viernes, 1 de diciembre de 2017

Alcàsser. Mi reino por un share.




Un lector me ha puesto un correo preguntándome si me sonaba que hubiera algún vídeo sobre el caso Alcàsser en el que el empleado de la gasolinera dijera que había visto a las niñas.

Hice memoria y sí, algo hay, pero no, el empleado en realidad no dice nada de eso. Lo que hay es un juego de manos, como el que hacen los trileros, y ya no sabes dónde está la bolita, y ni siquiera si hay bolita bajo alguno de los cubiletes.

Veamos la conversación:


Gasolinero: Venían con ellos ya.

Reportera: Ya venían con ellos.

Gasolinero: Pusieron gasolina y se marcharon. Y ya, a partir de ahí, ya se acabó todo.

Reportera: ¿Usted los vio?

Gasolinero: Claro, claro. Yo les puse gasolina y aquí para allá se marcharon y ya a partir de ahí es cuando empezó todo.

Reportera: ¿Y usted cuándo se entera de que había pasado todo?

Gasolinero: ¿Cómo me entero?

Reportera: Sí.

Gasolinero: Pues por la televisión.


Como podéis ver, no se dice quiénes venían, ni con quiénes iban, ni qué es lo que se acabó, ni a quiénes vio, ni qué empezó, ni qué había pasado, ni qué diablos vio en la televisión. No se dice nada de nada. No se cita ni un sólo nombre ni un sólo hecho concreto. En realidad, lo único que queda en claro es que no sé quiénes vinieron con no sé quién en no sé qué vehículo, pusieron no se qué gasolina y se largaron a no sé dónde.

Pues esto, metido en medio de un reportaje sobre las niñas de Alcàsser, parece que es lo que no es.

Pero realmente no es más que un camelo y una desvergüenza.

Porque nadie sabe el nombre del gasolinero, ni figura para nada en el sumario. Y si se le interrogó en algún momento no pudo decir nada de nada, porque los que se dice que llevaron a las niñas hasta la gasolinera Mari en realidad no las llevaron, y Anglés y Ricart tampoco pasaron por allí y menos aún para echar gasolina.

Es humo, pero llena un hueco del programa y parece un bombazo informativo. Y esto se hace en el vigésimo aniversario de la desaparición de las niñas, como si tal cosa. Que si Ana Rosa, que si Mariló, que si Susana. Hay que sobrevivir y, parafraseando a la princesa del pueblo, "yo por el share, mato."

Así se escribe la historia. Siempre recuerdo otro caso parecido, pero más descarado, una crónica del diario "El Mundo" titulada "El estigma de Alcàsser", en el que se habla de un tal Vicente:

"... Él era uno de los mejores amigos de Miriam, Desirée y Toñi. Bailó y tomó cubatas con ellas en la discoteca Coolor, de Picassent, aquella madrugada del 13 de noviembre de 1992, cuando los habitantes de Alcàsser dormían..."

Todo el mundo sabe que las niñas no iban a Coolor, pero es que ni en la versión oficial se dice que llegaran a entrar en la discoteca -porque entonces se habrían salvado-, y menos aún que llegaran a bailar con "Vicente" ni con nadie. Vete a saber dónde estarían las desventuradas niñas "aquella madrugada del 13 de noviembre", porque desde luego no estaban en la discoteca en donde las sitúa la fértil imaginación del articulista, ni mucho menos en la caseta de La Romana, donde las sitúa la versión oficial.

Además, no era la madrugada del 13 de noviembre, sino la del 14 de noviembre, genio.

En fin...




Fuentes:


  1. El Mundo. El estigma de Alcásser. Javier Gómez. Domingo, 25 de agosto de 2002.
  2. La fábula de la gasolinera y el share feroz: http://www.dailymotion.com/video/x6awe5j


martes, 28 de noviembre de 2017

Frontela: Lucía Vivar y Alcàsser.




"... Frontela no se ha atrevido a traer al juicio las radiografías que había hecho a los cadáveres. ¿No será porque tuvo miedo de que viéramos que esas radiografías no demostraban nada, porque estaban mal hechas?..."
Enrique Beltrán. Fiscal del caso Alcàsser. Informe del 25 de julio de 1997.


"... Entonces dices... esto es muy sencillo. Vamos a ver las radiografías. Nunca se ha podido ver esa radiografía. De esas radiografías hay dos juegos de copias y yo lo he pedido oficialmente, es decir, estando personado en el sumario. Uno lo tiene el profesor Frontela, que fue el que quien realizó las radiografías, y otro, porque en el Instituto Anatómico Forense de Valencia le obligaron a dejar una copia de las radiografías. Con esas radiografías... se podría... Pero es que yo he estado, siendo Frontela un forense que pagaba D. Fernando García, pagábamos nosotros. Como yo siempre me englobo en... en la tarea de D. Fernando García... en la Facultad de Sevilla, y le he cogido por la pechera. Pero me ha dado exactamente igual. No he visto las radiografías. No se han visto esas radiografías..."
Juan Ignacio Blanco. Entrevista en "La Quinta Esfera", 17 de febrero de 2013.


"... Un informe pericial remitido ayer a la Audiencia de Valencia revela, a tres días del juicio por el caso Alcàser, que la alfombra en la que fueron envueltas las tres niñas de esa población valenciana asesinadas en 1993 tiene manchas de sangre, semen y otros fluidos orgánicos hasta ahora no detectados. El estudio del catedrático de Medicina Legal y forense Luis Frontela explica, según fuentes conocedoras del asunto, que son necesarios más análisis. El propio Frontela, perito de la acusación particular, no quiso ayer comentar sus conclusiones ni explicar por qué no se ha ultimado antes el estudio, que ha llegado a manos del tribunal con el sumario contra Miguel Ricart ya cerrado. Al parecer, ha utilizado aparatos o técnicas no disponibles en su laboratorio hasta hace pocos meses. El Instituto Nacional de Toxicología no encontró en la alfombra las manchas citadas por Frontela, según fuentes del caso. La sección segunda de la Audiencia mantiene, de momento, el próximo lunes como fecha de inicio del juicio..."
El País. 10 de mayo de 1997.


"... Sin embargo, el profesor Luis Frontela Carreras había estado haciendo su propia investigación. En el mes de abril de 1997 consiguió un aparato de luz láser argón de alta potencia para estudios forenses con el que descubrió unas posibles manchas de sangre y semen en una zona determinada de la alfombra. Frontela comunicó su hallazgo pero se le denegó la realización de la prueba correspondiente para confirmar la composición de las manchas y su descubrimiento no se tuvo en cuenta. Además, el I.N.T. desautorizó el trabajo de Frontela, afirmando que no tenía ninguna base científica.

Blanca Estrella Ruiz Ungo, presidenta de la Asociación Clara Campoamor, estaba indignada porque Frontela no hubiera comunicado que estaba realizando un nuevo informe sobre la moquefombra. «... Quién sabe si por esto no saldrá un asesino en la calle y Frontela entrará a la cárcel. Esto es una vergüenza. Frontela jamás debería volver a tocar a una niña asesinada...» «... Han dicho que la Guardia Civil había perdido 34 pruebas y están ahí, las acabo de ver. Están los palos, la camiseta, todo. Ha sido un montaje y hasta a mí me han hecho dudar...» Seguro que estaba todo. Hasta los famosos bolsitos de las niñas «llenos de chuches» surgidos de la fértil imaginación de Beru. Por aquel entonces, Fernando García ya estaba intentando evitar que la Asociación Clara Campoamor se inmiscuyera en el caso, pero al final no lo consiguió. En adelante, no pararían. Ya no se puede concebir un caso mediático sin la activa participación de Beru & Cía..."
http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2016/03/alcasser-la-alfombra.html


"... Pero claro, si tú ves la fotografía de esa alfombra, emitida en el informe del Instituto Nacional de Toxicología, ves que la alfombra que es supuestamente del tamaño de este libro, tiene toda esta zona, una zona grandísima, que es una costra, de barro y de sangre. Sin embargo, las muestras que saca el Instituto Nacional de Toxicología para analizar es un trocito que cortan de aquí, otro trocito que cortan de aquí y otro que cortan de aquí. Y entonces te quedas así, como diciendo, “vamos a ver... esto... ¡Si es aquí donde está todo!”. Porque es una costra. Además, lógicamente han estado las niñas ahí, han perdido líquidos y toda esa zona está completamente... Bueno, pues el informe del Instituto Nacional de Toxicología dice que en la alfombra no hay ni restos de sangre, ni de fluidos vaginales, ni de líquido seminal. Y te quedas así. Y yo, como también he visto la alfombra. Yo he visto la alfombra. Entonces, sé dónde está la alfombra. Y esa fue la gran sorpresa del Frontela cuando analizó la alfombra..."
Juan Ignacio Blanco. Entrevista en "Dimensión Límite", 16 de marzo de 2013.





