lunes, 27 de octubre de 2014

Marta del Castillo #1




Marta del Castillo Casanueva, nació el 19 de julio de 1991. Vivía con sus padres -Antonio Abad del Castillo Márquez y Eva María Casanueva Núñez- y sus hermanas -Lorena, de 13 años, y Mónica, de 11- en la calle Argantonio 3 del barrio de Tartessos, en Sevilla.



Los padres de Marta y su hermana Lorena.

Sus amigos dicen que era dulce, generosa, leal y buena estudiante. Le gustaba escuchar a Andy & Lucas, y tenía un montón de sueños por cumplir, como tantas adolescentes de su edad. 

Marta era delgada y medía un metro y sesenta y siete centímetros. De ojos verdes y cabello largo y rubio, aquel último día iba vestida con vaqueros, jersey blanco con mangas rosas, palestina fucsia y cazadora de pana negra.

Eran las cinco de la tarde del sábado 24 de enero de 2009. El padre de Marta venía de Hipercor cargado de bolsas y se encontró con ella en la puerta de casa. Marta le dio un beso y le abrió la puerta.

- ¿Dónde vas?
- Voy a Triana.

Miguel Carcaño Delgado, de veinte años, ex-novio de Marta, estaba al lado con la moto. Don Antonio le miró. No le gustaba nada que su hija fuera en moto.

- Tranquilo, yo estoy de paso.

D. Antonio subió a su casa. En esos momentos no sabía que nunca volvería a ver a su hija, que por aquel entonces tenía 17 años y medio.

Miguel Carcaño Delgado había salido con Marta un par de meses. Pero habían roto y ahora salía con Rocío Pérez Gómez, una niña de 14 años que vivía en Camas, y que sería la última persona en ver a Miguel Carcaño antes de que se fuera a Sevilla a ver a Marta y la primera en verlo después de volver. La madre de Marta ya sabía que su hija quería ver a Carcaño "para aclarar un par de cosas con él." Al parecer, Carcaño estaba obsesionado con Marta, no la había olvidado y quería volver con ella.

A las seis menos cuarto de la tarde, Marta y Miguel llegaron a la calle Nicasio Gallego, donde Marta le entregó unos apuntes a una compañera de colegio.

Luego se fueron al parque Virgen de Gracia (en el barrio de Santa María de Ordaz), donde llegaron sobre las seis de la tarde para reunirse con Francisco Javier García Marín "El Cuco". Allí estuvieron hasta las siete y cuarto de la tarde y después se fueron a ver al Cristo de las Tres Caídas en la calle Pureza.

A las ocho y cinco de la tarde, Marta y Miguel llegaron en la moto al Puente de Triana, donde ella había quedado con un amigo suyo, Ángel. Estuvieron hablando diez minutos. Después Marta y Miguel se dieron media vuelta y fueron al bajo que éste tenía en la calle León XIII 78, donde llegaron a las ocho y veinticinco de la noche.

En la misma casa vivía también, de forma esporádica, Francisco Javier Delgado Moreno, hermano de Miguel por parte de madre.






¿Marta le dice a su padre que se va a Triana, como si fuera lo principal, lo más importante que iba a hacer aquella tarde, pero se va tres horas después de decírselo, para estar sólo diez minutos? Algo no cuadra.

Sobre la hora en que Marta llegó al piso de Carcaño, una de sus mejores amigas la estaba llamando al móvil sin cesar, y Marta no respondía.

Los investigadores creen que la joven fue asesinada sobre las ocho y media de la noche.

El teléfono de Marta permaneció en conexión con su compañía de telefonía hasta las nueve y doce minutos de la noche. A partir de entonces el teléfono pasó de no dar respuesta a estar fuera de cobertura.

Como tenía que estar de vuelta en su casa entre las diez y media y las once de la noche, la familia se alarmó. Eva María Casanueva, la madre de Marta, declaró posteriormente:

"Aquella tarde-noche, cuando vi que ella no me cogía el móvil, pues –no sé si es intuición de madre-, me dio un pálpito y yo le dije:

- Antonio, vamos a casa porque la he llamado dos veces, la niña no me ha cogido el móvil y no me gusta."

A las once menos cuarto, Eva llamó a Cristian -otro amigo de su hija- y éste le confirmó que se había ido con Miguel a Triana. Entonces llamó a Miguel, muy enfadada, porque sabía que algo pasaba.

- Miguel, soy la madre de Marta. ¿Dónde está mi hija?
- No lo sé. Yo la dejé a las nueve y media en el barrio, donde siempre, enfrente de la cristalería.
- Estás mintiendo. Mi hija no ha vuelto a casa y quiero saber dónde está.
- No lo sé. Yo la dejé a las nueve y media en casa.
- Mira, mi hija tiene diecisiete años. Es menor de edad. Quiero que la dejes en paz. No quiero que te vuelvas a acercar a mi hija. Y quiero que me digas dónde está.
- No lo sé.
- Si mi hija no aparece, te echo a la policía encima...

Sin embargo, Samuel Benítez Pérez, otro amigo de Marta, decía que Miguel la había dejado a las doce de la noche.

Antonio del Castillo, padre de Marta, denunció la desaparición de su hija a las dos y nueve minutos de la madrugada. Por una vez, no hubo ninguna objeción y pudo formalizarla sin demora. Antes de hacer la denuncia, se había pasado por el domicilio de Carcaño, a ver si veía algo. Pero las ventanas tenían las persianas echadas y no consiguió nada. Más tarde declararía "Si lo hubiera sabido, hubiera cogido el gato de mi coche y habría reventado las rejas de esa casa".



Antonio del Castillo se quejaría posteriormente de que no se había actuado con la suficiente celeridad, incumpliéndose el apartado 9.1 del Protocolo de Actuación Policial con Menores, 1 Instrucción 11/2007 de la Secretaría de Estado de Seguridad.


1
9. MENORES DESAPARECIDOS
9.1. Actuación específica en caso de desaparición de menores
9,1.1. La recepción de la denuncia por desaparición de un menor y la práctica de las primeras gestiones se efectuarán inmediatamente después del conocimiento de los hechos, ya que las primeras horas pueden ser fundamentales, tanto para la integridad del menor, como para la investigación y averiguación de las circunstancias del caso.


