domingo, 9 de febrero de 2014

Alcàsser. Consideraciones sobre las autopsias. (1/3). Fenómenos post-mortem.




Antes de iniciar el análisis sobre las autopsias practicadas por los forenses de Valencia, creo que será de utilidad realizar una pequeña introducción para poder familiarizarnos, aunque sea a nivel divulgativo, con los fenómenos que se producen en el cuerpo humano tras el fallecimiento y su estudio, que es lo que se denomina autopsia o necropsia: el análisis del cadáver para determinar la causa de la muerte y posibles cambios patológicos.

Los fenómenos más importantes que se producen tras el fallecimiento son los siguientes:


  1. Livideces cadavéricas. Se producen debido al cese de la circulación de la sangre, subsiguiente a la parada cardíaca, y aparecen en las zonas no sometidas a presión donde se deposita la sangre por efecto de la gravedad. Comienzan en la parte posterior del cuello, aproximadamente a los 30 minutos, en forma de manchas rojo-violáceas que empiezan a confluir tras dos horas y ocupan todo el plano inferior del cadáver a las 12 horas. Transcurrido cierto tiempo (10 a 12 horas), las livideces se fijan. Son muy importantes, porque permiten determinar el tiempo que el sujeto lleva muerto y la posición del cadáver, comprobando si ha sido movido. No deben confundirse con las equimosis, que aparecen debido a golpes, ligaduras fuertes o caídas.
  2. Rigidez cadavérica o rigor mortis. Se inicia en los músculos de fibra lisa (a las 2 horas), miocardio y diafragma. Posteriormente, en los estriados esqueléticos (de 3 a 6 horas). Suele comenzar en la mandíbula inferior, cara, cuello, tórax, brazos, tronco y piernas. Se completa a las 12 horas, alcanzando su máxima intensidad a las 24 horas y decreciendo a las 36 horas. Tiene tres fases: instauración, estado y resolución. La pupila se dilata nada más morir el sujeto, y luego se contrae por la rigidez cadavérica del esfínter del iris. También es un fenómeno importante porque coadyuva a la determinación del momento de la muerte.
  3. Autolisis. Necrosis celular causada por los enzimas hidrolíticos que se encuentran en los lisosomas. Primero se ven afectadas las mitocondrias, después el citoplasma y el núcleo, hasta su total desaparición (cromatólisis).
  4. Putrefacción. Causada por microorganismos. Tiene varios períodos: a) Colorativo o cromático. Se inicia con la mancha verde, que aparece en la fosa ilíaca derecha alrededor de 36 horas después del fallecimiento y termina extendiéndose por todo el cuerpo. b) Enfisematoso. Se producen gran cantidad de gases en el cadáver, que lo abomban. El fenómeno comienza en la cavidad abdominal y se extiende por todo el cuerpo. Esta fase dura varios días, hasta dos semanasc) Licuefacción o colicuativo. La piel se desprende de la dermis y se forman ampollas llenas de exudados líquidos. Los gases escapan del cadáver, los ojos se hunden y se destruyen las partes blandas de la cara. Los pelos y uñas se desprenden. Esta fase dura entre 8 y 10 meses. d) Período de reducción esquelética. Dura entre 2 y 5 años. Aparece el putrílago. Los elementos más resistentes, que son los últimos que conservan la forma, son los tejidos fibrosos, los ligamentos y los cartílagos, por lo que el esqueleto permanece unido durante esta etapa. Las mejillas y orejas son las que más resisten. Las costillas se desacoplan del esternón. El corazón aguanta mucho tiempo; el aparato digestivo puede durar más de un año, así como el riñón y el útero. Todo este proceso termina en unos restos sin forma que terminan por desaparecer pasados 5 años: el putrílago.
  5. Enfriamento cadavérico. Se inicia por los pies, manos y cara, extendiéndose por las extremidades, pecho y dorso, hasta abarcar todo el cuerpo. Se ve influido por las causas de la muerte, la edad, estatura y tejido adiposo del cuerpo y los factores ambientales. En términos generales, la temperatura corporal disminuye aproximadamente medio grado por hora durante las primeras cuatro horas. Otro factor que conviene considerar para averiguar la hora de la muerte, en los casos en que ésta haya sido reciente.
  6. Deshidratación cadavérica. Ocasionada por la evaporación de los fluidos del cadáver. Produce pérdida de peso, apergaminamiento cutáneo y desecación de las mucosas y globos oculares.

Existen varios procesos naturales que contribuyen a que el proceso de putrefacción se evite, retrase o no se produzca de manera completa:



  • Momificación. Es la desecación del cadáver por evaporación del agua de sus tejidos. Dura de 1 a 12 meses. Se ve favorecida por la temperatura elevada (zonas desérticas), ciertas corriente de aire (grutas) y el aporte de abundante oxígeno. Dificulta la correcta datación de la muerte. 
  • Saponificación. Es un proceso transformativo del cadáver por el que se forma una coraza grasa que gradualmente se endurece y adquiere un color blanquecino. Comienza en las partes donde existe mayor acumulación de grasa (mejillas y nalgas), que se transforman en adipocira. Dura de 2 a 12 meses. Se produce por inmersión o enterramiento en suelo arcilloso (húmedo). La edad, el sexo y la obesidad son factores condicionantes de este proceso: es más frecuente en niños pequeños, personas de sexo femenino e individuos con obesidad. Favorece la conservación de los cadáveres. 
  • Corificación. Se produce en cadáveres encerrados en ataúdes de zinc soldados. La piel asume un aspecto y consistencia similares a los del cuero. Dura de 2 a 12 meses
  • Congelación. Se produce en zonas de frío intenso y permite la conservación del cadáver por tiempo indefinido. Es típica de accidentes en alta montaña o zonas polares.






En un próximo post veremos cómo el estudio de la fauna cadavérica permite determinar la data de la muerte.




Fuentes:


  1. Arnaldos, M. I. - Entomología Forense. Sucesión Faunística Sarcosaprófaga.
  2. Cabello, Vicente - Psiquiatria Forense En El Derecho Penal.
  3. Catanese, Charles A. - Color Atlas Of Forensic Medicine And Pathology.
  4. Font Riera, Gabriel - Atlas De Medicina Legal Y Forense.
  5. Gisbert Calabuig, J. A. & Villanueva Cañadas, E. - Medicina Legal Y Toxicologia.
  6. Ricardo Stingo, Néstor - Diccionario De Psiquiatría Y Psicología Forense.
  7. Sevilla Royo, Tomás - Apuntes De Criminología, Criminalística E Investigación Forense.
  8. Thompson, Tim - Forensic Human Identification. An Introduction.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Cómo siempre, profesional y excelente. KEEP ON ROCKING!

Anónimo dijo...

Magnífico trabajo, muy interesante de cara a entender mejor cada una de las autopsias. Gracias.
Abrazos,
Catia.

N. Nozick dijo...

Muchas gracias por tu comentario, Catia.

Otro abrazo para ti.