Veinticinco años después del crimen no hemos avanzado nada, como indican los recientes acontecimientos, que demuestran claramente que los que han avanzado inmensamente son los que deberían haber sido neutralizados entonces.

Quizás se pueda decir ya, para quienes todavía no lo hayan deducido por sí mismos, que aquellos aparentemente incompetentes que borraban pruebas y construían explicaciones ridículas e inconsistentes de los hechos que sucedieron en aquellos días trataban torpemente de proteger un Sistema corrupto -fueran o no conscientes de ello-, mientras que los que aparentemente luchaban por desvelar los hechos y hacer justicia se limitaban a servir a quienes presionaban al Sistema para conseguir enormes contrapartidas económicas, políticas y de poder -fueran o no conscientes de ello-. Una vez conseguidos los objetivos perseguidos, se apagó la crítica y se dejó que todo terminara como decidió el Sistema.

Ahora bien, los que ejercían la presión se aseguraron de que quedaran flecos sin explicar, flecos de los que se pudiera tirar muchos años después para seguir consiguiendo mayores cuotas de poder, demostrando que lo que en realidad querían era el control absoluto.

La solución no es, como algunos han pretendido, derribar las columnas del templo como Sansón, porque las ruinas nos aplastarían a todos. La solución tampoco es separarse de un sistema totalmente corrupto para integrarse en otro, más pequeño, tan corrupto o más que el anterior y minado por dentro por problemas insolubles.

La solución es neutralizar a los chantajistas y purificar el Sistema, apartando a los corruptos y realizando las modificaciones necesarias para que consigamos una democracia plena en beneficio del pueblo. Lo que constituye una tarea tan inmensa que en la actualidad parece absolutamente imposible de llevar a cabo.







Dada su importancia mediática, por una vez y sin que sirva de precedente, voy a cambiar la forma de abordar un artículo. En esta ocasión voy a publicar en primer lugar el vídeo que recoge la última intervención televisiva del Dr. Luis Frontela Carreras para que los lectores escuchen sus opiniones y conclusiones -y reflexionen al respecto- y, posteriormente, realizaré mi propio análisis.

Una pista: Frontela aparece porque lo han invitado. Si no lo invitan, obviamente no va. Parece de perogrullo, pero no. Recordemos que la prensa lo asesinó mediáticamente en el caso Alcàsser y cuando finalmente presentó su informe final del caso, dibujos incluidos, poco quedaba de lo que parecía haber desvelado con sus explosivas declaraciones. Cosas del "rest room agreement", supongo.

En cuanto a los libros del profesor, escritos o por escribir, creo que esperaré a que salga la película.




Este es el único dibujo de Frontela que se aparta de la versión oficial del caso Alcàsser, ya que incluye
tres  agresores en lugar de dos. Todos sus demás dibujos se atienen rigurosamente a la v.o.


Al citar la última intervención televisiva de Frontela, me refería al programa "Tras la pista" de la cadena de televisión Telemadrid, en su edición del 27 de noviembre de 2017. Presentado por David Alemán, con la colaboración de Teresa Bueyes, abogada; Marimar Robledo, profesora de biología criminal; José María Benito, inspector de policía y portavoz de la UFP; Ana Villarrubia, psicóloga y Francisco Pérez Abellán, criminólogo.

El invitado estrella, el profesor Frontela, es Catedrático de Medicina Legal, Especialista en Medicina Legal y Forense, Especialista en Cirugía General, Especialista en Traumatología y Ortopedia y Director del Instituto Universitario de Medicina Legal y Ciencias Forenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sevilla.

Os dejo con las imágenes del vídeo para que podamos ver a dónde nos quiere llevar el profesor Frontela. (Si no os funciona el vídeo, pinchad sobre el título del post).

Una vez visto el vídeo, transcribiré las declaraciones de Frontela a fin de que podamos analizarlas con más detalle. De paso subrayaré los aspectos más significativos de sus comentarios. No tienen desperdicio.

Adelanto un comentario sobre Frontela: cuando alguien no quiere cobrar nada no dice "págueme usted lo que quiera", lo que hace es no cobrar nada. Y cuando alguien "da toda su fortuna para luchar contra las injusticias" no lo va diciendo por los platós de televisión. De las buenas obras -o supuestas buenas obras- no se hace ostentación. Eso es fariseísmo.

"Mirad que no hagáis vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos: de otra manera no tendréis merced de vuestro Padre que está en los cielos. Cuando pues haces limosna, no hagas tocar trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las plazas, para ser estimados de los hombres: de cierto os digo, que ya tienen su recompensa. Mas cuando tú haces limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha; para que sea tu limosna en secreto: y tu Padre que ve en secreto, él te recompensará en público..."
Mateo 6, 1-5





Telemadrid. Programa "Tras la pista."
Evaluación del Dr. Luis Frontela Carreras sobre el caso.
2017.11.27


D.A.: Usted afirma que la niña murió una hora antes de que pasara el tren. ¿Es así?

L.F.: Exactamente. Vamos a ver. Desde el punto de vista científico, mi criterio es que se trata de una muerte homicida. No de un accidente. ¿Por qué? Pues por varias razones. Primero, porque la niña, como le dije antes o en anteriormente programa tenía dos clases de heridas, aparte de otras erosiones o algo, bien. Una herida en el lado derecho de la cabeza producida por un objeto contuso 1 que actuó perpendicularmente. Y además, una cosa interesante: este objeto contuso pues no tenía demasiada extraordinaria fuerza viva como para producir lesiones óseas o lesiones de otra importancia como sí la produjo el tren.


1 Evidentemente, Frontela quiere decir “contundente”.


D.A.: ¿Y ese, perdóneme, y ese golpe primero es el que le causa la muerte, o no?

L.F.: Claro.

D.A.: Ése es el que le causa la muerte.

L.F.: Ese golpe, ese golpe en principio no la mató, sino empezó a desangrarse. Se desangró lenta, muy lenta, muy lentamente. Hasta tal punto que todas las vísceras de la niña estaban sin sangre, estaban exangües. Miren ustedes. Si una persona sufre, por ejemplo, un aplastamiento de la cabeza por el tren, el corazón se para de inmediato. El corazón, al pararse de inmediato, no bombea sangre hacia el exterior del cuerpo. Eso quiere decir que la sangre que hay en las vísceras, como no pueden bombearse hacia el exterior, quedan en las vísceras. Sin embargo, esta niña no tenía ninguna sangre en las vísceras. ¿Qué quiere decir?

D.A.: Se desangró completamente.

L.F.: Completamente. ¿Qué quiere decir? Que el corazón estaba latiendo y expulsando esa sangre hacia el exterior.

D.A.: Y esa, perdóneme, y esa sangre arrojada por la niña, digamos, ¿se encuentran en las vías… del tren?