En cambio, el Ministerio del Interior carecía de un protocolo de actuación para casos como el de Marta. En Suecia, por ejemplo, existe el llamado 2008/09/C320, del que se dice consigue localizar en 24 horas a la mayor parte de los aproximadamente 200 menores que desaparecen cada año: se da la alarma y las comisarías, fronteras, hospitales, colegios, medios de información, etc. reciben por la red la foto del niño desaparecido y un informe de lo sucedido. Además, los ciudadanos disponen de un teléfono para aportar cualquier dato que pueda ser de utilidad para la resolución del caso.


La investigación para localizar a Marta acababa de comenzar. Pero los primeros que se preocuparon de buscarla fueron sus amigos, guiados por Susana García, la madre de una de sus mejores amigas. Pero por más que llamaban a la puerta del bajo en que vivía Miguel, nadie respondía, y no conseguían abrir las persianas exteriores. 



Susana García


Finalmente, cerca de las cinco de la mañana, Francisco Javier Delgado, el medio hermano de Miguel, abrió la puerta. Todo fueron negativas. La versión de Francisco era que Miguel acababa de llegar desde Camas, en dónde había estado durmiendo en casa de su novia Rocío. De Marta, no sabía nada. Sólo que había venido para recoger unos discos y se había quedado con su hermano cuando él se marchó el sábado por la tarde. Todo muy extraño, porque antes le había dicho por teléfono a Susana que aparte de Miguel nadie había estado en la casa. Además, desde la puerta de entrada se notaba un olor a limpio demasiado evidente.



Francisco Javier Casanueva



Francisco Javier Casanueva, tío de Marta, salió a buscarla por las calles de Sevilla. Su padre, el abuelo José Antonio, le había llamado llorando, contándole que la niña no aparecía, así que se fue a casa de su hermana Eva María, que no podía ni articular palabra por la angustia. Inmediatamente, Francisco Javier salió a buscar a Marta por las zonas de ocio de la ciudad.

No la encontró. Así que se presentó en casa de Carcaño. Llamó al timbre varias veces, sin resultado. Se fue hacia la puerta de uno de los vecinos, cuyo hijo dijo que había visto a Miguel la noche anterior sobre la una y media o las dos de la mañana, con una silla de ruedas, que había sido de su madre, fallecida años antes. Francisco Javier se inquietó y golpeó la puerta de Carcaño, que finalmente se abrió. Era Francisco, medio hermano de Miguel, que con una actitud muy violenta dijo que ya estaba cansado del acoso. Francisco Javier se identificó y entonces se le permitió pasar. La casa estaba a oscuras y ordenada. Se encontró con la misma versión: Miguel había dejado a Marta en la cristalería. Y su hermano le informó que lo estaba asesorando.

La versión que iba a defender Francisco Javier era que Miguel había dejado a Marta sana y salva en el portal de su casa sobre las nueve y media de la noche, y luego había vuelto a Camas a pasar la noche en casa de su novia Rocío. Pero que cuando Francisco Javier vio el tumulto originado por la desaparición de Marta, lo había llamado por teléfono a Camas, pidiéndole que volviera para dar la cara.

Esta versión admitía varias interpretaciones. Podía ser verdad, pero también podía ser una excusa para explicar la presencia de Miguel en Sevilla, en lugar de en Camas. O una manera de atraer a Miguel a Sevilla, para inculparle. Porque luego apareció una declaración de un vecino de Miguel, realizada en una fecha imposible (nueve de enero de 2009, quince días antes de la desaparición de Marta), en la que manifestaba que alrededor de la una y media de la madrugada tras la desaparición de Marta había visto a Miguel Carcaño mirándose a un espejo en un pasillo del bloque de la vivienda. La luz del pasillo estaba encendida y al lado de Miguel había un carrito de los que usan las personas discapacitadas.

El error en la fecha dificulta el análisis. Pero, si lo que pretendía poner el funcionario del C.N.P. era nueve de febrero, ¿cómo es que la Policía había tardado 16 días en tomar declaración a los vecinos de Carcaño?




No sabemos si lo pensaba de verdad, o sólo intentaba animar a la familia, pero Javier declaró que la policía estaba trabajando en todas las hipótesis y que confiaban en que fuera una escapada juvenil y que apareciera pronto. Y dijo que si realmente se había escapado, que volviera a casa, en donde la esperaban con los brazos abiertos. Y si alguien la tenía retenida, que la soltara. Lo único importante era que Marta apareciera.

La policía se llevó el portátil de Marta, en busca de pistas, y tomó declaración a todos los miembros de la familia, así como a Miguel Carcaño. También investigó la declaración de un vecino, que afirmó que había escuchado un grito, un sólo grito, seco y de mujer, en la noche de la desaparición de la adolescente.

Además se estaba tratando de averiguar el tiempo que estuvo Marta en el interior del portal de su casa, adonde tuvo que llegar si se daba credibilidad a la declaración de una vecina, a la que abrió la puerta de entrada. Según las declaraciones de Carcaño y de la citada vecina, habría una horquilla de media hora entre las nueve y media y las diez de la noche hasta que Marta volvió a salir del portal, voluntariamente o por la fuerza. Otro misterio es que los familiares habían apagado el router de Marta antes de irse, y cuando volvieron al domicilio familiar el router estaba encendido.

En la red Tuenti se reunieron 470.000 personas en búsqueda de información sobre el paradero de Marta, y una amiga suya, Alba Roldán Mesa, creó un evento en Tuenti para recoger muestras de apoyo a la familia.

Juan José e Irene, padres de Mari Luz Cortés Suárez -una niña de cinco años que había sido secuestrada en Huelva el 13 de enero de 2008 y había aparecido sin vida el 7 de marzo del mismo año- fueron a visitar a la familia de Marta, para darles ánimos.



Mari Luz Cortés Suárez



Juan José e Irene


El sábado 31 de enero se realizó una manifestación de apoyo y solidaridad en la que participaron unas tres mil personas, encabezada por una pancarta en la que se leía "Todos somos Marta". Comenzó en el estadio del Sevilla y terminó a la altura del domicilio de la familia Segura. En primera fila iban Antonio del Castillo, el padre de Marta; José Antonio Casanueva, su abuelo materno, y Pilar Casanueva, su tía materna. Había sido convocada en Tuenti por Francisco José Moreno Muñoz, hermano de una amiga de la joven.



