lunes, 19 de junio de 2017

Por hablar.




El agente de policía Bennett entró en la comisaría. Un día más en la oficina. Metió una moneda en la máquina de café y se dirigió hacia su mesa con el vaso de plástico.

No llegó a sentarse.

- Agente Bennett, buenos días, tengo algo para usted.

- Buenos días, Jefe. Usted dirá.

- Anoche intentaron robar en el chalet de Mr. Mueller.

- ¿Debería saber quién es?

- Pues no lo sé, pero el caso es que es un hombre muy influyente, de hecho Mr. Aaronson, el fiscal del distrito, acaba de llamar diciendo que Mueller está indignado y que quiere resultados de inmediato. Me ha pedido que demos prioridad al caso por encima de todo.

- ¿Por un intento de robo?

- Por un intento de robo en la propiedad de Mr. Mueller.

Bennett suspiró.

- De acuerdo. ¿Qué tenemos?

- Nada. El intruso entró en la propiedad saltando el muro que la rodea e intentó forzar la puerta de entrada del chalet, que tiene dos plantas y un sótano. Mueller, que salía del garaje, lo vio y no se le ocurrió otra cosa que ir hacia él pegando gritos.

- ¿Y?

- Pues que Mueller tiene 78 años. El intruso le dio un empujón que lo derribó, salió corriendo, saltó el muro y desapareció. Iba vestido con una camiseta, vaqueros y zapatos. Mueller no pudo ser más específico porque era de noche y, además, dada su edad, no tiene muy buena vista.

- ¿Huellas digitales? ¿Pisadas? ¿Cámaras de seguridad?

- Nada. El intruso debía de llevar guantes y zapatos de suela lisa. En cuanto a las cámaras, Mueller había encargado un cambio en el sistema de videovigilancia y no funcionaban todavía.

- Entonces no tenemos nada de nada.

- Espere. El agente Robertson estaba haciendo una ronda por los alrededores y vio a un tipo corriendo que le pareció sospechoso. Como Mueller estaba gritando "al ladrón, al ladrón", Robertson dio el alto al individuo, que apenas se resistió. Le leyó sus derechos y lo detuvo. Lo único que llevaba encima era una papelina de coca.

- ¿Lo vio salir de la propiedad de Mueller?

- No, no tenemos ni siquiera eso. El individuo está en la sala de interrogatorios. Ocúpese de él.

Bennett entró en la sala, cerró la puerta y se sentó ante el sospechoso. Era un jovenzuelo de aspecto inofensivo.

- ¿Cómo te llamas, chaval?

- No voy a contestar a ninguna pregunta. Me acojo a la quinta enmienda.

- Vaya, así que tenemos un sabelotodo. ¿Qué puede pasarte porque me digas tu nombre? Total, nos acabaremos enterando.

- Está bien. Me llamo George Williams y no voy a decir nada más.

- Verás, George. Para que veas que soy legal, voy a contarte todo lo que tenemos contra ti.

Bennett hizo una pausa y bebió un trago de su café, que ya estaba frío y sabía a rayos. Tiró el vaso a la papelera y siguió hablando.

- Fuiste hacia la propiedad de Mr. Mueller. Saltaste el muro e intentaste forzar la cerradura con una ganzúa. Mueller te sorprendió, lo empujaste y saliste corriendo. Pero no contabas con el agente Robertson, que te vio saltar el muro cuando huías y te detuvo.

Williams permaneció en silencio.

- George, George, George... Estás metido en un jaleo muy serio. Mueller te ha descrito a la perfección, y ahora mismo están confeccionando un retrato robot cuyos rasgos coinciden exactamente con los tuyos y hasta con la ropa que llevabas puesta. Además tenemos las grabaciones de las cámaras de seguridad.

Williams no se dio por enterado.

- Verás, si no me dices nada no podré ayudarte. En realidad no eres más que un chico que ha metido la pata. Si colaboras te irá mejor. Mueller es un pez gordo y te puede meter en un lío de mucho cuidado. No lo estropees, eres joven y tienes toda la vida por delante.

Silencio absoluto.

- Está bien, George. Allá tú. Mueller es un ex-juez, millonario y amigo del fiscal del distrito. Te van a joder vivo y lo único que pretendo es echarte una mano, pero veo que eres idiota y no me dejas. Te acusarán de todo lo habido y por haber, hasta de intento de violación y de pederastia, porque Mueller tiene una nieta menor de edad que estaba durmiendo en el segundo piso del chalet. Ahí te quedas. Jódete. La culpa es mía por intentar ayudarte.

Bennett se levantó e hizo ademán de dirigirse hacia la puerta.

- Espere, hombre, no se ponga así. ¿Cómo puede ayudarme?

Bennett se sintió aliviado. Por un momento había creído que, a pesar de su enorme experiencia en interrogatorios, el órdago la había salido mal.

- Verás. En realidad no has hecho nada tan terrible. Hablaré con Mueller y le diré que no eres más que un chaval que cometió un error, que estás arrepentido, que le pides disculpas y que le ruegas que te perdone.

- ¿Haría eso por mí?

- Claro, Georgie. Pero primero tienes que contarme la verdad. ¿Por qué estabas intentando forzar la puerta?

