domingo, 31 de agosto de 2014

Dónovan Párraga Martínez.




El jueves 27 de febrero de 2002, Dónovan Párraga Martínez, de 12 años, salió de su casa en la urbanización "La Beltraneja" de Trijueque (Guadalajara)donde vivía con su madre, para asistir a su clase de judo. Era un niño rubio y de ojos verdes, muy alto para su edad, ya que medía 1,65 metros y calzaba un 42. Ese día iba vestido con un jersey blanco con un piolín y su nombre impreso, vaqueros y zapatillas grises marca Nike. Además, llevaba un reloj Lotus valorado en 120 euros.

Pero Dónovan nunca llegó al gimnasio. Algo tuvo que pasar en el camino...

Aquí es importante tener en cuenta lo siguiente: según hace constar el diario "El País" del 11 de marzo de 2002, Dónovan había sido castigado en la mañana de ese mismo día, al haber mantenido una pelea con un compañero en el autobús escolar, por lo que la cuidadora del colegio público de Trijueque le castigó a estar una semana sin ir en autocar. De modo que, por la tarde, el niño se vio obligado a tomar un autobús de línea para dirigirse a su clase de judo. ¿Casualidad? ¿Quién o quiénes sabían que Dónovan no podía coger ese día el autocar del colegio? ¿Se lo dijo a sus padres? ¿Existía tal sanción en el régimen disciplinario de su escuela? ¿Alguien se ofreció a traerle y llevarle durante esa semana?


1
Trijueque es un pueblo muy antiguo. Se ha conservado una carta dotal, de 1472, con el siguiente texto: "En el quinto día de la semana, tres días del mes de octubre, año de cinco mil y cincuenta y treinta y cuatro de la Creación del mundo, aquí en el lugar de Trijueque, aldea de Toledo, es a saber como Rabí Joseph, este novio, hijo de Rabí Abraham (su fin sea para bien), que es médico, dio a Limpha hija de Senté ófi (su gloria sea en el paraíso), [dicíéndole: tomo a ti] por mujer según la ley de Moisén y de Israel..."





Dónovan no acudió al gimnasio, pero tampoco volvió a casa. Su madre denunció la desaparición esa misma madrugada en el cuartel de Torija. Tres patrullas de la Guardia Civil y varios miembros de la familia comenzaron a buscar al niño por los alrededores de la urbanización. Los efectivos se iban a incrementar a la mañana siguiente, en la que se incorporaron otros 14 guardias civiles, un helicóptero, cuatro perros, voluntarios de Cruz Roja y 400 vecinos de "La Beltraneja". Se peinó una zona de cuatro kilómetros en los alrededores, pero no se encontró nada.

Es un ritual que se repite caso tras caso cada vez que se producen desapariciones de menores. Puede ser lógico realizar una primera búsqueda en lugares frecuentados por la persona desaparecida. Lo que no tiene sentido es que, transcurrido un cierto tiempo, cuando este primer enfoque ha resultado infructuoso y resulta evidente que algo grave ha pasado, todo el mundo siga buscando de acá para allá como pollos sin cabeza, en lugar de investigar el entorno familiar, social, escolar y municipal del ausente, para sacar conclusiones que permitan dirigir la investigación en un sentido concreto. El que nunca se haga así resulta muy significativo.

En un principio se albergó la esperanza de que la desaparición fuera una fuga temporal debida a algún problema personal. Por ejemplo, que estuviera afectado por el reciente divorcio de sus padres, Francisco Párraga Requena y Gloria Martínez, -que llevaban algo más de un año separados-, porque su padre Francisco acabara de volverse a casar recientemente o por alguna regañina en su casa o en el colegio. Pero el tiempo pasaba y el niño no aparecía.

Como suele suceder en estos casos, varias personas pensaron haber visto a Dónovan en los sitios más insospechados. Incluso una tía suya, que declaró haberlo visto en la estación de cercanías de Pozo de Vallecas.

La identificación más problemática fue la de ex policía colombiano de Entrevías, que denunció en la comisaría de Villa de Vallecas que había visto al menor. Según su declaración, el lunes 3 de marzo Dónovan iba con un 'toxicómano desaliñado y sucio" en un autobús de la línea 130 (Villaverde Alto-Vicálvaro). Había subido en Villa de Vallecas y se bajó en la parada de Las Barranquillas. Llevaba una chaqueta de color beige que le quedaba grande.

El padre de Dónovan declaró: "Esta persona está segura al 100% de que se trataba de Donovan: mi hijo sufre problemas de deshidratación y, cuando le ocurre eso, le salen heridas en el labio y junto a la nariz. Él lo describió con total certeza". "Le sorprendió que a un toxicómano con tan malas pintas le acompañara un niño tan guapo".

Tratándose de un ex profesional policial, sólo se ven dos alternativas: o el individuo era un intoxicador consciente o realmente vio a Donovan. En ambas circunstancias, el caso se transforma en un desastre. O se pretendía engañar a la familia o Dónovan realmente estaba en ese autobús, con lo que la versión definitiva de los hechos tampoco cuadra.