Diego Jiménez, un vecino, abraza al padre y al abuelo de Marta



El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, hizo la típica declaración de todos los casos similares: que las investigaciones de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no descartaban nada y que la desaparición podía ser tanto voluntaria como involuntaria.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, declaraba que "estamos echando el resto y vamos a seguir echándolo, porque es un tema muy doloroso", para "encontrar una solución al asunto", y que hablaba con López Garzón casi todos los días para estar al tanto de las investigaciones y poder informar de la evolución del caso al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Por su parte, el juez de instrucción número 4 de Sevilla decretó el secreto de sumario, mientras la Unidad de Menores y la de Desaparecidos de la Policía de Sevilla, más una unidad de refuerzo llegada de Madrid, proseguían con las investigaciones.

No obstante, y tras acudir el martes dos de febrero a la Jefatura Superior de Policía para interesarse por la evolución del caso, Antonio del Castillo compareció dos días después en una rueda de prensa junto con Javier Casanueva. Declaró que no había nada nuevo. Le habían preguntado por las amistades de su hija, si faltaba alguna de sus prendas, qué llevaba puesto el día de la desaparición, pero no parecía haber avance alguno. Antonio afirmó que la familia tenía el apoyo de la policía y que ésta contaba con muy buenos profesionales, pero que parecían estar perdidos y no tenían nada fiable. El tiempo pasaba y su hija, que no se había ido por propia voluntad y con la que tenían una relación perfecta, seguía perdida. Y eso que se había entrevistado en la Casa Rosa nada menos que con Manuel Chaves, el presidente de la Junta de Andalucía.





Así que Antonio del Castillo seguía en su casa, mirando por la ventana a ver si venía Marta, y pendiente del teléfono, de una llamada que abriera las puertas a la esperanza.


¿Qué había sucedido en casa de Miguel?





Denuncia de desaparición. 25/01/2009.

Instructor: 91872                                      Atestado nº: 2451
Secretario: 0

- En Sevilla, siendo las 2 horas 9 minutos del día 25 de Enero del año 2009, ante el Instructor y Secretario arriba mencionados.


  • COMPARECE: En calidad de DENUNCIANTE, quien mediante DNI Nº ___, acredita ser ANTONIO ABAD DEL CASTILLO MÁRQUEZ, país de nacionalidad ESPAÑA, varón, nacido en SEVILLA, el día 21/06/1962, hijo de MIGUEL Y MANUELA, con domicilio en CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA, teléfono ___ y,
  • MANIFIESTA: Que comparece en este acto para denunciar la DESAPARICIÓN DE MARTA DEL CASTILLO CASANUEVA, país de nacionalidad ESPAÑA, mujer, nacida en SEVILLA, el día 19/07/1991, hija de ANTONIO Y EVA MARÍA, con domicilio en CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA, teléfono ___. Dicha desaparición se produjo a las 17:00 horas del día 24/01/2009, en DOMICILIO PARTICULAR, CALLE ARGANTONIO 3, de SEVILLA.
  • Que los datos físicos de la persona desaparecida son: de 17 años de edad, 167 centímetros de estatura, complexión DELGADO O MUY DELGADO, CABELLO LARGO, CABELLO RUBIO, CARA ALARGADA, OJOS VERDES, PIEL BLANCA, PIERCING EN OMBLIGO, vistiendo PANTALONES VAQUEROS Y CAZADORA DE PANA DE COLOR NEGRO.
  • Que interpone la presente como padre de la desaparecida para manifestar que en la tarde de los corrientes su hija salió del domicilio en compañía de un amigo llamado Miguel Carcaño Delgado con número de teléfono ___.
  • Que la desaparecida tenía que haber vuelto al domicilio sobre las 22:30 a las 23:00, pero que no lo ha realizado, ni se ha puesto en contacto con nadie para informar de su paradero.
  • Que el dicente se ha puesto en contacto con varios de los amigos con los que pudiera estar su hija, respondiendo Miguel Carcaño que él la había dejado en el Barrio sobre las 21:30, que también ha hablado con otro amigo llamado Samuel con teléfono de móvil ___, el cual le ha dicho que Miguel había dejado a Marta sobre las 00:00 horas en el Barrio, aportado también que un amigo que responde al nombre de Javi con teléfono ___ había estado con la desaparecida en esta tarde.
  • Que preguntado por dónde había estado durante la tarde, manifiesta que iba a estar en la Trianera y posteriormente en el Gran Poder.
  • Que preguntado por si la desaparecida es reincidente manifiesta que NO.







Fuentes:




  1. http://www.20minutos.es/noticia/446111/0/nina/desaparecida/sevilla/
  2. http://www.20minutos.es/noticia/446243/0/marta/desaparecida/sevilla/
  3. http://www.20minutos.es/noticia/446707/0/marta/busqueda/internet/
  4. http://www.20minutos.es/noticia/446768/0/marta/desaparecida/sevilla/
  5. 2009.01.29: La joven desaparecida en Sevilla llegó hasta el portal y estuvo allí un rato: http://hemeroteca.abc.es/nav/Navigate.exe/hemeroteca/madrid/abc/2009/01/29/027.html
  6. Egea, Alfonso. Hay chicos Malos. El caso de Marta del Castillo.



domingo, 26 de octubre de 2014

Matilde Iborra y Fernando García, a ojos de Pérez Abellán.




"... Las niñas podían estar en el norte de África o sabe Dios dónde. Fernando García, un rostro duro, con viejas cicatrices en la cara, un mal recuerdo de la adolescencia o de la primera juventud, el pelo negro, corto, y la decisión firme en los ojos, había empezado a invadir los telediarios. No se pararía jamás. Primero, los informativos; luego, los programas de televisión enteros, las visitas al comisario, al ministro del Interior y al presidente del gobierno. Los miles de carteles cruzando España y el enigma de Alcácer, extendiéndose y preocupando a todo el país, como una mancha de aceite. Las niñas de Alcácer se hicieron muy conocidas, las adoptaron casi todas las familias españolas y cada vez que salía Fernando García, allí estaban los espectadores preocupados como padres de lo que estaba ocurriendo.