L.F.: Yo no he removido las piedras de la vía, no he estado en el lugar del suceso y no lo puedo saber. 

D.A.: ¿Pero en el atestado aparece… de la Guardia Civil? ¿Si había tanta sangre en las vías?

L.F.: Bueno, pero hay que tener en cuenta dos cosas. Una de ellas que había allí una serie de piedras, se ve la sangre en la parte superficial pero ¿se ha quitado piedra tras piedra, se ha podido establecer el cuánto, la cantidad de sangre que hay en ese lugar? Y otra cosa, ¿por qué ha tenido que desangrarse en ese sitio? Depende cuánto tiempo haya tardado, quién sea, en trasladarlo a ese lugar. Ha podido desangrarse cerca del lugar del suce… donde recibió el primer golpe, en… no sé, en el coche que la trasladó, por ejemplo, suponiendo que la trasladasen en un coche o en otro lugar. O sea, ¿en dónde está esa sangre? Eso es lo que hay que averiguar.

D.A.: Pues por eso me parece importante, es decir, si no tiene sangre en el interior, en algún sitio tiene que estar esa sangre; si no está en las vías es porque, a lo mejor, murió en otro sitio.

L.F.: Pero vamos también a aclarar otra cosa. Estamos hablando de una niña de tres años de edad, no de un adulto, que tiene cinco litros de sangre. Es decir, la sangre que tiene esa niña es muy inferior a la de un adulto. Eso por un lado. La niña empieza a desangrarse. Empieza el organismo a tener cada vez menos sangre. Para que el organismo supla esa pequeña cantidad de sangre remueve otros líquidos de su organismo y se diluye. Entonces, claro, la sangre no tiene que estar en relación proporcional a lo que se podía esperar de un adulto.

D.A.: El segundo golpe, cuando lo recibe ¿la niña ya está muerta?

L.F.: Claro. Hay, hay cuatro aspectos que me permiten asegurar que la niña estaba muerta con el atropello del tren y que estaba viva cuando recibió el primer golpe. Primero: si nosotros vemos la herida, alrededor o cerca de esa herida hay coágulos de sangre, en la primera herida. El tren le aplasta la cabeza y no hay ni un solo coágulo de sangre. Mire, la sangre coagula durante los primeros minutos después de recibir la herida. Por ejemplo. A una persona viva, viva, le sacan sangre, la meten en un tubo de ensayo. Durante esos primeros minutos si no hay una sustancia anticoagulante que evite que se coagule la sangre, esa sangre se coagula. ¿Eso qué quiere decir? Que el que existan coágulos es que esa sangre se produjo vitalmente.

M.R.: Ya. A mí me gustaría preguntarle, profesor, porque entre lo que nos está explicando ahora y lo que nos explicó el otro día por teléfono –el contenido del estómago, los golpes-, a mí lo que me llama mucho la atención y le pregunto a usted cómo es posible que los forenses que hacen la autopsia de esta niña no se den cuenta de todo esto. Que los órganos no tienen sangre, que el contenido del estómago, esos dos golpes que usted dice…

L.F.: Vamos a ver. No hay más que ver la foto de la autopsia, el estómago abierto, donde está repleto de comida

M.R.: Claro. Es que esto es muy llamativo que los forenses que hacen la autopsia no se den cuenta de esto.

L.F.: … Mire, cuando uno se empieza a hacer la digestión, poquito a poco esa comida se va licuando, se va digiriendo. Tardaron desde las diez y media, once y media de la noche hasta las siete de la mañana, pues más de siete, ocho horas. ¿En siete horas tarda en hacer la digestión una comida del estómago? Ni mucho menos. Ni la comida más pesada. Debía de estar sin una gota de comida ese estómago. Y está lleno. Además, no solamente está lleno, está como… está apelmazada, tan uniforme, como si hubiese sido ingerida pues hace… pues media hora…

D.A.: Quiere decir que entonces murió al poco tiempo de haber cenado.

L.F.: No.

D.A.: Y por eso se le corta la digestión.

L.F.: Cuando… cuando una persona muere se detiene la digestión de los alimentos. Eso está claro. O sea, que ha podido morir media hora o una hora después de haber cenado. Pero cuando una persona sufre un traumatismo en la cabeza se detiene la digestión. 2 Es decir, eso quiere decir que ha sucedido una de las dos cosas. O que murió en la primera media hora o que sufrió el golpe en la cabeza. Si tenemos en cuenta que se ha desangrado lentamente, es que estaba viva cuando recibió el primer golpe en la cabeza.


2 ¿En todos los casos, doctor Frontela? Indique qué lesiones concretas presentaba la niña que lo demuestren. ¿O está especulando?


M.R.: Es que además los… los órganos tendrían que mostrar también… o sea, yo creo que todo el organismo de esta niña tendría que mostrar otra serie de signos porque al estar perdiendo esa sangre durante… de forma continua durante horas, de no haber sido arrollada por el tren posiblemente esa niña habría muerto pues de un fallo multiorgánico o de algunos órganos vitales que se habrían visto afectados por la falta de sangre. Entonces, imagino que esos órganos tendrían que mostrar ese daño que tenían y eso no… no… ¿cómo es posible que eso no lo hayan visto? ¿Cómo no han visto eso?

L.F.: No, no, no, mire. Cuando uno se desangra entra en shock. Se llama shock hipovolémico, porque no hay suficiente volumen de sangre, entonces sufre lo que se llama un shock hipovolémico y se muere de un shock hipovolémico. 3 Entonces lo que existe son los signos del shock…


3 En cuanto el volumen de sangre en circulación deja de ser suficiente como para mantener la presión arterial -no hablemos ya del volumen de hematíes y su relación con la oxigenación de los tejidos (anoxia)- se fallece por shock hipovolémico. Al morir se para el corazón y no bombea sangre. Entonces, doctor, ¿cómo explica usted la exanguinación completa de la niña?


D.A.: Con todos estos datos nuevos que nos está arrojando Luis Frontela. ¿Tú crees que la niña fue asesinada?

F.P.A.: A mí el doctor Frontela me tiene absolutamente deslumbrado porque nos ha encontrado un universo totalmente distinto al que se nos venía planteando. Es decir, las cosas que dijo el otro día por… por el teléfono. Por ejemplo, el hecho de que había un montoncito de piedras que elevaban el cuerpecillo de la niña, 4 justamente para que cuando pasara el tren lo pudiera estropear con el fin de, naturalmente, disfrazar lo que había ocurrido…


4 ¿De dónde ha salido la fábula de la almohadita de piedras? Según Interviú, en su número 2156, del 21 de agosto, "La muerte de Lucía. El Sumario", «... Para que Lucía fuese golpeada por el ferrocarril y no arrollada por éste, solo caben dos explicaciones teniendo en cuenta que la menor, tumbada, sobresalía 17 centímetros de la vía y el punto más bajo del tren, el faldón ‘quitapiedras’, está a 30 centímetros del suelo. La primera posibilidad es que la pequeña, que pesaba once kilos, fuese succionada por el cambio de presión. La segunda, que levantara ligeramente la cabeza al despertarse por el ruido, manteniendo su centro de gravedad muy bajo, lo que habría contribuido a que no fuera arrastrada. Los investigadores se inclinan por esta última, ya que el tren circulaba a 75 kilómetros por hora, una velocidad que los expertos consideran “insuficiente” para producir el llamado efecto Venturi (succión). No obstante, el estudio para comprobar este extremo aún no ha concluido...» A lo que podemos añadir la declaración de Francisco Cabanillas, jefe de la policía local de Pizarra. "... Bueno, ahora mismo está trabajando la Brigada Criminalística de la Guardia Civil y está reconociendo la zona y viendo la situación de la niña, del cadáver donde se ha encontrado, encima de la vía, y ahora mismo pues no podemos decir más nada. Atropellada por el tren no ha sido. Es lo único que le podemos decir...." Y todavía más aún: un maquinista declaró en A3, en el programa "Espejo Público", que la altura de Lucía no era suficiente como para que el tren la golpeara. Y según Joaquín Amills, lejos de existir alguna "almohadita de piedras", por el contrario se había excavado una hendidura en el balastro para depositar el cuerpo de la niña. Lo que la protegió del impacto del tren: alguien quería que el cuerpo quedara intacto para que quien tuviera que enterarse viera claramente lo que le habían hecho a la niña. Porque el mero hecho de que apareciera el cuerpo es crucial en el caso. Y, como colofón, otra de las teorías oficialistas, que apareció en "La voz de Asturias" el día 13 de noviembre: "... La hipótesis indica que el tren pasó dos veces por encima de la niña sin moverla, la niña seguía durmiendo, y al pasar en unas de las ocasiones el ruido del tren la despertó y ésta levantó ligeramente la cabeza, justamente en ese momento el tren la golpea con una de sus partes mecánicas y provoca ese traumatismo craneoencefálico, causante de la muerte..."