D. Francisco Párraga dejó su trabajo y se dedicó en exclusiva a buscar a su hijo por todo Madrid, especialmente en los barrios de Vallecas, Entrevías y Santa Eugenia, origen de casi todas las pistas relacionadas con la desaparición del niño.



Francisco Párrega Requena, padre de Dónovan.


El 16 de marzo fue un día crucial: el niño aparentemente telefoneó a casa de su abuela. Fue una llamada a cobro revertido que duró veinte segundos y en la que pedía que le recogieran rápidamente en la estación de cercanías de Vallecas. Dónovan -si es que era él- estaba muy nervioso y la llamada se interrumpió bruscamente. Cuando el padre localizó la cabina, ya no había nadie.

El padre del menor declararía: "Dónovan le decía: <<Abuela, dile a papá que vengan rápido a buscarme. Estoy llamando desde una cabina. Dile que se dé prisa porque...>> Y ahí se cortó. La llamada apenas duró unos segundos. Y Telefónica registró la calle y la hora desde donde se había hecho a cobro revertido. Pero el Grupo de Menores esa noche no quiso actuar. Tuvieron que venir cuatro guardias civiles desde Guadalajara. Y después no quisieron ir a tomarle declaración a mi madre a casa, a pesar de que la oficina del Grupo de Menores está a 100 metros de la casa de mi madre. Tan sólo se limitaron a llamarla por teléfono y a preguntarle: <<¿Pero está usted segura de que era su nieto al cien por cien?>>. Y, claro, mi madre es una mujer de 67 años que no tuvo reflejos para hacerle a Dónovan preguntas más concretas que pudiesen demostrar que era él. Más de un responsable policial debería preguntarse por qué en el Reino Unido las fuerzas del orden han obtenido resultados en menos de 15 días. De todas formas... que un responsable de un grupo no esté a su altura no significa que los agentes que están en la calle y que pueden identificar a Dónovan no lo vayan a estar".

Algo estaba pasando: primero una tía suya cree ver al niño, después es un ex policía el que lo afirma y luego se recibe una supuesta llamada del menor. ¿Había alguien que se estaba encargando de dejar pistas falsas? Y si era así, ¿por qué? ¿Investigó la policía estos hechos?

La familia distribuyó cientos de carteles con la fotografía del menor y pidió la colaboración ciudadana. El 30 de octubre de 2002 comenzó un reparto de 250.000 carteles en Madrid, con la colaboración de Asociaciones de Vecinos, Transporte Público, taxistas, comerciantes, etc. El coste fue asumido por las asociaciones Cecoma, Ceim y la Cámara de Comercio. La campaña estaba diseñada para que se desarrollara hasta las Navidades. El Defensor del Menor, Pedro Núñez Morgades pareció interesarse especialmente por el caso y propuso que la fotografía de Dónovan apareciera en los tetra brik de leche y otros productos. Cuatro millones de yogures llevarían la imagen del niño. Una operación meramente cosmética que no daría ningún resultado. Nunca lo da. Porque los niños desaparecidos no andan perdidos por la calle, para que los identifique la gente. Están en otra parte.







El jueves 23 de enero de 2003, once meses después de su desaparición, apareció el cadáver de Dónovan en el interior de una fosa séptica de unos 750 metros cúbicos de capacidad, cuyas medidas eran de 10 metros de ancho por 15 de largo y una profundidad de 6 metros. Estaba protegida por una valla metálica de unos dos metros de altura, con dos puertas. Curiosamente, la prensa mencionaba que el día de la desaparición una de las puertas estaba abierta, hasta que dos días más tarde pusieron una cadena y un candado para cerrarla. A no ser que alguien guardara una factura fechada de dicha reparación, no resulta creíble que nadie pudiera recordar ese día con exactitud.

Un mes antes del hallazgo, la Guardia Civil y los Bomberos habían recogido restos orgánicos de la zona, cuyo análisis reveló que podían pertenecer a Dónovan. Así que se solicitó permiso para dragar la alberca a la titular del Juzgado número 3 de Guadalajara.

Pero esto tiene su historia... Interviú comenta que se tardó once meses en vaciar el depósito porque ninguna autoridad municipal ni estatal se quería hacer cargo del coste: 12.000 euros. Además, se trataba de un recinto privado. ¿Le preguntaron a los padres sí asumían el coste? ¿Los once meses de búsqueda por toda España fueron gratis? ¿De repente aparecieron los 12.000 euros? ¿El recinto dejó de repente de ser privado? A algún mal pensado se le habrá ocurrido que, tras once meses, ya podían aparecer los restos, porque poco se iba a sacar en claro.













Era la única fosa séptica de toda la urbanización. Pero tenemos que creernos que en once meses de investigación, a nadie se le había ocurrido registrar el entorno y dragarla.

Cada periódico citaba una distancia determinada desde el pozo hasta la casa de Dónovan: para El Mundo eran 50 metros y para ABC 200, pero El País hablaba de 300. En cambio para el Periódico Mediterráneo, la fosa se encontraba a 500 metros.