Fernando García temió que se las hubieran llevado unos violadores (fue la primera hipótesis de la policía judicial), pero no quiso limitarse sólo a eso, por lo que preparó un viaje a Londres para ver a Raymond Nakachian, al que también le secuestraron una hija en Marbella, y que se solidarizó con García para imprimir nuevos carteles, con texto en árabe, para ser distribuidos por los países del Magreb. La casa de Fernando, hasta entonces un alegre ático, se fue poblando de fotos de la hija desaparecida. Miriam de fallera, Miriam en traje de noche con sus rotundos catorce años, Miriam en bañador. La ausencia de la hija se compensaba con la presencia fotográfica. Con el tiempo los pasillos, la habitación de Miriam, serían un largo mausoleo donde reinaba la melancolía. Fotos, cuadros, pinturas de la niña. Las zapatillas rosa de baile colgadas sobre su recuerdo. Matilde Iborra, la madre, no podría superarlo. Primero lloró la ausencia, luego enfermó de nostalgia y, finalmente moriría de pena. Matilde era una hermosa mujer, madre de tres hijos, pero a que la pérdida de uno de ellos, la chica, la dejó herida de muerte. Fernando, su marido, pronto abandonaría su trabajo en la fábrica de colchones propiedad de la familia. Los hermanos le seguirían pasando un sueldo, pero él podría dedicarse a buscar la verdad de la desaparición de Miriam sin grandes apuros económicos.

Fernando correría de un lado para otro a todos los programas de radio y televisión, entrevistas con políticos, policías, periodistas y al despacho que le pusieron en el Ayuntamiento de Alcácer. La misma actividad frenética le mantendría distraído, sin casi darse cuenta de que había perdido del todo a Miriam, o tratando de no darse cuenta, agarrado a los viajes, la actividad constante, las discusiones y la marcha de la investigación. García es el primer padre coraje, el primero por ser el más conocido y haberse plantado de forma inamovible: las niñas deben ser halladas, los secuestradores deben ser capturados. García siempre quiso saber la verdad. No es un hombre infalible, ni un santo, pero sí un hombre decidido, valiente, dispuesto a todo para lograr que le hagan caso. Se sabe en posesión de la razón, su razón, y tiene la palanca para levantar el mundo. Fernando García generó una cantidad enorme de solidaridad que se concretó en respaldo social. Atrae la audiencia en las televisiones, las firmas en las concentraciones humanas a las que asiste. Todo el mundo se identifica con el dolor y la lucha de un padre que no descansará hasta saber la verdad.




Matilde Iborra empezó a notar la falta de su marido, que pasaba más noches en los hoteles que en casa. Es posible que hubiera necesitado acompañarle, pero no se sentía capaz. Estaba herida en lo más hondo y además tenía que ocuparse de sus otros hijos. Matilde enfermó gravemente del hígado, tan grave, que la pusieron en la lista para trasplantes. Todo eso fue a lo largo de muchos meses, cuando ya las niñas habían sido halladas, se preparaba el juicio e incluso se celebraba la vista, que comenzó el 12 de mayo de 1997. Matilde acabó por ordenar al hospital que la borraran de la lista de posibles trasplantes porque no quería vivir. Que le consiguieran el hígado a alguien que hiciera mejor uso de él. Matilde Iborra, después de celebrarse el juicio por la muerte de su hija y sus amigas, vio claro que no se sentía con fuerzas para continuar. La ausencia de Miriam era muy pesada, lo que le habían hecho a Miriam era muy duro, y ella no encontraba energía suficiente para superarlo. Matilde Iborra murió como había vivido: de forma discreta, como para no molestar, sencilla y sin ruido. Una mujer encantadora a la que habían partido en dos con el secuestro de su hija.





García tendría que superar la muerte de su esposa, otra de las víctimas del caso Alcácer, como lo había sido años antes el padre de Desirée, el marido de Rosa Folch, una de las familias afectadas. Las otras víctimas de Alcácer incluyen a Fernando, a veces como un zombie, saltando de un avión a otro, con los ojos desencajados, aportando toda la reserva de energías, temible contra los asesinos, procurando no desmayar nunca en público. García puede estar equivocado en sus hipótesis, pero nunca en su postura. Encarna al padre batallador, imparable, que lo entrega todo para averiguar lo que pasó, para que cesen de matar criaturas aquellos que incluso lo convierten en una distracción o un deporte..."

Francisco Pérez Abellán



---OOO---


Fuentes:



Alcácer. Punto final. Toda la verdad diez años después. Francisco Pérez Abellán. Ediciones Martínez Roca S.A. 2002. Páginas 84 y 85.


jueves, 23 de octubre de 2014

Baal y Moloch en la Biblia.




El hombre primitivo estaba atrapado en un mundo hostil, a merced de la naturaleza y los elementos. Pequeños cambios en el clima provocaban consecuencias terribles: sequías, lluvias torrenciales, granizadas, heladas, vientos huracanados, inundaciones, maremotos... Además, la corteza terrestre no era estable. Los continentes todavía flotaban en el magma, y el contacto de las zonas de fricción, las placas tectónicas, ocasionaba terremotos. El magma salía al exterior por incremento de la presión y la temperatura internas y se producían erupciones volcánicas.

De este modo, los antiguos no estaban tan sólo sujetos a pérdidas de cosechas o muerte de animales domésticos o seres humanos con motivo de las oscilaciones climáticas, sino que un terremoto, un maremoto, un huracán o una erupción volcánica podían borrar del mapa a una ciudad entera o, incluso, a una civilización.

Todavía hoy, cuando ya tenemos explicaciones científicas de estos fenómenos, nos sentimos sobrecogidos y fascinados ante el resplandor del rayo y el estruendo del trueno en medio de la tormenta.

No es de extrañar que los antiguos adoraran como dioses a los elementos y que llegaran a pensar que si ofrecían víctimas a sus "dioses", éstos quizás se aplacaran y se apiadaran de ellos. ¿Qué mejor manera de hacerlo que pasando víctimas por el fuego, que conocieron por primera vez después de que un rayo provocara un incendio, una clara muestra del disgusto de los dioses?

Uno de los pueblos que practicaba estos sacrificios era el fenicio, que ocupaba zonas de los actuales Israel, Siria y Líbano. En la biblia se le llama Canaán. Este tema ya se ha tratado en el blog en el post: "Sacrificios de niños a los baalim".

Estos repugnantes ritos se extendieron por diferentes áreas geográficas (por ejemplo, Cartago, que fue destruida por Roma en el 146 A.C.; las ruinas de la ciudad fueron sembradas de sal y los supervivientes fueron vendidos como esclavos), llegando a constituir un grave problema para el pueblo hebreo, como demuestran las citas de las sagradas escrituras que se presentan a continuación, en las que se menciona a los dioses Baal y Moloch, los sacrificios humanos que demandaban y la condena absoluta de tales prácticas. Evidentemente, cuando se tiene que insistir hasta la saciedad en la prohibición de una conducta, es porque esa conducta se está produciendo reiteradamente. Y así vemos cómo unos reyes destruyen los ídolos y las prácticas asociadas y otros restauran unos y otras.



