lunes, 10 de abril de 2017

Nunca entres en una casita de caramelo.




En la Edad Media desaparecían niños con una cierta frecuencia, para aparecer más tarde sin vida y desangrados. Con el tiempo se fueron forjando leyendas, mitos e invenciones para justificar las horribles prácticas a las que eran sometidos. Brujas, vampiros, hombres lobo y otras extrañas bestias, como la de Gevaudan, 1 sirvieron como coartada a los verdaderos culpables.


1 La bestia de Gevaudan, real o ficticia, era una fiera con aspecto de lobo que devoró unas cien personas -la mayoría mujeres y niños-, en la Auvernia francesa prerrevolucionaria, entre los años 1764 y 1767. Todos los esfuerzos dirigidos a neutralizarla parecíeron ser inútiles, a pesar de que el rey Luis XV se implicó personalmente en el caso. Todo indica que la mítica fiera (de dos o más patas) existió en realidad y no era una mera leyenda. Al menos, las víctimas fueron reales. Resulta curioso leer el prólogo de la obra de Pierre Pourcher, en la que parece opinar que la bestia fue enviada para que la humanidad volviera al camino del bien, sometiéndose a los dictados de la Providencia. Y acaba concretando que los pecados cometidos en la región habían sido dos: la supresión de la festividad de San Severiano, primer obispo de Mende, que se celebraba el 26 de enero, y el abandono de la liturgia romana antigua, instigados por el Duque de Choiseul.


Pierre Pourcher nos relata el fin de la bestia del siguiente modo:

"... El 19 de junio, 300 cazadores y batidores se reunieron a las órdenes de Monsieur d'Apcher para cazar a la feroz bestia en los montes de Ténazeire. Los cazadores se dirigieron a sus puestos y la fortuna quiso que los batidores la forzaran a dirigirse hacia Jean Chastel, situado en Sogne d'Auvert. Cuando la bestia llegó, Chastel estaba dirigiendo sus rezos a la Sagrada Virgen. Había reconocido a la bestia, pero como hombre piadoso y con fe en la Madre de Dios quería finalizar sus plegarias. Cerró su libro de oraciones, plegó sus lentes, las guardó en su bolsillo, tomó su arma y mató a la bestia, que estaba frente a él, instantáneamente..." Chastel, un gran cazador que contaba ya con sesenta años, iba acompañado por sus fieles perros, que inmobilizaron a la bestia tras recibir el disparo.




Como las brujas, vampiros, hombres lobo y demás bestias no existen, debemos examinar otras opciones, que no varían sustancialmente de las que consideraríamos hoy.

Siempre he desconfiado de la existencia de los asesinos en serie o, más bien, de la existencia de docenas de ellos. No es imposible que exista algún asesino en serie, pero no creo que sea digna de crédito la presencia de multitud de criminales múltiples. Entre otras cosas, porque los pastores del rebaño no tolerarían que sus propios hijos pudieran ser víctimas aleatorias de semejantes individuos. Y tampoco es creíble que las fuerzas policiales de todos los países del mundo se vean inermes ante tales crímenes y deban esperar con impotencia que el enésimo "serial killer" cometa un error mientras se dedica a liquidar a sus víctimas con total impunidad. Recordemos que Luis Garavito podría haber asesinado hasta un total de 300 personas, aunque sólo se ha probado su responsabilidad en 138 casos; Andrei Chikatilo, 53; Gary Ridgway, 49; Ted Bundy, 35; John Wayne Gacy, 33, etc. etc. ¿Impotencia policial u otra cosa?

Entonces nos quedan otras opciones disponibles. Todas ellas implican organizaciones de algún tipo: sectas, grupos de poder, etc. Recordemos el caso Macastre en España, en el que tenemos una minibestia de Gevaudan vagando por los montes de Catadau, esta vez armada con una sierra mecánica. Entre otros muchos rumores, se habló de una mafia local que se dedicaría a cazar adolescentes, a los que previamente soltaba en un terreno elegido tras haberlos secuestrado. Sea como fuere, el caso es que los crímenes de Macastre, cuyas víctimas eran tres jóvenes adolescentes, permanecen escandalosamente impunes, como en muchas otras ocasiones. Y la bestia de Catadauvan sigue suelta.

Pero volviendo a la Edad Media, también surgieron fábulas que pretendían servir de advertencia a los niños para que extremaran las precauciones ante los extraños. Una de ellas fue recogida por los Hermanos Jacob y Wilhelm Grimm: la de Hansel y Gretel. Los padres de estos niños (para dulcificar la crueldad de la madre se la sustituye por una madrastra) los abandonan a su suerte en mitad del bosque, porque no tienen medios para alimentarlos. Algunas versiones del cuento van más allá en su esfuerzo para intentar disminuir la culpa paterna: el abandono se produce cerca del palacio real para que algún noble los encuentre y se haga cargo de ellos.

Quién sabe si el supuesto abandono de los niños en el bosque no es en realidad más que una forma de representar la venta de niños llevada a cabo por padres sin alma que se lucraban a costa de la vida y el futuro de sus hijos. Una práctica que ocurría en algunas ocasiones, con resultados funestos para las criaturas. El autor R. Po-Chia Hsia menciona al menos tres casos.

Uno de ellos sucedió en Regensburg, en 1467. "... Jossel admitió haber comprado un niño a una mendiga cristiana ocho años atrás, en Navidades..." El 29 de marzo, los magistrados arrestaron a seis judíos; el 9 de abril se encarceló a otros once. Seis de ellos confesaron -Jossel, Samuel, Eberlin, Abraham de Kitzing, Simón y Suessel- tras ser sometidos a tortura. El Emperador Federico III intervino y ordenó que se les pusiera en libertad sin fianza y que le fueran entregados. Tras múltiples apelaciones, todos los detenidos fueron liberados el 4 de septiembre de 1480, tras pagar veintitrés mil florines.

Otro acaeció en Benzhausen y Waldkirch, cuando un pastor encontró el Viernes Santo del año 1504 el cadáver de Matthew Bader, un niño de 7 años. "... Su padre, Philip Bader, fue arrestado por robo... cuando se le mostró el cuerpo de su hijo... decidió confesar... Los locos judíos habían ido a buscarlo para ofrecerle dinero a cambio de un niño cristiano, para celebrar la Pascua... El judío Lameth de Waldkirch había comprado y matado a su hijo..." Se hizo justicia con el miserable padre, que fue sometido al suplicio de la rueda y después descuartizado. Los judíos quedaron en libertad.

