martes, 20 de mayo de 2014

Arturo Luna Briceño. Desaparecidos.




Arturo Luna Briceño nació en Pozoblanco (Córdoba), en 1944. Fue colaborador de TVE desde 1965 y en 1974 participó en la creación de los informativos de TVE2. Fue uno de los fundadores de Informe Semanal y colaborador de uno de los programas de más éxito de TVE: ¿Quién sabe dónde?, presentado por Paco Lobatón.

A raíz de esta colaboración es cuando escribe "Desaparecidos", una crónica de sus experiencias con el programa, en la que nos cuenta sus peripecias en varios de los casos que investigó. Algunos de los más tristemente célebres son los de Alcàsser, Gloria Martínez Ruiz y Susana Ruiz.

Aunque ya se había publicado en el blog un fragmento de este libro -que está descatalogado-, esta vez ya está disponible en su totalidad, en formato pdf. El enlace es:


Arturo Luna Briceño. Desaparecidos



Espero que os guste.










Sobre el caso Alcàsser, Luna declararía lo siguiente:


"... Durante los dos meses que estuvieron desaparecidas las Niñas de Alcácer yo viví con las familias la desazón y la angustia. Los acompañé en la visita que le hicieron al Presidente Felipe González en la Moncloa. Permanecía en Alcácer de lunes a jueves. Y le llevaba a la Guardia Civil las llamadas que recibíamos en el programa. Luego vino la investigación sobre los crímenes y realicé varios reportajes cotejando lo que se contaba en el sumario y lo que decían los testigos que vieron a Anglés y a Ricart. Como las cosas no cuadraban invité a Fernando García, el padre de Miriam a que subiera a La Romana y se percatara de las dudas que existían. El resultado fue un reportaje de “Dossier” titulado “Diario de un padre atormentado” que fue un programa de máxima audiencia. Con mis investigaciones y mis dudas escribí “Desaparecidos” que editó en 1993 la Editorial Temas de Hoy. Lo hice siguiendo paso a paso el sumario y el resultado de la autopsias que me facilitó Fernando García. Documento que conservo en mi archivo, porque el caso Alcácer no quedó claro y aún continúan los debates y las especulaciones sobre el caso..." 


Por último, os dejo una semblanza del autor, que apareció en el Día de Córdoba, el 27 de mayo de 2012:







CORDOBESES EN LA HISTORIA

El pionero en los paseos en blanco y negro por los pueblos de los 60

Arturo Luna Briceño nació en una casa-escuela de los cuarenta, lo acunaron las palabras de Machado y Quijano y volcó su creatividad en los primeros audiovisuales culturales de España


AL Norte de Córdoba dos jóvenes aspiraban a "ser maestros" en los años 20. Él en Pozoblanco y ella en Espiel. Manuel Luna conoció a Petra Briceño Molero preparando ambos las oposiciones de Magisterio en Sevilla y pronto quedó impactado por aquella niña de 18 años. Ella era la más pequeña de un terrateniente viudo y su segunda mujer, Valeria, de ascendencia italiana, que tomando las riendas del patrimonio familiar creó un auténtico emporio entre Obejo y Espiel. 

Valeria Molero estaba próxima a cumplir los 50 años cuando nació Petra, un regalo para el matrimonio, casi anciano para aquellos años. Y se empeñó en "darle carrera". Una vez ganada su plaza, la joven se casó e instaló en Pozoblanco con Manuel, en donde nacieron sus ocho hijos. El más pequeño de todos, Arturo Luna Briceño, vino al mundo un 4 de junio de 1944. Fue el "juguete" de su hermana Petrita, 10 años mayor, heredera del positivismo de la abuela Valeria y de las dotes para el arte y la literatura de los Briceños, entroncados directamente con el insigne pensador Manuel Ruiz-Maya Briceño, e indirectamente con la saga de los Baroja.

Arturo Luna nunca fue a la escuela, pues -como le gusta decir- "vivía en la escuela", en la casa familiar donde se leía a Antonio Machado, donde "el salón rompía su silencio con el soniquete de una cantinela" proveniente de un grupo de escolares. "Nos turnábamos leyendo El Quijote, haciendo un cerco en torno a la mesa que presidía mi padre, académico por Córdoba. Otras veces, Petrita cantaba, recitaba, bailaba y ensayaba su teatro, con Arturito como único espectador, sentado en el alféizar de la ventana del colegio, en brazos o al cuadril", recuerda ahora. 

El niño comenzó a imitarla representando teatrillos que él mismo escribía desde los cinco años, empezando a publicar a los 13 y distrayéndose, más de lo que los padres deseaban, de sus tareas. De ese modo acabó en el Seminario a los 11 años, siguiendo tal vez los pasos de su hermano Luis, a la postre misionero y párroco de La Inmaculada de Ciudad Jardín. Llevaba el bagaje humanístico de la escuela de su madre, partidaria de conjugar Ciencias, Letras y "labores de hogar" mixtas. "Aprendí a hacer cadenetas, bodoques, vainicas, puntos de cruz, calceta, croche", como aprendieron las niñas, así como papiroflexia, marquetería o taracea, porque Petra Briceño repetía que quien mueve las manos aprende a pensar con claridad. Así, se entusiasmó con el oficio de carpintero y la artesanía que cristalizó en uno de sus primeros éxitos televisivos: Oficios para el recuerdo. Pero antes, vendría un año en el Seminario. Mucho latín, algo de filosofía y "una cosa que sólo saben enseñar los jesuitas: a distinguir las voces de los ecos". Volvió a la artesanía por poco tiempo, ya que el padre le obligó a preparar el Bachiller. Aquel matrimonio, profundamente religioso, buscó un maestro "represaliado por comunista" del que aprendió "a ser honesto y tolerante con los que no pensaban o rezaban como yo". De ahí pasó al Bachiller Superior en los Salesianos, al reencuentro con los antiguos compañeros de farándula, al guión y a la dirección, ninguneando a la censura y a los curas "que no ganaban para sustos". 

