerta, está viva, que la traigan..."

Nieves decía "Mi niña no está muerta, que la devuelvan... Yo sé que no está muerta, por favor, como esté, pero que me la den viva, sólo quiero a mi niña, se lo suplico a quien la tenga, yo no le voy a hacer nada..."





El comisario jefe de la Brigada de Policía Judicial de Las Palmas, Ignacio Bádenas, aseguró que las líneas de investigación partían del supuesto de la desaparición involuntaria de la niña.

Se formó un grupo mixto de unas veinte personas de Canarias y diez de Madrid, con la colaboración de la sección de homicidios y desaparecidos de Madrid y una brigada de investigación de delitos tecnológicos, ya que Sara solía acudir a un cibercafé y tenía varios contactos en internet vía chat, detectándose más de trescientos correos electrónicos. Le encantaba comunicarse con su móvil y con el “messenger”.

Las líneas de investigación no condujeron a ningún resultado. Sara no apareció. Se rastrearon minuciosamente barrancos y descampados, pozos y galerías, sin éxito.


---OOO---


En enero de 2008, la policía investigó a Marcos J. Rodríguez Cabrera, de treinta y siete años, como posible sospechoso en el caso de la desaparición de Sara. Este individuo era un vecino de Las Palmas, juzgado en 2009 por dos intentos de secuestro (a la la niña Sandra Domínguez -en La Garita- y a una mujer de veinticinco años), coacciones a una adolescente de dieciséis y tenencia ilícita de armas. Fue condenado a seis años de cárcel por las dos detenciones ilegales, pero el Tribunal Supremo consideró que sólo había intentado meter en su furgoneta blanca Ford Courier a la niña, y no a la adolescente ni a la mujer, y le rebajó la pena en dos años de cárcel.





Lo que era particularmente alarmante es que este sujeto tenía un crematorio de animales en una nave industrial del polígono de Salinetas, en el que, en caso de ser culpable, habría podido eliminar cualquier evidencia. Se analizó el contenido de la instalación, pero sólo se encontraron restos de animales. Confiemos en que, esta vez, los análisis morfológicos y de ADN estuvieran bien hechos.

Esta línea de investigación también fue abandonada.


---OOO---


El 21 de enero de 2009, sobre las dos y media de la tarde, Miguel Ángel M. R., conocido como “el violador del furgón blanco”, detenido el 11 de octubre de 2008 en la zona de Lomo Chinche de Las Palmas de Gran Canaria, con una larga lista de agresiones sexuales a sus espaldas, apareció ahorcado con una sábana en un baño de la cárcel.




Miguel Ángel, de 47 años, estaba casado y tenía hijos y nietos.

Había utilizado una sábana –no se sabe cómo consiguió meterla en el baño- que ató a una reja a una considerable altura del suelo, tras lo cual se la ató al cuello y se lanzó al vacío. Tenía un fuerte golpe en la cabeza. De la caída, claro. Irónicamente, la prisión de Gran Canaria donde estaba recluido el violador tenía el nombre de “El Salto del Negro.”

Su abogado, Cristóbal Díaz, declaró que de haberse quitado la vida, Miguel Ángel lo hubiera hecho en su celda, y no en las duchas durante las horas de patio.




Estaba acusado de 22 delitos: cuatro de agresión sexual, cuatro de detención ilegal, uno de tentativa de homicidio, cuatro de coacciones, cuatro de amenazas, cuatro contra la integridad moral y uno de robo. Se pensaba que podía ser culpable de más de cien casos de agresiones sexuales. Aunque había sido reconocido por una veintena de mujeres como su violador, nunca se declaró culpable. Y había aclarado, específicamente, que en el caso de Sara Morales no tenía nada que ver. Así lo escribió en una carta dirigida a la madre de la niña, que entregó a sus hermanos un mes antes de su muerte.


---OOO---


El jueves 11 de marzo de 2010, tras la recepción de una llamada anónima por parte de la familia, agentes de la Policía Judicial y zapadores del Ejército de Tierra procedieron a la búsqueda del cuerpo de Sara en un solar de La Paterna, situado a unos doscientos metros del Centro Comercial La Ballena, el sitio al que se dirigía Sara el día que desapareció.




No se encontró nada.

El 22 de marzo de 2010, la prensa informaba que agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional habían encontrado restos de huesos en un pozo de Jinámar. Y que efectivos del Grupo de Operaciones de la Policía Nacional se habían introducido en el interior del pozo, de unos 30 metros de profundidad, para extraerlos, habiéndose tomado fotografías previas con una cámara de rayos X. Un forense del Instituto de Medicina Legal, después de examinarlas, dijo que podían ser restos humanos de una persona joven.





La policía acordonó el caserón abandonado en cuyo interior estaba el pozo, junto a la carretera GC-100.

Sin embargo, el día 26 se abandonó la búsqueda, al no encontrarse más que algunos restos y algún hueso de menor tamaño de lo esperado, que corresponderían a pequeños animales.

¿Como en el caso de los niños Ruth y José?

