domingo, 22 de octubre de 2017

Elizabeth Short, la dalia negra #1.




En una fría mañana de invierno, el 15 de enero de 1947, un niño en bicicleta iba a comenzar su tarea cotidiana repartiendo periódicos por las viviendas del Crenshaw Boulevard, en Los Ángeles. Poco después de las seis de la mañana vio pasar un viejo sedán negro, posiblemente un Ford, que se paró junto al bordillo, en la calle Norton. No se daría cuenta hasta más tarde de lo que había visto en realidad, y entonces volvió sobre sus pasos para hablar con la Policía.

Cuatro horas y media más tarde, Betty Bersinger, una joven ama de casa, caminaba por la calle Norton hacia el centro comercial de Leimert Park empujando el cochecito de su hija Ann, de tres añitos, cuando a la altura del cruce de las calles 39 y Norton observó en un solar cubierto de hierbajos lo que en un principio le pareció un maniquí cortado en dos, de cara tan blanca como la cera, plagado de moscas. Cuando advirtió que se trataba de un cadáver, "Fue un golpe terrible y me llevé un susto de muerte. Agarré a Ann y caminamos a toda prisa hasta la casa con teléfono más cercana". Una vez allí, Betty llamó a la Policía, que ni siquiera le preguntó su nombre y extraviaría el número de teléfono. Eran las 10:54 de la mañana. La casa en cuestión era la segunda de la calle Norton una vez cruzada la calle 39 y pertenecía a un doctor.


Betty Bersinger


El hallazgo




Poco después se presentaban en la escena los agentes de policía Will Fitzgerald y Frank Perkins, que comprobaron que el cadáver, completamente desnudo, estaba cortado en dos justo por encima de la región umbilical. Era una mujer joven, casi una adolescente.

Su cara estaba cortada de oreja a oreja, le habían amputado uno de los pechos y el otro presentaba una gran laceración. La mitad inferior tenía una enorme herida a la altura de la vejiga y su zona púbica, casi sin vello, estaba cubierta de cortes. Las piernas estaban separadas y en el muslo izquierdo había otra enorme herida con pérdida de sustancia, poco más arriba de la rodilla. Los brazos estaban doblados más o menos en ángulo recto y dirigidos hacia arriba. Tenía un montón de contusiones, indicando que había sido apaleada, así como marcas de ataduras en cuello, muñecas y tobillos.

No había sangre en el cuerpo, ni siquiera coagulada, ni en los alrededores, y tampoco rezumaba líquido alguno de ninguna de las mitades del cuerpo. La piel de lo que parecía haber sido una hermosa joven era blanca como la nieve.










Aggie Underwood en la zona del hallazgo


Entonces llegó el primer miembro de la prensa. Se trataba de la conocida reportera Agnes "Aggie" Underwood, del Herald Express. Cuando observó el cuerpo palideció mortalmente. "¡Dios bendito! ¡La han cortado en dos! ¿Por qué demonios iba alguien a hacer algo así?"

Aggie pidió permiso para hacer algunas fotos, y Perkins no puso ninguna objeción. "De todos modos lo ibas a hacer, pero gracias por preguntar". Underwood describiría más tarde el crimen como "sadismo de la peor especie", indicando que la joven había recibido una paliza brutal, ya que tenía cortes y hematomas en el rostro y le faltaban los dientes frontales.

Luego se presentaron en la escena el reportero Will Fowler y el fotógrafo Felix Paegel, del diario Los Angeles Examiner. Fowler cerró los ojos de la víctima.

El periódico publicaría un cuestionario al día siguiente para intentar identificar a la desconocida. "¿Conoce a una chica desaparecida que se mordía las uñas? Si es así, podría ser la víctima de la mutilación de ayer. La descripción de la chica muerta es la siguiente:
Edad - Entre 15 y 16 años.
Peso - 63 kilos.
Ojos - Azul grisáceo o azul verdoso.
Nariz - Pequeña y respingona.
Orejas - Lóbulos pequeños.
Pestañas - Prácticamente albinas.
Cabello - Tenido con henna, con raíces de color castaño oscuro.
Tamaño del pie - 37.
Uñas de los pies - Barnizadas de rosa.
Cicatrices - De nueve cm. en el lado derecho de la espalda, de una operación; de cuatro cm. en el lado derecho del abdomen, probablemente de una apendectomía; de vacunación, en el muslo izquierdo; una pequeña en la rodilla izquierda y otra encima de la rodilla.
Lunares - Seis pequeños en el dorso del cuello; otro en la espalda a la altura de la cintura.
Descripción general - Bien desarrollada, huesos delicados y piernas depiladas."

