lunes, 16 de noviembre de 2015

José Bretón Gómez. Un enigma sin resolver. Preludio.




Ruth Ortiz Ramos y José Bretón Gómez, de Córdoba, se casaron el 14 de diciembre de 2002 y tuvieron dos hijos, Ruth y José.

Ruth Ortiz consiguió un empleo en Huelva. En agosto de 2011 comunicó a su marido que pensaba renovar su contrato de trabajo y que, por tanto, no se iría a Córdoba con él, tal y como Bretón deseaba. El 15 de septiembre la relación se acabó cuando Ruth le dijo que no era feliz con él y que habría que "tomar decisiones", que se concretaron en la tarde del día 17, cuando anunció "su decisión firme de separarse de él y de mantener la custodia de sus hijos."

Bretón se volvió a Córdoba, para alojarse en casa de sus padres, en la calle Don Carlos Romero 8. De mutuo acuerdo se formalizó un régimen de visitas para los niños, según el cual Bretón podía llevárselos los fines de semana alternos, en espera de la sentencia judicial de separación.

La primera vez que Bretón recogió a sus hijos fue el viernes 23 de septiembre, devolviéndolos el domingo día 25. Un viaje de 230 km. de ida y otros tantos de vuelta para poder ver a sus hijos un fin de semana cada 15 días.

Cualquier padre normal soportaría el dolor y la desilusión de un modo u otro. Bretón, según se determinó en el juicio, no lo hizo así.

Llegó el fatídico domingo 8 de octubre de 2011. La versión Bretón es que extravió a sus hijos en el Parque Cruz Conde y entonces llamó al 112 para denunciar la desaparición. El problema es que nadie vio a los niños esa tarde donde Bretón dijo que estaban.

Para liar más el caso, la prensa tomó partido casi desde el minuto uno, en lugar de limitarse a informar, como era su obligación. Veamos un ejemplo, tomado de "El programa de Ana Rosa" en T5:

La llamada de José Bretón al 112

A las 18.41 h. del 8 de octubre de 2011, José Bretón realiza una llamada al 112. Con tono sereno, según constatan los que han escuchado la llamada, el padre de Ruth y José avisa al servicio de emergencias de que ha perdido a sus hijos. "Quería denunciar que no encuentro a mis hijos. Uno de 2 años y otro de 6. No los encuentro", dice José Bretón a la operadora del 112. 

Durante los cuatro minutos que dura la llamada, José Bretón no se muestra nervioso, no ofrece ningún dato sobre lo sucedido en el parque y, aunque luego da la dirección exacta, al principio asegura no saber dónde está situado. "Hará media hora que no los tengo localizados. Hay un poco tumulto y cuando voy a echar menos (sic) no los veo."

El juez cree que la hoguera es una pista falsa

'El programa de Ana Rosa' ha tenido acceso a las imágenes de la hoguera que José Bretón encendió en la finca de 'Las Quemadillas' el día de la desaparición de los niños. Según ha revelado Nacho Abad, el juez encuadra la hoguera como una de las pistas falsas que dejó Bretón para despistar a la policía. 

Como tenemos disponible el audio de la llamada -exasperante el operador del 112-, dejo a los lectores que determinen por sí mismos si Bretón estaba sereno al efectuar la llamada, si estaba haciendo teatro o bien mostraba algún signo real de inquietud, ansiedad, dolor, o preocupación. No obstante, me limito a poner de manifiesto un dato objetivo: el propio operador del 112 le dice a Bretón por dos veces que se tranquilice, que así terminan antes.

Por otra parte, resulta más que curioso que al principio la hoguera de Las Quemadillas "era una pista falsa" de Bretón, para convertirse más tarde en la prueba definitiva de su culpabilidad, cuando los huesos de pequeños animales se transmutaron en huesos humanos.

En los primeros días tras la desaparición todavía parecía que se daba alguna que otra oportunidad a Bretón. Por ejemplo, en la siguiente noticia, aparecida en El País, el 10 de octubre de 2011:

... Ana Navarro, familiar de la madre, aseguró ayer que, aunque el padre no encajó bien la separación, solicitada por su ex compañera, la relación entre ambos era "cordial y trataban de hacerlo todo civilizadamente. Ella sabía que el padre iba a llevar a los niños a Córdoba, como había hecho antes y no había problema", añadió...