Nota: Todas las citas han sido extraídas de la Biblia de Reina - Valera. La única excepción es una cita del Libro de la Sabiduría 12, 1-6, tomada de la versión de Nácar - Colunga. Los números que aparecen en medio del texto corresponden a los versículos de cada capítulo.



Moloch

Levítico 18-20
Y no des de tu simiente 21 para hacerla pasar por el fuego a Moloch; no contamines el nombre de tu Dios: Yo Jehová.

N: Tu simiente: tu descendencia, tus hijos. Pasar por el fuego: quemar en honor a Moloch o Baal, como en la ilustración que encabeza el post.

Levítico 20-2
Y habló Jehová a Moisés diciendo: dirás asimismo a los 2 hijos de Israel: cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que peregrinan en Israel, que diere de su simiente a Moloch, de seguro morirá: el pueblo de la tierra lo apedreará con piedras.

I Reyes 11-7
Entonces edificó Salomón un alto a Chêmos, abominación de Moab, en el monte que está enfrente de Jerusalem; y a Moloch, abominación de los hijos de Ammón.

II Reyes 23-10
10 Asimismo profanó a Topheth, que está en el valle del hijo de Hinnom, porque ninguno pasase su hijo o su hija por fuego a 11 Moloch.

Jeremías 32-35
... Y edificaron altares a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinnom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloch, lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento 36 que hiciesen esta abominación, para hacer pecar a Judá.

Amós 5-25
¿Habéisme ofrecido sacrificios y presentes 25 en el desierto en cuarenta años, casa de Israel? Mas llevabais 26 el tabernáculo de vuestro Moloch y Chiún, ídolos vuestros, la estrella de vuestros dioses que os hicisteis.

Hechos 7-43
Antes, trajisteis el tabernáculo de Moloch, y 43 la estrella de vuestro dios Remphán: figuras que os hicisteis para adorarlas: os transportaré pues, más allá de Babilonia.

La estrella de vuestro Dios Remphán: la estrella de seis puntas, hexagrama o estrella de David. Hay quienes opinan que el verdadero símbolo de los hijos de Israel es la menorah de siete brazos. Ya vemos como la propia Biblia afirma que la estrella de seis puntas es el símbolo de Remphán.




Baal

Números 25-3
Y allegóse el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová 3 se encendió contra Israel. Y Jehová dijo a Moisés: toma todos 4 los príncipes del pueblo, y ahórcalos a Jehová delante del sol; y la ira del furor de Jehová se apartará de Israel. Entonces 5 Moisés dijo a los jueces de Israel: matad cada uno a aquellos de los suyos que se han allegado a Baal-peor.

Deuteronomio 4-3
Vuestros ojos vieron lo que hizo Jehová con motivo de Baal-peor; que a todo hombre que fue en pos de 4 Baal-peor destruyó Jehová tu Dios de en medio de ti.

Jueces 2-11
11 Y los hijos de Israel hicieron lo malo en ojos de Jehová, y sir 12 vieron a los Baales: y dejaron a Jehová el Dios de sus padres, que los había sacado de la tierra de Egipto, y fuéronse tras otros dioses, los dioses de los pueblos que estaban en sus alre 13 dedores, a los cuales adoraron; y provocaron a ira a Jehová. Y 14 dejaron a Jehová, y adoraron a Baal y a Astaroth.





Jueces 6-24
Y edificó allí Gedeón altar a Jehová, al que llamó Jehová-salom: está hasta hoy en 25 Ophra de los Abiezeritas. Y aconteció que la misma noche le dijo Jehová: Toma un toro del hato de tu padre, y otro toro de siete años, y derriba el altar de Baal que tu padre tiene, y corta 26 también el bosque que está junto a el: y edifica altar a Jehová tu Dios en la cumbre de este peñasco en lugar conveniente.

Jueces 8-33
Y aconteció que como murió Gedeón, los hijos 33 de Israel tornaron, y fornicaron en pos de los Baales, y se pusieron por Dios a Baal-berith. Y no se acordaron los hijos de 34 Israel de Jehová su Dios, que los había librado de todos sus enemigos alrededor: ni hicieron misericordia con la casa de 35 Jerobaal Gedeón conforme a todo el bien que él había hecho a Israel.

Jueces 10-6
Mas los hijos de Israel tornaron a 6 hacer lo malo en los ojos de Jehová, y sirvieron a los Baales y a Astaroth, y a los dioses de Siria, y a los dioses de Sidón, y a los dioses de Moab, y a los dioses de los hijos de Ammón, y a los dioses de los Filisteos: y dejaron a Jehová, y no le sirvieron. Y Jehová se airó contra Israel,

I Samuel 6-4
Entonces los 4 hijos de Israel quitaron a los Baales y a Astaroth, y sirvieron a solo Jehová.

I Samuel 6-4
Y Achâb hijo de Omri hizo lo malo a los ojos de Jehová sobre todos los que fueron antes de él; porque le fue ligera cosa andar en los pecados de Jeroboam 31 hijo de Nabat, y tomó por mujer a Jezabel hija de Ethbaal rey de los Sidonios, y fue y sirvió a Baal, y lo adoró. E hizo altar 32 a Baal, en el templo de Baal que él edificó en Samaria. Hizo 33 también Achab un bosque; y añadió Achab haciendo provocar a ira a Jehová Dios de Israel, más que todos los reyes de Israel que antes de él habían sido. En su tiempo Hiel de Beth-el 34 reedificó a Jericó. En Abiram su primogénito echó el cimiento, y en Segub su hijo postrero puso sus puertas; conforme a la palabra de Jehová que había hablado por Josué hijo de Nun.

N: En Abiram su primogénito echó el cimiento: sacrificó a su primogénito Abiram para consagrar la construcción de los cimientos de la ciudad de Jericó. En Segub su hijo postrero puso sus puertas: sacrificó a su último hijo Segub para consagrar la construcción de las puertas de la ciudad de Jericó.

I Reyes 18-39
Y viéndolo todo el pueblo, cayeron sobre sus 39 rostros, y dijeron: ¡Jehová es el Dios! ¡Jehová es el Dios! Y 40 díjoles Elías: prended a los profetas de Baal, que no escape ninguno. Y ellos los prendieron; y llevólos Elías al arroyo de Cisón, y allí los degolló.