El agente Perkins se dirigió a la cabina más cercana y se puso al habla con el Capitán Jack Donahoe, de la Central de Homicidios. "Parece haber sido estrangulada y colgada cabeza abajo, con el objetivo de drenar la sangre. Es lo peor que he visto en toda mi vida, Jack, y temo que este loco esté colgando a otra ahora mismo."

Cubrieron el cadáver con trozos de periódico para protegerlo del sol, hasta que tan sólo quedaron al descubierto las uñas de los pies, pintadas de rojo.

Ray Pinker, director del laboratorio criminalístico, indicó que el torso había sido colocado boca abajo al principio, pero después lo habían situado boca arriba. La muerte había sido causada probablemente por los golpes en la cabeza asestados por un objeto romo, así como por las laceraciones de la cara. Estimó que la data de la muerte, sin haber tomado la temperatura rectal, debía remontarse diez horas atrás, y que la mayor parte de las demás heridas habían sido realizadas post-mortem.

Más tarde, el forense Sears describió a la víctima. "Cincuenta y dos kilos de peso, de complexión delgada, nariz menuda, barbilla redonda, cejas castañas, delicada, dentadura en mal estado, ojos verde grisáceos y edad estimada entre quince y treinta años." Se determinó que su estatura era de un metro sesenta y siete centímetros, tomando medidas de ambas partes del cadáver, que había sido seccionado entre la segunda y tercera vértebras lumbares.




En la sala de autopsias suturaron el corte de oreja a oreja del rostro y tomaron las huellas digitales. El departamento fotográfico del diario L.A. Examiner las envió a Washington con su máquina "soundphoto" -un rudimentario precursor del fax, que se utilizaba en aquellos tiempos- y el FBI se hizo cargo de la búsqueda. A pesar de que faltaban dos de las huellas y otras tres estaban borrosas, se consiguió el milagro en tan sólo 56 minutos, a pesar de que el fichero de huellas del FBI contaba con 104 millones de registros. El nombre de la desconocida Jane Doe 1 era Elizabeth Short, nacida en Hyde Park, Massachussets, el 29 de julio de 1924, por lo que tenía tan sólo 22 años. No obstante, en la ficha constaba que sus ojos eran de color azul. La joven había sido fichada por consumir alcohol siendo menor de edad.

La investigación del crimen se confió a los detectives Harry Hansen y Finis Brown, del Departamento de Policía de Los Angeles.

Días después los investigadores descubrirían que en Hollywood conocían a Short con el apodo de "la dalia negra." Los soldados de la zona la llamaban así porque en aquella época estaba de moda la película "The blue dahlia" -protagonizada por el diminuto e inexpresivo Alan Ladd y la misteriosa y todavía más diminuta Veronica Lake, poseedora de una estilosa melena rubia "peekaboo hairstyle" que caía en cascada sobre sus hombros- y a Elizabeth le gustaba vestir de negro y teñirse el pelo del mismo color.







En la célebre película "El Padrino", el capo mafioso Vito Corleone envía a su hijo adoptivo Tom Hagen a Hollywood -precisamente a Hollywood- para convencer a Jack Woltz, un importante jefe de un estudio cinematográfico, para que le de un papel en su nueva película a Johnny Fontane, un actor y cantante ahijado de Vito, prometiéndole que si así lo hace se ocuparán de evitar que tenga problemas sindicales.

Tras cenar y mostrar a Hagen su preciado caballo de carreras "Khartoum" -valorado en 600.000 dólares-, Woltz se niega aduciendo que Fontane había arruinado a una de sus actrices, que podría haber sido una estrella, en la que había invertido un montón de tiempo y dinero. Hagen se despide, añadiendo que cuando a Vito Corleone se le niega un primer favor, no solicita un segundo.

Esa misma noche, el soldado mafioso Rocco Lampone se cuela en los establos de Woltz y decapita al caballo Khartoum, cuya cabeza coloca bajo las sábanas y al pie de la mismísima cama del productor, que la descubre horrorizado al despertarse al día siguiente.