- Para robar. Verá, lo necesitaba para comprar perico. Estaba con el mono y apenas me quedaba.

- ¿Y qué hiciste con los guantes y la ganzúa?

- Los tiré en una boca de alcantarilla nada más salir de la casa del tal Mueller.

- De acuerdo. Veamos... a ver cómo podemos calmar a Mueller... A lo mejor con una carta de disculpa... Sí, estaría bien. ¿Qué te parece si escribes una carta disculpándote? Yo se la llevo de tu parte y le digo que te perdone, que eres un buen chico y que respondo por ti.

- No sé cómo darle las gracias.

Bennett puso un folio de papel en blanco y un bolígrafo ante George.

- Empieza poniendo la fecha y "Estimado Mr. Mueller". Luego escribe todo lo que me has contado a mí: cómo ibas vestido, qué llevabas encima, cómo entraste en la propiedad de Mueller e intentaste forzar la puerta, te descubrió, le empujaste, huiste y dónde escondiste la ganzúa y los guantes. Al final le pides perdón y firmas.

- De acuerdo.

Minutos después un satisfecho Bennett salía de la sala de interrogatorios con la carta de George en la mano. Todo había salido a pedir de boca. No sabía si Mueller era ex juez, millonario, ni si tenía una maldita nieta o no. Pero ¿qué más daba?

- Robertson, hazte cargo del tipo de la sala de interrogatorios, el que detuviste anoche. Lo fichas y lo metes en el calabozo. Que busquen en las alcantarillas cercanas al chalet. Encontrarán los guantes y la ganzúa que utilizó. Lo vamos a acusar de invasión de propiedad privada, intento de robo, posesión de herramientas de robo, agresión, resistencia a la autoridad y tenencia de narcóticos. El muy gilipollas acaba de firmar una confesión. 


11 comentarios:

  1. te dejo dos noticias bastante interesantes N. Nozick
    http://www.20minutos.es/noticia/3062944/0/testigo-caso-cursach-asegura-que-gijon-rodriguez-asistian-fiestas-con-sexo-drogas/

    acojonante!! estamos gobernados por psicopatas, todo es verdad ,es horrible...

    Luego lo del programa del lector de huesos sobre el caso alcasser... un autentico esperpento
    https://www.youtube.com/watch?v=H7nBltWAuUA

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, psicópatas absolutos, cuanto más arriba más. En una de sus últimas entrevistas a JIB, una entrevista descomunal donde se muestra que JIB no sólo es un experto en temas de sucesos sino un filósofo, pero no un filósofo teórico, sino ducho en la realidad que conoce , un hombre que conoce el "poder" perfectamente, dejó unas perlas hablando de ese poder, comento algunas: hace 400 años que se instaló (coincide con el auge del imperio inglés y el protestantismo que dio lugar a la Masonería por cierto), el poder es el mal mismo dice y lo identifica con el dinero (el dinero de la cima del poder, a más poder más dinero y más mal), pero habla del mal no sólo como una práctica para conseguir dinero, que también, hay algo más, el mal como algo positivo de quien lo realiza, como una especie de práctica mística invertida de la mística tradicional, como lo es el satanismo, el poder dice camina sólo en el mal, pone un ejemplo que no reproduciré sobre ese mal como mística que tiene que ver con las aberraciones que hacen en secreto, también habla de los mecanismos del estado, que nadie jamás se enfrentó a ellos y cuyos fines se deben no al bien de los ciudadanos sino a perpetuar ese poder en la cima. Lenin por ejemplo, un poderoso que trajo muchísimo mal, decía esto del estado soviético que el mismo fundó (¿o había otros por encima?): "El Estado no funciona como deseábamos. ¿Cómo funciona? el coche no obedece, hay un hombre al volante que parece guiarlo pero el coche no camina en la dirección deseada. Se mueve según el deseo de "otra fuerza""

      Eliminar
    2. ¿Podrías escribir el enlace a la entrevista a JIB que señalas, por favor? Me gustaría poder escucharla. Muchas gracias

      Eliminar
    3. Hola a todos, soy seguidora de JIB y Nozick y es la primera vez que escribo algo en esta web. La entrevista a la que se refiere la podeis encontrar en Ivoox, programa: Geopolitica Cuantica.

      Eliminar
  2. Debe ser un relato de ficción, porque en el interrogatorio no le han soltado ningún guantazo al detenido.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Nozick, te dejo esta noticia, a ver que te parece.

    http://es.dailystormer.com/2017/06/05/pedofilos-youtube-kids/

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece fatal, como es lógico. Tomo nota y muchas gracias por el enlace.
      Saludos cordiales.

      Eliminar
    2. No se por que ponen pedófilo cuando quieren decir pederasta

      Eliminar
  4. Parece que la intención es hacer un paralelismo con MR, pero es este relato el chorizo es culpable. Siempre me ha parecido que no mete mucho en la ecuación a MR (corríjame si me equivoco). Está metiéndolo ahora en cierto grado?

    Saludos, Kamui.

    ResponderEliminar
  5. Buena entrada nocik. Últimamente escribes poco . estas de vacaciones?

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto o intrascendentes, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.