I Reyes 22-52
Y Ochozías hijo de Achab 52 comenzó a reinar sobre Israel en Samaria, el año diecisiete de Josaphat rey de Judá; y reinó dos años sobre Israel. E hizo lo 53 malo en los ojos de Jehová, y anduvo en el camino de su padre, y en el camino de su madre, y en el camino de Jeroboam hijo de Nabat, que hizo pecar a Israel: porque sirvió a Baal, 54 y lo adoró, y provocó a ira a Jehová Dios de Israel, conforme a todas las cosas que su padre había hecho.

II Reyes 1-1
1 Después de la muerte de Achab rebelóse Moab con 2 tra Israel. Y Ochozías cayó por las celosías de una sala de la casa que tenía en Samaria; y estando enfermo envió mensajeros, y díjoles: Id, y consultad a Baal-zebub dios de Ecrón, si tengo de sanar de esta mi enfer 3 medad. Entonces el ángel de Jehová habló a Elías Thisbita, diciendo: levántate, y sube a encontrarte con los mensajeros del rey de Samaria, y les dirás: ¿no hay Dios en Israel, que vo 4 sotros vais a consultar a Baal-zebub dios de Ecrón? Por tanto así ha dicho Jehová: del lecho en que subiste no descenderás, 5 antes morirás ciertamente.

N: Baal zebub= belcebú, uno de los nombres con los que se conoce al diablo, demonio, satán, satanás, lucifer, mefistófeles, etc.

II Reyes 2-3
Y Joram hijo de Achâb comenzó a reinar en Samaria so 3 bre Israel el año dieciocho de Josaphat rey de Judá; y reinó doce años. E hizo lo malo en ojos de Jehová, aunque no como 2 su padre y su madre; porque quitó las estatuas de Baal que su padre había hecho.

II Reyes 10-19
19 Llamadme pues luego a todos los profetas de Baal, a todos sus siervos, y a todos sus sacerdotes; que no falte uno, porque tengo un gran sacrifico para Baal; cualquiera que faltare, no vivirá. Esto hacía Jehú con astucia, para destruir a los que 20 honraban a Baal. Y dijo Jehú: santificad un día solemne a 21 Baal. Y ellos convocaron. Y envió Jehú por todo Israel, y vinieron todos los siervos de Baal, que no faltó ninguno que no viniese. Y entraron en el templo de Baal, y el templo de Baal se llenó de cabo a cabo. Entonces dijo al que tenía el cargo de 22 las vestiduras: saca vestiduras para todos lo siervos de Baal. Y él les sacó vestimentas. Y entró Jehú con Jonadab hijo de 23 Rechâb en el templo de Baal, y dijo a los siervos de Baal: mirad y ved que por dicha no haya aquí entre vosotros alguno de los siervos de Jehová, sino solos los siervos de Baal. Y co 24 mo ellos entraron para hacer sacrificios y holocaustos, Jehú puso fuera ochenta hombres, y díjoles: cualquiera que dejare vivo alguno de aquellos hombres que yo he puesto en vuestras manos, su vida será por la del otro. Y después que acabaron 25 ellos de hacer el holocausto, Jehú dijo a los de su guardia y a los capitanes: entrad, y matadlos; que no escape ninguno. Y los hirieron a cuchillo: y dejáronlos tendidos los de la guardia y los capitanes, y fueron hasta la ciudad del templo de Baal. Y sacaron las estatuas de la casa de Baal, y quemáronlas. Y 26, 27 quebraron la estatua de Baal, y derribaron la casa de Baal, e hiciéronla necesaria, hasta hoy. Así extinguió Jehú á Baal 28 de Israel.

II Reyes 11-17
Entonces Joiada hizo alianza entre Jehová y 17 el rey y el pueblo, que serían pueblo de Jehová: y asimismo entre el rey y el pueblo. Y todo el pueblo de la tierra entró 18 en el templo de Baal, y derribáronlo: asimismo despedazaron enteramente sus altares y sus imágenes, y mataron a Mathán sacerdote de Baal delante de los altares.

II Reyes 17-16
Y dejaron todos los mandamientos de Jehová su Dios, e hiciéronse vaciadizos dos becerros, y también bosques, y adoraron a todo el ejército del cielo, y sirvieron a Baal: e hicieron pasar a sus hijos y 17 a sus hijas por fuego; y diéronse a adivinaciones y agüeros, y entregáronse a hacer lo malo en ojos de Jehová, provocándole a ira. Jehová por tanto se airó en gran manera contra Israel, 18 y quitólos de delante de su rostro; que no quedó sino sólo la tribu de Judá.

II Reyes 20-21
21 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y reinó en Jerusalem cincuenta y cinco años: el nombre de su madre 2 fué Hepsiba. E hizo lo malo en ojos de Jehová, según las abominaciones de las gentes que Jehová había echado delante 3 de los hijos de Israel. Porque él volvió a edificar los altos que Ezechîas su padre había derribado, y levantó altares a Baal.

II Crónicas (Paralipómenos) 17-3
Y fué Jehová con Josaphat, porque anduvo en los 3 primeros caminos de David su padre, y no buscó a los Baales; sino que buscó al Dios de su padre, y anduvo en sus man 4 damientos, y no según las obras de Israel. Jehová por tanto 5 confirmó el reino en su mano, y todo Judá dio a Josaphat presentes; y tuvo riquezas y gloria en abundancia.

II Crónicas (Paralipómenos) 23-16
Y Joiada hizo pacto entre sí y todo el 16 pueblo y el rey, que serían pueblo de Jehová. Después de esto 17 entró todo el pueblo en el templo de Baal, y derribáronlo, y también sus altares; e hicieron pedazos sus imágenes, y mataron delante de los altares a Mathán, sacerdote de Baal.

II Crónicas (Paralipómenos) 28-1
De veinte años era Achaz cuando comenzó a reinar, y dieciséis años reinó en Jerusalem: mas no hizo lo recto en ojos de Jehová, como David su padre. Antes anduvo en los cami 2 nos de los reyes de Israel, y además hizo imágenes de fundición a los Baales. Quemó también perfume en el valle de los hi 3 jos de Hinnom, y quemó sus hijos por fuego, conforme a las abominaciones de las gentes que Jehová había echado delante de los hijos de Israel.

II Crónicas (Paralipómenos) 33-1
33 De doce años era Manasés cuando comenzó a reinar, y 2 cincuenta y cinco años reinó en Jerusalem. Mas hizo lo malo en ojos de Jehová, conforme a las abominaciones de las gentes 3 que había echado Jehová delante de los hijos de Israel: Porque el reedificó los altos que Ezechîas su padre había derribado, y levantó altares a los Baales.