El último caso aconteció en Worms. "... El 18 de marzo de 1563, un jueves, un curtidor de 20 años llamado Hans Vlean denunció que había sido testigo de un crimen. Afirmó que había visto al judío Abraham zum Bock comprar un niño a una mujer, una kriegsfrau, 2 esconderlo bajo sus ropas y llevarlo al ghetto..." Abraham zum Bock fue interrogado y encarcelado. Finalmente, el 26 de enero de 1564, los magistrados de la ciudad aceptaron la fianza ofrecida por la comunidad judía. El 10 de marzo, veintitrés de sus líderes se presentaron en la sinagoga respondiendo por Abraham, con la promesa de reunir veinte mil florines, en presencia del notario de Worms. Abraham fue liberado el 25 de abril. Hans Vlean también fue puesto en libertad, comprometiéndose a no abandonar la ciudad hasta que el Tribunal de Cámara Imperial dictara el veredicto final sobre el crimen. El dictamen definitivo se desconoce, porque los documentos que se conservan en relación a este caso no lo indican. No obstante, R. Po-Chia Hsia se inclina por suponer que Abraham habría sido finalmente absuelto.



2 Literalmente, una señora de guerra. Un término impreciso. Se refiere a una mujer civil que sigue a un ejército. Pero puede tratarse tanto de la esposa de un soldado como de una cocinera, lavandera, ama de cría, enfermera, prostituta, etc.





En una versión francesa anterior, titulada "Les enfants perdus" 3 (Los niños perdidos), de Antoinette Bon, [F5] aparece un demonio en lugar de la bruja, que quiere poner a uno de los niños en un caballete para desangrarlo. El niño pretende no saber como ponerse en el caballete, así que la mujer del diablo se lo indica. Mientras la diablesa yace sobre el instrumento, los niños le cortan el cuello y escapan.


3 Curiosamente, la acción del cuento transcurre en Cantal, una zona situada en la región francesa de Auvernia, la misma en la que aparece la bestia de Gevaudan. Antoinette Bon es, por cierto, la autora de Barbe-Bleue.


En 2013 se estrenó una película basada en la anteriormente citada fábula de los hermanos Grimm, titulada "Hansel & Gretel: Witch Hunters" (Hansel y Gretel: cazadores de brujas), con guión y dirección de Tommy Wirkola y un reparto encabezado por Jeremy Renner, Gemma Arterton y Peter Stormare.

Aunque las críticas no fueron todo lo buenas que cabría esperar, muchos la consideran una película de culto. Abandonados por su padre en las profundidades del bosque, dos jóvenes Hansel y Gretel entran en una casa de caramelo, siendo capturados por la hechicera que la habita. La bruja encierra a Hansel en una jaula y le obliga a comer dulces sin cesar, mientras ordena a Gretel que prepare el horno. Finalmente, ambos hermanos consiguen escapar tras empujar a la bruja hacia el fuego para matarla. Años después, Hansel y Gretel han de enfrentarse con unas brujas, dirigidas por la hechicera Muriel, que están raptando niños, ya que necesitan la sangre de seis niños y seis niñas para realizar un rito que sólo se puede llevar a cabo en una noche con luna de sangre.




Veamos, en primer lugar, el cuento de Antoinette Bon. Como no he encontrado ninguna versión en español, lo he traducido yo mismo, aunque el francés no es lo mío, ni mucho menos:


Los niños perdidos
Un cuento de Auvernia (Cantal)


Hace mucho tiempo, en el pueblo de Gargeac vivía un matrimonio. El marido se llamaba Jacques y la mujer Toinon. Ambos eran muy tacaños; pero especialmente la mujer; era tan avara, tan avara, que habría afeitado un huevo.

Tuvieron dos hijos, un niño y una niña, que sufrieron mucho a causa de la codicia de sus padres; pero eran tan listos y se querían tanto que nunca se les oyó quejarse.

El niño se llamaba Juan y tenía doce años; la niña era un poco más pequeña y se llamaba Juanita.

Jacques y Toinon pensaban que sus hijos les ocasionaban demasiados gastos y decidieron abandonarlos en el bosque. La madre dijo a su marido: “Me los llevaré al medio del bosque para que recojan ramas secas, cuando estén distraídos los dejaré solos y nos libraremos de ellos, porque el lobo se los comerá en cuanto anochezca”.

Al día siguiente, cuando se hizo de día, la mujer le dijo a Juan y Juanita que se levantaran, los llevó al bosque y les dijo que recogieran ramas secas. Cuando los vio muy atareados, huyó. Cuando Juan y Juanita vieron que estaban solos, empezaron a llamar a su mamá, pero al ver que no respondía comenzaron a llorar y después intentaron encontrar el camino de vuelta, pero no consiguieron salir del bosque.

Juanita le dijo a su hermano:

- Juan, súbete a un árbol, a ver si ves una casa.

Juan se subió a un árbol y cuando había llegado a la mitad, su hermana gritó:

- ¿Ves algo, hermanito?

- No, hermanita, sólo veo las ramas de los árboles.

- Trepa un poco más, a ver si ves una casa.

Jean subió algunas ramas más:

- ¿Ves algo, hermanito?

- No, hermanita, sólo veo las verdes ramas de los árboles.

- Trepa un poco más, a ver si ves una casa.

Juan siguió subiendo hasta llegar a la última rama.

- ¿Ves algo, hermanito?

- Sí, hermanita, veo dos casas a lo lejos, una blanca y otra roja. ¿A cual de las dos iremos?

- A la roja, contestó Juanita, porque es la más bonita.

Juan bajó de su árbol y los dos niños se dirigieron hasta la casa roja. Llamaron a la puerta, y una mujer, alta y fuerte como un hombre, salió a abrirles.

- ¿Quiénes sois?, les dijo.
- Dos niños pequeños perdidos en el bosque, que le tenemos miedo al lobo.
- Entrad, dijo ella; escondeos; sobre todo no hagáis ruido, porque mi marido es malo y os devoraría.

Los escondió lo mejor que pudo, pero el diablo, que era el marido de la mujer, olfateó el olor humano y los descubrió. Pegó incluso a su esposa, por no decirle que había recogido a los niños. Asió a a Juan de la mano, y vio que era delgada, por lo que decidió cebarlo para matarlo cuando estuviera bien gordo.

Lo encerró en un pequeño granero y Juanita se convirtió en la pequeña sirvienta de la casa, llevando la comida a su hermano pequeño. El demonio era demasiado grande para entrar en el establo donde Juan estaba encerrado. Días después ordenó a Juanita que le cortara a su hermano la punta del dedo meñique y se lo llevara, a ver si estaba lo suficientemente gordo como para devorarlo. Juanita capturó una rata, le cortó la cola y se la llevó al diablo diciéndole que era el dedo de su hermano.

- ¡Ah! dijo el diablo, todavía está demasiado delgado.