Una relación cordial... Sin embargo, Ruth Ortiz decidió presentar una denuncia por vejaciones, insultos y malos tratos psíquicos en cuanto se enteró de la desaparición de sus hijos. La primera denuncia que presentaba contra Bretón después de nueve años de convivencia. Celebrado el juicio por malos tratos, el veredicto se produjo el 5 de julio de 2014, tres años después de la denuncia. La jueza Dª Mª Inmaculada Roca Navarro absolvió a Bretón "con todos los pronunciamientos favorables". A buenas horas, porque hacía un año que se le había condenado a 40 años de cárcel. Supongo que ser considerado un maltratador por aquella época no ayudó mucho a que los jurados se formaran una buena impresión del acusado.

¿Cuándo y por qué cambió la mirada de Bretón? ¿Cuando pasó de aparentar felicidad -como en la foto que encabeza el post- a convertirse en ese hombre de mirada vacía, ausente, inexpresiva y de ojos desorbitados que muestra en el juicio?






Los teléfonos móviles inteligentes y los ordenadores personales han adquirido un excesivo protagonismo. ¿Vamos a tener que preocuparnos de sí tenemos encendido o no el gps, de si borramos o no la lista de llamadas, de cuándo los apagamos o encendemos, eliminamos archivos, etc. porque nos van a intentar buscar las vueltas con el tema en el primer pleito que tengamos la desgracia de afrontar?

A ver si, en adelante, formar parte de una familia en proceso de separación o tener cualquier problema psicológico (lo que sucedió tanto en el caso Bretón como en el caso Porto-Basterra) va a ser un indicio de criminalidad y va a dar barra libre a los asesinos de la secta -como ya viene sucediendo con violadores y pederastas- para que les salgan gratis sus crímenes.

¿Se hizo justicia en el caso Bretón? Trataremos de arrojar alguna luz al respecto en futuros posts. Nada puede devolver la vida a los pequeños Ruth y José, pero al menos merecen auténtica justicia.

Ellos son lo más importante de este caso. Los niños son siempre lo más importante, porque son lo que más queremos, porque están indefensos, porque son la expresión de la inocencia y porque son nuestro futuro.






