sábado, 23 de noviembre de 2013

El asesinato de J.F.K. La película de Oliver Stone.




John Fitzgerald Kennedy, uno de los presidentes más queridos y carismáticos de la historia de los EE.UU. murió asesinado el 22 de noviembre de 1963 en Dallas, Texas. Así pues, el pasado viernes 22 de noviembre de 2013 se cumplía el quincuagésimo aniversario de su muerte.

Pensé que debía escribir algo sobre él. Al fin y al cabo, no sólo es un hito en la historia americana, sino uno de mis ídolos, por muchas razones que no hacen al caso.

Buscando inspiración para escribir el artículo, volví a ver -por enésima vez- la película "JFK" -estrenada en el año 1991- de uno de mis directores favoritos, Oliver Stone.

Mientras veía los primeros fotogramas, empecé a pensar... "¿Es posible que un asesinato que está condenado a no ser desvelado jamás, se resuelva en una película rodada en Hollywood?" Al fin y al cabo, aunque recibió ciertas críticas cosméticas, la realidad es que la película de Stone recaudó 205 millones de dólares, ganó dos Óscar y fue nominada para otros ocho, incluido el premio a la mejor película. "... ¿Lo habría permitido el Sistema, de apuntar en la dirección correcta?"

No, pues claro que no. Si esta película hubiera sido rodada por un cineasta amateur, con medios precarios y se proyectara en un ambiente underground, fuera del circuito de las salas comerciales, entonces me podría valer. Pero no había sido así. Entonces... ¿dónde estaba el truco?

Seguí viendo la película, y alrededor del minuto 5' 43'', le di al botón de pausa del mando a distancia.



El productor del film "J.F.K." según puede verse a los 5' 43'' de la película.


De manera que el productor ejecutivo, es decir, el que financió la película, era un tal Arnon Milchan.

¿Y éste, quién es?

Arnon Milchan nació en Rehovot, Palestina, entonces bajo mandato británico (el estado de Israel no se fundó hasta 1947), el seis de diciembre de 1944, de familia judía.

Simon Peres, ex-presidente de Israel, afirma en una entrevista: "Arnon es especial. Yo le recluté. Cuando yo era Ministro de Defensa, Arnon estuvo involucrado en numerosas operaciones de defensa e inteligencia. Su punto fuerte es establecer relaciones al más alto nivel... Sus actividades nos dieron una gran ventaja estratégica, diplomática y tecnológica."

Las actividades de Milchan incluían "la compra de componentes para la construcción y el mantenimiento del arsenal nuclear israelí."

El telón comenzaba a descorrerse. Por mucho que me gustara Oliver Stone, los hechos son tozudos. Arnon era un espía y traficante de armas israelí que trabajaba para el estado de Israel. Y fue quien financió la película. ¿Con qué fondos? ¿Cómo consiguió Milchan su enorme fortuna?

Después de trabajar para la inteligencia israelí, Milchan se trasladó a Estados Unidos e hizo amistad con Martin Scorsese, Roman Polanski, Sergio Leone, Terry Gilliam y Oliver Stone, entre otros. En 1991 fundó su propia productora, New Regency Productions, asociada con la Warner Brothers, y más tarde con Rupert Murdoch y la 20th Century Fox. Su fortuna personal se estima en unos 4.200 millones de dólares (en el año 2013), y figura en la lista Forbes de personas más ricas: en el lugar 290º del mundo y 4º de Israel.

¿Y cuándo había comenzado Israel la construcción de su primer reactor nuclear, con la colaboración de Milchan?

En el desierto del Negev hay una instalación nuclear situada unos trece kilómetros al sur de Dimona, destinada a la construcción de armas nucleares. Israel confirma su existencia, pero no el propósito de la instalación. Es información clasificada y está prohibido sobrevolar su espacio aéreo. De hecho, en la guerra de los Seis Días un misil israelí derribó un avión Mirage III israelí -sí, habéis leído bien, de su propio ejército- y, en 1973, cazas israelíes derribaron un avión de pasajeros libio, causando la muerte de 108 personas. ¿La causa? En ambos casos, acercarse demasiado al espacio aéreo de la central de Dimona.

La construcción de la central comenzó en 1958, con ayuda francesa. Se hizo creer a los funcionarios de aduanas franceses que las mayores piezas del reactor formaban parte de una planta desalinizadora destinada a Sudamérica. Peres y Ben Gurion recaudaron 40 millones de dólares para su financiación, procedentes "de los amigos de Israel de todas las partes del mundo."




El Sunday Times desvela los secretos de Dimona y las advertencias de Mordechai
Vanunu. En aquel entonces, Israel "sólo" era la sexta potencia nuclear mundial.