Algún tiempo después, le ordenó cortarle otro trozo del dedo meñique a ver si Juan había engordado. Juanita le ofreció otra cola de rata y todavía le pareció demasiado delgado.

Por tercera vez, el diablo le pidió un pedazo de dedo; Juanita le volvió a dar la cola de una rata; pero el diablo advirtió el engaño. Metió la mano en el granero y comprobó que Juan ya estaba lo suficientemente alimentado como para devorarlo. Preparó el caballete sobre el que quería degollarlo y se fue a dar un paseo, después de recomendar a su esposa que vigilara a Juan, y especialmente a Juanita, de quien desconfiaba.

La mujer del diablo se emborrachó y se quedó dormida; Juanita fue a abrir la puerta del establo a unos cerditos; trajo a Juan, y fingió no saber cómo ponerlo en el caballete.

- ¿Eres estúpida? dijo la mujer del diablo. Así es cómo se hace. Y se puso en el caballete. Juanita salió, la sujetó, la ató y le cortó el cuello. Luego se llevaron el oro y la plata del diablo, y huyeron con sus caballos y su carreta.

Cuando el diablo regresó, encontró a su esposa atada al caballete, con la cabeza cortada al lado. Fue al establo de los cerditos y no encontró a Juan, ni a Juanita, ni a sus caballos, ni su carreta.

Empezó a buscar a los dos niños, y poco después se encontró un labrador, a quién dijo:

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata? 1

- ¿Qué me dice, señor? ¿que no trabajo bien?.
- Qué no, ¡estúpido!

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- No señor.



1 El diablo dice:
Si tu n'as pas vu Jean, Jeannette?
Ma charrette,
Mon cheval rouge et mon cheval blanc,
Couvert d'or et d'argent?

Pero el obrero, que habla en patois (dialecto de Cantal, Auvernia), cree que le dice:

N'avez pas vi passa Dzan, Dzannette,
Ma carrette,
Ma cabale roudze et ma cabale blanque,
Cata d'or et d’argent?

A partir de aquí, todos aquellos con los que se encuentra el diablo malinterpretan sus palabras, porque el diablo les habla en francés, e interpretan que les habla en patois.



Un poco más lejos, el diablo se encontró con un pastor cuidando sus ovejas:

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- ¿Dice que mi perro no ladra mucho: Dzapo, Labri, dzappe (Labri, aboie).

El perro empezó a ladrar al diablo, como si fuera a morderle.

- Caray con el bestia, gritó el diablo, no me refiero a su perro.

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- No señor.

El diablo llegó a un pueblo, cuando el celador iba a repicar el Ángelus.

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- ¿Qué está diciendo, señor, ¿es que no he tocado bien las campanas?

El celador entró en la iglesia y comenzó a repicar al azar.

- Imbécil, dijo el diablo, ¿quién te ha hablado de campanas?

¿No ha visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- No señor.

El diablo siguió su camino y llegó a un río donde las mujeres lavaban.

¿No han visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- ¿Qué dice?, preguntó una de las lavanderas, ¿que no estoy lavando como es debido? 1 

Y comenzó a golpear en la piedra con todas sus fuerzas.

- No, tonta lavandera, lo que pregunto es:

¿Si tú no has visto a Juan, Juanita,
Mi carreta,
Mi caballo rojo y mi caballo blanco,
Cubierto de oro y plata?

- Si señor, dijo una de las mujeres, hemos visto un hombre guapo y una bella dama con un hermoso carro con dos caballos.

- ¿Por dónde?
- Hacia el río.

Pero no había puente, y el diablo estaba angustiado al no poder cruzar. Una de las lavanderas dijo a las demás: ''Estamos tratando con el diablo; le gastaré una broma".

Y le propuso dejar que le cortara los cabellos para hacer un puente con el que cruzar el río. El diablo accedió y alargaron los cabellos hasta hacer un puente. Pero cuando estaba en el medio del río, soltaron los cabellos, el diablo hizo "cluc" en el agua y se ahogó. Que la historia es cierta lo prueba el que todavía se pueden ver los cuernos en el río, y a los niños que quieren acercarse les dicen: ¡Cuidado con los cuernos del diablo!

Juan y Juanita volvieron con sus padres, que los recibieron con agrado porque llevaban consigo el dinero del diablo.

Hay que honrar a los padres incluso aunque se hayan portado mal con sus hijos:

La noche llegó,
El gallo cantó
Y el cuento se acabó. 2
Antoinette Bon.



1
Dizez que masseura pas bèn.

2
La néu vingué,
Lou dzai tsanté
Et lou conte tsabé.





Veamos ahora la fábula de los hermanos Grimm, que sirvió de base a la película citada:


Hansel y Gretel
Jacob y Wilhelm Grimm

Junto a un bosque muy grande vivía un pobre leñador con su mujer y dos hijos; el niño se llamaba Hänsel, y la niña, Gretel. Apenas tenían qué comer, y en una época de carestía que sufrió el país, llegó un momento en que el hombre ni siquiera podía ganarse el pan de cada día. Estaba el leñador una noche en la cama, cavilando y revolviéndose, sin que las preocupaciones le dejaran pegar el ojo; finalmente, dijo, suspirando, a su mujer: - ¿Qué va a ser de nosotros? ¿Cómo alimentar a los pobres pequeños, puesto que nada nos queda? - Se me ocurre una cosa -respondió ella-. Mañana, de madrugada, nos llevaremos a los niños a lo más espeso del bosque. Les encenderemos un fuego, les daremos un pedacito de pan y luego los dejaremos solos para ir a nuestro trabajo. Como no sabrán encontrar el camino de vuelta, nos libraremos de ellos. - ¡Por Dios, mujer! -replicó el hombre-. Eso no lo hago yo. ¡Cómo voy a cargar sobre mí el abandonar a mis hijos en el bosque! No tardarían en ser destrozados por las fieras. - ¡No seas necio! -exclamó ella-. ¿Quieres, pues, que nos muramos de hambre los cuatro? ¡Ya puedes ponerte a aserrar las tablas de los ataúdes! -. Y no cesó de importunarle hasta que el hombre accedió-. Pero me dan mucha lástima -decía.

Los dos hermanitos, a quienes el hambre mantenía siempre desvelados, oyeron lo que su madrastra aconsejaba a su padre. Gretel, entre amargas lágrimas, dijo a Hänsel: - ¡Ahora sí que estamos perdidos! - No llores, Gretel -la consoló el niño-, y no te aflijas, que yo me las arreglaré para salir del paso. Y cuando los viejos estuvieron dormidos, levantóse, púsose la chaquetita y salió a la calle por la puerta trasera. Brillaba una luna esplendoroso y los blancos guijarros que estaban en el suelo delante de la casa, relucían como plata pura. Hänsel los fue recogiendo hasta que no le cupieron más en los bolsillos. De vuelta a su cuarto, dijo a Gretel: - Nada temas, hermanita, y duerme tranquila: Dios no nos abandonará -y se acostó de nuevo.