En un primer momento el subdelegado del Gobierno en Guadalajara, Jonás Picazo, afirmó que todas las hipótesis sobre la muerte del niño estaban abiertas. "No sabemos si saltó la verja que rodea el recinto, si la puerta de acceso estaba abierta y se coló por ella. No podemos determinar tampoco ninguna causa concreta ni tampoco desecharla". Tras el examen forense, todo cambiaría.

El mismo jueves, Dª Gloria, madre del niño, fue acompañada por la Guardia Civil para que identificara los restos, que habían sido trasladados al Tanatorio Nuestra Señora de la Antigua, anejo al Hospital General de Guadalajara. Allí se realizó la autopsia, practicada por tres forenses de Guadalajara: Juan Manuel Barragán Escribano, Juan Garrido Perea y Gloria Guerra Calleja.

Al parecer se realizaron múltiples radiografías y más de 400 fotografías, en busca de evidencias de alguna lesión ósea que pusiera de manifiesto que la muerte había sido violenta. Pero el hallazgo de los restos en aguas fecales, plagadas de bacterias que habían acelerado la putrefacción, dificultaba el análisis. Sin embargo, se consiguió realizar un análisis nuclear de ADN, que determinó que la víctima era hijo biológico del matrimonio de Francisco Párraga y Gloria Martínez, al coincidir con las muestras de saliva que se tomaron a ambos.



Compárense las canas con las de la foto anterior.


Al analizar los restos se determinó que faltaban el hueso hioides y seis vértebras cervicales. Se repetía el mismo patrón de otros casos: la ausencia de los huesos que podían aclarar si se había producido una lesión en el cuello, la zona más vulnerable del cuerpo humano, en donde un aplastamiento de la tráquea, una laceración de los grandes vasos o una lesión medular pueden producir la muerte, por no hablar del método más obvio: la estrangulación.

Ya sabemos lo que se aduce en estos casos: que los huesos han desaparecido como consecuencia de la putrefacción, así que suponemos que esa sería la respuesta de los doctores a la pregunta de qué había sucedido con los huesos que faltaban.

Los forenses descartaron en su primer análisis que la muerte hubiera sido violenta, aunque en las ropas de Dónovan había aparecido sangre humana. No es que dijeran que no se podía determinar la causa de la muerte, es que rechazaron hasta la mera hipótesis de una muerte de origen criminal.

En cambio, el psiquiatra forense José García-Andrade, que se ofreció para practicar una segunda autopsia, declaró: "La autopsia comienza en el lugar en el que se halló el cadáver, y este lugar no es propio para un suicidio." "No podemos pensar en absoluto que ha sido un accidente, porque un niño de esa edad no salta una tapia para ir a jugar a una charca". En cuanto a la hipótesis del suicidio, "es algo excepcional y, además, suelen escoger otros sitios, no una charca maloliente..." "Es un homicidio en el que tiran el cadáver a un pozo con la intención de hacer desaparecer el cuerpo o esconderlo durante el mayor tiempo posible, porque las charcas aceleran la putrefacción".

Manuel Martínez, tío materno de Dónovan, también estaba convencido de que su sobrino había sido asesinado. Y un compañero de colegio, amigo y vecino de Dónovan, Luis, de 16 años, descartó que el niño pudiera haberse caído al pozo porque no era ésa la zona dónde acostumbraba a jugar.






Por su parte, Marcos García Montes, abogado de la familia, pensaba que había sido un homicidio con un móvil sexual o sentimental, y quería que la autopsia fuera estudiada por los médicos José Antonio García-Andrade y José Manuel Reverte Coma.

Nadie puede pensar seriamente que un niño se vista para ir a hacer deporte, se ponga su reloj Lotus, y a continuación salte la valla de un pozo séptico y se tire dentro. Nadie planea morir ahogado en semejante lugar. Pero eso es lo que tuvieron que asumir los padres de Dónovan. Una nueva burla a una familia a la que le han matado a un hijo. Habrá que creerse que Dónovan tenía pensado quitarse la vida y se acercaba todos los días al pozo séptico... Pero, como estaba cerrada la puerta, no podía. Finalmente, aquel día 27 de febrero de 2002 sus sueños se hicieron realidad: se encontró abierta la puerta de la valla metálica y libre acceso al pozo... Ya podía suicidarse como siempre había soñado.

De modo que D. Francisco Párraga, de acuerdo con su abogado, quería que los forenses José Antonio García-Andrade y José Manuel Reverte Coma practicaran una segunda autopsia, a fin de determinar la fecha y las causas del fallecimiento y si Dónovan estaba vivo o muerto cuando cayó al agua.

Por si la familia no tuviera ya suficientes problemas, esta pretensión de D. Francisco chocaba con el deseo de su ex esposa, que deseaba que el entierro de los restos de su hijo se celebrara cuanto antes.

Francisco Párraga, padre de Dónovan, tan sólo una semana antes de la aparición de los restos de su hijo había declarado: "Me siento perseguido, presionado desde las instituciones, simplemente porque estoy buscando a mi hijo. He pasado de ser la víctima de una situación a convertirme en el verdugo. He sido investigado una y otra vez y no entiendo el por qué..." 

