domingo, 29 de junio de 2014

Sonia González Herrera.




Sobre las diez de la mañana del sábado 13 de abril de 1991, José Javier Paniagua paseaba por un descampado conocido como "Carrascal de la Data". Entonces se acercó al lugar donde su perro estaba desenterrando algo. Resultó ser una pequeña mano, que salía de la tierra. En cuestión de minutos, el Juez de Guardia y el Forense se presentaron para hacerse cargo de los restos, que fueron trasladados al Hospital Virgen del Puerto, de Plasencia, en donde se practicó la autopsia.

La zona del hallazgo había sido peinada con anterioridad por los agentes sin haber encontrado nada, porque el cuerpo "estaba totalmente enterrado". Toda la comarca estaba en pie de guerra desde el martes 2 de abril, día en que la niña Sonia González Herrera, de 12 años, había desaparecido cuando estaba jugando con dos de sus hermanos y unos amigos cerca de su casa, y dejó su bicicleta para acercarse al quiosco. Ese día no tenía colegio, estaba de vacaciones.

Sonia era la tercera de los ocho hijos de Francisco González y María del Carmen Herrera, un matrimonio de Plasencia (Cáceres). Sobre las ocho y media de la tarde del día 2, Francisco y María se alarmaron porque su hija no volvía. Estuvieron buscándola sin éxito hasta las doce de la noche, y entonces se fueron a comisaría a denunciar su desaparición.

El cadáver de Sonia tenía la cabeza aplastada y estaba casi desnuda, según declaró el Gobernador Civil de Cáceres, Serafín Martínez Cuesta. Estaba en un paraje poco transitado, lleno de encinas  y maleza y bastante escondido. La autopsia reveló que la niña había muerto pocas horas después de su desaparición, presentando una fractura múltiple en la zona occipital del cráneo. No había sido violada.

Se volvió a repetir el patrón que se observa en tantos otros casos. Autopsia a toda velocidad y entierro al día siguiente. De este modo, el día 14 de abril, el cuerpo de Sonia fue inhumado en en la parroquia de Santa María de la Esperanza. Unas dos mil personas asistieron al funeral, y Dª María del Carmen, la madre de la niña, no pudo soportar la situación y sufrió un desmayo cuando se extrajo el féretro del coche fúnebre.






La investigación policial llevó a la detención del presunto culpable, que poco después confesaba el crimen en la comisaría de Policía, adonde había sido trasladado junto con sus padres y hermanos. La pista clave fue que la niña había comido el día de su desaparición en el domicilio de unos tíos que vivían cerca de su casa.

Según Francisco Martín González, primo de Sonia, el dos de abril ambos se fueron al río Jerte a recoger gusanos para pescar, acompañados por María de Los Ángeles y Oscar, hermanos suyos. Sonia y él se habían subido a una encina de unos tres metros de altura mientras los otros dos niños, de 10 y 7 años, jugaban en las cercanías. Entonces Francisco empujó a Sonia, que cayó desde el árbol y quedó sin sentido. Asustado, la estranguló con un cordón de los zapatos que encontró por los alrededores y arrastró su cuerpo unos metros. Luego cavó un hoyo con una azada que llevaba y enterró a la niña, diciéndole a sus hermanos que se había marchado a casa de su abuela.

El padre de Sonia comentó que su sobrino había estado interno en un colegio de Caminomorisco, del que se había escapado en varias ocasiones, y que se juntaba con "mala gente".





Días después, Francisco cambiaría su declaración. El 3 de mayo, el fiscal encargado del caso, Jesús Caballero, manifestó que la primera versión había quedado "totalmente descartada", ya que el primo de Sonia se la había inventado y en una nueva declaración "había rectificado".

Se lo había inventado todo por miedo, llegando a involucrar a una persona imaginaria en los hechos, La nueva declaración se había realizado el 29 de abril. No se mencionaba el árbol, ni la caída de la niña, ni se implicaba a otras personas, pero Caballero no precisó si Francisco Martín había querido matar a su prima ni si intentó abusar de ella.

A pesar de la nueva versión, no se consideró necesaria la realización de una segunda autopsia ni una nueva reconstrucción de los hechos. Según Caballero, "sólo hay un implicado", el primo de la víctima, habiendo quedado descartada la participación del padrastro de Francisco después de tomarle declaración, a pesar de que tenía antecedentes penales "por agresión a una menor", concretamente a una sobrina suya que, según el fiscal, no era Sonia.

Francisco Martín había estado internado cuatro años antes en un centro de menores de carácter educativo para la protección de jóvenes con una situación familiar delicada. Según el fiscal, no había sido por la comisión de un hecho delictivo. En la actualidad, estaba ingresado en un centro de menores de Badajoz, sometido a exámenes psicológicos y psiquiátricos, conservando la serenidad en todo momento, dado su carácter "tranquilo". La vista se celebraría a puerta cerrada para preservar la imagen física de Francisco y evitar una publicidad excesiva.

Regino Ojalvo, portavoz de vecinos del barrio de La Data, donde vivía Sonia, había señalado en el entierro: "No podemos quedarnos impasibles ante estas contradicciones. La primera es la hora de la muerte de Sonia. Se ha dicho que fue el día 2 a las 12.30, pero a las cuatro de la tarde la chica fue vista por algunos vecinos en el barrio; y la segunda, los vecinos habíamos batido ampliamente esa zona y no encontramos nada, como tampoco lo encontró la Policía. Y allí el domingo pasado hubo una romería y a pocos metros aparecieron restos de un fuego. ¡Qué extraño que nadie observara nada!"