Huelga decir que Fontane consigue el papel...




El 23 de enero, Agnes Underwood escribió en el Herald Express un artículo titulado “¿Se unirá la ‘Dalia’ al álbum de crímenes sin resolver?”, refiriéndose a los casos de Ora MurrayGeorgette Bauerdorf y Gertrude Evelyn Landon. “Los hombres lobo dejan un rastro de asesinatos de mujeres en Los Angeles. En el álbum sangriento de asesinatos sin resolver, secuestros y crímenes contra las mujeres en general, puede que la policía de Los Ángeles tenga que añadir una nueva página, «el misterio del sádico homicidio de Elizabeth Short –la dalia negra.» Hasta ahora todas las pistas han sido infructuosas. El misterio de éste último asesinato, que ha provocado la mayor mobilización de expertos criminalistas en la historia de la ciudad, es el último de una larga lista. El hallazgo de su cuerpo descuartizado había sido precedido por otros horribles hallazgos de mujeres asesinadas por lujuria, venganza o causas desconocidas.”

Underwood, encargada de cubrir el caso Short para el Herald Express, fue más tarde misteriosamente apartada del tema por el conocido procedimiento de la "patada hacia arriba", nombrándola Editora Jefe del periódico. Quizás llevaba demasiado adelantada la investigación o puede que los responsables del diario descubrieran de repente las grandes cualidades de Underwood, o se la recomendara alguien, nunca se sabe.


Aggie Underwood


Aggie Underwood y Micky Cohen, mafioso asociado con Meyer Lansky y Bugsy Siegel


Muchos años después de cerrarse el caso, Aggie le dijo a sus nietos que sabía quién había asesinado a Elizabeth Short. Pero cuando le pidieron que revelara el nombre, Aggie repuso: "Ha muerto y ya no importa."








(CONTINUARÁ)




LAPD summary of the crime scene

At 11:05 a.m. January 15, 1947, a call was received by the Complaint Board from a woman who did not identify herself that there was a woman down in a vacant lot on Norton Avenue between 39th Street and Coliseum in the middle of the block, west side.

At 11:07 a.m., a radio car was dispatched to the scene, officers F.S. Perkins, #4057, and W.E. Fitxgerald, #3940, who found the body and called the University Detective Division, Officers S.J. Lambert, #2359, and J.W. Haskins, #892, responded to the call.

Capt. Jack Donahoe, Homicide Division, was notified. The call car was out on a natural dead body on Westmoreland Avenue so officer Marty J. Wynn, Homicide Division, was dispatched to the scene. Capt. Donahoe then telephoned the adress where the call car, operated by Sgt. A.A. Brown, #248, and Harry L. Hansen, #859, of Homicide Divison, was located. They responded to the call, arriving at the scene at 11:30 a.m. Upon the arrival of the Sgt. Brown and Hansen who were assigned to the case, they found present officers Perkins and Fitzgerald, Lt. Paul Freestone, Det. Lt. Jack Haskins, Sgts. Wynn and Vaughn, Forensic Chemist Ray Pinker, photographer Laursen from Sci. Investigation Division, and representatives and photographers from the newspapers. Pictures had been taken by the newspapers of the body. They were later joined by Lt. Leland V. Jones of the Scientific Investigation Division.

The body was that of a white, female, American, aproximately 20 years of age, 5'6'' tall, weighing 115#, brown reddish hair recently hanned, green eyes, fingernails bitten down to the quick. The body was nude; there was no jewelry on the body. There were no women's clothes found in the vicinity. The post mortem condition of the body revealed no indication of rigor mortis. The body was lying on its back, head to the north and feet to the south, on the west side of Norton Avenue, aproximately 2 ft west of the sidewalk. The body was just south of a paved driveway approach to this lot which is the first driveway north of the center block fire plug. The body had been cleanly severed at the middle line and the lower half was lying about 1 ft to the south of the upper half, the upper half being slightly off line to the west of the lower half. Both parts of the body were lying absolutely flat with protruded entrails of the lower half lying under the buttock.