D.A.: Le prepararon una especie de almohada de piedras para elevarle la cabeza.

L.F.: Ahí voy a aclarar una cosa. Yo no he estado en el lugar del suceso…

D.A.: Cuando la niña aparece en las vías, cuando la dejan ahí, según esta teoría homicida, ¿seguía viva?

L.F.: Sí. Sí, porque en las piedras se ve sangre todavía de ella. 5 Si hubiese estado muerta habría muy poquita sangre. O sea, estaba. Ahora, la niña tardó en morir varias horas y por lo tanto cuando fue a las vías pues estuvo muriendo, terminando de morir, digámoslo así. Estaba ya en shock. Estaba sin conocimiento, estaba en shock hipovolémico...


5 En el programa de la Cadena Ser. "Hoy por hoy de verano", del jueves 27 de julio de 2017, una reportera declara (a partir del minuto 5): "… Hemos podido acercarnos –de hecho en la página web pueden ver las imágenes de donde ha sido encontrado el cadáver- no se aprecian signos de sangre…” Según él mismo declara, Frontela no estuvo en el lugar del suceso, pero la reportera sí que estuvo. Como ya comenté en otro post sobre este caso, el único medio que habla de presencia de sangre en el lugar del hallazgo es Diario Sur, el 27 de agosto de 2017: "... La familia se acerca al punto exacto en el que encontraron a la pequeña. Antonio comienza a levantar algunas piedras. En cuanto quita cuatro o cinco aparecen varias con manchas de sangre, ya seca. «Antonio, déjalo, no te tortures más», le dice Ana Belén. Almudena en cambio, se ha quedado apartada. No puede con la situación..." ¿Se ha comprobado si esas supuestas manchas de sangre son de Lucía?

[...]

L.F.: Mire usted. En la espalda había una rozadura. En la piel de la espalda había una rozadura. Vamos a ver. Si yo cojo un objeto, el que sea, y lo rozo, aquí hay una rozadura. Y esto no está vivo. Hay una rozadura. ¿Qué diferencia hay entre este teléfono y una persona que esté viva? Una persona que esté muerta, o el teléfono, roza la superficie de afuera pero no la de dentro. Bueno, pues la niña tenía la rozadura en la espalda y cuando levantan la piel de la espalda dentro no hay nada. No hay hematoma, no hay sangre.

J.M.B.: Ya estaba muerta.

L.F.: Ya estaba muerta. Eso es otra señal de que cuando el tren pasó por la niña, ¡estaba ya muerta, hombre! Se roza la piel, se levanta la piel, ya no hay dentro ningún hematoma.

[…]

D.A.: Se encuentra un bote de cloroformo. ¿Cree usted que le podían haber suministrado cloroformo a la niña?

L.F.: Por poder, pueden. Pero habría que preparar muy premeditadamente el delito. Yo no he visto el frasco de cloroformo. Yo diría ¿tenía algo de cloroformo todavía?

D.A.: ¿Se… se hubiera detectado en la autopsia restos de cloroformo?

L.F.: Claro, perfectamente. En la autopsia no, un momento. Para detectar el cloroformo hay que extraer las vísceras. Determinadas visceras. Hacer un estudio toxicológico, no en la autopsia sino en el laboratorio por espectrometría de masas y además una técnica especial.

D.A.: ¿Y se ha realizado ese examen?

L.F.: No, y lo hemos… no. Le digo una cosa, si se sacan las vísceras y se examinan se puede saber si hay arsénico, si hay tal, una serie de tóxicos generales, pero este es un tóxico volátil. Quiere decir que desaparece fácilmente y determina determinadas técnicas especiales. Es decir, que para determinar el cloroformo tiene que pedirse no sólo un análisis toxicológico general, sino especial para tóxicos volátiles.

D.A.: Hay que buscarlo específicamente. ¿Y si ahora se pidiera ese examen?

L.F.: Aparece. Aparecería. Sí. Y además hay otras dos pruebas que se debían de haber hecho. De rutina. No es a petición. Mire usted. Si hay dos heridas, se toman los bordes de las dos heridas. Una se congela. Un trozo se congela y el otro se introduce en formol y se hace un estudio de la inflamación de cada una de las dos heridas. Cuanto más horas, cuanto más minutos pasan, la inflamación es distinta. Y eso permite saber a qué hora se produjo una herida y a qué hora se produjo otra. Eso lo pedimos en su día y no se ha hecho.

[…]

D.A.: A mí me gustaría preguntarles y no sé si esto se puede determinar o no, si el autor de la muerte de Lucía Vivar lo hace a propósito, o alguien se la lleva y ese golpe que acaba con su vida puede ser fortuito, y luego ya intenta disfrazarlo con el accidente del tren.

L.F.: Vamos a ver. Podría haberse caído hacia atrás, golpearse contra una piedra y sufrir una herida. Y quedar inconsciente. Bueno ¿y qué pasa? ¿La niña cómo aparece en el lugar donde fue hallada? No tiene ninguna lógica. Más lógico es que esa niña, por ejemplo, llora, se resiste un poquito y es golpeada para que deje de llorar. O, después de darle cualquier sustancia que le deje medio inconsciente todavía la niña sigue resistiéndose 6 y la golpean.


6 Será que el cloroformo estaba caducado o algo.


D.A.: ¿Y cuál puede ser el móvil? ¿Por qué se intentan llevar a la niña? ¿Qué piensa?

L.F.: Yo, de verdad, soy científico, no… no adivino. El móvil sexual… desde luego la niña no tiene, no tenía nada de tipo sexual. Pero, ¿dio tiempo? Seguro que con el golpe ese de la cabeza la niña quedó inconsciente. Pudo creer que ya había muerto.

J.M.B.: Yo mira, sin ser… sin ser adivino, que tampoco lo soy, es evidente, pero por todo lo que sabemos del informe que ha hecho el doctor Frontela, por como sabemos de cómo fueron las circunstancias de la búsqueda de esta niña, de la aparición de esta niña, etc., me atrevería a apresurar y a decir y a, pues a predecir, que quien ha matado a esta niña si finalmente se confirma que se trata de una muerte homicida, es alguien muy cercano, muy cercano a la familia. 

M.R.: Es que… es que lo del chupete es muy significativo ¿eh? Es alguien que estaba allí en ese momento.

L.F.: Es importante el cloroformo, por una razón. Porque si hay cloroformo es posible que haya -si hay cloroformo- implicado alguien femenino además.

[…]

L.F.: Eso se lo digo yo por experiencia de otros crímenes en los que he intervenido y que había éter, similar al cloroformo. Era… ¿quién proporcionó ese éter o ese cloroformo? Pues comprándolo en la farmacia si se lo dan o en un hospital, o hay cierta limpia-ropa que utilizan determinadas sustancias de ese tipo y están al alcance de la mujer.