II Crónicas (Paralipómenos) 34-1
De ocho años era Josías cuando comenzó a reinar, y 34 treinta y un años reinó en Jerusalem. Éste hizo lo recto en 2 ojos de Jehová, y anduvo en los caminos de David su padre, sin apartarse a la diestra ni a la siniestra. A los ocho años de 3 su reinado, siendo aún muchacho, comenzó a buscar al Dios de David su padre; y a los doce años comenzó a limpiar a Judá y a Jerusalem de los altos, bosques, esculturas, a imágenes de fundición. Y derribaron delante de él los altares de los Baales.

Jeremías 2-8
Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está Jehová? y los que tenían la ley no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron en 9 Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha.

Jeremías 7-7
He aquí vosotros os confiáis 8 en palabras de mentira, que no aprovechan. ¿Hurtando, ma 9 tando, y adulterando, y jurando falso, e incensando a Baal, y andando tras dioses extraños que no conocisteis.

Jeremías 9-13
Y dijo Jehová: Porque 13 dejaron mi ley, la cual dí delante de ellos, y no obedecieron a mi voz, ni caminaron conforme a ella; antes se fueron tras 14 la imaginación de su corazón, y en pos de los Baales que les enseñaron sus padres: Por tanto así ha dicho Jehová de los 15 ejércitos, Dios de Israel: he aquí que a este pueblo yo les daré a comer ajenjos, y les daré a beber aguas de hiel.

Jeremías 9-13
Y edificaron alto a Baal, para quemar 5 con fuego sus hijos en holocaustos al mismo Baal; cosa que no les mandé, ni hablé, ni me vino al pensamiento. Por tanto, 6 he aquí vienen días, dice Jehová, que este lugar no se llamará más Topheth, ni Valle del hijo de Hinnom, sino Valle de la Matanza.

Jeremías 23-13
Y en los profetas de Samaria he visto desatinos: 13 profetizaban en Baal, e hicieron errar a mi pueblo Israel.

Jeremías 32-32
Por toda la maldad de los hijos de Israel y de los hijos de Judá, que han hecho para enojarme, ellos, sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, y sus profetas, y los varones de Judá, y los moradores de Je 33 rusalem. Y volviéronme la cerviz, y no el rostro: y cuando los enseñaba, madrugando y enseñando, no escucharon para 34 recibir corrección: Antes asentaron sus abominaciones en la 35 casa sobre la cual es invocado mi nombre, contaminándola. Y edificaron altares a Baal, los cuales están en el valle del hijo de Hinnom, para hacer pasar por el fuego sus hijos y sus hijas a Moloch, lo cual no les mandé, ni me vino al pensamiento.

Oseas 11-11
11 Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto lla 2 mé a mi hijo. Como los llamaban, así ellos se iban de su presencia; a los Baales sacrificaban, y a las esculturas ofrecían sahumerios.

Sofonías 1-1
Y extenderé mi mano sobre Judá, 4 y sobre todos los moradores de Jerusalem, y exterminaré de este lugar el remanente de Baal, y el nombre de los Chemarim con los sacerdotes.

Números 25-3
Y allegóse el pueblo a Baal-peor; y el furor de Jehová 3 se encendió contra Israel. Y Jehová dijo a Moisés: toma todos 4 los príncipes del pueblo, y ahórcalos a Jehová delante del sol; y la ira del furor de Jehová se apartará de Israel. Entonces 5 Moisés dijo a los jueces de Israel: Matad cada uno a aquellos de los suyos que se han allegado a Baal-peor.


Sacrificios

Génesis 22-1
22 Y aconteció después de estas cosas, que tentó Dios a 2 Abraham, y le dijo: Abraham. Y él respondió: heme aquí. Y dijo: Toma ahora tu hijo, tu único, Isaac, a quien amas, y vete a tierra de Moriah, y ofrécelo allí en holocausto sobre uno 3 de los montes que yo te diré...




... Y como 9 llegaron al lugar que Dios le había dicho, edificó allí Abraham un altar, y compuso la leña, y ató a Isaac su hijo, y púsole en el altar sobre la leña. Y extendió Abraham su mano, y 10 tomó el cuchillo, para degollar a su hijo. Entonces el ángel de 11 Jehová le dio voces del cielo, y dijo: Abraham, Abraham. Y él respondió: heme aquí. Y dijo: no extiendas tu mano sobre el 12 muchacho, ni le hagas nada; que ya conozco que temes a Dios, pues que no me rehusaste tu hijo, tu único...

Éxodo 13-12
Harás pasar a Jehová todo lo que abriere la matriz, asimismo todo primerizo que abriere la matriz de tus animales: los machos serán de 13 Jehová. Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, le degollarás: asimismo redimirás 14 todo humano primogénito de tus hijos. Y cuando mañana te preguntare tu hijo, diciendo: ¿qué es esto? decirle has: Jehová nos sacó con mano fuerte de Egipto, de casa de servidumbre; y endureciéndose Faraón en no dejarnos ir, Jehová mató en 15 la tierra de Egipto a todo primogénito, desde el primogénito humano hasta el primogénito de la bestia: y por esta causa yo sacrifico a Jehová todo primogénito macho, y redimo todo primogénito de mis hijos.

N: Redimir: intercambiar una víctima por otra. Eso incluye a los primogénitos varones. Hay que "redimirlos" sacrificando un animal, o serán sacrificados.

Deuteronomio 18-10
No sea hallado en ti quien haga pasar su hijo o su hija por el fuegoni practicante de adivinaciones, ni agorero, ni sortílego, ni he 11 chicero, ni fraguador de encantamientos, ni quien pregunte a 12 pitón, ni mágico, ni quien pregunte a los muertos. Porque es abominación a Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios las echó de delante de ti.