A las primeras luces del día, antes aún de que saliera el sol, la mujer fue a llamar a los niños: - ¡Vamos, holgazanes, levantaos! Hemos de ir al bosque por leña-. Y dando a cada uno un pedacito de pan, les advirtió -: Ahí tenéis esto para mediodía, pero no os lo comáis antes, pues no os daré más. Gretel se puso el pan debajo del delantal, porque Hänsel llevaba los bolsillos llenos de piedras, y emprendieron los cuatro el camino del bosque. Al cabo de un ratito de andar, Hänsel se detenía de cuando en cuando, para volverse a mirar hacia la casa. Dijo el padre: - Hänsel, no te quedes rezagado mirando atrás, ¡atención y piernas vivas! - Es que miro el gatito blanco, que desde el tejado me está diciendo adiós -respondió el niño. Y replicó la mujer: - Tonto, no es el gato, sino el sol de la mañana, que se refleja en la chimenea. Pero lo que estaba haciendo Hänsel no era mirar el gato, sino ir echando blancas piedrecitas, que sacaba del bolsillo, a lo largo del camino.

Cuando estuvieron en medio del bosque, dijo el padre: - Recoged ahora leña, pequeños, os encenderé un fuego para que no tengáis frío. Hänsel y Gretel reunieron un buen montón de leña menuda. Prepararon una hoguera, y cuando ya ardió con viva llama, dijo la mujer: - Poneos ahora al lado del fuego, chiquillos, y descansad, mientras nosotros nos vamos por el bosque a cortar leña. Cuando hayamos terminado, vendremos a recogeros.

Los dos hermanitos se sentaron junto al fuego, y al mediodía, cada uno se comió su pedacito de pan. Y como oían el ruido de los hachazos, creían que su padre estaba cerca. Pero, en realidad, no era el hacha, sino una rama que él había atado a un árbol seco, y que el viento hacía chocar contra el tronco. Al cabo de mucho rato de estar allí sentados, el cansancio les cerró los ojos, y se quedaron profundamente dormidos. Despertaron, cuando ya era noche cerrada. Gretel se echó a llorar, diciendo: - ¿Cómo saldremos del bosque? Pero Hänsel la consoló: - Espera un poquitín a que brille la luna, que ya encontraremos el camino. Y cuando la luna estuvo alta en el cielo, el niño, cogiendo de la mano a su hermanita, guiose por las guijas, que, brillando como plata batida, le indicaron la ruta. Anduvieron toda la noche, y llegaron a la casa al despuntar el alba. Llamaron a la puerta y les abrió la madrastra, que, al verlos, exclamó: - ¡Diablo de niños! ¿Qué es eso de quedarse tantas horas en el bosque? ¡Creíamos que no queríais volver! El padre, en cambio, se alegró de que hubieran vuelto, pues le remordía la conciencia por haberlos abandonado.

Algún tiempo después hubo otra época de miseria en el país, y los niños oyeron una noche cómo la madrastra, estando en la cama, decía a su marido: - Otra vez se ha terminado todo; sólo nos queda media hogaza de pan, y sanseacabó. Tenemos que deshacernos de los niños. Los llevaremos más adentro del bosque para que no puedan encontrar el camino; de otro modo, no hay salvación para nosotros. Al padre le dolía mucho abandonar a los niños, y pensaba: "Mejor harías partiendo con tus hijos el último bocado." Pero la mujer no quiso escuchar sus razones, y lo llenó de reproches e improperios. Quien cede la primera vez, también ha de ceder la segunda; y, así, el hombre no tuvo valor para negarse.

Pero los niños estaban aún despiertos y oyeron la conversación. Cuando los viejos se hubieron dormido, levantóse Hänsel con intención de salir a proveerse de guijarros, como la vez anterior; pero no pudo hacerlo, pues la mujer había cerrado la puerta. Dijo, no obstante, a su hermanita, para consolarla: - No llores, Gretel, y duerme tranquila, que Dios Nuestro Señor nos ayudará.

A la madrugada siguiente se presentó la mujer a sacarlos de la cama y les dio su pedacito de pan, más pequeño aún que la vez anterior. Camino del bosque, Hänsel iba desmigajando el pan en el bolsillo y, deteniéndose de trecho en trecho, dejaba caer miguitas en el suelo. - Hänsel, ¿por qué te paras a mirar atrás? -preguntóle el padre-. ¡Vamos, no te entretengas! - Estoy mirando mi palomita, que desde el tejado me dice adiós. - ¡Bobo! -intervino la mujer-, no es tu palomita, sino el sol de la mañana, que brilla en la chimenea. Pero Hänsel fue sembrando de migas todo el camino.

La madrastra condujo a los niños aún más adentro del bosque, a un lugar en el que nunca había estado. Encendieron una gran hoguera, y la mujer les dijo: - Quedaos aquí, pequeños, y si os cansáis, echad una siestecita. Nosotros vamos por leña; al atardecer, cuando hayamos terminado, volveremos a recogeros. A mediodía, Gretel partió su pan con Hänsel, ya que él había esparcido el suyo por el camino. Luego se quedaron dormidos, sin que nadie se presentara a buscar a los pobrecillos; se despertaron cuando era ya de noche oscura. Hänsel consoló a Gretel diciéndole: - Espera un poco, hermanita, a que salga la luna; entonces veremos las migas de pan que yo he esparcido, y que nos mostrarán el camino de vuelta. Cuando salió la luna, se dispusieron a regresar; pero no encontraron ni una sola miga; se las habían comido los mil pajarillos que volaban por el bosque. Dijo Hänsel a Gretel: - Ya daremos con el camino - pero no lo encontraron. Anduvieron toda la noche y todo el día siguiente, desde la madrugada hasta el atardecer, sin lograr salir del bosque; sufrían además de hambre, pues no habían comido más que unos pocos frutos silvestres, recogidos del suelo. Y como se sentían tan cansados que las piernas se negaban ya a sostenerlos, echáronse al pie de un árbol y se quedaron dormidos.