Vista aérea del complejo nuclear de Dimona.


Israel, junto con India y Pakistán, forma parte del grupo de tres países que se han negado a firmar el tratado de no proliferación de armas nucleares.

Cuando los servicios de inteligencia norteamericanos averiguaron el propósito real del complejo, a comienzos de los años sesenta, la Casa Blanca solicitó a Israel que permitiera la realización de inspecciones internacionales. Israel accedió, siempre que fuera EE.UU. y no la Agencia Internacional de Energía Atómica quien las llevara a cabo, y que se le comunicara previamente. Eso es lo que se llama "inspección por sorpresa", como deben ser todas las inspecciones que se precien.



John Fitzgerald Kennedy



Ben Gurion, a la derecha



David Ben Gurion, presidente de Israel de 1955 a 1963, solicitó un encuentro privado con Kennedy, por entonces presidente de los Estados Unidos, que se celebró en el Hotel Waldorf Astoria, en Nueva York. Fue un desastre. A Ben Gurion le pareció que Kennedy era demasiado joven para ser presidente y no quiso tomarle en serio. Empezó a dirigirse a Kennedy como "young man" en sus cartas, lo que Kennedy, con razón, se tomó como una ofensa personal.

En cuanto a los informes sobre la actividad de la central nuclear de Dimona, Kennedy estaba harto. Y le dijo a su amigo Charles Bartlett "esos hijos de perra me mienten constantemente acerca de su capacidad nuclear."

Porque, gracias al preaviso pactado, antes de la llegada de los inspectores, los técnicos israelíes tenían tiempo de ocultar partes claves de la instalación, para que no quedara en evidencia el motivo real de su existencia. 

Reuven Pedatzer escribió en el diario israelí Ha'aretz, el 5 de febrero de 1999, lo siguiente:

"El asesinato del Presidente Americano John F. Kennedy marcó un abrupto fin a la presión masiva aplicada por la administración de EE.UU. sobre el gobierno de Israel para que suspendiera el programa nuclear. En el libro de Cohen 'Israel y la Bomba', queda sobradamente demostrada la presión aplicada por Kennedy sobre Ben Gurion... donde Kennedy deja más que claro al primer ministro que no permitirá bajo ninguna circunstancia que Israel se convierta en una potencia nuclear. Lo que implica que si Kennedy hubiera seguido con vida, es dudoso si Israel tendría hoy en día una opción nuclear."

Y el congresista Paul Findley, en su Informe Washington sobre los asuntos de Oriente Medio, afirmaba:

"Es interesante, pero no sorprendente, hacer notar que, con todo lo que se ha hablado y escrito sobre el asesinato de Kennedy, nunca ha sido mencionada la agencia de inteligencia israelí, el Mossad."

Al menos, que se mencione alguna que otra vez...




Di Caprio, Milchan, Spielberg


Pero claro, desde luego Arnon Milchan no iba a financiar una película en la que se insinuara que el Mossad podía tener algo que ver en el asesinato de Kennedy. Cuando el pueblo norteamericano empieza a comprender que la verdadera "teoría conspiratoria" es imputar el gigantesco complot que condujo al asesinato de JFK a un loco solitario -Lee Harvey Oswald- entonces filmamos una película en la que se menciona al "complejo militar-industrial", a la CIA, al FBI y al mismísimo Lyndon B. Johnson. Está claro que tienen que estar involucrados de alguna manera, por acción u omisión. Pero en la película no se cita al Mossad para nada, y se afirma rotundamente que la Mafia no pudo estar implicada.

Va a haber que empezar a pensar que, no sólo el Mossad, sino también la Mafia sí que tuvieron algo que ver, ya que -aunque la gente sólo se acuerda de Al Capone y Lucky Luciano, que acabaron en la cárcel- quien realmente tenía y tiene el control de la delincuencia organizada en EE.UU. no es la mafia italiana, sino la mishpucka judía que en su día fundaron Arnold Rothstein, Meyer Lansky, Bugsy Siegel, Moe Dalitz, John Jacob Factor, Alex Louis Greenberg, y sus acólitos Sidney Roy Korshak, Jack Arvey, David Lionel Bazelon, Mickey Cohen, Charles Bluhdorn y demás. Los que empezaron en Chicago y Nueva York, para emigrar después a Los Ángeles y Hollywood y convirtieron a la ciudad de Las Vegas -que hasta que se legalizó el juego en 1931 era poco más que una parada para que repostaran agua los trenes que viajaban entre Los Ángeles y Alburquerque- en una muy distinta, dedicada al juego y demás actividades "accesorias". Sheldon Adelson, el de Eurovegas, alabado por Esperanza Aguirrre, que se reúne con el rey y con Rajoy, ¿es italiano? Y los 181 representantes multimillonarios del Keren Hayesod United Israel Appeal que se reunieron con el rey el pasado seis de noviembre, ¿son italianos? ¿Venían a interesarse por la salud del rey?