Además... ¿por qué la niña estaba casi desnuda? ¿Qué había hecho el acusado con sus ropas? ¿Por qué el cuerpo se encontraba en buen estado de conservación, si llevaba once días enterrado? ¡Qué casualidad que se hubiera llevado una azada para cavar la fosa, si no había habido premeditación! Y, además, ¿puede un niño de catorce años cavar una fosa en un corto período de tiempo con la sola ayuda de una azada? ¿A quién había implicado Francisco en su primera declaración? ¿Qué había declarado su padrastro para ser exculpado?

La tutora del detenido, con lágrimas en los ojos, no quería hablar, y una vecina aseguró: "El chico había estado tranquilo todos estos días; no se le notó nada extraño y cuesta creer que un chico de 14 años tenga tanta sangre fría".

La abuela del acusado, presente en los funerales, gritó: "Mi nieto no lo ha hecho. Mi Paquito puede estar encubriendo a alguien". 



Los asesinatos e intentos de secuestro de menores por aquellas fechas.

En la sentencia, dictada sobre el 18 de julio de 1991 por el juez del Tribunal de Menores del Juzgado de Cáceres, José Mateos García, se condenaba a Francisco Martín González por los delitos de homicidio, agresión sexual e inhumación ilegal. 

Se consideraba probado que el día de los hechos Francisco había pensado en mantener relaciones sexuales con su prima, por lo que dejó a sus hermanos en la finca Molino de la Pared y unos trescientos metros más allá comenzó a acosar sexualmente a la niña, la tiró al suelo y le bajó los pantalones y las bragas, a lo que ella se resistió y se puso a gritar. Francisco la golpeó y luego lanzó varias veces una gran piedra sobre su cabeza, hasta que la dio por muerta. Entonces se fue a cavar una fosa para enterrarla. Cuando volvió, al ver que todavía vivía, la golpeó en la cabeza con otra piedra mayor, que produjo a la niña una fractura múltiple de los huesos parietales, temporal y occipital del cráneo, así como lesiones cerebrales que le ocasionaron la muerte. Después la arrastró hasta la fosa, la enterró y dijo a sus hermanos que Sonia se había vuelto a casa.

La pena impuesta por el crimen fue el internamiento de Francisco en un centro educativo hasta que cumpliera 16 años. Una pena que era una burla a la justicia si el acusado era culpable y un crimen si era inocente. Porque las dudas sobre la autoría de los hechos permanecen hasta ahora, 23 años después. A las ya expuestas, cabe añadir que -como en tantos otros casos- no existía niguna prueba material que inculpara al acusado, tan sólo su propia declaración. ¿Errores en cadena de las fuerzas del orden, médicos forenses, fiscales y jueces, o hay alguna otra explicación?

Aquel terrible año 1991 sería testigo de la muerte violenta de numerosos niños:


  • Ana María Jerez Cano, de 9 años.
  • Sonia González Herrera, de 12 años.
  • Laura Domingo Alonso, de 6 años.
  • José Antonio Paulos Pérez, de 10 años.
  • José Pedro Esteban Caro, de 13 años.
  • Sandra Muñoz Muñoz, de 2 años.
  • Azucena Martínez Garcia, de 8 años.
  • Almudena Martínez García, de 9 años.





Un terrible preludio de lo que iba a suceder el año siguiente...



---OOO---


Fuentes:


http://archivo.elperiodico.com/ed/19910504/pag_028.html

http://elpais.com/diario/1991/04/14/espana/671580010_850215.html

http://elpais.com/diario/1991/04/15/espana/671666413_850215.html

Fotografías y gráfico: http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1991/04/14/010.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1991/04/14/101.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1991/04/14/073.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1991/07/19/059.html

lunes, 23 de junio de 2014

El triple crimen infantil del callejón de San Andrés.




Entre los días 30 de noviembre y 7 de diciembre de 1986, se celebró en Huelva la XII edición del Festival de Cine Iberoamericano, que aquel año se abrió con la película argentina Miss Mary, dirigida por María Luisa Bemberg. El evento estaba dedicado al cine y la literatura, celebrándose varias mesas redondas en las que participaron, entre otros, el director chileno Miguel Littín, y los escritores Alfredo Bryce Echenique, Adelaida García Morales y Cristina Peri Rossi. En homenaje al actor Fernando Rey, se proyectaron las 15 películas en las que había participado hasta la fecha.

Un total de diecisiete largometrajes de Argentina, Brasil, Colombia, Cuba, Chile, México, Puerto Rico, Venezuela y España iban a competir por el Colón de oro, máximo premio del certamen. España presentaba dos películas: El escote, de Antonio Verdaguer, y Caín, de Manuel Iborra. Pero el máximo trofeo se concedería ese año a la película argentina Pobre mariposa, de Raúl de la Torre.






La mañana del jueves 4 de diciembre de 1986, los niños del quinto curso del colegio infantil "Molière", conocido como "La Escuela Francesa" habían acudido a una sesión infantil del certamen, para ver "Calacán", 1 y después los volvieron a llevar a la escuela, en el edificio del Antiguo Hospital de la Compañía de Riotinto, en la calle San Andrés. O eso pensaron, porque al parecer nadie se molestó en contar cuántos habían llegado realmente. Y estamos hablando de niños de diez años.