Y amaneció el día tercero desde que salieron de casa. Reanudaron la marcha, pero cada vez se extraviaban más en el bosque. Si alguien no acudía pronto en su ayuda, estaban condenados a morir de hambre. Pero he aquí que hacia mediodía vieron un hermoso pajarillo, blanco como la nieve, posado en la rama de un árbol; y cantaba tan dulcemente, que se detuvieron a escucharlo. Cuando hubo terminado, abrió sus alas y emprendió el vuelo, y ellos lo siguieron, hasta llegar a una casita, en cuyo tejado se posó; y al acercarse vieron que la casita estaba hecha de pan y cubierta de bizcocho, y las ventanas eran de puro azúcar. - ¡Mira qué bien! -exclamó Hänsel-, aquí podremos sacar el vientre de mal año. Yo comeré un pedacito del tejado; tú, Gretel, puedes probar la ventana, verás cuán dulce es. Se encaramó el niño al tejado y rompió un trocito para probar a qué sabía, mientras su hermanita mordisqueaba en los cristales. Entonces oyeron una voz suave que procedía del interior:

"¿Será acaso la ratita
la que roe mi casita?"

Pero los niños respondieron:

"Es el viento, es el viento
que sopla violento."

Y siguieron comiendo sin desconcertarse. Hänsel, que encontraba el tejado sabrosísimo, desgajó un buen pedazo, y Gretel sacó todo un cristal redondo y se sentó en el suelo, comiendo a dos carrillos. Abrióse entonces la puerta bruscamente, y salió una mujer viejísima, que se apoyaba en una muleta. Los niños se asustaron de tal modo, que soltaron lo que tenían en las manos; pero la vieja, meneando la cabeza, les dijo: - Hola, pequeñines, ¿quién os ha traído? Entrad y quedaos conmigo, no os haré ningún daño. Y, cogiéndolos de la mano, los introdujo en la casita, donde había servida una apetitosa comida: leche con bollos azucarados, manzanas y nueces. Después los llevó a dos camitas con ropas blancas, y Hänsel y Gretel se acostaron en ellas, creyéndose en el cielo.

La vieja aparentaba ser muy buena y amable, pero, en realidad, era una bruja malvada que acechaba a los niños para cazarlos, y había construido la casita de pan con el único objeto de atraerlos. Cuando uno caía en su poder, lo mataba, lo guisaba y se lo comía; esto era para ella un gran banquete. Las brujas tienen los ojos rojizos y son muy cortas de vista; pero, en cambio, su olfato es muy fino, como el de los animales, por lo que desde muy lejos ventean la presencia de las personas. Cuando sintió que se acercaban Hänsel y Gretel, dijo para sus adentros, con una risotada maligna: "¡Míos son; éstos no se me escapan!." Levantóse muy de mañana, antes de que los niños se despertasen, y, al verlos descansar tan plácidamente, con aquellas mejillitas tan sonrosadas y coloreadas, murmuró entre dientes: "¡Serán un buen bocado!." Y, agarrando a Hänsel con su mano seca, llevólo a un pequeño establo y lo encerró detrás de una reja. Gritó y protestó el niño con todas sus fuerzas, pero todo fue inútil. Dirigióse entonces a la cama de Gretel y despertó a la pequeña, sacudiéndola rudamente y gritándole: - Levántate, holgazana, ve a buscar agua y guisa algo bueno para tu hermano; lo tengo en el establo y quiero que engorde. Cuando esté bien cebado, me lo comeré. Gretel se echó a llorar amargamente, pero en vano; hubo de cumplir los mandatos de la bruja.

Desde entonces a Hänsel le sirvieron comidas exquisitas, mientras Gretel no recibía sino cáscaras de cangrejo. Todas las mañanas bajaba la vieja al establo y decía: - Hänsel, saca el dedo, que quiero saber si estás gordo. Pero Hänsel, en vez del dedo, sacaba un huesecito, y la vieja, que tenía la vista muy mala, pensaba que era realmente el dedo del niño, y todo era extrañarse de que no engordara. Cuando, al cabo de cuatro semanas, vio que Hänsel continuaba tan flaco, perdió la paciencia y no quiso aguardar más tiempo: - Anda, Gretel -dijo a la niña-, a buscar agua, ¡ligera! Esté gordo o flaco tu hermano, mañana me lo comeré. ¡Qué desconsuelo el de la hermanita, cuando venía con el agua, y cómo le corrían las lágrimas por las mejillas! "¡Dios mío, ayúdanos! -rogaba-. ¡Ojalá nos hubiesen devorado las fieras del bosque; por lo menos habríamos muerto juntos!." - ¡Basta de lloriqueos! -gritó la vieja-; de nada han de servirte.

Por la madrugada, Gretel hubo de salir a llenar de agua el caldero y encender fuego. - Primero coceremos pan -dijo la bruja-. Ya he calentado el horno y preparado la masa -. Y de un empujón llevó a la pobre niña hasta el horno, de cuya boca salían grandes llamas. Entra a ver si está bastante caliente para meter el pan -mandó la vieja. Su intención era cerrar la puerta del horno cuando la niña estuviese en su interior, asarla y comérsela también. Pero Gretel le adivinó el pensamiento y dijo: - No sé cómo hay que hacerlo; ¿cómo lo haré para entrar? - ¡Habráse visto criatura más tonta! -replicó la bruja-. Bastante grande es la abertura; yo misma podría pasar por ella -y, para demostrárselo, se adelantó y metió la cabeza en la boca del horno. Entonces Gretel, de un empujón, la precipitó en el interior y, cerrando la puerta de hierro, corrió el cerrojo. ¡Allí era de oír la de chillidos que daba la bruja! ¡Qué gritos más pavorosos! Pero la niña echó a correr, y la malvada hechicera hubo de morir quemada miserablemente.

Corrió Gretel al establo donde estaba encerrado Hänsel y le abrió la puerta, exclamando: ¡Hänsel, estamos salvados; ya está muerta la bruja! Saltó el niño afuera, como un pájaro al que se le abre la jaula. ¡Qué alegría sintieron los dos, y cómo se arrojaron al cuello uno del otro, y qué de abrazos y besos! Y como ya nada tenían que temer, recorrieron la casa de la bruja, y en todos los rincones encontraron cajas llenas de perlas y piedras preciosas. - ¡Más valen éstas que los guijarros! -exclamó Hänsel, llenándose de ellas los bolsillos. Y dijo Gretel: - También yo quiero llevar algo a casa -y, a su vez, se llenó el delantal de pedrería. - Vámonos ahora -dijo el niño-; debemos salir de este bosque embrujado -. A unas dos horas de andar llegaron a un gran río. - No podremos pasarlo -observó Hänsel-, no veo ni puente ni pasarela. - Ni tampoco hay barquita alguna -añadió Gretel-; pero allí nada un pato blanco, y si se lo pido nos ayudará a pasar el río -.

Y gritó:

"Patito, buen patito mío,
Hänsel y Gretel han llegado al río.
No hay ningún puente por donde pasar;
¿sobre tu blanca espalda nos quieres llevar?."