En estos casos, si tienes suerte, te dan una indemnización y gracias. Porque si protestas demasiado igual te pasa como a D. Fernando García Mediano, padre de Miriam -una de las niñas de Alcàsser-, que se libró a duras penas de una condena a 17 años de cárcel por injurias y calumnias con publicidad. Aunque no salió bien librado: hubo de hacer frente a una indemnización de 285.000 euros.

En este caso, se optó por la primera opción: el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha, en una sentencia que ratificaba otra dictada por el Juzgado de lo Contencioso, determinó que el Ayuntamiento de Trijueque (Guadalajara) debía indemnizar a la madre de Dónovan Párraga con 38.431 euros por daños y perjuicios, a causa del lamentable estado de conservación y mantenimiento en que se encontraba la depuradora de La Beltraneja en donde el niño había sufrido el mortal accidente, ya que las medidas de cerramiento no eran las adecuadas, según había argumentado el letrado Pablo Cardero Calvo, del bufete de abogados Bernal y Barba.

Véase la diferente tabla de medir. A un padre se le condena a pagar 285.000 euros por injurias, pero una supuesta imprudencia temeraria con resultado de muerte implica el pago de 38.431 euros...

Y el caso de la muerte de Dónovan, se archivó. 

El juez Javier Merchante firmó un auto provisional el día 14 de marzo de 2003, justificando su decisión "por no existir ningún elemento que haga pensar en la posibilidad de un homicidio", ya que los forenses adscritos a los juzgados de Guadalajara, en unión del perito José Ramón Civantos, opinaban que había sido un accidente. Los restos de Dónovan fueron puestos a disposición de su madre Gloria, que tenía su tutela legal, para que pudieran ser inhumados, tras llevar casi dos meses en el tanatorio Nuestra Señora de la Antigua de Guadalajara.

A la duda planteada por D. Francisco Párraga, tras la aparición de pigmentos rojizos y marrones en la sien derecha del niño, los forenses respondieron que habían sido generados "por los procesos de putrefacción y no por causas externas".

Se siguen riendo de nosotros, probablemente porque no nos respetan en absoluto. Debemos ser el pueblo más sumiso del mundo.

El 22 de marzo de 2003, los restos mortales de Dónovan recibieron sepultura en el cementerio municipal de Guadalajara, si bien fueron precintados en zinc por si fuera posible o necesario practicar una tercera autopsia.







Para muchos ciudadanos, el caso de Dónovan -como tantos otros- se ha cerrado en falso. Otro más en la lista interminable de muertes de adolescentes de ambos sexos. Alguien tiene que pagar, y todo esto se está almacenando en la conciencia colectiva de los españoles, que alguna vez reaccionarán. Si es que son capaces de apagar el televisor, tirar la cerveza y actuar.

Pero... ¿qué se puede esperar de nosotros como Pueblo cuando nos quedamos impasibles viendo que a unos padres se les arrebata a su hijo, se le asesina -a saber en qué terrible manera y quizás con abusos previos- y luego se le arroja a un pozo séptico, como si fuera basura? No merecemos NADA, porque nos comportamos como esclavos.








Aclaración:

Me comenta un lector que el segundo apellido de Donovan Párraga era Rodríguez, no Martínez. Es algo que no he podido verificar, como veremos de inmediato.

Evidentemente, el dato clave es el primer apellido de la madre del niño. Pues bien, el nombre de la madre es Gloria Rodríguez, según los siguientes enlaces:


http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2003/03/22/1563899.shtml


http://elpais.com/diario/2003/01/25/madrid/1043497461_850215.html


http://www.abc.es/hemeroteca/historico-24-01-2003/abc/Nacional/aparece-el-cadaver-del-ni%C3%B1o-donovan-parraga-a-200-metros-de-su-casa_157617.html


http://www.lavanguardia.com/vida/20030208/51262769474/el-informe-del-forense-apunta-a-que-la-muerte-de-donovan-parraga-fue-accidental.html


http://www.diariocordoba.com/noticias/sociedad/juez-decide-archivar-caso-donovan-parraga_46781.html


Gloria Martínez según los siguientes:


http://elpais.com/elpais/2003/01/23/actualidad/1043313417_850215.html


http://www.abc.es/hemeroteca/historico-23-01-2003/abc/Sociedad/hallan-el-cadaver-del-ni%C3%B1o-donovan-parraga-en-la-depuradora-de-la-urbanizacion-donde-vivia_157588.html


http://www.elmundo.es/elmundo/2003/01/23/madrid/1043321880.html


De acuerdo, tenemos cinco enlaces con apellido Rodríguez y sólo tres con el apellido Martínez. Quizás el correcto sea Rodríguez. Pero dado que tanto El País como ABC no tienen claro cuál es el correcto, puesto que ambos diarios citan ambos apellidos, sigo con la duda. En cualquier caso, al pobre niño se le conoce como Donovan Párraga. Cambiar el nombre del post podría cambiar su enlace en la red, por lo que al no haber encontrado una prueba clara de cuál es el apellido correcto, por el momento lo dejaré tal y como está.