There was a marked post mortem lividity on the top side of both parts indicating that the deceased had lain on her front side of face for some period immediately following death. The body was comparatively free of blood stains or smears which indicated it had been washed off some time after death. There were several fibres which were recovered and turned over to Mr. Pinker, which appeared to be bristles from a stiff brush. (Later identified as cocoa fibres by Scientific Investigation Division.) Those were adhered to the body, particularty in the pubis region and points of mutilation which included several lacerations on the forehead which appeared to have been inflicted by a blunt instrument; laceration left breast; laceration right breast, top of which appeared to have been removed.

The area covered by pubic hair was slashed in criss-cross fashion and scarcity of hair gave rise to the opinion it had been cut off rather close to the skin. There was also a sort of tic-tac-toe design on the right hip. The mouth was badly slashed approximately 3'' each way from the corner and the upper lip was deeply lacerated on the right-hand side. There were strangulation marks on the neck and definite rope or tie marks on both lower legs and arms.

From lack of blood stains around and under the body, it was definitely concluded she was killed elsewhere. Police photographs of the body and measurements were taken by Laursen and Pinker, as well as photographs of a tire track at the curb line at point opposite where the body was found.

Upon removal of the body by Coroner's Deputies, it was found that the grass underneath the body was still wet with dew, indicating that the body had been placed there after dew fell in the early morning hours. The Federal Weather Bureau, Chronological Department, was contacted. It was found that on the early a.m. of January 15, 1947, it was 38 degrees, dew point 27, temperature the same at 2:00 to 6:00 a.m., possible dew forming at 2:00 a.m. in low areas. This temperature will not create heavy dew.

Immediately after arrival at the County Morgue, police photographs were made of the body and fingerprints were taken. A search of the records failed to establish identification and a Dead Body Report was made under Jane Doe #1.












Fuentes:


  1. John Gilmore. Severed: the true story of the Black Dahlia.
  2. William T. Rasmussen. Corroborating Evidence III.
  3. Roger Harrington. Black Dahlia: The story of America's most gruesome murder.
  4. Don Wolfe. The Black Dahlia Files.
  5. Steve Hodel. Black Dahlia Avenger: A Genius for Murder: The True Story.
  6. Black Dahlia. Rick Geary.
  7. The Black Dahlia Murder: https://archives.fbi.gov/archives/news/stories/2006/october/dahlia_102006
  8. Deranged L.A. Crimes: http://derangedlacrimes.com
  9. The Black Dahlia: One of the Most Brutal Murders on Record: https://www.historicmysteries.com/the-black-dahlia/
  10. The Crime Scene. A Morning to Remember: http://blackdahlia.web.unc.edu/the-crime-scene/
  11. Did L.A.’s Top Crime Reporter of the 1930s and ‘40s Crack the Black Dahlia Case?: http://www.lamag.com/citythinkblog/did-las-top-crime-reporter-of-the-1930s-and-40s-crack-the-black-dahlia-case/
  12. Shining a Spotlight on Tough-As-Nails L.A. Crime Reporter Agness Underwood: https://www.atlasobscura.com/articles/shining-a-spotlight-on-toughasnails-la-crime-reporter-agness-underwood
  13. Agness Underwood: First Lady of the Newsroom: https://derangedlacrimes.com/?tag=agness-aggie-underwood
  14. The First with the Latest! Aggie Underwood, the Los Angeles Herald, and the Sordid Crimes of a City: https://www.lapl.org/whats-on/exhibits/first-latest-aggie-underwood-los-angeles-herald-and-sordid-crimes-city
  15. The Black Dahlia: Aggie Gets Off the Bench: https://derangedlacrimes.com/?tag=agness-aggie-underwood
  16. Agness “Aggie” Underwood, the queen of the LA crime beat: https://curious.kcrw.com/2015/09/agness-aggie-underwood-the-queen-of-the-la-crime-beat
  17. The Black Dahlia: It takes a woman to give America’s most notorious murder victim a voice: https://inews.co.uk/essentials/culture/books/female-writers-experience-tackling-americas-greatest-unsolved-murder-black-dahlia/
  18. Tere Tereba. Mickey Cohen. The life and crimes of L.A.'s notorius mobster.


16 comentarios:

Anónimo dijo...

Pobre chica, cuánta depravación y odio hacia las mujeres ha habido siempre y hay por ahí...

Deseando ya leer la continuación :)

Anónimo dijo...

Comisión Judicial: "Que el primer cadáver encontrado corresponde a una mujer joven, el cuerpo se encuentra fragmentado en la mitad superior del tronco. Que tiene las manos atadas"

José Carboneres: "Que no tenía el tronco partido por la mitad. Que le faltaba una mano"

¿?