1 
Sinopsis de "Calacán" ¿Una película satánica para niños de 10 años?
http://puroshuesos.blogspot.com.es/2009/05/calacan-extrana-pelicula-de-1984-y.html

El demonio y sus achichincles han decido dar fin a las tradicionales calaveritas de "día de muertos" e introducir unas novedosas calabazas de plástico y el Halloween, pero su plan fue descubierto por un niño que, a lado de su padre (un fabricante de dulces típicos mexicanos), se lanza a la aventura de boicotear el maléfico plan. Para conseguirlo tiene que llegar a Calacán (mundo de los muertos) y alertar a sus habitantes. En 1984, el director mexicano Luis Kelly Ramírez participó con Calacán en el Tercer Concurso de Cine Experimental sin lograr colocarla dentro de los primeros lugares. Un año después la cinta fue proyectada en algunas salas de cines de la Ciudad de México, obteniendo permanencia en sólo una de ellas.






A primera hora de la tarde, tres de los niños no habían llegado a comer a sus respectivas casas: Jesús Carrasco Guerrero, Javier Martín Pérez y José Antonio Narváez Toscano

Una de las madres presentó denuncia en comisaría por la desaparición de su hijo. Entonces comenzó una búsqueda en la que participaron agentes de la Policía Nacional, funcionarios de la Policía Municipal, profesores y familiares de los tres niños. Finalmente fueron localizados sin vida por una patrulla de la Policía Nacional, minutos después de las nueve de la noche del jueves.

Una importante pista, que contribuyó al hallazgo, fue la aparición de dos chaquetones de los niños, que encontraron uno de sus profesores y el portero del colegio, justo en la zona donde posteriormente aparecerían los cuerpos. José Beltrán Rodríguez, el profesor que descubrió la ropa e identificó los cadáveres, declaró que reconoció una de ellas. "Miré por allí, pero no vi nada de nada..." "... Pudo tratarse de un juego de niños en el que han perdido la vida, aunque ellos podrían haber salido por sus propios medios." Una memoria extraordinaria la del profesor Beltrán, que era capaz de recordar la ropa de uno de sus alumnos. Especialmente un chaquetón, que no se lleva puesto en clase. Porque si hubiera reconocido ambos chaquetones, se podría pensar que los niños iban de uniforme, pero no fue así.






Los niños aparecieron en una cavidad de dos metros de profundidad dentro de una casa en ruinas situada en el callejón de San Andrés, a unos cien metros de la escuela. Al parecer, los niños del colegio y alrededores tenían por costumbre jugar en esa zona, en la que había varias cuevas. Los primeros informes eran contradictorios, porque se decía que no se observaban señales aparentes de violencia en los cuerpos, para afirmar a continuación que presentaban pequeñas magulladuras. Y varios testigos aseguraron que los niños tenían restos de tierra en las uñas, "como si hubieran intentado salir". En el suelo de la cueva, la Policía halló unas piedras y la tierra aparecía removida.






Las incongruencias no terminaban ahí, porque en la misma noticia se afirmaba también que fuentes policiales descartaban la asfixia como causa de la muerte, mientras que la directora del centro -Pilar Gayango- declaraba que podía tratarse de una muerte por asfixia, al haber encendido los niños una fogata en el lugar. Véase la lógica que habían empleado los niños: primero se quitaron los chaquetones, y luego, como tenían frío, encendieron una hoguera. Y, por cierto, ¿cómo la encendieron? ¿Niños de diez años con cerillas o encendedores? ¿Había madera en los alrededores?

La cavidad disponía de suficiente aire para la estancia de varias personas en su interior, aunque estaba tapada por una losa y tablones. Esta última circunstancia iluminó el agudo instinto criminalístico del genial comisario jefe de la Policía Nacional de Huelva, que declaró que no descartaba la intervención de terceras personas en el suceso.

Siguiendo con la sarta de contradicciones, el delegado de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía en Huelva, Diego Marín, afirmó que todos los indicios parecían confirmar que los tres niños habían fallecido mientras jugaban. Y añadió que "habría que poner una bomba para que desaparecieran todas las cuevas de los cabezos de la ciudad y las casas derruidas".






En lo que sólo cabe calificar como de entierro apresurado, los tres niños fueron inhumados por la tarde del día siguiente a su aparición, en el cementerio de La Soledad. ¿Se practicaron las autopsias con la profundidad que exigía el caso? Porque, después de todo, se confirmaba la versión que había aventurado la directora del colegio: según el médico forense del Juzgado de Instrucción número 3 de Huelva, Juan Manuel Cortegana, los tres niños habían muerto a consecuencia de una intoxicación por monóxido de carbono, por "anoxemia oxicarbonada", sobre las 14 horas del mismo día en que fueron encontrados los cadáveres, sin que fueran hallados en los cuerpos de los niños signos de violencia.

Esto es profesionalidad, competencia y diligencia.

¿Ya se había olvidado que la cavidad estaba tapada con una losa y tablones y que los niños tenían pequeñas magulladuras y tierra en las uñas? ¿Y que fuentes policiales habían descartado la asfixia como causa de la muerte?