Pero, volviendo a Dimona, la CIA e Israel prepararon conjuntamente el secuestro en Roma de Mordechai Vanunu, un técnico nuclear israelí que en 1986 alertó al diario británico "The Sunday Times" del desarrollo de armas nucleares por parte de Israel, tras lo cual fue sentenciado a 18 años de prisión. Vanunu llegó a escribir una carta en la que afirmaba que había un nexo de unión entre el asesinato de Kennedy y la guerra de los Seis Días que Israel desencadenó contra sus vecinos árabes en 1967.

Y que Israel tendría material nuclear suficiente para fabricar unas 20 bombas de hidrógeno y unas 200 bombas atómicas convencionales. De hecho, hoy en día, Israel es la cuarta potencia atómica mundial, por detrás de Rusia, Estados Unidos y Francia, superando a China y al Reino Unido.


Mordechai Vanunu



Robert DeNiro y Arnon Milchan


Según un enlace que nos pasa un colaborador anónimo, Arnon Milchan ha explicado que aprovechó gran parte de su estancia en Hollywood para comprar armas y equipo en nombre del Gobierno israelí, según explicó al programa Uvda, del Canal 2 israelí, el pasado lunes (25 de noviembre), comprando uranio al régimen sudafricano del Apartheid. Estuvo acompañado por Robert De Niro. “Yo lo sabía”, declaró el actor. “Me contó en su momento algo relacionado con esas pequeñas cosas que activan una cosa nuclear”.

Es decir, que durante su estancia en Hollywood seguía trabajando para Israel y el Mossad.

















Imagen imprescindible. Un miembro del servicio secreto de la escolta de Kennedy protesta -el único que lo hizo- cuando se le ordena bajar del coche del presidente, que quedaba así indefenso ante los tiradores, en la Plaza Dealey de Dallas.









El 8 de mayo de 2017, Ian Greenhalgh firmaba un artículo titulado "El productor de cine y la red de contrabando nuclear israelí", que llevaba el siguiente prólogo del editor:

"Arnon Milchan era, y probablemente lo es todavía, un activo del Mossad. Una de sus misiones como productor de Hollywood fue ocultar la verdad acerca de la implicación del gobierno israelí en el asesinato de JFK. Como productor de la película del mismo nombre de Oliver Stone, se encargó de que Stone no llegara al fondo del asunto. Es cierto que Stone identificó correctamente a Permindex como un elemento esencial, y a Clay Shaw como un personaje clave, pero en la película se les menciona como pertenecientes a la CIA, cuando en realidad pertenecían al Mossad. Permindex era, de hecho, la base del Mossad en Estados Unidos, fundada por Roy Cohn, Luis M. Bloomfield y Tibor Rosenbaum, todos ellos del Mossad, al que, de hecho, contribuyeron a fundar."

El artículo del blog se publicó el 23 de noviembre de 2013. Es reconfortante observar como, tres años y medio después, se confirma la hipótesis Milchan en un medio norteamericano. No podía ser de otro modo. Una película que narrara los verdaderos motivos del asesinato de JFK no se podría haber filmado en 1991 ni tampoco en 2017. Y no sabemos si alguna vez saldrá a la luz pública la verdad de lo sucedido en Dallas el 22 de noviembre de 1963, el día en que el régimen político norteamericano murió definitivamente.






Fuentes principales:


  1. http://elpais.com/elpais/2013/12/13/gente/1386960625_522173.html
  2. http://elpais.com/diario/1994/12/01/sociedad/786236408_850215.html
  3. Colaboracion de un lector anónimo, sobre el productor Arnold Milchan: http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2013/11/26/el-prodctor-de-l-a-confidential-y-el-club-de-la-lucha-se-declara-agente-de-la-inteligencia-israeli/
  4. Colaboracion de un lector anónimo, sobre el productor Arnold Milchan: http://www.theguardian.com/world/2013/nov/26/arnon-milchan-israeli-spy-past
  5. http://www.spyculture.com/movie-producer-israeli-nuclear-smuggling-ring/
  6. https://www.richardsilverstein.com/2012/07/21/fbi-documents-confirm-involvement-of-hollywood-mogul-in-israeli-nuclear-smuggling-ring/
  7. http://mondoweiss.net/2012/07/netanyahu-implicated-in-nuclear-smuggling-from-u-s-big-story-in-israel/
  8. http://www.letsrun.com/forum/flat_read.php?thread=5739062
  9. http://www.veteranstoday.com/2017/05/08/the-movie-producer-and-the-israeli-nuclear-smuggling-ring/