Anónimo dijo...

Estoy deseando leer la continuación, a ver si va en la línea que imagino.

Después de leer un detalle que no recordaba haber leído otras veces de este caso y hecho a propósito según el tal Jack Donahoe, aunque tampoco me extraña mucho, al cadáver seguro que no le encontraron livideces...

Saludos

Kamui

Anónimo dijo...

Pobrecilla, con 22 añitos que tenía y lo que le hicieron...

Anónimo dijo...

Si no recuerdo mal... el cadáver de Anabel Segura también apareció partido por la mitad y se dijo que había sido la excavadora que utilizaron para recuperar el cuerpo.

N. Nozick dijo...

CONCLUSIONES DE LA AUTOPSIA:

Primera.- La identidad del cadáver estudiado ha sido plenamente establecida como correspondiente a ANABEL SEGURA FOLES.
Segunda.- Se han apreciado una serie de lesiones traumáticas peri o postmortales consistentes en fractura-estallido craneal, múltiples fracturas de la parrilla costal derecha y fractura del anillo pelviano, compatibles con un único mecanismo traumático.
Tercera.- La evolución de la esqueletización sugiere una previa exposición en superficie y posterior enterramiento.

Anónimo dijo...

Disculpa mi ignorancia si meto la pata y mi atrevimiento Nozick, pero... de dónde viene ese texto de Anabel? Es directo del sumario?

Kamui

N. Nozick dijo...

Así es.

Laura dijo...

Buenas tardes, no puedo de parar de leer, este blog, es tan interesante, aunque las fotografías ponen la piel de gallina!!! Enhorabuena nozick por tu trabajo, estoy deseando leer más casos. Gracias

Anónimo dijo...

Si lo tienes a tu alcance y lo crees adecuado, podrías confirmar si como dice JIB estuvo viva entre 6 o 7 meses según se indica en el mismo? Subir no lo vas a subir, ni yo lo haría, pero si me pudieras confirmar ese dato te estaría bastante agradecido.

Kamui.

Anónimo dijo...

"lesiones traumáticas peri o postmortales"

Si son perimortem está claro que las causaron los asesinos y eso es incompatible con la "novela" de la versión oficial, que solo habla de estrangulamiento y posterior ahorcamiento.

Si son postmortem... ¿quiere decir que los traumatismos son compatibles con los que se pudieron causar en las tareas de exhumación? Además, si se apunta la posibilidad del caracter postmortal de esas lesiones... ¿acaso no se aclara en el informe la causa de la muerte? ¿Y la mano?

Y ya que lo pregunta Kamui... ¿la fecha de la muerte? Los medios, si no recuerdo mal, publicaron que había fallecido a las cuatro horas y esa es la idea que ha calado, que Anabel Segura falleció a las pocas horas de su secuestro.

N. Nozick dijo...

Anabel Segura desapareció el 12 de abril de 1993 y sus restos fueron recuperados el 28 de septiembre de 1995. Dos años y medio después, redondeando.
Según el informe forense, el cuerpo estuvo en superficie hasta que se esqueletizó y después fue inhumado, e indica que la esqueletización sucede en el plazo de un año, con un margen de variación de 6 meses a 3 años.
¿Puede ser que Anabel estuviera viva 6 ó 7 meses? Sí, pero también puede ser que muriera el mismo día, estuviera un año al aire libre y después sepultada otro año y medio. No se puede determinar, entre otras causas porque tampoco hay informe de la fauna cadavérica.
La chapuza de la excavadora es difícil de entender, salvo que...
El churrero y el fontanero no fueron, evidentemente. Además, su versión tampoco cuadra con el hecho de que el cadáver estuviera si enterrar al menos un año y después fuera inhumado, y menos aún si la causa de la muerte fue el traumatismo que se menciona. Como no hay tejidos blandos, no se puede determinar si fue estrangulada, no se menciona el estado del hioides y, además, faltan las cervicales C3-C7 y las estructuras osteocartilaginosas laríngeas, aparte de cúbito y radio derechos y el carpo, metacarpo y falanges de ambas manos.

Anónimo dijo...