Para que se vea cómo se jugó a confundir a la opinión pública, la versión de La Vanguardia era que uno de los tres niños se habría caído al aljibe por accidente, mientras que los otros terminaron también cayendo al intentar ayudar a su compañero. El mismo diario afirmaba que "... La hipótesis según la cual los mismos niños encendieron una hoguera que pudo haberles intoxicado, ha quedado totalmente descartada."

No obstante, en el titular de la página de Sucesos de ABC del sábado día 6, podía leerse: La muerte de los tres niños de Huelva pudo ser intencionada.

Y es que la jueza Purificación Ángeles Montero Galvache, en otro alarde de inspiración, había afirmado que las tablas que taponaban la boca del aljibe en el que se encontraron los cadáveres no habían podido ser colocadas por los tres niños.

La duda duró un suspiro. En el encabezado de un editorial de El País del 9 de diciembre de 1986 se afirmaba: Descartado cualquier indicio de criminalidad en la muerte de los tres niños en la cueva. Las hábiles deducciones del señor comisario jefe y la señora jueza se habían quedado en nada. 

¿Y ya está? ¿Cómo no ardió toda Huelva de indignación con el cierre del caso? ¿Se encierra a tres niños de diez años en un aljibe, se tapona la entrada, se mueren, se les entierra y ya está?

Creo que la calidad de las mentiras que nos cuentan depende del nivel de inteligencia y de reacción que nos suponen.

No nos deben puntuar lo suficiente como para temer nuestra reacción ni como para molestarse en preparar historias mínimamente convincentes.

Los niños Jesús, Javier y José Antonio no gozaron de la vida a la que tenían derecho, que quedó trágicamente cortada a los diez años, y sus asesinos quedaron impunes. Lo menos que podemos hacer, casi veintiocho años después de su muerte, es recordarlos y prometerles que algún día se reabrirá el caso, se catalogará como asesinato múltiple y se buscará a los responsables, aunque el delito ya haya prescrito. Tarde o temprano, alguien cogerá la escoba y barrerá la basura.




---OOO---


Fuentes:


http://elpais.com/diario/1986/12/05/espana/534121225_850215.html

http://elpais.com/diario/1986/12/06/espana/534207610_850215.html

http://elpais.com/diario/1986/12/09/espana/534466804_850215.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1986/12/05/057.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1986/12/06/010.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1986/12/06/061.html

http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1986/12/06/045.html

http://elpais.com/diario/1986/11/29/cultura/533602811_850215.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1986/11/30/072.html

http://hemeroteca.abcdesevilla.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1986/11/30/073.html

http://hemeroteca.lavanguardia.com/preview/1986/12/06/pagina-25/32890907/pdf.html?search=ni%C3%B1os%20Huelva

http://hemeroteca-paginas.lavanguardia.com/LVE08/HEM/1986/12/06/LVG19861206-025.pdf

http://www.colegiomolierehuelva.es/


domingo, 22 de junio de 2014

Emanuel Gómez Patiño y el centro de menores Albaidel.




El jueves 22 de agosto de 2013, Emanuel Gómez Patiño, un niño de tan sólo 15 años de edad, ingresaba en el Centro del Menor Albaidel, en Albacete, para cumplir una pena de seis meses de internamiento en régimen semiabierto y cincuenta horas de servicios en beneficio de la comunidad.

Veintiún días después, el miércoles 11 de septiembre de 2013, Emanuel apareció muerto en su habitación, colgado de una estantería con los cordones de unas zapatillas. Tres días antes de su fallecimiento había pedido a su madre que solicitara su traslado a otro centro porque "había tenido problemas con otros compañeros y temía por su vida".

Emanuel, que vivía en Puertollano, había nacido en Palma de Mallorca, el 14 de mayo de 1995, y era hijo de Manuel Gómez Vicente y Esperanza Patiño Parra. Tenía tres hermanos mayores, dos hermanos y una hermana. Era un niño frágil para su edad, ya que pesaba unos 40 kg. y medía 1,50 metros.

La prensa publicó que Emanuel se desenvolvía en ambientes conflictivos” y, según fuentes conocedoras del caso, "había pasado por varias instituciones hasta llegar al centro albaceteño."

Cuando llegó al Centro, Emanuel fue trasladado al servicio de urgencias psiquiátricas del Hospital del Perpetuo Socorro de Albacete, por su gran estado de ansiedad y amenazas de autoagresividad. Allí le diagnosticaron síndrome de abstinencia y crisis de ansiedad, prescribiéndole un tratamiento farmacológico.

Poco tiempo después intentó agredir a un compañero, por lo que se le abrió un expediente disciplinario que desembocó en una sanción de aislamiento del grupo por un período de cuatro días. Esta sanción, unida a sus factores personales y a su frustración por el ingreso en el Centro, aconsejaron la activación del protocolo antisuicidios 1 durante los días 27 a 30 de agosto y 2 de septiembre.



1 El protocolo antisuicidios consiste en evitar situaciones prolongadas de aislamiento, incrementar la vigilancia y evitar que el interno tenga a su alcance objetos con los que se pueda autolesionar. Si es necesario, se le cambia a una habitación que tenga una ventanilla de observación.



Al parecer, Emanuel se tranquilizó y al normalizarse la situación se desactivó el protocolo. Cinco días de protocolo y, de repente, ¿ya habían desaparecido las tendencias suicidas?