Acercóse el patito, y el niño se subió en él, invitando a su hermana a hacer lo mismo. - No -replicó Gretel-, sería muy pesado para el patito; vale más que nos lleve uno tras otro. Así lo hizo el buen pato, y cuando ya estuvieron en la orilla opuesta y hubieron caminado otro trecho, el bosque les fue siendo cada vez más familiar, hasta que, al fin, descubrieron a lo lejos la casa de su padre. Echaron entonces a correr, entraron como una tromba y se colgaron del cuello de su padre. El pobre hombre no había tenido una sola hora de reposo desde el día en que abandonara a sus hijos en el bosque; y en cuanto a la madrastra, había muerto. Volcó Gretel su delantal, y todas las perlas y piedras preciosas saltaron por el suelo, mientras Hänsel vaciaba también a puñados sus bolsillos. Se acabaron las penas, y en adelante vivieron los tres felices. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.








Fuentes:


  1. http://www.grimmstories.com/es/grimm_cuentos/hansel_y_gretel
  2. R. Po-Chia Hsia. The myth of ritual murder. Yale University Press. 1988.
  3. Hansel & Gretel: witch hunters (Hansel y Gretel: cazadores de brujas). Guión y dirección: Tommy Wirkola.
  4. La Bête du Gévaudan. Abbé Pierre Pourcher. Bloomington, IN. Milton Keynes, UK.
  5. Lechevalier, Emile & Leroux, Ernest. Revue des traditions populaires. Tome II. 1887.
  6. Sebillot, Paul. Contes et recits D'Auvergne: https://www.arbredor.com/ebooks/ContesAuvergne.pdf. Página 24 y siguientes.

27 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo en tu interpretación de las fábulas, cuentos, leyendas, etc. Eran para pseudojustificar cosas innombrables.

    Ahora bien, que sólo fueran los judíos los que las hacían...lo dudo mucho.

    ResponderEliminar
  2. Todo viene de antiguo. Me acaba de venir el flash de que gente como la condesa Elizabeth Báthory fue tambien la cabeza de turco de su epoca. Le cargaron a ella los muertos...

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, lo de la "bestia" de Francia no me lo creo. Suena más a asesino en serie de la época.

    Creo que se hizo película de eso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Pacto de los Lobos (2001).

      Eliminar
  4. Gonzalo Fontenla, funcionario de la prisión de La Lama.10 de abril de 2017, 12:53

    Esta es la última vez que me dirijo a esta página. No he tirado la toalla, es que he agotado lo que podría aportar a mis compatriotas.

    A consecuencia de trabajar en la prisión de La Lama, tuve conocimiento, a la par que el resto de funcionarios, de la falsa Operación Nova, una de las operaciones auxiliares para el encubrimiento de la autoría real del 11M, y en el transcurso de la indagación sobre el 11M, resulta que tropiezo constantemente con el crimen de las niñas de Alcácer.

    Este pasado 01 febrero 2017 me reuní con un ex alto cargo del CNI, encuentro monitorizado por la policía política CNI (como todos los pasos que doy): Necesitaba confirmar una filtración, confirmación que no buscaba en el ex alto cargo, y que hallaría en las reacciones posteriores a este encuentro:
    En la operación de la Inteligencia norteamericana, la pieza principal (no la única) de la Inteligencia norteamericana (JC1) se encontraba en la provincia de Valencia el 13 noviembre 1992, y las niñas de Alcácer (probablemente 1) antes de ser conducidas a la provincia de Madrid sufrieron su primera agresión sexual en la provincia de Valencia [Valencia > Base > 3 lugares].

    La tarea principal de JIB (con casi total probabilidad agente del Cesid) no era neutralizar a Fernando García Mediano: era poner los cimientos para poder echar mano, si fuera necesario, a una futura versión alternativa por si la situación se descontrolaba.

    Lo siento, mucho, por las niñas, y por los otros centenares de niñas.
    Lo siento, mucho, por mis compatriotas, por España.

    Hasta siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Es el viento, es el viento
      que sopla violento."

      Eliminar
  5. Me ha impactado mucho este último testimonio del funcionario de la prisión La Lama.

    "La tarea principal de JIB (con casi total probabilidad agente del Cesid) no era neutralizar a Fernando García Mediano: era poner los cimientos para poder echar mano, si fuera necesario, a una futura versión alternativa por si la situación se descontrolaba. "

    No se que autenticidad puede tener esta información?
    N.

    ResponderEliminar
  6. "...tanto JIB como Fernando García...estaban siendo utilizados en
    esa guerra tanto por los de una parte como por los de la otra...” :

    "...he sido utilizado por el grupo principal [JC I] como advertencia a los [4] grupos asociados,al habérseme facilitado material gráfico y escrito que implicaba a determinadas personas..."

    "...las [cintas/vídeo] forman parte de su estrategia del miedo con sus asociados..."

    Un ex banquero entrega, al menos, un vídeo del cautiverio de las niñas de Alcácer, a Juan Ignacio Blanco y a Fernando García.
    noviembre de 1996.

    Un ex-banquero que intenta echar un pulso con los malos, siempre cuenta con pruebas incriminatorias, pero como se demostró en este caso y en otros muchos, tener pruebas no es suficiente y el miedo al dolor y a la muerte -no solo tuya sino de todas las personas a las quieras- obliga a recular y esconderse.La pieza [JC I] se sabe perfectamente quien es.Pero por desgracia no es de dominio publico,El día “oficial del encuentro de los cadáveres”Hombres de negro,hombres con traje,hombres con “condecoraciones”,con sable....Un saludo Gonzalo.

    ResponderEliminar
  7. Yo… he podido hablar con alguna de estas personas, que saben directamente que yo, es decir, lo que es público y notorio es, muchos de ellos saben que yo sé un montón de cosas de este tipo de historias, de hecho tuvimos que llegar a un acuerdo, ya hace bastante tiempo para sobrevivir, y hacer los temas.(JIB)

    ResponderEliminar
  8. Hola de nuevo! e referia a esta parte del post de Gonzalo : "La tarea principal de JIB (con casi total probabilidad agente del Cesid) no era neutralizar a Fernando García Mediano: era poner los cimientos para poder echar mano, si fuera necesario, a una futura versión alternativa por si la situación se descontrolaba.".. Si JIB fuera agente del CESID¿Que sentido tiene que se autodestruya su vida profesional y personal y la de su familia? Y todo lo demás que ha sufrido..

    En fin, no me convence para nada esa hipótesis.. lo demás..la pieza JC1 y tal.. pues si,desde hace tiempo se habla de ello.

    N.