Transcripción de la llamada de Bretón al 112


- Emergencias... uno uno dos Andalucía, dígame.
- Sí, mira, estoy en Córdoba capital, quería denunciar que no encuentro aaa dos... a mis hijos, a uno de dos años y otro de seis, aquí en el parque que hay enfrente de la Ciudad de los Niños.
- Pero, ¿qué ocurre con los menores?
- ¡Que no los encuentro!
- ¿Que los ha perdido? De acuerdo, es usted el padre, ¿no?
- Sí, exactamente.
- De acuerdo, mire, le voy a tomar nota, tranquilícese, vamos a ver... ¿en qué provincia se encuentra. Me dijo aquí en Córdoba. ¿Córdoba capital o algún pueblo?
- No, no, en Córdoba capital.
- Córdoba capital, de acuerdo. ¿En qué calle... eeh... viven ellos?
- Es que estamos en Huelva, nos hemos venido para aquí el fin de semana en Córdoba.
- Per... ah, de acuerdo. ¿Que viven en... en Huelva, no? ¿Con domicilio en Huelva? ¿Están ahora en casa de unos amigos, en un hotel?
- No, de mis padres, en casa de mis padres. Que hemos venido a pasar el fin de semana...
- Bien, escuche. ¿Cómo se llama la calle donde se hospedan los menores ahora, la casa de sus padres entonces, de los abuelos?
- Don Carlos Romero número 8.
- ¿Juan Carlos?
- Don, Don Carlos Romero.
- Vamos a ver... Don Carlos Romero número 8, ¿no? ¿Es un piso o una casa?
- Es una casa.
- Una casa... esta calle pertenece, ¿a qué barriada o zona dentro de Córdoba capital?
- ¡Pero que los niños no se han perdido ahí!
- Ya lo sé, señor, pero necesito un domicilio, tranquilícese, que terminamos antes.
- Sí, sí.
- ¿A qué barriada, le vuelvo a preguntar?
- En Cañero, en Cañero...
- Bien, en Cañero, de acuerdo. Me confirma, Córdoba capital, en la calle Don Carlos Romero 8, que es una casa en la barriada Cañero donde, por ejemplo han pasado esta última noche ¿no?, donde están ahora...
- Sí, sí, sí.
- Y ellos se han perdido entonces, a ver, se han perdido en un parque... ¿Cómo se llama la calle donde se han perdido?
- Es que no lo sé. Es enfrente de un parque que hay... enfrente de... de la Ciudad de los Niños.
- Frente... Pero... ¿que es en la misma calle Juan Carlos... Don Carlos Romero o dónde?
- No, no, no, es muchísimo más lejos.
- Bien, pues algún dato más sobre ese parque, señor, para que también policía busque por esa zona. Ese parque ¿dónde está? ¿En qué calle o avenida? Pregunte, por favor, si hay alguna persona en la calle.
- Menéndez... Menéndez Pidal es el nombre de... de la calle.
- En un parque entonces de la calle Menéndez Pi... Pidal, ¿no?
- Sí.
- Menéndez Pidal, bien, y esto pertenece a la barriada, a la zona... ¿lo sabe? ¿a qué...?
- No, eso es... es por la zona hospitalaria.
- Ajá, zona hospitalaria, muy bien.
- ... al parque le dicen el parque del circuito del Colacao.
- Se trata entonces, vamos a ver, del parque del Cola Cao, ¿no?
- Sí, circuito del Cola Cao, le dicen.
- Parque, circuito entonces, del Cola Cao. Dígame el teléfono del que me llama, por favor.
- Sí, [... dato privado...]
- Dígame, ¿qué tienen? ¿qué edades tienen?
- El niño tiene dos años y la niña seis.
- ¿Dos y seis años, no?
- Sí.
- ... Y seis años... de acuerdo, ¿cómo se llaman?
- José y Ruth.
- ... Y Ruth. ¿Apellidos?
- Bretón.
- ¿Perdón?
- Bre... Bretón.
- Bretón ¿no? José y Ruth Bretón.
- Sí.
- De acuerdo. ¿Están bien ellos? ¿Necesitan asistencia médica? ¿Están en tratamiento o algo?
- No.
- Asistencia médica no, supongo. ¿Y cómo... qué tiempo hace que los ha visto?
- Pues hará ya media hora que no... que no los tengo localizados.
- Media hora ¿no? ¿Cuándo los vio la última vez? ¿En el parque?
- Sí, claro. Sí, íbamos al parque de la Ciudad de los Niños y hemos atravesado el parque.
- Perdidos en el parque, muy bien. Vamos a ver, cualquier caso, ehhh... usted los vio en el parque, estaba junto con ellos. ¿No? ¿Cómo fue el momento? ¿Que usted se descuidó y ellos se perdieron de vista o cómo?
- Aquí había un poco tumulto de gente y cuando echo mano a ellos pues no, no los veo.
- Denuncia supongo que aún no hay, ¿no?
- No, si no me ha dado tiempo.
- Claro, claro, claro. Entiendo. Mire, pues en principio avisamos de inmediato a los servicios operativos, ¿eh? Vamos a avisar a la Policía Local en este caso. Eh... No obstante, eh... dígame también una breve descripción qué lleva Ruth o Breton o... José puesto. ¿Qué llevan?
- Eh... la niña lleva unas mallas rosa y una camiseta corta con listas rositas y blancas transversales.
- Rosa y blanca. ¿Y el niño?
- El niño, una camiseta cortita azul con los bordes amarillitos y unos pantalones beige claritos.
- Beige claro, de acuerdo. Mire, avisamos de inmediato a los servicios operativos. No obstante, en el momento que los encuentre vuélvanos a llamar también para anular el aviso, ¿de acuerdo?
- Se ponen en contacto entonces conmigo?
- Supongo que sí. Este es el teléfono que usted me ha facilitado, ¿no? ¿El 2... 338?
- Sí.
- De acuerdo, pues avisamos de inmediato. Gracias por llamar. Buenas tardes.
- Sí, bueno.
- Buenas tardes. Adiós.

Hasta aquí, 04:07 minutos de llamada. ¡Menos mal que era una urgencia!






Fuentes:


José Bretón, a Ruth Ortiz: "Me gustaría decirte la verdad":
http://www.telecinco.es/elprogramadeanarosa/sucesos/jose-breton-a-ruth-me-gustaria-decirte-la-verdad_0_1410150743.html

La policía desconfía del testimonio del padre de los menores perdidos en Córdoba:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/10/10/actualidad/1318197602_850215.html

Veredicto por denuncia de malos tratos psíquicos:
http://www.prontuario.org/stfls/SALA%20DE%20PRENSA/NOTAS%20DE%20PRENSA/Penal%204%20%20Bret%C3%B3n%20-%20Malos%20tratos.pdf