El día de los hechos, Emanuel se había vuelto a pelear mientras jugaba a las cartas con otros internos, por lo que se le sancionó privándole de participar en esa actividad recreativa y se le recluyó en su habitación. ¿Sabía Emanuel cuánto iba a durar la sanción y cuánto tiempo iba a estar confinado en su habitación? Si había amenazado anteriormente con autolesionarse y el protocolo de suicidios considera que el aislamiento es un factor de riesgo, ¿cómo se le sancionó con un confinamiento sin aplicar el protocolo? Es inexplicable.

Las F.C.S.E., la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales y el Defensor del Pueblo, cargo que ocupa Soledad Becerril, investigaron las circunstancias que rodearon la muerte de Emanuel, cuya madre, Esperanza Patiño, interpuso una queja formal.







El 12 de diciembre de 2013, según manifestaba el abogado de la familia, todavía no se había podido personar como acusación particular porque el juzgado nº 3 de Albacete aún no había dado curso a la petición realizada el 27 de septiembre, con lo que no tenía acceso al atestado, al certificado de defunción ni a la autopsia. No fue fácil obtenerlos.

Según la versión de la Policía Judicial, agentes de dicho cuerpo se presentaron en el centro Albaidel el 11 de septiembre, avisados por dos vigilantes y una técnico, que hallaron el cuerpo sin vida del menor. Según el forense, se había tratado de un suicidio por ahorcadura incompleta, con asfixia mecánica y fracaso cardiorrespiratorio. Pero la familia no se creyó esa versión de los hechos.

"No damos crédito a lo que se nos dice de que mi hijo se suicidara, cuando una hora y media antes de su muerte estuve hablando por teléfono con él con absoluta normalidad".

¿Olvidó el forense incluir en su informe el resultado del examen de la zona anal del cadáver? En el resultado de la autopsia no se indicaba nada al respecto. ¿Había alguna dilatación o lesión del esfínter, que podría haber sido provocada por una violación? ¿O es que, simplemente, se omitió el examen de esa zona? ¿Se conocerá alguna vez este dato?

De confirmarse que fue un suicidio, la familia pedirá explicaciones por la carencia de un protocolo antisuicidios eficaz.

Llovía sobre mojado porque el día 22 de junio un joven de origen búlgaro, también de 15 años, había fallecido ahorcado en el Centro de Protección de Menores (COA) de Illundain, en Pamplona. 

Se podría estar argumentando al respecto el tiempo que se quisiera. Que si el niño tenía o no tenía tendencias suicidas. Que si debería haberse aplicado el protocolo antisuicidios o no. Que si el protocolo era más o menos eficaz. El caso es que Emanuel había vivido quince años y nunca había intentado suicidarse, pero en el centro sólo duró veintiún días con vida. Ese es el triste resumen del caso. Los responsables de la institución deberían haber hecho autocrítica y admitir, como mínimo, que se tuvo que cometer algún error.

Por el contrario, el Centro de Reinserción de menores se abstuvo de hacer comentarios y se remitió a la Consejería de Sanidad y Servicios Sociales, de la que dependía. Según Servicios Sociales, el caso estaba bajo tutela judicial y además aseguró que "el personal del centro actuó con total profesionalidad" y "desde el primer momento están colaborando con la investigación". En España nadie admite haber cometido un error. Nunca. Ni siquiera se han puesto en contacto con la familia. Cuando fueron a recoger los enseres de Emanuel no se les dio ningún tipo de información ni una disculpa.






Albaidel había abierto sus puertas en noviembre de 1993, y su objetivo era la reinserción social de todos los jóvenes que hubieran cometido algún delito, para que al salir pudieran llevar una vida normal sin necesidad de delinquir. El centro tenía 31 plazas, 28 para chicos y 3 para chicas y era el único existente en la región, junto con La Cañada (Ciudad Real). Disponía de habitaciones individuales con baño. A los jóvenes se les asignaba un tutor que realizaba informes periódicos, que se remitían al juzgado de menores para que se conociera la evolución del interno.

En febrero de 2011, el diario "La Verdad" publicaba que el Diario Oficial de Castilla-La Mancha había anunciado la licitación, por procedimiento abierto, de la adjudicación del contrato de vigilancia y seguridad en el Cento Albaidel, con un presupuesto de 1,7 millones de euros.






Pero algo debía de estar pasando, porque se interpusieron varias denuncias contra el Centro, que llegó a ser investigado por su forma de tratar a los internos. El Defensor del Pueblo de Castilla La Mancha pidió su cierre en 2009, después de que un menor sufriera un traumatismo facial por el empleo de las defensas de goma por parte de los vigilantes de seguridad. Se habló de malos tratos y torturas. Y CC. OO. comentaba "Se está llegando a una situación insostenible, agravada por la pésima gestión de la dirección del centro que no hace sino complicar la situación de los menores y de los trabajadores". También denunció que se habían producido once despidos, reduciendo en un 35% la plantilla de trabajadores del Centro.

Un informe del Defensor del Pueblo de noviembre de 2011 incidió especialmente en el estado de la habitación de separación a la que se trasladaba a los jóvenes para el cumplimiento de una sanción o de una medida cautelar o como medio de contención. 