9 comentarios:

  1. EXCELENTE. Realmente sabes cómo tirar de un hilo ... Pero una cosa, Nozick el EXECUTIVE PRODUCER, no es ni de lejos el que pone la pasta. Podríamos decir que el nexo entre el Estudio y el Productor o Director. Digamos que está ahí sobrevolando, pero no tiene la pasta ni loco. El que suele ser el productor de Stone es A.KITMAN HO, un japonés. Ese es el que desarrolla la parte "industrial". Pero sin duda has tocado algo muy cierto. Por mucho Executive Producer, Producer, Studio, etc ... Todos los estudios són propiedad de judios. Siempre a sido así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me gustaría haber tirado también del hilo de Kitman Ho, pero solo se sabe de él que nació en Hong Kong y emigó a EEUU a los cinco años, a Chinatown en NYC. A partir de ahí, se graduó en Vermont y empieza su tarea como productor. Que Kitman Ho produzca JFK no impide que Milchan pusiera también dinero y, sobre todo, que lo administrara, como productor ejecutivo y asociado de la Warner Bros, que es la que está detrás de toda la película JFK. No se mueve un papel sin su autorización.

      Eliminar
  2. Increíble, y noticias como esta, que salió ayer, dan todavía más credibilidad a lo que comentas en tu post.

    http://www.lashorasperdidas.com/index.php/2013/11/26/el-prodctor-de-l-a-confidential-y-el-club-de-la-lucha-se-declara-agente-de-la-inteligencia-israeli/

    Un saludo, y sigue así!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, magnifica contribución por tu parte. Si el propio Milchan lo reconoce, no hay más que hablar. Dejaré tu enlace en el texto del post.
      Muchas gracias!

      Eliminar
  3. http://www.theguardian.com/world/2013/nov/26/arnon-milchan-israeli-spy-past

    ResponderEliminar
  4. Excelente post de investigación como de costumbre Nozick.

    Esto es algo que -vaya uno a saber por qué- me vino a la mente leyendo tu artículo:
    http://es.wikipedia.org/wiki/Incidente_Vela

    ResponderEliminar
  5. Realmente me has MATADO con el comentario de Bobby deNiro. Siempre ha sido un hombre que no ha querido hablar de nada, ni siquiera le gustaba promocionar sus películas. Era un actitud honesta y respetable; uno de los mejores actores de la história, no quiere saber nada del engranaje publicitario. Pero verle con Arnon Milchan, y hablar de esas "pequeñas cosas" ... Me recuerda al envenamiento de la COlza, y "són unos bichitos tan pequeñitos".

    DeNiro lleva muerto artísticamente 20 años. Se ha aburguesado y no queda nada, del joven genio; pero es que cosas así ... Curiosamente hizo "ERASE UNA VEZ EN AMERICA" de Sergio Leone, una de las pocas que trata la mafia judia. Se cachondearon de ella llamandola "LaKusha Nostra". En su día la trataron muy mal pero hoy es un clásico.

    Por degracia, los que hablan de Judiwood, no van tan desencaminados. Hay una excelente entrevista A Marlo Brando, en que lo suelta ( y Brando buscó dinero, y se unió a la causa judía para crear Palestina ... Hasta que vió, lo que hicieron y se horrorizó ). Quién abre la boca y dice "judio" está muerto: Mira a Mel Gibson

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.jewishjournal.com/hollywood/article/robert_de_niro_praises_israels_aggressiveness

      Eliminar
    2. Once upon a time in America... Es una obra maestra, sobre todo la primera parte. Quizás demasiado metraje, pero es una de mis peliculas favoritas. Y Robert de Niro es, efectivamente, uno de los mayores actores de la historia.
      Pero... hay muchos genios en las artes y en las ciencias que me fascinan y que resultan ser sionistas o judíos sionistas. Está de moda poner al Estado de Israel como único aliado fiable de "Occidente" en el llamado Oriente Medio. Pero es un grave error. A Israel, como estado, sólo le importa una cosa: Israel. Un judío norteamericano, en términos generales, siempre va a poner a Israel por encima de EEUU. Aunque hay muchas honrosas excepciones. La mejor crítica siempre viene de los afines.
      Coincido contigo en que es muy complicado criticar a Israel en general o a un judío en concreto. Inmediatamente te conviertes en un antisemita y partidario del holocausto. Es una acusación que funciona muy bien. Todo el mundo se sentirá horrorizado, nadie se atreverá a compartir tu crítica y serás ignorado socialmente, cuando no perseguido.

      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.