[…]

F.P.A.: Ha dicho una cosa el doctor que yo no quiero que se pierda en el trasgo ¿? de las palabras. Y es que él ve ¡una mano femenina! El tema del uso del tóxico del cloroformo podría tener relación con un participante femenino.

[…]

L.F.: Cualquier varón medio, de profesión media, o sin profesión, no piensa en el cloroformo ni en el éter. No. Sólo piensa una persona relacionada con hospital, con la medicina o que por la limpieza tenga acceso a eso. Es por lo que digo lo de femenino. Ya dije antes que no quiero ser adivino, ni soy adivino, por lo tanto eso está por ver, hay primero que ver lo del cloroformo.

[…]

D.A.: Doctor Frontela. Se han cumplido 25 años del caso de Alcàsser, de las niñas de Alcàsser, usted también investigó ese caso. Usted encontró ADN o encontró pelos de muchas personas en la escena del crimen…

L.F.: Cuatro personas. 7


7 Frontela halló en su estudio (ver Folios 3340-3426 del Sumario) nueve pelos correspondientes a cuatro personas desconocidas -que denominó sujetos D, F, J y G- pero tan sólo efectuó un análisis morfolófico, que tiene un valor relativo. Un análisis genético realizado sobre 15 vellos púbicos reveló ADN de al menos cinco y puede que siete personas diferentes. Ángel Carracedo Álvarez, Catedrático de legal y director del Instituto de Medicina Legal de Santiago de Compostela, declaró lo siguiente en la decimoquinta sesión del juicio de Alcàsser, celebrada el 2 de junio de 1997:

A.C.: Es muy difícil valorar las posibilidades en este caso, no nos podemos pronunciar. Hay pelos de al menos cinco personas y quizá de siete, tal como lo ha dicho. Sin que podamos decir si es más seguro que sean cinco, o más seguro que sean siete, pero si tenemos datos de secuencia de al menos cinco personas concretas.
Fiscal: Otra cosa, ¿lo que si pueden afirmar es que ninguno de ellos pertenece a Miguel Ricart Tárrega?
A.C.: Sí, con toda seguridad.

Y en el fallo del juicio se incluyó lo siguiente: "... por cuanto que el informe practicado por los peritos del Instituto de Medicina Legal de Santiago de Compostela, relativo al análisis del ADN mitocondrial de diversos pelos y vellos encontrados en los cadáveres, establece una alta probabilidad de que otras personas pudiesen intervenir en los hechos enjuiciados en las presentes actuaciones, circunstancia que constituye un factor sobresaliente para que sea ampliada la fase investigatoria con la práctica de cuantas diligencias se consideran convenientes para evidenciar o descartar la posibilidad referida..."


D.A.: De cuatro personas. ¿Cree que este caso está cerrado? ¿Qué está bien cerrado? ¿Bien investigado?

L.F.: Yo me gustaría, no pierdo la esperanza, de revelar un gran secreto de Alcácer. ¿Eh? Que nadie sabe.

J.M.B.: Pues no la pierda.

L.F.: No, no. En eso estoy. Entonces ampliaré, si los hados son favorables, con más capítulos el libro para decir un gran secreto de Alcácer. 8


8 Si tiene un "gran secreto de Alcácer" lo debería haber revelado en el juicio, y no ahora, doctor Frontela. ¿Es usted consciente de lo que está diciendo? ¿O es que...?


[…]

D.A.: En el caso de Alcàsser hubo más personas implicadas.

L.F.: Bueno, yo no lo sé, pero os voy a decir tres cosas que son hirientes. Primer lugar: en la ropa y ahora digo la ropa de Alcácer y voy a decir otras dos cosas de la ropa en relación con este caso que nos ocupa que es interesante. Veo cuatro clases de pelos. Uno muy corto, etc. Esos pelos la Audiencia me dijo que inmediatamente, urgentemente, al día siguiente los entregase. ¿Dónde están esos análisis? ¿Quién hizo esos análisis? ¿Se determinaron el ADN? Desaparecieron. Segundo: había una alfom… voy a hablar de Alcàsser. Había una alfombra que estaba en su día en poder de ciertos oficiales. Esa alfombra nos fue entregada. Yo recibí de Estados Unidos una luz forense láser maravilloso. Entonces, cuando veo la alfombra con la luz de láser, pues estaba cortada en algunos sitios, que es donde tomaron muestras para investigar el esperma. ¡Oh, caramba! Detecté varios sitios que podían ser esperma. Lo corté y lo mandé. ¿Dónde está el resultado del análisis de esos espermas? ¿Se hizo? ¿No se hizo? ¿Era negativo?

[…]

L.F.: Yo he dicho a la abogada que sería muy interesante que me enviasen la ropa que vestía la niña. Yo no sé lo que podía encontrar hasta que no la reciba. A lo mejor podía encontrar algo. Que necesito la ropa. Necesito las sandalias… 8


8 Aquí se acaba el programa y nos quedamos sin la tercera cosa hiriente. A lo mejor si David Alemán interrumpiera menos y dejara hablar… ¿O ha sido para crear tensión en donde hay que crear tensión?




Frontela y Verdú.


La Sexta. Más vale tarde.
Expediente Marlasca.

"... Que Lucía jugó algo con sus primos y con otros dos niños cuyos familiares ocupaban una mesa en el bar también. Que no observó que se fuera la niña a la zona del andén. Que la niña tomó un helado y quería otro, pero que no se lo dieron.

Que recuerda que cuando pasó el último tren procedente de Álora, sobre las once menos diez la niña la tenía en brazos su cuñada, Toñi.

Su pareja Almudena le dijo dos o tres veces que se tenían que marcharse porque el dicente tenía que trabajar temprano a las 4:00 de la madrugada y Almudena cerca de las 4:00 también. Que recuerda que eso fue hacia las 23:20. La madre del dicente se levantó y fue a pagar a la barra del bar. Que durante todo el tiempo observaban a Lucía estar yendo de un lugar a otro jugando con sus primos y con los niños mencionados anteriormente estaban en la zona de las mesas donde ellos estaban sentados y en la zona de aparcamiento anexa al bar. Su madre terminó pagando la cuenta del bar, no tardendo mucho tiempo en ello, y cuando volvió fue a donde estaban sentados. Su madre se volvió a sentar. En esos momentos también veían a Lucía en la zona de las mesas. Instantes después se levantaron todos para marcharse y fue cuando no vieron a Lucía en la zona de las mesas del bar. Que creían que la niña se había escondido porque a veces jugaba al escondite, enseguida se levantaron todos a buscarla por todas las zonas anexas al bar, incluido el andén y las vías del tren. Todas las personas que había en el bar también se levantaron a buscarla.

Que el dicente no observó en ningún momento a su hija estar sin la compañía de un adulto por la zona del andén de la estación, sólo por la zona de las mesas del bar.

El dicente buscó a su hija por la zona de la vía muerta que hay al lado de las vías del tren, y su hermano también, y gritaban su nombre para encontrarla.

Que un hombre rumano que es pareja de la cocinera del bar encontró el chupete de la niña debajo de un banco que hay en el andén de la estación. Que la niña no abandonaba el chupete en ningún momento, siempre lo tenía puesto o en la mano o en el bolsillo. Que dicho hombre no se marchó en ningún momento de esa zona.

Que una mujer llamada Gema fue la primera que llamó por teléfono a la Guardia Civil..."