Apodada "Tarambuco", estaba "semiescondida" tras una sala de taquillas, "llegándole la iluminación natural a través de un tragaluz en el techo, donde también hay un tubo fluorescente; carece de ventilación con el exterior; la puerta de acceso es metálica con un ventanuco que permanece cerrado", "todo lo cual da lugar a una mayor sensación claustrofóbica". Tenía lavabo e inodoro, pero el agua estaba cortada. Carecía de interfono y de timbre de llamada y los vigilantes tampoco disponían de un lugar próximo en el que permanecer. La única forma de solicitar atención era golpear la puerta, lo que no garantizaba una ayuda inmediata.

Había una cama, una banqueta y una mesilla, "cuyos picos y aristas podrían ser utilizados por el menor para autolesionarse, máxime teniendo en cuenta que esa habitación se utiliza para la separación cuando un menor está alterado o en situación violenta".

Cuatro de cada diez jóvenes entrevistados por el Defensor reconocieron haber estado en el 'Tarambuco'. El informe concluyó que dicho recinto no contribuía a tranquilizar a los menores, sino que generaba sensaciones de soledad, angustia y aislamiento. Se advirtió a la Junta de Comunidades de que la separación de un joven del resto del grupo debía realizarse en su propia habitación o en un recinto aparte, pero en las condiciones adecuadas. "Se ha puesto de manifiesto a la autoridad competente que el aislamiento en el 'Tarambuco' puede constituir un delito de malos tratos o tortura, de acuerdo con el artículo 3 del Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales (CEDH)."

El centro siguió las recomendaciones del Defensor del Pueblo y clausuró la habitación de contención. Las medidas de separación de grupo se cumplirían en la propia habitación del menor, o -en determinados casos- en una habitación del módulo de observación o de ingreso, con las medidas de seguridad necesarias para evitar riesgos.

¿Fue esa la habitación en la que se recluyó a Emanuel por espacio de 4 días? ¿Tenía algún uso extraoficial diferente del establecido?






El 15 de diciembre de 2009, el diario "El Mundo" se hacía eco de un informe de Amnistía Internacional:

«... Los niños ingresados en estos centros pueden "ser víctimas de abusos sexuales, malos tratos, tratamiento cruel y degradante, ser encerrados en celdas de aislamiento, atados, amordazados, medicados sin diligencia y en contra de su voluntad" y todo, con "total impunidad" porque su existencia y su realidad son "invisibles". Además, la ONG denuncia que tiene documentados 10 suicidios en la última década...»

Hay colectivos especialmente indefensos. ¿Quién va a creer a una prostituta si denuncia que la han violado? ¿Quién va a creer a un adolescente conflictivo, al que inmediatamente se cataloga como manipulador y mentiroso? Especialmente si tiene antecedentes por drogodependencia.

Según escribe Alfonso Galiana, en http://centrosdemenores.es/


... En lo que llevamos de año hemos vivido muchas muertes de chicos menores de 16 años y siempre por la misma causa “se ahorcó” este año cerraremos con una cifra escandalosa de muertes en centros de menores, es increíble que las autoridades competentes sigan permitiendo esta desenfrenada carrera de muertes.

Nuestro redactor ha contactado con la madre del chico, Esperanza Patiño, la madre está destrozada, no puede ni siquiera hablar de su hijo, no sabe que ha ocurrido y nos dice que su hijo le dijo “mama sácame de aquí me van a matar, me han amenazado de muerte, quieren matarme” ante esto la madre solicitó de forma inmediata un traslado de centro a través de su abogado, dos días después el chico murió, el centro dice que se ahorco con un cordón de los zapatos en su habitación, la madre dice que es imposible, que la habitación no tenia ningún soporte para colgar el cordón y éste ahorcarse...


El programa de radio de centrosdemenores.es trató el tema en una de sus emisiones. Sin embargo, el audio correspondiente no está disponible. Al pulsar el botón "descargar" se obtiene el conocido mensaje:

Not Found
The requested URL /mp3/song1.mp3 was not found on this server.







Esperanza Patiño, la madre de Emanuel, remitió la siguiente carta al diario "La Comarca de Puertollano":


La Comarca de Puertollano
Carta al Director
Esperanza Patiño Parra (DNI 05907085-H) 29/11/2013

Le dirijo la presente desde la desesperación de un madre rota por el dolor y por la incertidumbre que nos generan, a mí y a toda la familia, los hechos que a continuación le expongo.

Soy la madre de Emanuel Gómez Patiño, quien con 15 años de edad, se encontraba internado desde el mes de Agosto pasado en el centro de Menores Albaidel, en Albacete, cumpliendo medida de internamiento de 6 meses impuesta por el Juzgado de Menores de Ciudad Real.


Encontrándose mi hijo en esas circunstancias el pasado día 11 de Septiembre de 2.013, recibimos llamada telefónica de la Comisaría de Policía de Puertollano por la que se nos comunicaba que mi hijo había aparecido ahorcado en su habitación en dicho Centro de Menores, sin que nada pudiera hacerse por su vida. A mi hijo lo enterramos el pasado día 13 de Septiembre.


Pues bien, han pasado ya más de dos meses y medio desde la muerte de mi hijo y todavía no sabemos la concreta razón de la misma. No sabemos si mi hijo se suicidó - eso es lo que nos dicen- o si alguien acabó con su vida, porque en el Juzgado de Instrucción nº 3 de Albacete en el que se sigue procedimiento judicial por la muerte de mi hijo, ni consta informe de autopsia, ni consta acta de levantamiento de cadáver, ni consta un atestado policial, ni consta declaración de ningún responsable del Centro, ni tan siquiera de los vigilantes de seguridad y el técnico que, al parecer, descubrieron la situación.