A los 17 años escribió el primero de su veintena de libros, Viaje a la Beturia de los Túrdulos, un ensayo sobre las costumbres de su tierra, que sería la base de su primera serie para TVE. Pero su dedicación al audiovisual debió retrasarse por los estudios de Magisterio y la marcha a la Academia Auxiliar Militar de Madrid, en donde un encuentro con Joaquín Ortiz, hijo del censor de la única cadena de televisión, lo acercó al Paseo de La Habana. Aquí en Córdoba recopilaba, junto a Ana María Vicent, los fondos para el Museo Etnográfico de la capital con algunos telares del siglo XVII, una fragua de fuelle o un herramental de albéitar traído de Obejo, entre otros, de los que poco o nada se sabe. 

Entre 1964 y 1965 Arturo Luna empezó a colaborar como figurante, regidor, ayudante de producción o intérprete en TVE e ingresó en el Centro de Formación del ente público, en donde estudió electrónica, cámara y guión. En 1967 se convirtió en guionista de Ventana abierta y No estamos solos de Tele Club, iniciando una carrera imparable como dramaturgo en programas y series infantiles. En 1969, tras Revista de Televisión, dirige documentales dedicados al mundo rural y sus costumbres y supera el examen de ingreso en la Sociedad de Autores. 

Con 28 años ya era uno de los guionistas más jóvenes de TVE, y a los 30 fue cofundador de Informe Semanal hasta 1974, en que se incorpora a los informativos de la segunda cadena, a Toros 2 en el 76, Fantástico o Entre dos luces en 1982. Desde esa fecha hasta el 2002, su carrera está jalonada de títulos célebres como Quién sabe dónde, de nuevo Informe Semanal, Así son las cosas, o los 50 episodios de aquel mítico Dossier del que fue director y guionista. 

Secretario General de la Asociación de Autores de Televisión y miembro de la Academia de las Artes y Ciencias, es el encargado de los Derechos de Autor, volcando semanalmente en Los Pedroches Información el fruto de sus investigaciones históricas y enriqueciendo su impresionante archivo, para el que busca un digno receptor. 

Casado desde 1972 con María del Carmen Luna, las tres hijas, Luna Luna Luna, Beatriz y Azahara, cumplen con creces los sueños y las inquietudes de la bisabuela Valeria.






Fuentes:


  1. http://www.eldiadecordoba.es/article/opinion/1268235/pionero/los/paseos/blanco/y/negro/por/los/pueblos/los.html
  2. http://www.semanariolacomarca.com/2015/12/entrevista-arturo-luna-briceno.html
  3. http://www.semanariolacomarca.com/2015/12/entrevista-arturo-luna-briceno.html

8 comentarios:

  1. Hola! El enlace está roto. ¿lo podrias volver a subir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Los enlaces que pongo en el apartado "Fuentes" de los posts del blog no son accesos directos. Hay que hacer un "copia y pega" en la barra de navegación del navegador.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por avisar. Ahora debería funcionar.

      Eliminar
  3. Hola Nozick. Me llama la atención que, siendo uno de los tres libros sobre el caso que usted cree que vale realmente la pena, tengo la sensacion (igual me equivoco) que lo cita pocas veces en sus textos. Esto es debido simplemente a que considera que sus fuentes son fiables y no hace (el libro) sino recopilar una serie de informaciones ya comprobadas en otras fuentes y textos? Me extraña que no entre en un análisis un pelín más crítico. Aunque quizás ya lo ha hecho y yo lo pasé por alto. De ser así, disculpa el comentario. Muchas gracias por tu increíble labor periodística.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas noches.

      Puede que tenga razón. El motivo es que es un libro especializado en la profesión del autor, que era la de periodista de "Quién sabe dónde". Por eso los casos están vistos desde ese punto de vista. El otro motivo es que el libro sólo dedica unas cuarenta páginas al caso. Aún así, hay datos contenidos en el libro que he utilizado para algún que otro post.

      Gracias a usted por darme ánimos.

      Eliminar
    2. No fue colaborador de Quien sa donde si no director adjunto o subdirector, ademas no se retiró de TVE en el año que citas si no en 2003, de hecho su ultimo reportaje con TVE fué sobre el decimo aniversario del caso alcasser para el programa "Asi son las cosas".

      Eliminar
    3. El que Luna fuera subdirector de ¿Quién sabe dónde? no es incompatible con que colaborara con dicho programa. De hecho, en la solapa del libro hay un breve perfil de Luna, en el que pone textualmente: "En lo que respecta a la investigación de desaparecidos, ha colaborado en los dos espacios que Televisión Española ha dedicado al tema: las cabinas de 'Se compra, se vende, se busca y se cambia' del programa Fantástico, a partir de 1981, y los reportajes de ¿Quién sabe dónde?, donde trabaja en la actualidad."

      En cuanto a la fecha de su retirada de TVE, por más que he mirado no veo en dónde se dice tal cosa por ninguna parte.

      Gracias por su comentario.



      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.