De todos modos, desde aquí quiero agradecer la aclaración al lector que ha comentado el tema.






Fuentes:



  1. http://www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/sucesos/cadaver-donovan-parraga-estaba-500-metros-casa_33563.html
  2. http://www.abc.es/hemeroteca/historico-24-01-2003/abc/Nacional/aparece-el-cadaver-del-ni%C3%B1o-donovan-parraga-a-200-metros-de-su-casa_157617.html
  3. http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/2002/10/31/022.html
  4. http://www.diariodeleon.es/noticias/sociedad/informe-forense-descarta-donovan-parraga-fuera-asesinado_65765.html
  5. http://www.libertaddigital.com/sociedad/garcia-montes-cree-que-la-muerte-de-donovan-parraga-fue-por-homicidio-con-movil-sexual-o-sentimental-1276219321/
  6. http://www.lavanguardia.com/vida/20030208/51262769474/el-informe-del-forense-apunta-a-que-la-muerte-de-donovan-parraga-fue-accidental.html
  7. http://www.diariocordoba.com/noticias/sociedad/juez-decide-archivar-caso-donovan-parraga_46781.html
  8. http://www.eldigitalcastillalamancha.es/un-ayuntamiento-de-la-region-condenado-por-la-muerte-de-donovan-parraga-62857_Guadalajara.htm
  9. http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2003/03/01/1523919.shtml
  10. http://eldia.es/2003-03-23/sucesos/6-restos-mortales-Donovan-Parraga-enterrados-ayer-Guadalajara.htm
  11. http://elpais.com/diario/2003/01/25/madrid/1043497461_850215.html
  12. http://elpais.com/diario/2002/03/11/madrid/1015849469_850215.html
  13. http://elpais.com/diario/2002/08/25/sociedad/1030226401_850215.html
  14. http://www.elmundo.es/elmundo/2003/01/15/madrid/1042641982.html
  15. http://www.elmundo.es/elmundo/2003/01/23/madrid/1043321880.html
  16. http://www.elmundo.es/fotografia/2003/01/madrid/donovan/index.html
  17. http://www.elmundo.es/elmundo/2003/01/23/madrid/1043344865.html
  18. http://www.elmundo.es/cronica/2003/381/1044263353.html
  19. http://www.diariocordoba.com/noticias/sociedad/juez-decide-archivar-caso-donovan-parraga_46781.html
  20. http://www.patrulleros.com/index.php/articulos/60/496-lugar-testimonial-a-la-memoria-de-donovan-parraga-su-familia-y-a-las-personas-que-colaboraron
  21. http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/sociedad/restos-de-donovan-parraga-reciben-sepultura_47778.html
  22. http://www.lacronica.net/articulo.asp?idarticulo=14198
  23. http://www.lasemana.es/periodico/noticia.php?cod=8668
  24. http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/justicia-reabre-defectos-forma-caso-donovan-parraga/csrcsrpor/20030711csrcsrsoc_4/Tes
  25. http://eldia.es/2003-03-23/sucesos/6-restos-mortales-Donovan-Parraga-enterrados-ayer-Guadalajara.htm
  26. http://www.lacuevadelcrimen.com/index.html?body40.html

lunes, 25 de agosto de 2014

Frank G. Slaughter.




Frank Gill Slaughter nació en Washington el 25 de febrero de 1908 y se educó en una finca y plantación de tabaco cercana a Oxford, en Carolina del Norte. Sus padres eran Stephen Lucious Slaughter y Sarah "Sallie" Nicholson Gill. En 1930 Slaughter se doctoró en el "John Hopkins", una universidad privada de Baltimore (Maryland). Durante cuatro años trabajó como interno en el Hospital Jefferson de Roanoke, en Virginia, y después se trasladó a Jacksonville, también en Virginia, trabajando en el hospital de Riverside de 1934 a 1942.

Más tarde participó en la segunda guerra mundial, ingresando con el grado de comandante en la Armada, siendo cirujano jefe del Campo Kilmer.

En 1935 había comenzado a escribir como pasatiempo cuando ejercía en el Riverside, utilizando una máquina de escribir de 60 dólares que amortizó a razón de 5 dólares mensuales. Tuvo que rehacer seis veces su primera novela "Nadie debería morir" -una historia semi-biográfica de un joven doctor- antes de que la editorial Doubleday finalmente la aceptara. La novela describe el imparable deterioro de la profesión médica, como resultado de la acción de las mafias y clanes, dónde sólo importa el beneficio personal, el médico se transforma en funcionario y los puestos de mayor responsabilidad caen en manos de inútiles y corruptos, a quienes no importa lo más mínimo jugar con la vida de los pacientes.

Con el tiempo, Slaughter decidió retirarse de la práctica médica para dedicarse exclusivamente a la literatura, escribiendo novelas de temas relacionados con la medicina y la historia, llegando a vender más de sesenta millones de ejemplares. Asimismo, varias de sus novelas se convirtieron en películas, como Sangaree, que protagonizaría Fernando Lamas, o Doctor's Wives, en la que participaron  Dyan Cannon y Gene Hackman.