    ResponderEliminar
  9. lo "inombrable" existe(lo oculto, el MAL) y los inombrables (humanos) también, hicieron un pacto hace mucho tiempo, "pacto" que se renueva continuamente (no es eso lo que hay detrás de esas prácticas que duran siglos), admitiendo a nuevos miembros. Encarezco que se lean los relatos de Arthur Machen (pertenecía a la Golden Dawn, igual Aleister Crowley o Bram Stoker, por ejemplo cual es la esencia de "Drácula": pues un "pacto", que le da la inmortalidad al conde), en los relatos de Machen se describe muy bien que es lo "inombrable" (los inombrables no los suele tocar)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que has escrito es lo que uno puede concluir del caso Alcasser, pactos de sangre que sellan por siglos, especificas fechas... Bram Stocker, catolico irlandes que probablemente se hizo la misma pregunta en toda Inglaterra quien era Jack? De que manera murieron las victimas? De quienes no se puede sospechar? En que fechas y lugar ocurren? Saludos

      Eliminar
  10. En mi opinión es una manera de hablar(agente del Cesid)no,lo que si tienen es “contactos”y eso esta mas que demostrado,dentro y fuera,de echo:La información que yo he conseguido es porque la gente me la ha proporcionado, es un tipo de información que no se puede conseguir investigando, ya sea de cuerpos nacionales del estado,del instituto nacional de toxicología, etc.(JIB)Yo he hablado con todas las personas que han tenido alguna relación directa o indirecta con el caso Alcàsser. Algunas me han facilitado información que me han permitido conocer ciertos aspectos del caso.Y no hay que olvidar que:(Beru)y compañía:Pues la Asociación Clara Campoamor (que era la que dirigía los pasos de Fernando en todos
    estos sentidos, y hay que tener en cuenta que yo conozco a Fernando directamente porque a mí me manda Blanca Estrella), me dice: "A ver si puedes ayudar a este hombre en esta situación". Como lo he hecho con muchos. Nuestra relación era tremendamente cordial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Extraido de una entrevista de JIB con sus seguidores:


      "No es un grupo concreto. Es el grupo de grupos. No puedo especificar más, sin tener problemas. Es un grupo de poder, integrado por personas pertenecientes y representantes de diversos grupos, empresarios, banqueros, lobbies y, en la sombra, RELIGIÓN. "

      Y esto, que para mi es la CLAVE:

      "No es que nadie les estuviera "jodiendo" el negocio. Es que querían tener, no más, sino TODO el negocio.
      Una vez terminada la sangrienta lucha de la reconversión bancaria -pasar de cerca de 800 entidades bancarias a las 3 de la actualidad- el siguiente paso lógico era la toma del poder.
      Y se hizo de un modo maquiavélico. "

      N.

      Eliminar
  11. Francisco Paesa es masón y que utilizó su posición dentro de esa organización para moverse ...(No,nos desviemos) "La presencia del Crucifijo en las escuelas no ofende a ningún sentimiento ni aún al de los racionalistas y ateos; y el quitarlo ofende al sentimiento popular hasta el de los que carecen de creencias confesionales.

    ¿Qué se va a poner donde estaba el tradicional Cristo agonizante?

    ¿Una hoz y un martillo?

    ¿Un compás y una escuadra?

    ¿qué otro emblema confesional?

    Porque hay que decirlo claro y de ello tendremos que ocuparnos: la campaña es de origen confesional, pero de una confesión anti religiosa. Porque lo de la neutralidad laicista es una engañifa".

    ResponderEliminar
  12. Gonzalo Frontela: "centenares de niñas", es terrible, estoy impactado, he leído su denuncia al Supremo, le doy todo el crédito a lo que dice. Es terrible, terrible.......

    ResponderEliminar
  13. Pues, ahora que me percato, todos hemos oído contar el cuento bajo el título de "La casita de chocolate". Estimado Nocick, creo que estás señalando a algo con lo de la fachada de caramelo, pero no acabo de caer en qué.

    ResponderEliminar
  14. Si la tarea principal era esa, la que apunta Gonzalo Frontela con JIB, después cambió la cosa por lo que fuera, porque es evidente que la versión que JIB insinúa en las entrevistas últimas no puede ser la alternativa fuera ésta la que fuese, JIB habla de un "pacto" como los de la Moncloa!!! después involucra a otras naciones, dice que les ha pasado lo mismo (de paso habla de Obama, Assange y poderes en la sombra, "es ese poder" exclama), dice que si se hiciera pública la verdad se vendría el estado abajo... esta no puede ser la versión alternativa, ¿qué puede haber más descontrolador si se hace pública?, ¿Qué beneficio a sacado JIB? ninguno. En el 11M, ya que ha salido a la palestra el tema, si que ha habido esos juegos de parecer que se investiga la verdad verdad, la autoría real ,al menos desmontaron la Versión Oficial que ya era mucho, pero siempre me parece con la intención o de dejarlo sólo ahí o de ir hacía un objetivo, una autoría específica (que igual tiene algo que ver, no lo sé), pero no la verdad verdad, que ésta es "muy complicada", hasta que uno de los investigadores se salió de madre y , por su conciencia dolida, parece que iba directo a decirnos que pasó, ya había insinuado cosas antes, lo digo porque iba a publicar un libro, una novela, sobre la autoría real, me refiero a Fernando Múgica, en la última entrevista que le hicieron en El Español, decía "ahora que se quienes son los autores, es hora de escribir", vaya frase, tremenda, pero no entiendo como se pudo descubrir así con semenajante hecho (igual ya sabía que estaba muy enfermo y le importaba todo tres higas, no lo se), al final falleció (DEP grande Fernando) y sólo nos quedó el prólogo de esa novela (publicado en el Español)

    ResponderEliminar
  15. Parador "Hostal San Marcos": sillería vista desde la biblioteca.(Imagen)

    Fragmento del libro.Por La Puerta De Atrás. 18 febrero 2014. de Blas Piñar Pinedo.

    Por La Puerta De Atrás: León, noche del 24 de mayo de 2013. "Sofía Santana" y el ministro de Justicia llegan puntuales a una cita con el ex presidente "Zandívar", en el (parador nacional), se saludan ritualmente.. y mantienen una conversación política, con objeto de atenuar los escándalos del tesorero del PP y los “eres”… lo interesante es cuando se despiden- Gracias, hermano- Sofía abrazó a "Zandívar "mientras el ministro se lamentaba en silencio y cabizbajo… – Os tengo que dejar. Vienen mis compañeros de partido "Luis Losán" y "Fernando Marvial" , puesto que conmemoramos los veinte años del (ritual de Alcácer), mediante el cual logramos el ascenso de muchos de nosotros al (Grado 33)...