Esta incertidumbre, el desconocer la verdadera causa de la muerte de mi hijo, nos está destrozando a toda la familia. No damos crédito a lo que se nos dice de que mi hijo se suicidara, cuando una hora y media antes de su muerte estuve hablando por teléfono con él con absoluta normalidad.

La familia tenemos la sensación de que a nadie interesa esclarecer lo ocurrido con nuestro hijo, ninguna noticia del hecho apareció en ningún medio de comunicación -salvo una pequeña nota en un periódico digital de Ciudad Real- no alcanzando a comprender como un suceso como el descrito, ocurrido a un menor en un centro de menores dependiente de la consejería de Sanidad y Asuntos Sociales de la Junta de comunidades de Castilla-La Mancha, no ha transcendido a ningún medio de comunicación de Albacete'

Y esa sensación de que a nadie interesa esclarecer lo ocurrido con nuestro hijo se acrecienta cuando nos enteramos de que en el año 2.009 el Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha ya inició una investigación del centro Albaidel por haberse ejercido violencia sobre los menores, o cuando en el "lnforme anual 2011 del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura" elaborado por el Defensor del Pueblo, no el de nuestra Comunidad -ya desaparecido- sino la institución dirigida por Doña Soledad Becerril, se denunciaban múltiples deficiencias existentes en el centro de Menores Albaidel.

Acudo en definitiva a Ud. y a su medio de comunicación porque no encuentro mejor mejor vía para denunciar mi situación y la de mi familia, y porque no entendemos cómo las circunstancias de la trágica muerte de la niña de Santiago de Compostela pueden estar ya tan aclaradas y, en el caso de nuestro hijo no tengamos la más mínima noticia distinta de lo dicho, que apareció ahorcado en la habitación de la institución pública que estaba obligada a velar por su vida y por su integridad física. 

Muchísimas gracias.





Si quien hubiera aparecido "ahorcado con los cordones de los zapatos" fuera un asesino terrorista ¿cuántas primeras páginas tratando el asunto habríamos tenido en los principales diarios nacionales? ¿Cuántos telediarios habrían abierto con la noticia? ¿Cuántas tertulias televisivas? ¿Cuántos programas de radio? ¿Cuántas interpelaciones parlamentarias y manifestaciones callejeras?

¿Cuidamos de terroristas, asesinos y violadores para que no les pase nada en prisión y no somos capaces de cuidar de los niños en los centros de menores?















«Me decía: "Mama, me han dicho que me van a poner el culo como la bandera de Japón... Me han intentado violar en el váter... Me han dicho que me van a matar..."» 





Fuentes:



  1. http://www.miciudadreal.es/2013/09/12/puertollano-hallan-ahorcado-a-un-joven-de-puertollano-en-un-centro-de-menores-de-albacete/
  2. http://www.20minutos.es/noticia/2003567/0/fallecimiento/menor/centro-de-menores/
  3. Amnistía denuncia violaciones y suicidios en centros de menores:
  4. http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/15/espana/1260883241.html
  5. http://www.lacomarcadepuertollano.com/diario/noticia/2013_11_29/03
  6. http://centrosdemenores.es/index.php/noticias/sucesos-2/item/125-emanuel-gomez-muere
  7. http://ugtsecsindicalsecuritasvic.blogspot.com.es/2011/06/el-defensor-recomienda-que-se-sustituya.html
  8. http://www.esloquetieneservigilantesdeseguridad.com/2011/06/el-defensor-recomienda-que-se-sustituya.html
  9. http://www.rememori.com/634252:manuel_gomez_patino
  10. http://www.larepublica.es/2013/12/adolescente-fallece-en-centro-de-menores-en-extranas-circunstancias/
  11. http://www.latribunadealbacete.es/noticia/Z4A3BD867-EA39-3902-22408424888638B6/20140621/albaidel/nuevo/centro/infractor
  12. http://www.eldiario.es/clm/Defensora-Pueblo-situacion-menores-Albaidel_0_249175342.html
  13. https://www.diagonalperiodico.net/libertades/21123-defensor-del-pueblo-investiga-la-muerte-joven-centro-menores-albacete.html
  14. http://www.miciudadreal.es/2013/09/12/puertollano-hallan-ahorcado-a-un-joven-de-puertollano-en-un-centro-de-menores-de-albacete/
  15. http://www.diariodenavarra.es/20090108/nacional/investigan-presunta-paliza-menor-reformatorio-albacete.html?not=2009010801195963&idnot=2009010801195963&dia=20090108&seccion=nacional&seccion2=sucesos&chnl=30
  16. http://colectivonoaobelen.blogspot.com.es/2012/08/el-defensor-del-pueblo-denuncia.html
  17. "Si vuelvo, me mato". Informe de Amnistía Internacional:
  18. https://doc.es.amnesty.org/cgi-bin/ai/BRSCGI/EUR4110109-21965?CMD=VEROBJ&MLKOB=28180940606
  19. Hemeroteca "La Verdad". Búsqueda: Albaidel,
  20. http://www.laverdad.es/hemeroteca/Albaidel.html?
  21. http://www.ivoox.com/171-programa-entrevista-a-esperanza-patino-audios-mp3_rf_4509514_1.html
  22. http://lossonidosdemibarrio.blogspot.com.es/2015/05/171-programa-entrevista-esperanza-patino.html


viernes, 20 de junio de 2014

Ayudas y colaboraciones... Un año después.