¿Por qué dedico un post a Slaughter? ¿Qué tiene que ver con la temática del blog?

El crimen de Alcásser fue el principal motivo por el que lo abrí. Y la fascinación que produce en los ya iniciados se basa en varios factores. Entre otros, lo terrorífico del caso, su repercusión mediática, el que hubiera varias víctimas y que fueran casi unas niñas, las dudas sobre la autoría del crimen, las supuestas implicaciones de un clan de intocables y el que se practicaran dos autopsias, la segunda de las cuales arrojaba serias dudas sobre las conclusiones de la primera.

Este último factor es el que me ha decidido a escribir este artículo. Y, sobre todo, que con ocasión de la celebración de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión en La Coruña, la nostalgia me ha llevado a adquirir tres tomos de la obra de Slaughter, que contienen catorce de sus mejores novelas. La primera de todas resultó ser "Nadie debería morir", que leí cuando era niño y me hizo enamorarme de la medicina para siempre.





Además, creo conveniente variar de cuando en cuando la temática del blog. Sinceramente, puede llegar a deprimir el encadenar, uno tras otro, todos los terribles crímenes cometidos contra niños y adolescentes, 1 que se encuentran sin resolver o se han resuelto de mala manera, y que han plagado nuestro país durante décadas, muchos de los cuales están semiescondidos en las páginas de la prensa o no tenemos constancia alguna de su existencia.


1 En mi base de datos actualmente figuran 137 víctimas y 88 desapariciones.


Mi pasión por la medicina resultó ser uno de los factores que me hicieron acercarme al caso Alcásser con un punto de vista crítico, puesto que de los resultados de las dos autopsias surgía la evidencia clara de que la versión oficial que se ofreció a la ciudadanía no se sostenía científicamente de ninguna de las maneras.

Dos autopsias que quizás puedan derrumbar el mito Anglés y quizás, algún día, un régimen corrompido hasta la médula desde el mismo momento de su concepción.

Frank nos dejó el 17 de mayo de 2001. El propósito de este blog es intentar contribuir a poner de manifiesto la mentira de Alcàsser y todos los demás casos relacionados. Si algo he podido conseguir, se lo debo en parte a Frank G. Slaughter.



domingo, 24 de agosto de 2014

El Grupo de las Sombras.




El miércoles día 20 de agosto comenté la posibilidad de abrir un nuevo grupo, que se llamaría "El Grupo de las Sombras", para que todos los interesados en estos temas tuviéramos un sitio donde reunirnos y hablar sobre cualquier caso de los tratados en el blog y otros similares, con absoluta libertad, puesto que doy por supuesto que todos sabremos hacer buen uso de ella y nos comportaremos con educación y respeto. Siempre hay distintos matices a la hora de abordar ciertos temas, y seguro que los discutiremos con pasión, pero esperemos que la cosa no vaya más allá.

La última vez que lo miré había 58 solicitudes. Creo que son suficientes para echar a andar, y si conseguimos formar un buen grupo, estoy seguro de que en el futuro habrá más incorporaciones.

He solicitado a un buen amigo que me eche una mano para administrar el grupo, otra amiga se ha ofrecido espontáneamente y espero contar con alguna colaboración más.

Dentro de unos días, cuando cuente con más colaboradores, espero poder comentar con ellos la forma en que se va a gestionar el grupo, qué temas vamos a abordar, y cómo vamos a consultárselo a los componentes.

Gracias a todos los que habéis apoyado la idea. Esperamos poder echar a andar a comienzos del mes de octubre. Hasta entonces, todos los que queráis uniros al grupo no tenéis más que pulsar "me gusta" en el post original:

https://www.facebook.com/photo.php?fbid=340278816138788&set=a.113709112129094.22369.100004700166857&type=1&theater


¡Un abrazo muy fuerte a todos!

Yasmina Soto-Quiroga Peralba.


Casa de la parroquia de Seixo


Su caso aún estremece a la población de Marín y especialmente a la parroquia de Seixo, donde vivía Yasmina.

Como todos los días, aquel 30 de mayo de 1988, Yasmina Soto-Quiroga Peralba, la mayor de los dos hijos del matrimonio Soto-Peralba, salió temprano de su casa de Seixo. Serían las ocho y media de la mañana, y tenía que coger un trolebús para llegar a Pontevedra, en donde trabajaba en un supermercado. Nunca llegó.

Tres meses después, el 26 de agosto de 1988, un individuo que paseaba por los alrededores del Lago de Castiñeiras acompañado por varios familiares, se internó entre la arboleda. Allí, medio oculto entre la maleza, se encontró de forma brusca e inesperada con un cuerpo en muy avanzado estado de descomposición. Al lado del cadáver estaban varias prendas de vestir de la muchacha, así como su bolso y documento nacional de identidad.

Era el cadáver de la pobre Yasmina, que había recibido diecisiete puñaladas y tenía varias contusiones en la cara y el cuerpo.

Desde un primer momento, la investigación policial apuntó a un joven camarero, amigo de la muchacha, que incluso llego a ingresar en prisión y a ser procesado como presunto asesino de la chica. Sin embargo, nada se pudo probar y las pruebas existentes contra este camarero eran meros indicios circunstanciales, según indicaron fuentes cercanas al caso.