Fuentes:


  1. Telemadrid. Programa "Tras la pista." Evaluación del Dr. Luis Frontela Carreras sobre la muerte de Lucía Vivar. 2017.11.27: http://www.dailymotion.com/video/x6aprk6
  2. http://www.lasexta.com/programas/mas-vale-tarde/expediente-marlasca/4200-metros-analizados-y-las-imagenes-de-tres-camaras-de-seguridad-sigue-abierta-la-investigacion-sobre-los-ultimos-pasos-de-lucia-vivar_2017082859a4547f0cf2edf08cf99882.html
  3. Interviú. Número 2156. 12 de agosto de 2017. Página 26 y siguientes. La muerte de Lucía. El sumario.
  4. Cope. Entrevista de Carlos Herrera a Francisco Cabanillas, jefe de la policía local de Pizarra. Jueves, 27 de julio de 2017.
  5. Maquinista de tren, sobre la muerte de la pequeña Lucía: "La altura de Lucía no es suficiente para que el tren la golpee": http://www.dailymotion.com/video/x6avskv
  6. Cadena Ser. La Ventana Andalucía.19:22 horas. Jueves, 27 de julio de 2017. No se aprecian signos de sangre: http://www.dailymotion.com/video/x6avv2k
  7. Frontela no está seguro de que los pelos hallados en los cadáveres sean de los asesinos: https://elpais.com/diario/1997/06/05/espana/865461620_850215.html


Pixelando #2.




En vista de la multitud de solicitudes, tanto mediante comentarios como vía correo electrónico en el sentido de que repusiera los posts y pixelara las imágenes, no sólo por seguir apoyando el caso de la pequeña Lucía sino porque los lectores echaban de menos los datos que se exponían y sus propios comentarios, he decidido volver a publicar los artículos suprimidos -pixelando las fotos de la nena-, lo que haré de manera gradual en las próximas horas.

En cuanto a los audios y vídeos, ése es otro tema. Están borrados de verdad y habría que subirlos uno a uno de nuevo y andaban por la docena. Será un proceso más lento y no descarto unificarlos o utilizar los fragmentos más significativos de cada uno de ellos para disminuir su número.

Muchísimas gracias a todos por vuestro apoyo. Como ya he dicho muchas veces, un blog no es nada sin sus lectores y vosotros sois los mejores.

Un fuerte abrazo a todos.
Nozick.


P.D.: Otro factor que me ha decidido es la reacción de Frontela ante cierto tema, un tema que levanta ampollas cada vez que se menciona y que hay que silenciar o justificar por todos los medios.




ÚLTIMA HORA:

He recibido un nuevo correo del portavoz de la familia de Lucía agradeciéndome la información que se da en el blog acerca del caso y que haya pixelado las imágenes de la nena, aclarando que nunca nos ha considerado enemigos, sino todo lo contrario.

Al parecer la petición de que se pixelen las imágenes de Lucía se ha hecho a todos los medios que tratan el caso. El malentendido surgió porque ésto no se me comentó en el primer correo.

También ha expresado su agradecimiento por los comentarios que aparecen en el blog pues, según me comenta, "toda ayuda es poca".

Con esto queda todo aclarado. Sigamos a toda máquina tratando de contribuir con nuestro granito de arena al esclarecimiento del caso y a la condena de los asesinos de la nena.

domingo, 26 de noviembre de 2017

Pixelando.




Buenas tardes.

Acabo de recibir un correo electrónico en el que un portavoz de la familia de la pequeña Lucía Vivar me pide que retire o al menos pixele sus imágenes por respeto a ella y a la familia.

No entiendo esta postura, toda vez que cuando la nena desapareció se distribuyeron carteles con dos fotos distintas de la niña, ambas sin pixelar.

No obstante, cumpliré la petición del portavoz de la familia y, puesto que se me trata como a un enemigo, también retiraré todos los artículos y vídeos relativos a Lucía Vivar. He hecho lo que he podido, mientras he podido.

Deseo a la familia de la niña el mayor de los éxitos en la resolución favorable del caso, que sería la detención y condena de los asesinos.

Saludos cordiales a todos.

P.D.: Quiero dar las gracias a todos los lectores que se han volcado con el caso de la pequeña Lucía, aportando su apoyo a la familia, sus enlaces, sus sentimientos y sus lúcidos comentarios. Por mucho que os lo agradeciera siempre me quedaría corto. Al menos se está formando una corriente de opinión que reconoce lo que está pasando y que quizás algún día dé fruto y permita hacer justicia y cambiar las cosas.

sábado, 25 de noviembre de 2017

Lucía Vivar. Indicios en la niebla.




"... Por tanto, así dice el Señor DIOS: Vivo yo, que ciertamente mi juramento que él despreció, mi pacto que él rompió, lo haré recaer sobre su cabeza..."
Ezequiel 17:19

"... Dice el poderoso Baal: «¡Así seas arrebatado del trono de tu realeza, de la sede de tu dominio! Ayamur sobre tu cabeza, oh, Yamn; sobre tu espalda, Yagrus, juez Nahar. Pueda Horón romper, Oh, Yamn, pueda Horón romper tu cabeza, Astóret nombre de Baal...”
La Biblia de Lucifer. Salmo IX

"... El primer problema de la policía es que tan sólo son seres humanos. No pueden saberlo todo. Por ejemplo, cuando se enfrentan con versiones opuestas de un mismo hecho, no pueden saber quién les está diciendo realmente la verdad. Y como sólo son humanos, los oficiales de policía, al igual que todos nosotros, no quieren pasar la vergüenza de admitir que cometieron algún tipo de error, especialmente si se trata de un asunto tan serio que podría ocasionar una demanda en su contra. Ni siquiera les gusta admitirlo a sí mismos. Por eso los oficiales de policía, al igual que los demás seres humanos, están sujetos a un poderoso fenómeno que los psicólogos llaman sesgo de confirmación. Esto significa que después de que hayan llegado a una conclusión, especialmente si es una conclusión que han anunciado públicamente (por ejemplo, arrestando a alguien y acusándolo de un delito grave), es muy difícil para ellos admitir que tal vez hayan cometido un terrible error. Es mucho más fácil y más cómodo para ellos convencerse a sí mismos de que no cometieron ninguno y que sus acusaciones iniciales fueron correctas. Sus recuerdos cooperarán gustosamente en ese esfuerzo. Incluso si no son conscientes de cómo está sucediendo, pueden recordar detalles inexistentes que coincidan y corroboren la historia que ya comenzaron a convencerse a sí mismos como verdadera ... Pero el hecho de que los oficiales de policía sean "sólo humanos" es sólo uno de dos problemas. El otro problema es que están trabajando dentro de un sistema legal que es altamente imperfecto..."
Tiene derecho a permanecer inocente. James Duane.


El cuerpo sin vida de Lucía Vivar, que había cumplido tres añitos el 14 de julio, apareció en la madrugada del 27 de julio. Miriam García Iborra, una de las tres niñas de Alcàsser, había nacido un 28 de julio y la hermanastra a la que nunca llegaría a conocer, la hija del segundo matrimonio de Fernando García Mediano, se llama también Lucía. El informe de la autopsia de Lucía Vivar se entregó al juzgado número 13 y la niña había desaparecido a las 11 horas (y veinte minutos). El fallecimiento se produjo 13 días después de cumplir 3 años.


"... Tranquilo, Antonio, no cree una alarma social..."
El capitán de la Guardia Civil de Coín a Antonio Vivar, padre de Lucía.


"... Váyase a casa a llorar a su hija..."
José Luis Corcuera, ministro del Interior, a Fernando García Mediano, padre de Miriam.




Este artículo es la continuación de "Lucía Vivar. El giro radical"




Lejos queda la hora en la que podíamos lamentarnos de la fatalidad que llevó a Lucía y a su familia al lugar perfecto para que desapareciera. Un lugar junto a las vías del tren. Las mismas vías junto a las que sería secuestrada, las mismas vías que servirían para que realizara su imposible caminata, las mismas vías, en fin, en las que aparecería su infantil cuerpo, sin vida, y que la versión oficial consagraría como el lugar de su muerte.

