jueves, 13 de noviembre de 2014

El triple crimen de Alcàsser. Vigésimo segundo aniversario.




El 13 de noviembre de 1992 dos niñas de catorce años, Miriam García Iborra y Desirée Hernández Folch, y una de quince años, Toñi Gómez Rodríguez, que vivían en el pueblo valenciano de Alcàsser, fueron secuestradas al atardecer.

Setenta y cinco días después, sus cuerpos aparecieron sepultados en una fosa cavada en La Romana, un paraje montañoso situado en el término municipal de Llombay. Habían sido violadas, torturadas de forma inimaginable y asesinadas.

Después de una investigación que no lo fue, unas autopsias que no lo fueron y un juicio que tampoco lo fue, se nos hizo creer que el principal implicado, un camello de poca monta llamado Antonio Anglés Martins, había conseguido huir. El único condenado, como cómplice necesario del triple crimen, que fue a parar a la cárcel, fue Miguel Ricart Tárrega.

Uno de los padres de las niñas, D. Fernando García, intentó por todos los medios descubrir a los culpables. Acabó procesado por injurias y calumnias con publicidad y con la amenaza de una condena de prisión superior a la de un homicidio. Finalmente, se le condenó a una fuerte multa, los medios de comunicación lo desacreditaron y no pudo concluir su labor.

Veintidós años después, los psicópatas culpables de estos hechos siguen impunes. No lo permitas.

Si no conoces el caso, infórmate uniéndote a nuestro grupo. Ayúdanos a difundir la verdad.

Por favor, difunde y comparte este cartel. Que no haya paz para los culpables.









https://www.facebook.com/groups/501639893305639/

1 comentario:

  1. Buen trabajo. Hay que seguir y difundir. Un recuerdo muy triste nos invade en un día como este. Unas niñas llenas de vida, con tan macabro final. Eso si, NUNCA os olvidaremos. QEPD.
    Por cierto, vais a tratar lo de Ayotzinapa (México)? Otro crimen de estado...
    Saludos

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.