En su día, la madre de Yasmina explicó a la Policía que su hija había salido de su casa a primera hora, aunque con algo de retraso. La noche anterior se había quedado hasta muy tarde, viendo una película en la televisión, y se le habían pegado las sábanas. Así que era posible que hubiera perdido el trolebús que debía llevarla hasta Pontevedra, y entonces hubiera hecho auto-stop.



Ruta que tendría que haber realizado Yasmina.



Cotorredondo, en el ángulo inferior derecho, lugar en dónde apareció el cuerpo de Yasmina.



Celso Pazos, el camarero antes citado, afirmó que había recogido a su amiga Yasmina y la había dejado en Marín, la localidad en donde trabajaba. Después se había dirigido a un merendero, para almorzar antes de ir a trabajar. Todo indica que fue la última persona que vio con vida a Yasmina. Se conocían desde hace tiempo, porque habían ido juntos a la escuela.

Media hora después de la apertura del supermercado, una tía de Yasmina que también trabajaba allí, al ver que se retrasaba dio la voz de alarma y facilitó la descripción de la joven a la policía: un metro y setenta y cuatro centímetros de estatura, cabello largo y algo rizado, ojos castaños y una cicatriz bajo el párpado inferior del ojo izquierdo.

Como suele ser habitual en estos casos, no había signo alguno de que se tratara de una huida voluntaria. Cuando desapareció iba vestida con su ropa de trabajo; sólo llevaba el dinero justo para tomar el trolebús (precisamente le tocaba cobrar al día siguiente) y tampoco se había llevado nada de casa.

Ante el escaso avance de la investigación policial, la familia Soto-Quiroga decidió contratar los servicios de un detective privado, pero tampoco pudo aportar ninguna prueba concluyente. Sólo sembrar de dudas la coartada dada por el camarero.

En cambio hubo un montón de llamadas realizadas por irresponsables, que situaban a Yasmina en lugares tan distantes como Valencia, Málaga y otras localidades.

La familia de la joven trata de continuar con su vida sin olvidar el pasado. Pero tampoco desea rememorarlo, por lo que sus parientes suelen declinar la posibilidad de realizar declaraciones ante los medios de comunicación.

Marín aún no se ha recobrado del suceso. Es un tema recurrente en multitud de conversaciones y todo el mundo se pregunta quién pudo ser el misterioso asesino.



Lago de Castiñeiras


La desaparición de Yasmina iba a ser decisiva en la creación de un programa de Televisión Española para la búsqueda de desaparecidos, el famoso ¿Quién sabe dónde?, que primero presentó Ernesto Sáenz de Buruaga y luego Paco Lobatón. Francisco Javier Moldes Fontán, cofundador del CDS de Adolfo Suárez, Secretario General del partido en Galicia, presidente provincial de Pontevedra, y diputado en la 3ª Legislatura, había sido profesor de Yasmina en el Instituto de Marín. "... Los padres me pidieron ayuda y hablé con Pilar Miró para que se difundiera su fotografía en el telediario nacional. Me dijo que era imposible, porque habría que hacer un monográfico para todos los desaparecidos en España. Después tuve contacto con otros casos y le sugerí a la directora general de TVE que creara un programa específico sobre el tema, que después fue líder de audiencia..."

La fotografía de Yasmina no se difundió en el telediario nacional ni en ninguna parte. No hay ninguna fotografía suya disponible...

Así que este post es un pequeño homenaje a su memoria y un intento de que su caso no quede en el olvido.

Pidamos justicia para Yasmina, otra de nuestras niñas perdidas y olvidadas en este loco mundo que nos ha tocado vivir. Que no sea en vano y nos ayude a despertar.




---OOO---


Fuentes:


1988.06.18: Desaparece misteriosamente una joven cuando acudía a su trabajo en Pontevedra:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/18/049.html

1988.06.19: Falsas llamadas en el caso de la joven desaparecida en Pontevedra:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/19/100.html

1988.06.21:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/21/063.html

1988.06.26:Encuentran muerta a una joven desaparecida hace meses:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1988/06/26/100.html

1988.08.28: 
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/sevilla/abc.sevilla/1988/08/28/055.html

1993.05.20:
http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/1993/05/20/141.html

2002.06.29: Catorce años de espera por la resolución de la muerte de Yasmina:
http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2002/06/29/1139151.shtml

2010.11,27: Francisco Javier Moldes Fontán. El hueco del CDS sigue existiendo con dos millones de votantes:
http://www.lavozdegalicia.es/arousa/2010/11/27/0003_8874499.htm

sábado, 23 de agosto de 2014

La llamada.




Eran las doce y media de la noche y Alfonso Villegas, médico forense, iba a meterse en la cama. Estaba agotado, había sido un día de duro trabajo y no podía más.

En ese momento sonó el teléfono fijo que tenía sobre su mesilla de noche. Miró a la pantalla de cristal líquido a ver quién llamaba. Sólo aparecía un número, ningún nombre. No estaba en su agenda, así que ignoró la llamada.