Pero ahora no podemos más que preguntarnos qué pasó en realidad para que la familia terminara cenando en el bar "La Estación", junto al que acechaban los asesinos. ¿Quien sabía que la familia iba a salir a cenar esa noche porque era el santo de la abuela de Lucía? ¿Acaso alguien se ocupó de que no hubiera plazas en los restaurantes alternativos? ¿Alguien que fue a cenar, que organizó un evento extraordinario o que hizo reservas falsas para conducir a los familiares de Lucía hasta la explanada de la estación? ¿O es que acaso los hados dispusieron que unos estuvieran llenos y otros cerrados?

«... ¿Ves ese restaurante? Teníamos pensado haber venido a él, pero estaba lleno. Había más de 100 personas ese día, por lo que pensamos en otro establecimiento y, como estaba cerrado, al final decidimos ir a La Estación. Mira que podíamos haber elegido cualquier otro bar, pero tuvo que ser ese. ¿Por qué no fuimos a otro?...»

A estas alturas todo parece perfectamente organizado, como en las películas en donde los criminales sincronizan los relojes y comienza la cuenta atrás para cometer el delito. Raptan a Lucía, la exanguinan, la matan y la dejan en las vías del tren, en un tramo accesible por carretera, no vigilado y no registrado por las patrullas ciudadanas de bùsqueda, a una hora próxima al paso del tren, que circularía por dos veces sobre su cuerpo, cuando llegó la hora en que debía ser descubierta.

¿Por qué no se la llevaron a cientos de kilómetros del pueblo y la enterraron en algún lugar remoto para deshacerse del cuerpo y de las pruebas? ¿Forma parte del ritual la aparición de la nena entre las vías?




Frontela durante el juicio de Alcàsser. Al fondo, José María Garzón Flores.


En la prueba pericial de autopsias llevada a cabo durante el juicio del triple crimen de Alcàsser, realizada el 9 de junio de 1997, el profesor Frontela realizó una serie de declaraciones, de las que destacamos las relativas a la falta de livideces cadavéricas en los cadáveres de Miriam, Toñi y Desirée:

"... Yo no he visto que los médicos forenses hayan hecho mención a las livideces cadavéricas, nosotros tampoco, ¿por qué?, porque no las hemos encontrado... Pero es que también hay otras circunstancias en que las livideces cadavéricas son difícilmente observadas, por ejemplo en la muerte por sumersión, en el cual las livideces cadavéricas son claras (en su acepción de «pálidas», Nozick) y además el cadáver se mueve y digamos que las livideces cadavéricas con los movimientos del agua se van quedando fijadas en diferentes partes del cuerpo. Ni los médicos forenses que hicieron la primera autopsia, ni nosotros hemos visto esas livideces cadavéricas. Entonces tenemos que interrogarnos el por qué no hay esas livideces cadavéricas. ¿Por qué?, porque ha habido una hemorragia importante..."

Bien, esperemos que haya quedado claro. Frontela no dice que en las muertes por sumersión no haya livideces cadavéricas. Sino que, en ese caso, se habrían quedado fijadas en diferentes partes del cuerpo. Y luego se pregunta ¿por qué no hay livideces cadavéricas? (ninguna, en ninguna parte del cuerpo). Y contesta: porque ha habido una hemorragia importante.

Veinticinco años después de Alcásser, vuelve a aparecer Frontela para enfrentarse a un caso en el que también nos encontramos con una exanguinación.

¿Qué se hizo con la sangre de Miriam, Toñi y Desirée y que se ha hecho con la de Lucía? ¿Que está pasando en este país?

Pero esta vez no ha hecho falta que Frontela -que hacia el final del juicio del caso Alcàsser se rindió al Sistema con armas y bagajes- se pronunciara sobre el tema de las livideces, puesto que ya se le habían adelantado. Lo que ha hecho es determinar que la pequeña Lucía falleció a las 5:53 horas de la mañana -¡menuda precisión!-, de lo que se deduce que la muerte de la pequeña no pudo deberse a un hipotético golpe del tren de cercanías en la cabeza de Lucía, ya que el convoy no pasó sobre la escena del hallazgo del cuerpo hasta las 6:45 horas de la mañana.

En el post anterior, comentaba lo siguiente: "... De modo que la temperatura de Lucía había disminuido siete grados (36,5º - 29,5º) a las 12,15 horas de la mañana del día 27. A grado por hora, la hora de la muerte habría sido a las 5,15 horas de la mañana, una hora y veinte minutos antes del paso del tren por Pizarra..." De modo que la estimación, bastante arriesgada, resultó ser bastante aproximada -tan sólo 38 minutos anterior al cálculo de Frontela. En cualquier caso, antes del paso del tren.



Frontela en el programa "Espejo Público", hablando de la data de la muerte


Declaraciones del Doctor Luis Frontela en A3, "Espejo Público":

"Vamos a ver. Estamos hablando de la temperatura. En absoluto el cálculo de la data de la muerte la he determinado por la temperatura. Porque, lógicamente, ni se determinó ni se tienen en cuenta que no solamente hay que determinar la temperatura del cuerpo, sino la temperatura ambiente. Miren ustedes, una de las más... digamos fiables fórmulas para determinar la data de la muerte es analizar el potasio que hay en el humor vítreo del cadáver. ¿Con qué nos encontramos en este caso? Con algo que, vamos, es para mí alucinante. Resulta que utilizaron una fórmula de hace cuarenta años. La ciencia ha avanzado mucho. Y ¿qué diferencia hay entre el criterio de los forenses y el criterio de nuestro informe? Muy sencillo, que nosotros hemos usado una fórmula de hace tres años, donde la ciencia ha avanzado y se ha actualizado.



La última fórmula de esta lista es la presuntamente utilizada por Frontela


¿Cuál es la diferencia fundamental? En la fórmula que utilizó oficialmente el... digamos los forenses, no pueden establecer la data de la muerte por el humor vítreo porque en esa fórmula no se contempla la cantidad que es necesario determinar cuando se trata de niños. Sólo sirve esa fórmula para adultos. Y en nuestro caso, gracias a unos estudios de Estocolmo se ha podido determinar las datas de la muerte desde los cero años hasta los noventa años. Esa es la diferencia fundamental...

Hay que actualizarse. En la ciencia forense hay que estar continuamente especializado y actualizado porque avance, y si no hacen usos de esos avances se quedan en el error. Miren ustedes, bueno, en primer lugar. ¿Por qué hemos averiguado la data de la muerte? Por unas fórmulas y unas, digamos, determinaciones actuales, modernas, no antiguas. Pero también les voy a decir una cosa. El determinar la data de la muerte no es absolutamente fiable en el sentido de que hay que contemplar más datos. Bastantes más datos.

Y esos más datos son determinar una cosa muy sencilla. Miren ustedes. La niña cenó al parecer -al parecer- sobre las diez y media, las once de la noche. ¿Ustedes, o alguien en su sano juicio comprende que cenando a las once o a las diez y media de la noche, a las seis o a las siete de la mañana cuando muere atropellada por el tren -hipotéticamente- conserve absolutamente toda la comida que había ingerido siete o diez horas antes? Eso es demencial. El estómago hace la digestión de la comida, no tendría comida. Pues nuestro asombro es que cuando vemos el estómago abierto de la niña tiene toda la comida que había ingerido...

... ¿Por qué puede suceder eso? Por dos razones. Una, porque murió pues a las once de la noche u once y media de la noche y por lo tanto al morir se paraliza la digestión y toda la comida del estómago todavía aparece a las siete de la mañana o a los dos días después. Segunda razón. Segunda razón es que recibió un golpe. La niña, a las diez y media, perdón, a las once y media, digamos media hora o una hora después de haber cenado y cuando una persona -y además se lo digo por experiencia de haber visto muchos cadáveres en esos casos- sufre un traumatismo importante en la cabeza se paraliza la digestión de la comida. 1

¿Qué nos está diciendo que a las seis o a siete de la mañana el estómago todavía conserve la comida? Porque muchas horas antes haya recibido un golpe importante en la cabeza que paralizó la digestión. Esa es la explicación..."