Según María José Meilán Ramos, directora del Instituto de Medicina Legal de Las Palmas desde febrero de 2012, los análisis de ambos casos los había realizado el mismo técnico de la policía de Madrid. No citó el nombre, pero parece que se refería a la perito Josefina Lamas, que fue relevada de su cargo en la Unidad Central de Identificación de la Policía Nacional a consecuencia de su supuesto error en el análisis de los restos óseos hallados en Las Quemadillas.

¿Qué habían radiografiado, entonces? ¿Qué credibilidad tenía el forense que había examinado las radiografías? ¿Se han conservado los restos óseos por si hubiera que someterlos a una nueva prueba pericial? O, quizás, debería decir a una primera prueba pericial.



---OOO---


Ni una sola pista concluyente, ni un sólo sospechoso válido. En menos de dos meses se cumplirá el séptimo aniversario de su desaparición, a plena luz del día.


Sara, con su perrita "Simba".
















Su familia sigue esperando saber algo de ella...





Menos de ocho meses después de la desaparición de Sara, el 10 de marzo de 2007, lo haría Yeremi Vargas Suárez, de Vecindario, una localidad situada al sur de Las Palmas de Gran Canaria -donde vivía Sara-, unida a la capital por la autovía GC-1.



---OOO---




Fuentes:


http://www.canarias7.es/articulo.cfm?id=32003


http://www.lne.es/sucesos/2010/03/22/policia-descubre-huesos-sara-morales-desaparecida-2006/890020.html

http://www.abc.es/20090417/nacional-sucesos/reabren-caso-sara-morales-200904171247.html

http://www.laprovincia.es/dominical/2010/03/01/caso-sara-morales-vivo/288138.html

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/07/30/espana/1312035993.html

http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/sociedad/encuentran-huesos-humanos-durante-los-rastreos-busca-sara-morales

http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/personas-desaparecidas/existen-nuevos-indicios-en-la-desaparicion-de-sara-morales-en-zonas-de-gran-canaria-que-se-pasaron-por-alto_q2YCFuWQDQj24y2ShG56n3/

http://www.diariodeleon.es/noticias/espana/canarias-busca-exito-sara-morales-desaparecida-hace-mes_278086.html

http://www.europapress.es/islas-canarias/noticia-madres-desaparecidos-sara-morales-yeremi-vargas-amy-reparten-gran-canaria-4000-carteles-fotos-20090128175124.html

http://ecodiario.eleconomista.es/sociedad/noticias/1444398/07/09/La-madre-de-Sara-Morales-la-joven-desaparecida-en-Las-Palmas-hace-tres-anos-pide-que-se-despeje-este-gran-misterio.html

http://www.diariodenavarra.es/20100322/nacional/los-policias-buscan-sara-morales-hallan-bolsa-huesos.html?not=2010032201275964&idnot=2010032201275964&dia=20100322&seccion=nacional&seccion2=sucesos&chnl=30

11 comentarios:

Anónimo dijo...

No estoy deacuerdo con algunas cosas de tu ounto de vista de Alcasser....
Pero te felicito por el trabajo que estas realizando al mantener en la memoria a todas estas personas.
Pepeldelpopulacho.

N. Nozick dijo...

Gracias. Yo tampoco estoy de acuerdo con tu punto de vista minimalista en cuanto a la autoría del crimen de Alcàsser. Pero del intercambio de ideas es de donde puede surgir la verdad. Salvo que nos enroquemos en nuestro puntos de vista y no atendamos a razones.

guineana dijo...

Sigo pensando que deberían comprobar el paradero y los antecedentes de los internos de permiso ese fin de semana.

Mary Martinez Lopez dijo...

No podría ser que estuvieran relacionados oosv los casos de yeremi y sara?

camara de tuberias dijo...

Una pena que se vean noticias así todos los días en los telediarios, podremos ser la cima evolutiva pero hay muy pocas especies que se lleguen a matar con tanta frialdad como lo hacemos nosotros, eso da que pensar

N. Nozick dijo...

Los seres humanos son la peor especie zoológica sobre la tierra.

Anónimo dijo...

No soy periodista pero he investigado mucho y se que sara esta viva. Vive en santa cruz tenerife pelo rubio sin gafas y con identidad falsa. Dio a luz un bebe hace unos años. Y vive cin una persona mayor que ella. Es dificil decirlo a la policia porque no creen o pregunta como lo se de donde ect. Por eso le digo que investiguen en el hospital general a las que han dado a luz y la encontraran. Mg.

Gentes de Ajo Bareyo Cantabria dijo...

esta claro que esta chica está viva, en algun lugar como lo estuvo Natasha Kampusch si estuviera muerta ya lo sabriamos

Anónimo dijo...

Y cómo lo sabes? Por qué no te pones en contacto con los padres de esta chica?
Bastante extraño que un desconocido tenga "información" que no tiene la GC, o la propia familia.

Atem dijo...

La hipótesis de anónimo del 12/9/2016 sería la más favorable para Sara, me sorprende que no haya comunicado se forma anónima a los interesados como lo ha hecho aquí. No es de descartar que el implicado en la desaparición de Sara la conociese o se conocieran recíprocamente, persona mayor, del circulo de conocidos de Sara, ocasional o no.

Unknown dijo...

Ojalá,pero me parece extraño que quedase con un amigo del colegio si pensaba fugarse y hacer su vida