Besó a su mujer para darle las buenas noches y se arrebujó entre las sábanas.

Nueva llamada. Esta vez era el móvil. Alargó la mano y comprobó que era el mismo número desconocido. Volvió a ignorar la llamada y siguió intentando dormir.

La tercera llamada ya le alarmó, porque era de nuevo el mismo número, pero esta vez la llamada había sido al móvil de su mujer, así que contestó de inmediato.

V: ¿Quién es? ¿Qué quiere a estas horas?

C: Dr. Villegas, le llamo para informarle que le hemos seleccionado para que practique una determinada autopsia.

V: Pero... ¿quién es? ¿De dónde llama?

C: Eso es intrascendente. Una niña ha sido violada, torturada, desangrada y asesinada y usted será el encargado de hacer la autopsia, siguiendo nuestras instrucciones. Los resultados oficiales del examen también están predeterminados y se harán oficiales con su firma, doctor.

V: ¿Esto es una broma?

C: Veamos, señor forense. No me haga perder el tiempo, es algo que tiene que hacer y por lo que será recompensado en su carrera profesional. No puede negarse en modo alguno.

V: Usted debe de estar loco. Mi ética no me permite hacer nada semejante. Déjeme en paz o llamaré a la policía.

C: Usted no va a hacer nada de eso, doctor. La investigación no llegaría a ninguna parte y nos obligaría a tomar represalias. Tiene usted una hija de 8 años. ¿Quiere que le pase lo mismo que a la que tendrá usted que reconocer?

V: ¡No se atreva a tocar a mi hija, hijo de puta!

C: Si usted se niega a hacer lo que le pedimos, lo haremos. Lo haremos y además conseguiremos que le culpen a usted. ¿Cree que es tan difícil conseguir muestras de su vello púbico, de sus epiteliales o de su semen, doctor? Ya las tenemos. Por cierto, no debería tirar sus preservativos a la basura después de acostarse con su esposa, amigo mío.

V: Si esto es una broma, se está pasando usted de la raya. ¿Cómo sé que usted puede hacer todo lo que afirma que hará?

C: Habrá visto que tenemos sus tres teléfonos, y que el fijo no está en la guía. Sólo lo tienen sus padres, que viven fuera de la ciudad ¿no es así? Puedo decirle el número y el saldo de sus cuentas corrientes, lo que le falta por pagar de la hipoteca, el número de su tarjeta de crédito, el de su DNI, Seguridad Social, todos los datos de sus familiares, el colegio al que va su hija y hasta el uniforme que lleva. También conocemos todos los datos médicos de su familia, sus rutinas y horarios y hasta el más mínimo detalle que nos haya parecido de interés.

V: Sigo pensando que está usted loco.

C: Doctor, es usted el que empieza a desvariar. Quizás debamos matar a su hija, culparle a usted y hacer que le recluyan en un hospital psiquiátrico.

V: Soy una persona muy conocida en mi profesión y yo no estoy loco.

C: No lo está, doctor, pero después de pasar unos días en un hospital psiquiátrico, recibiendo la medicación apropiada, lo estará. Destruiremos su mente para siempre, haremos que se le diagnostique una esquizofrenia paranoide con tendencias homicidas y pasará el resto de sus días en una institución mental o en una prisión. Hay un gran abanico de posibilidades, doctor. Podemos conseguir que su mujer lo odie por matar y violar a su hija, pero también podemos matarla a ella también y a usted se le recordará como al loco asesino que mató a su familia y arruinó su vida para siempre.

V: Pero... ¿por qué a mí?

C: Usted mismo acaba de decirlo, doctor. Porque es un profesional de prestigio en su campo y porque el caso que tiene que abordar es muy delicado: no tenemos más remedio que recurrir a usted.

V: Necesito tiempo para pensarlo.





C: No hay tiempo, doctor. La próxima madrugada aparecerán los restos y tiene que presentarse de inmediato para proceder a la realización de la autopsia. No se preocupe. Todas las demás personas que tendrán acceso al cadáver son de los nuestros. Nadie le hará el menor reproche y su carrera saldrá reforzada. Por otra parte, si no lo hace, utilizaremos a nuestra segunda elección, pero, desgraciadamente, nos veremos en la necesidad de eliminar a su familia. ¿Recuerda un incidente que sucedió ayer, en el que un coche frenó demasiado tarde y golpeó levemente a su hija?

V: Yo... ¿Cómo lo sabe?... ¡Así que fueron ustedes! ¡Dios mío! ... Parece que no me deja usted otra salida, ¿verdad?

C: No la tiene, doctor. No tiene ni idea de a lo que se enfrenta. No existe estructura en el Estado que no esté en nuestro poder. En 15 minutos pasará un vehículo a recogerle. No nos haga esperar...


---OOO---






TODOS LOS PERSONAJES QUE APARECEN
EN ESTE POST SON FICTICIOS.
CUALQUIER PARECIDO CON PERSONAS
REALES, VIVAS O MUERTAS, ES
UNA SIMPLE COINCIDENCIA.