Jueces 11-30
Y Jephté hizo voto a Jehová, dicien 30 do: si entregares a los Ammonitas en mis manos, cualquiera 31 que me saliere a recibir de las puertas de mi casa, cuando volviere de los Ammonitas en paz, será de Jehová, y le ofreceré en holocausto. Pasó pues Jephté a los hijos de Ammón para 32 pelear contra ellos; y Jehová los entregó en su mano. Y los 33 hirió de grandísimo estrago desde Aroer hasta llegar a Min 34 nith, veinte ciudades; y hasta la vega de las viñas. Así fueron 34 domeñados los Ammonitas delante de los hijos de Israel. Y volviendo Jephté a Mizpa a su casa, he aquí que su hija le salió a recibir con adufes y danzas, y era la sola, la única suya; no 35 tenía fuera de ella otro hijo ni hija. Y como él la vio, rompió sus vestidos diciendo: ¡Ay, hija mía! de verdad me has abatido, y tú eres de los que me afligen: porque yo he abierto mi boca 36 a Jehová, y no podré retractarme. Ella entonces le respondió: Padre mío, si has abierto tu boca a Jehová, haz de mí como salió de tu boca, pues que Jehová ha hecho venganza en tus 37 enemigos los hijos de Ammón. Y tornó a decir a su padre: hágasme esto: déjame por dos meses que vaya y descienda por 38 los montes, y llore mi virginidad, yo y mis compañeras. Él entonces dijo: ve. Y dejóla por dos meses. Y ella fue con sus 39 compañeras, y lloró su virginidad por los montes. Pasados los dos meses volvió a su padre, e hizo de ella conforme a su voto 40 que había hecho. Y ella nunca conoció varón. De aquí fué la costumbre en Israel que de año en año iban las doncellas de Israel a endechar a la hija de Jephté Galaadita, cuatro días en el año.

N: Jephté ofrece a Jehová el sacrificio del primer ser allegado (puesto que dice "de las puertas de mi casa") a cambio de la victoria contra los Ammonitas. Resultó ser su hija, a la que dio dos meses para llorar su virginidad y luego la sacrificó.

Isaías 57-1
Perece el justo, y no hay quien pare mientes; y los píos 57 son recogidos, y no hay quien entienda que delante de la aflicción es recogido el justo. Entrará en la paz; descansarán en 2 sus lechos todos los que andan delante de Dios. Mas voso 3 tros llegaos acá, hijos de la agorera, generación de adúltero y de fornicaria. ¿De quién os habéis mofado? ¿contra quién en 4 sanchasteis la boca, y alargasteis la lengua? ¿No sois vosotros hijos rebeldes, simiente mentirosa, que os enfervorizáis con 5 los ídolos debajo de todo árbol umbroso, que sacrificáis los hijos en los valles, debajo de los peñascos?

Salmos 106-37
Y sacrificaron sus hijos y sus hijas 38 a los demonios; y derramaron la sangre inocente, la sangre de sus hijos y de sus hijas, que sacrificaron a los ídolos de Canaán: 39 y la tierra fue contaminada con sangre.

Sabiduría 12-3
Y porque aborrecías a los antiguos habitantes de tu tierra santa. 4 Que practicaban obras detestables de magia, ritos impíos, 5 y eran crueles asesinos de sus hijos, que se daban banquetes con la carne y sangre humanas, y con la sangre se iniciaban en infames orgías. 6 A esos padres, asesinos inocentes, determinaste perderlos por manos de nuestros padres. 7 Para que recibiese una digna colonia de hijos de Dios esta tierra, ante ti la más estimada de todas.

N. Se denuncian los crímenes rituales de los Cananeos (amorreos, hicsos, filisteos, fenicios -que fundarían Cartago-, etc.).

Jeremías 7-30
Porque los hijos de Judá han 30 hecho lo malo ante mis ojos, dice Jehová; pusieron sus abominaciones en la casa sobre la cual mi nombre fué invocado, amancillándola. Y han edificado los altos de Topheth, que es 31 en el valle del hijo de Hinnom, para quemar al fuego sus hijos y sus hijas, cosa que yo no les mandé, ni subió en mi corazón.

Ezequiel 36, 12
Y haré andar hombres 12 sobre vosotros, a mi pueblo Israel; y te poseerán, y les serás por heredad, y nunca más les matarás los hijos. Así ha dicho 13 el Señor Jehová: Por cuanto dicen de vosotros: Comedora de hombres, y matadora de los hijos de tus gentes has sido: Por 14 tanto, no devorarás más hombres, y nunca más matarás los hijos a tus gentes, dice el Señor Jehová. Y nunca más te haré 15 oír injuria de gentes, ni más llevarás denuestos de pueblos, ni harás más morir los hijos a tus gentes, dice el Señor Jehová. Y fue a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo del hombre, mo- 16, 17 rando en su tierra la casa de Israel, la contaminaron con sus caminos y con sus obras: como inmundicia de menstruosa fue su camino 18 delante de mí. Y derramé mi ira sobre ellos por las sangres que derramaron sobre la tierra; porque con sus ídolos 19 la contaminaron.




Mateo 26-26
Y comiendo ellos, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: tomad, comed, esto es mi cuerpo. Y tomando el vaso, y hechas gra 27 cias, les dio, diciendo: bebed de él todos; porque esto es mi 28 sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados.

N. Jesucristo deja bien claro que Dios abomina de los sacrificios humanos. Pan y vino en lugar de carne y sangre. Es el nuevo pacto. El último sacrificio -espejo del de Isaac en el que el padre ofrece a su hijo- es el suyo propio, siguiendo la voluntad del padre.


Prohibición de comer sangre

Éxodo 23-18
No ofrecerás con pan leudo la sangre de mi sacrificio, ni el sebo de mi 19 víctima quedará de la noche hasta la mañana.

N. Los ázimos y la sangre.

Levítico 17-7
Y nunca más sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras 7 de los cuales han fornicado: tendrán esto por estatuto perpetuo por sus edades. Les dirás también: Cualquier varón de la 8 casa de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre vosotros, que ofreciere holocausto o sacrificio, y no lo trajere 9 a la puerta del tabernáculo del testimonio, para hacerlo a Jehová, el tal varón será igualmente cortado de sus pueblos. Y 10 cualquier varón de la casa de Israel, o de los extranjeros que peregrinan entre ellos, que comiere alguna sangre, yo pondré mi rostro contra la persona que comiere sangre, y le cortaré de entre su pueblo. Porque la vida de la carne en la sangre 11 está: y yo os la he dado para expiar vuestras personas sobre el altar: por lo cual la misma sangre expiará la persona. Por tan 12 to, he dicho a los hijos de Israel: Ninguna persona de vosotros comerá sangre, ni el extranjero que peregrina entre vosotros 13 comerá sangre.





Fuentes:


  1. La Santa Biblia. Versión Reina-Valera. 1909.
  2. Summa Artis. Historia General Del Arte. Vol. II. Arte del Asia Occidental. Decimocuarta Edición. Páginas 411-413. Editorial Espasa Calpe. Madrid. 2003. José Pijoán.
  3. http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2013/03/sacrificios-de-ninos-los-baalim.html