Terminada la obra, la elección de servidores, [...] quedó a cargo del marido de Lola [...]. Repasadas fichas de condenados, con escasas probabilidades de ver la calle, fiando en su propio olfato y el contacto personal, celebró una docena de entrevistas, saliendo elegido un tal Rogelio Cruz, apodado Landrú, en razón a su pasado. [...] En contra de toda lógica, fue bebé rollizo y bien desarrollado, que aprendió a manejar la navaja con soltura apenas supo andar. [...] Todo fue sobre ruedas, hasta que le tentó la opulencia de Doña Gisela [...]. La mujer reiteró la negativa y se le cruzaron los cables. Aquella muerte por obnubilación le llevó por dos años al trullo.
Recuperada la libertad, se especializó en la protección de industriales de la noche. [...] Hombre extremista por naturaleza, Rogelio impuso disciplina, rebanando pescuezos [...] Aquejado de problemas de funcionamiento, cierto día, con un cadáver fresco entre las manos, sintió la llamada del sexo. Y decidió satisfacerlo in situ. Le gustó y adquirió costumbre, que practicaba confiando en el amparo de unos arbustos, cuando acertó a pasar la Guardia Civil. Pillado con la muerta en los brazos, fue culpado con toda justicia de las muchas similares que se acumulaban entre los casos sin resolver. Ingresado en la cárcel con ficha de psicópata peligroso, aterrorizó a presos y carceleros [...]. Cruzada media docena de frases, propuso el trato. Rogelio, ya conocido por Landrú, tendría cuanto pudiese desear, incluido placer, aunque con mesura, si aceptaba disfrutarlo sin asomar la nariz fuera del palacete. Considerando sus muros más confortables que la prisión, aceptó ser borrado del mundo de los vivos por vía burocrática para incorporarse a su trabajo.
[...]
El primer grito escapó de Ester. Braulio la había sodomizado con ayuda de instrumento contundente. En la tercera fase de la ceremonia, se produjo el cambio cualitativo, que hizo del dolor placer.
........................
La Ilustre Degeneración

Anónimo dijo...

Brillante, un texto corto con mucha más información que otros muchos artículos en otros sitios. Lo que sí trascendió a la prensa (por la hemeroteca de El País anda) fue el enterramiento posterior o segundo enterramiento en un lugar diferente al primero, es decir, que no había posibilidad de que fuera fruto de estar escondida en un hueco de la fábrica y después sepultada por su colapso.

Disculpa el offtopic dentro de este caso de la Dalia Negra que también es de gran interés y ha quedado ligeramente eclipsado en los comentarios.

Kamui.

Anónimo dijo...

...los forenses revelaron otro dato que causó sorpresa. Según ellos, "el cadáver de Anabel fue trasladado de sitio, fue inhumado dos veces". "La fauna cadavérica detectada", subrayaron los peritos forenses, "obliga a pensar que la chica fue inhumada en un sitio en contacto con el aire y luego en otro (...) El desenterramiento fue muy cuidadoso pero, a pesar de ello, el cadáver está incompleto y le faltan varios miembros: la laringe, algunas vértebras, costillas, los huesos cúbito y radio y casi toda la mano derecha". Como "hipótesis", los forenses apuntaron la posibilidad de que "alguien exhumara el cadáver de Anabel Segura para cortarle la mano derecha en la creencia de que así nunca podría ser identificado si se descubría el cadáver". "¿Pudo ser algún animal?", sugirió el presidente del Tribunal, Julio Tasende. "No hay ningún signo de que eso fuese así", apostillaron los peritos forenses.

http://elpais.com/diario/1998/01/21/espana/885337212_850215.html

En muchos de estos casos da la impresión de que hay un interés deliberado en dejar a la vista los cadáveres y las marcas de las torturas y luego otro (necesidad tal vez) en ocultar los cuerpos y ciertos detalles que pueden revelar la naturaleza de los crímenes. ¿?

Anónimo dijo...


Pobre Dalia Negra. No sé desde cuando exíste la maléfica sonrisa del jocker. Busco el orígen de tan infame personaje. En inglés he dado con una traducción: "Mi taller acogerá a sus niños, los cuales seran dirigidos por mi misma y mis colaboradores de la Jocker Co". Es terríble que la hubieran abierto la boca buscando esa semejanza. https://www.linguee.es/ingles-espanol/traduccion/jocker.html

Saludos Nozick.