Llamada de Jose Breton al 112 el 8/10/2011, cuando desaparecieron Ruth y Jose:
http://www.dailymotion.com/video/x3dw8k5_llamada-de-jose-breton-al-112-el-8-10-2011-cuando-desaparecieron-ruth-y-jose_webcam

17 comentarios:

  1. Otro caso plagado de incógnitas que un proceso judicial no ha sabido (o querido) resolver. Los medios de comunicación deberían dedicarse a informar en vez de a opinar por nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Queda una sensación de impotencia espantosa. Ya no se trata de que el periodismo no cumple con su principal misión, que debería ser la de informar hechos. O de que inclinen la balanza de la opinión pública para un lado u otro, según convenga. Es que ahora ya crean la realidad! De dónde han sacado que ese padre estaba sereno? Si se le quiebra la voz varias veces?

      Eliminar
  2. Pero por Dios, ¡Si está al borde del llanto! ¿Eso es serenidad, según los medios?

    Por cierto, la perito forense estrella, ¿no es la misma que la cagó en otro caso? ¿Anabel Segura, quizás? Hablo de oídas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es la del nene Yeremi Vargas, cuya desaparición también está plagada de incógnitas sin resolver. Ejem.

      Eliminar
    2. Aparecieron unos huesos en un pozo de Jinámar, en Gran Canaria, que Lamas identificó como restos de aves.

      Eliminar
    3. Participó en las autopsias del 11-M y consiguió reabrir el caso de Soledad Donoso Cortés, África.

      Otro abrazo para ti.

      Eliminar
  3. El Sr. del 112 debiera buscarse otra ocupación, pero ya. Ruth denuncia por malos tratos cuando desaparecen sus hijos, no me gusta.
    La prensa brutal, difusión impresionante, lástima que no haya hecho ni una parte con Malén o Caroline por poner algún ejemplo. Huesos de perro, huesos de niños. Qué feo todo esto.

    ResponderEliminar
  4. Es otro ejemplo mas de una investigación plagada de chapuzas que avanzo por un forense pagado por Ruth Ortiz, y de fabricación de un culpable mediante los medios de comunicación. Dicho esto su versión no se sostenía como se demostró mediante la cámaras de seguridad cercanas al parque.
    Como bien dices Bretón sufrió una transformación hasta convertirse en el personaje que era en el juicio el cual apenas parpadeaba y parecía que la cosa no iba con él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cúando vas a ecribrir algo más de este caso?

      Un saludo.

      Eliminar
    2. No te puedo precisar la fecha exacta, pero es un post que está pendiente, al igual que muchos otros.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
    3. Gracias por contestar, te sigo desde hace tiempo, pero no suelo participar en los comentarios. Aprovechando este momento, te pregunto lo mismo sobre el caso Basterra y Marta Del Castillo.


      Un saludo.

      Eliminar
    4. Es el mismo caso. Tengo ahora mismo 28 posts en el horno. No sé cuándo saldrán, pero está prevista su publicación tarde o temprano.

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  5. http://www.elmundo.es/cronica/2016/04/24/571a4e22468aeb17158b45a8.html

    ResponderEliminar
  6. Le grabaron entrando al parque sin los niños.....Esas criaturas nunca salieron de la finca de ese criminal

    ResponderEliminar
  7. José Bretón ingresado con graves lesiones: http://www.telecinco.es/elprogramadeanarosa/2016/octubre/06-10-2016/Jose_Breton_2_2255430045.html

    ResponderEliminar
  8. Saludos Nozick. Cómo ves las recientes declaraciones del abogado de Bretón donde teoriza sobre que éste entregó a los niños (vivos entiendo) a un tercero?

    http://www.antena3.com/programas/espejo-publico/noticias/el-que-fuera-abogado-de-jose-breton-creo-que-breton-no-mato-a-sus-hijos_2016101057fb66f10cf2fd8cc6af48a2.html

    Kamui

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá fuera cierto, sería la mejor de las noticias porque eso implicaría que los niños estarían vivos. Pero no tiene sentido que si fuera cierto, una vez fracasado su plan y ser culpado de la muerte de los niños, Bretón se callara la verdad y aceptara su condena.

      Dicho esto, ha habido graves irregularidades en el proceso a Bretón, la mayor de las cuales ha sido la rotura de la cadena de custodia de los huesos, digan lo que digan los tribunales, cuyas sentencias hay que acatar pero no necesariamente compartir. También ha sido vergonzosa la actitud de la prensa, que lo presentó como un monstruo desde el minuto 1. Si era culpable, había que fundamentarlo conforme a derecho. Sin tomar atajos.

      Eliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.