El pasado año, más o menos por estas fechas, escribía en el blog:

Llevo semanas leyendo en distintas fuentes a personas que se preguntan por qué D. Juan Ignacio Blanco no hace público el famoso vídeo snuff.

“Que no pasa nada, que ahora tenemos la red, que se abra un site anónimo en otro país, que si esto, que si lo otro...”

Estas personas no recuerdan que D. Juan Ignacio acaba de salir con bien de su último juicio en diciembre del pasado año 2012, en el que la fiscalía pedía para él y su socio la pena de dos años de prisión por revelación de secretos, por haber supuestamente subido a la red las fotos de las autopsias de las niñas. Mientras que la acusación particular, que representaba a Rosa Folch, solicitaba cuatro años de prisión y 90.000 euros de multa.

Imaginaos quien se iba a llevar las culpas si el vídeo snuff apareciera en internet... Porque sólo podría haber sido él y algunas otras personas que, supongo, tendrán copias de dicho vídeo, por la propia seguridad de D. Juan Ignacio.


Sin embargo, seguro que en todos los casos que han ido apareciendo en este blog, y en otros casos similares, hay familiares, amigos, compañeros, vecinos, testigos, etc. de lo que le pasó a las víctimas y que, de manera anónima, podrían aportar información y/o documentación muy valiosa. Porque en ningún caso seria obvio -como en el caso de D. Juan Ignacio- quién habría proporcionado la información.


Bueno, pues en este blog tenéis dónde hacerlo. Por email, facebook o twitter.


Se respetará escrupulosamente la privacidad de cada colaborador. Especificando qué se puede publicar y qué no se puede publicar. Si se puede citar la fuente o no se puede.

Si alguien tiene reparos por el tema de privacidad, podemos usar enigmailpgp, o cualquier otro programa de encriptación de correo.

ANIMAOS. Que no tengáis que arrepentiros nunca de no haber contribuido, dentro de vuestras posibilidades, a que se conociera la verdad. Y que, si no se hace justicia, que no sea porque no lo hayáis dado todo vosotros.

Así que si tenéis testimonios personales, documentos, audios o vídeos que aportar, sois bienvenidos.


También sería de ayuda, aunque no es lo prioritario, el aportar documentación pública pero ya perdida o difícil de encontrar como, por ejemplo, los vídeos del Mississippi o del Jui d'Alcàsser -que habría que pasar a formato avi, wmv o mp4 antes de que se pierdan definitivamente- o libros raros sobre el tema. Por ejemplo, el de Magdalena del Amo-Freixedo sobre el caso Alcàsser. O sumarios, sentencias y autopsias de casos del tipo de los tratados en este blog.


Un saludo cordial para todos, y espero que esta iniciativa dé sus frutos.




      TESTIMONIOS PERSONALES      DOCUMENTOS      AUDIOS      VÍDEOS      LIBROS DIFÍCILES DE CONSEGUIR      ENTREVISTAS O PROGRAMAS DE TELEVISIÓN QUE NO ESTÉN EN LA RED...      Y CUALQUIER OTRA APORTACIÓN QUE CONSIDERES VALIOSA...       



ENLACES PARA CONTACTAR Y/O COLABORAR:










Un año después, algo hemos avanzado. El blog lleva más de 250.000 visitas, y el canal de YouTube, más de 500.000. Se han tratado muchos más casos y ha habido alguna colaboración.

No obstante, la información recibida ha sido bastante escasa. De modo que, como hice el año pasado, os animo a que me hagáis llegar cualquier información que tengáis o cualquier cosa que recordéis, por insignificante que os parezca. Puede ser más relevante de lo que pensáis. Vuelvo a reiterar que será tratada con absoluta reserva. Y, quién sabe, puede que contribuya a facilitar la resolución de un caso, tratado o no en este blog, cuya autoría estuviera hasta ahora en total oscuridad.

Este llamamiento está especialmente dirigido a los familiares y amigos de los afectados. Vuestra ayuda es indispensable. Testimonios, recuerdos, sospechas, pistas, textos, documentos, recortes de prensa, material gráfico, fotografías, vídeos, cualquier cosa puede ser muy útil.

Algo que he visto con demasiada frecuencia durante este último año es que varias familias, después de haber visto tristemente el final de uno de sus hijos, incineraban sus restos. Es duro para mí hacer este comentario, pero siempre que sea posible para la familia, es mejor recurrir a enterrar los restos, porque de ese modo siempre es posible realizar una segunda autopsia en caso necesario. Y pido perdón si este comentario ha podido ofender a alguien.

Este post no estaría completo si no agradeciera desde aquí a todas las personas que de una forma u otra han colaborado con el blog. Gracias a todos los que han compartido artículos, enviado correos, comentado por cualquier medio, enviado datos, o contribuido de cualquier forma. Y gracias también a los que han hecho críticas constructivas y a los que me han advertido de los errores que, inevitablemente, siempre se acaban deslizando en cualquier proyecto. Y a los que me han apoyado. Y a esos amigos especiales que sé que siempre están ahí y con los que sé que siempre puedo contar. Ellos saben quiénes son.

Un saludo cordial para todos, y esperemos que para el próximo año hayamos avanzado más profundamente en la dirección correcta.