1 ¿Gastroparesia por lesión del nervio vago?


Si Lucia murió a las once y media de la noche no hay más que hablar. Y si recibió un golpe en la cabeza media hora o una hora después de haber cenado, tampoco hay nada de que hablar. Todo la historia de la caminata de 4,2 Km. y el golpe del tren es un cuento de las mil y una noches, como todos sabíamos desde el minuto uno, y resulta vergonzoso que todavía pretenda mantenerse como hipótesis real en círculos oficiales. Es el escándalo más gigantesco que he observado después de analizar docenas y docenas de casos similares durante los cinco años que lleva abierto este blog. El caso de la niñita Lucía lleva camino de convertirse en un símbolo de la burla del Sistema hacia los ciudadanos en general y familiares de las víctimas en particular. Todo el caso clama al cielo y da ganas de suplicar al Creador que haga llover azufre y fuego sobre los criminales sin alma que rigen este corrompido mundo. Pero me temo que la situación todavía tendrá que empeorar hasta límites extremos antes de que comience a mejorar. Si es que todavía estamos a tiempo.





Por otra parte se ha sabido que un adolescente encontró a mediados de agosto pasado un bote de cloroformo entre unos cañavarales en la zona del polígono industrial durante la feria de Pizarra, mientras hacía botellón con unos amigos, pero guardó silencio -no sabemos ni comprendemos el motivo, por más que se diga que tuvo miedo por la repecursión del caso- hasta mucho después. Por fin se lo comenta a su grupo de amigos y finalmente llega a oídos de la policía local de Pizarra, que lo recoge y lo entrega a la Guardia Civil. Sin embargo, según la prensa, los investigadores descartaron que tuviera relación con lo ocurrido, lo que no es de extrañar. Raro es el día que no me encuentro un bote de cloroformo cuando salgo a la calle, es de lo mas habitual.

Según Frontela, "... El cloroformo es un tóxico, digámoslo así, o una sustancia volátil. La única forma de saber si a esa niña la hicieron inhalar cloroformo es hacer un análisis toxicológico de sus vísceras. La única forma. Pero le voy a explicar una dificultad que tiene el cloroformo, lo mismo que lo tiene el éter, y que en un libro que hablo de las injusticias por errores médico-legales contemplo. Mire, una niña apareció en un pozo en Punta Umbría, muerta. Cuando le hago la autopsia veo una fibra en la boca que no corresponde a su ropa. No había ningún signo de muerte. Cuando se hace el estudio toxicológico no hay ningún tóxico. Y entonces ¿por qué tenía la fibra en la boca? Porque la dieron a respirar algo. Entonces eso me dio la pista de que le habían administrado algo que era volátil, que desaparecería fácilmente. Entonces dije a los químicos que investigasen tóxicos volátiles y se dio con la tecla. La niña había muerto porque le habían dado, en ese caso, éter. Eso pasa con el cloroformo. La única forma, hoy día, de saber si a la niña le han administrado cloroformo es hacer una exhumación, hacer un estudio toxicológico de sus vísceras y el Instituto Nacional de Toxicología, por ejemplo, determinar qué tóxicos hay en su cuerpo..."

Y aquí fue interrumpido por Nacho Abad (gracias, Nacho) y se acabó la participación de Frontela en el programa.


2 Podría tratarse del caso de María del Carmen Carretero Gómez, que sucedió en Punta Umbría, pero el cuerpo apareció bajo una cama, no en un pozo. (Nozick).


No sabemos qué es lo que tenía pensado decir Frontela a continuación. Quizás fuera lo que declaró en una entrevista telefónica en el programa "Tras la pista", de Telemadrid, en donde decidió opinar sobre la pérdida total de sangre de la niña:

"... Pero es que luego, la niña tenía exangües las vísceras, había perdido la sangre completamente, tan completamente que cuando se muere una persona se forman unas manchas azuladas en el dorso de la espalda que se llaman livideces cadavéricas. Ni siquiera tenía livideces cadavéricas, porque no tenía la sangre. ¿Eso que quiere decir? Que después de recibir el golpe en la cabeza, se fue desangrando muy lentamente, muy lentamente, hasta que luego recibió el golpe con el tren..."

Ahora, que cada uno analice las palabras de Frontela como crea oportuno. Como indicio suplementario de que la niña no murió a consecuencia del golpe del tren, como acusación de que la niña fue exanguinada, o como justificación de su exanguinación (se fue desangrando muy lentamente, muy lentamente).

Ahora bien, ¿a alguien le parece lógico que unos secuestradores rapten a una niña, le den un golpe en la cabeza y luego se pasen unas cuantas horas mirando como se desangra muy lentamente, muy lentamente y entonces se la lleven hasta las vías del tren y la dejen allí? ¿Verdad que no? No la raptaron para pedir un rescate ni para abusar de ella sexualmente. La única diferencia entre la Lucía que jugaba en la estación con sus amiguitos y la que apareció en las vías sin vida es que le faltaba toda su sangre. La navaja de Ockham. No quiero entrar en detalles, pero lo más probable es que primero la desangraran y en el último momento la mataran con el primero de los dos golpes que presentaba en la cabeza.

Y Frontela es el primero en saber que en cuanto la niña hubiera perdido suficiente sangre habría muerto, el corazón habría dejado de latir, y nunca se hubiera producido una exanguinación completa. Las exanguinaciones completas se fuerzan.





La familia de Lucía ha pedido a la juez que se realicen una serie de diligencias, entre ellas que se investigue sobre el hallazgo del bote de cloroformo, la presencia de un coche negro cerca del lugar de aparición del cadáver y la geolocalización e identificación de los teléfonos móviles de la zona. Pero, en vista del comentario de Frontela, sería muy interesante realizar el análisis toxicológico que propone el doctor. De hallarse restos de cloroformo en las vísceras de la pequeña Lucía, toda la versión oficial se desmoronaría como un castillo de naipes.

Seguiremos muy atentos al caso... Y apoyando desde aquí a los familiares de la pequeña Lucía, animándoles en su lucha para que se haga justicia y no se cierre la investigación en falso.

Es el momento de actuar, todos a una, para que se deje de asesinar niñas impunemente. Es el problema número uno del país, ni más ni menos.




Zilg, Barnard, Alkass, Druid. A New Model For The Estimation Of Time Of
Death Fromn Vitreous Potassium Levels Corrected For Age And Temperature




Fuentes:


  1. Lucía Vivar habría fallecido una hora antes de que la arrollase el tren, según el forense Frontela: https://www.elespanol.com/reportajes/20171122/263974538_0.html
  2. «Es imposible que mi hija Lucía haya hecho este recorrido de noche y sin luz»: http://www.diariosur.es/interior/imposible-hija-recorrido-20170827214028-nt.html
  3. Lucía Vivar murió una hora antes de que pasara el tren: http://m.telemadrid.es/programas/tras-la-pista/lucia-vivar-murio-una-hora-antes-de-que-pasara-el-tren
  4. You have the right to remain innocent. James Duane. Little A, New York. 2016.
  5. Evaluación del Dr. Luis Frontela en A3 (Espejo Público) y Telemadrid (Tras la pista). 2017.11.24: http://www.dailymotion.com/video/x6apdtn
  6. Telemadrid. Tras la pista. Evaluacion del Dr. Luis Frontela. 2017.11.27: http://www.dailymotion.com/video/x6aprk6
  7. A new model for the estimation of time of death from vitreous potassium levels corrected for age and temperatur: https://www.researchgate.net/publication/283521057_A_new_model_for_the_estimation_of_time_of_death_from_vitreous_potassium_levels_corrected_for_age_and_temperature