    LEÓN, NOCHE DEL 5 DE NOVIEMBRE DE 2011
    … Los coches oficiales se fueron acumulando del puente del rio Bernesga que atraviesa la ciudad de León. La discreción siempre es algo fundamental. Era cerca de media noche y estaba helando. El sendero atravesaba el jardín del Hostal San Marcos, rodeaba los muros del edificio y les conducía a la puerta de atrás. Desde hace décadas las instrucciones eran las mismas: de uno en uno debían entrar por la puesta de atrás y subir por la imponente escalera de granito hasta el piso superior del claustro desde donde se accedía a la biblioteca.

    Buenas noches a todos. Son muchos los asuntos que tenemos que abordar. De todos ellos hemos recibido instrucciones muy concretas desde la central:Si N.Nozick Esta “novela”se la puedo facilitar al igual que los comentarios del propio autor.Los nombres se pueden extraer “fácilmente”y no es tan “geroglifica”como la La Ilustre degeneración de Luisa Isabel Álvarez de Toledo.saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por su comentario.

      nozicknozick@gmail.com

      Saludos cordiales.

      Eliminar
  16. Parece y que en paz descanse nuestro Fernando Múgica,no solo sabia de los entresijos del 11/M si no mucho mas.Que dios lo tenga en su gloria.Le mandare el Pdf del libro para su posterior desengrane.

    ResponderEliminar
  17. Bueno,ya que estamos con el libro "Por la puerta de atrás".. aqui dejo el fragmento que lei no hace mucho y es sumamente interesante para el caso que nos ocupa y con el permiso de Nozick,claro!

    "POR LA PUERTA DE ATRÁS (PAG. 110-111)"

    –No me diga que encima tiene información sobre lo que trataron en esa tenida –Paula también mostraba su impaciencia.-Por supuesto que la tengo. El empresario converso me informó con todo detalle. Allí se trataron una serie de compromisos políticos y se llegó a un importante acuerdo: un acuerdo entre Mario Romero (Mariano Rajoy) y la oligarquía que controla España para facilitar y financiar su llegada a la presidencia del gobierno a cambio de que Romero ingresara definitivamente en la masonería y adoptara como programa político las directrices de ISMAEL ( ). Exactamente lo mismo que propusieron a Azaña al comienzo de la II República….-Esto se ha venido insinuando en España. Es algo sabido –Lahín se sentía frustrado; esperaba algo más gordo.-Bien, efectivamente. Eso ya se sabe. Además ha quedado demostrado por el giro político de Romero. Es evidente. Pero no ponga esa cara, tengo más cosas que decirles. Porque lo realmente grave, lo verdaderamente impresionante de aquel pacto entre ISMAEL y Mario Romero es el acto, el ritual, el momento de la firma del acuerdo…
    -No entiendo… Tú, ¿Paula?

    -No. Cállate. Deja hablar al padre Emilio, hombre –y se llevó el índice a la boca para presionar sus labios y callar a Fernando.

    1/2

    ResponderEliminar
  18. 2/2

    sigue...

    "
    -Hay que conocer los rituales de la masonería para comprender cómo funcionan, cómo pactan, cómo corrompen, cómo comprometen, cómo sellan un acuerdo cuya ruptura se paga primero con la muerte civil y finalmente con la vida.

    -¿Rituales?

    -Pues claro. La masonería es una especie de religión. La religión de las fuerzas del mal que pretenden transformar el mundo según una base bien firme: el odio al Dios cristiano. Por eso, su principal enemigo, es la Iglesia católica.(Bautismo, Confirmación, Comunión)NOTA:Miguel Prenz La Misa del Diablo Anatomía de un crimen ritual.Misa negra:La muerte iba a ser cada vez más y peor si tenía bautismo, comunión y confirmación: cosas de la iglesia.
    -Padre, tengo entendido que la masonería es más bien una especie de club donde se especula, donde los adeptos se sienten especiales, como conocedores de los secretos de la humanidad. Pero hablan de filosofía y ayudan a la gente…..-En absoluto señora. Quizá ciertas logias cuyos miembros no prosperan en la estructura de poder sean como usted dice. Pero cuando uno profundiza y a medida que se conoce el poder que tienen ciertos miembros de la secta, se comprende mejor el fondo de la masonería. No queremos creer que hay gente perversa, obsesionada con el dinero y el poder. Nos espanta y lo rechazamos. Es una defensa psicológica muy natural y humana.-También conozco a católicos que pertenecen a la masonería.-Mire, la Iglesia ha condenado a la masonería, sobre todo por dos cuestiones: su racionalismo radical que se opone a la posibilidad de un Dios personal que nos ama y su secretismo.
    -Volvamos a lo del ritual, padre –reorientó Fernando para que no se perdiera nada de información relevante.-Les explico: ¿no conocen escándalos de menores desaparecidos y que luego aparecen enterrados en cualquier lugar, con síntomas de vejaciones terribles? ¿No les impacta en gran aumento de las mafias dedicadas a la pederastia? ¿No se escandalizan de que muchos de esos crímenes repugnantes nunca se terminen de aclarar del todo? Cuando hablé con Garcés (Garzón) él recordó rápidamente –era una persona francamente brillante- el crimen de Alcácer en que unas niñas habían sido violadas metódicamente en un ritual de este tipo. Hasta un periodista madrileño publicó un libro con todo detalle de aquellos asesinatos que luego fue secuestrado por el poder. Tienen que comprender que las criaturas ofrecidas al mal forman parte esencial del pacto.140407122103194815
    POR LA PUERTA DE ATRÁS (PAG. 112-113)

    acuerdo en el que todos los firmantes se comprometen de por vida, bajo la amenaza terrible de que alguien desvele el sacrificio ofrecido, una sangrienta orgía degenerada en la que ellos mismos han participado. Lo más fuerte es que yo tengo pruebas de algunas de esas siniestras celebraciones..."...



    Espero que Nozick nos vaya poniendo al dia con el libro...

    Cómo siempre,un abrazo ;)
    N.

    ResponderEliminar
  19. Ese libro Por la Puerta de Atras es revelador, ademas facilmente se pueden sacar todos los personajes.En un relato de Arthur Machen, El Pueblo Blanco, define muy bien a estos psicopatas cuando especula que es el Pecado absoluto, el Mal total, dice, los autenticos pecadores ( cita varias veces a Gilles de Rais) son aquellos que se adentran en " lo que hay tras el velo", los que quieren acceder a conocimientos que nunca han sido dados al hombre, en " tomar los cielos por asalto", estos hombres dice Machen " se convierten en demonios".

    ResponderEliminar
  20. El problema no está en el conocimiento, sino en el uso que se le da al mismo.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.