martes, 31 de octubre de 2017

Políticamente correcto.




Hay veces que es mejor hacer un alto en el camino e introducir un poco de humor en la un tanto depresiva temática del blog. Esta vez referido a lo políticamente correcto, uno de los mil trucos del NWO para enfrentar a los ciudadanos y hacerles perder el tiempo con nimiedades, para evitar que adviertan lo que está sucediendo y lo que se les avecina.

En España, en clave de humor, ha tocado el tema José Mota, en un "sketch" en el que imita a Antonio Hernando hablando en lenguaje inclusivo. Sí, ése en el que hay que abordar con papel de fumar el tema del género.

En Estados Unidos, el humorista más conocido que ha tocado el tema es "Larry the Cable Guy", en sus conocidos cuentos políticamente correctos. Os dejo con un vídeo sobre la fábula de Caperucita Roja -Little red riding hood-, que él ha rebautizado como "Vertically challenged native-american Riding Hood and the endangered wolf tale." (Y con mi intento de trasladarlo al castellano.).




"... El  cuento que anteriormente se llamaba “Caperucita Roja” ahora se llama "Caperucita Progresista y el Lobo en peligro de extinción."

Érase una vez una niña a quien llamaban Caperucita Progresista que decidió encaminarse hasta la casa de su cronológicamente avanzada abuela. En su camino se topó con un lobo, que recientemente había sido incluido en la lista de especies protegidas.

¿A dónde vas, Caperucita Progresista?”, dijo el Lobo.

Voy a la casa de mi abuela para celebrar una reunión conjunta.”

El Lobo indicó a Caperucita Progresista un atajo hacia la casa de su abuela.

Por desgracia, el atajo atravesaba un humedal protegido por el Gobierno Federal, así que Caperucita Progresista fue multada por alterar la estabilidad del frágil ecosistema.

Cuando por fin llegó a casa de la abuela, advirtió que tenía un aspecto muy diferente al que recordaba. Pero lo aceptó y celebró la diversidad.

"¡Qué ojos más grandes tienes, abuela!"

"¡Para verte y no juzgarte mejor!"

"¡Y qué dientes más grandes tienes!"

Para comerte mejor, pero no puedo porque soy vegana y además tengo síndrome de intestino irritable.”

"… Síndrome de intestino irritable y ni siquiera se la comió… … Os juro que este libro está lleno de abraza-árboles y cuentos de erutadores de tofu…

Os contaré como termina el cuento. Entro en la casa de la abuela, le disparo al lobo, pota a la abuela, le bajo la capucha a Caperucita y nos enrollamos..."




Fuentes:


  1. José Mota imitando a Antonio Hernando hablando en lenguaje inclusivoo de género: http://www.ledestv.com/es/aficiones/top-videos-internet/video/el-genial-jose-mota-imita-a-antonio-hernando-hablando-en-lenguaje-inclusivo/2868
  2. Snow White and the Seven Vertically Challenged Persons. Guillaume Ryder: https://gryder.org/docs/SnowWhite.pdf
  3. Larry The Cable. Vertically challenged native-american Riding Hood and the endangered wolf tale: https://www.youtube.com/watch?v=g0PZ31SF7rY


8 comentarios:

Anónimo dijo...

:)

Anónimo dijo...

Pues ahí va algo de mi cosecha:

Si el flujo cultural es de Norte a Sur, se llama globalización, y es pernicioso. Si es de Sur a Norte, se llama diversidad, y es constructivo.

Laura dijo...

😄😄😄, muy gracioso!!

Anónimo dijo...

Sois conscientes de que los blancos esclavizaron durante décadas a los negros y demás gente no blanca?

N. Nozick dijo...

Soy consciente, y fue un crimen. Pero también soy consciente de que durante siglos y siglos todas las razas se esclavizaron mutuamente. De hecho la palabra "esclavo" viene de eslavo, un pueblo blanco profusamente esclavizado en su día. El romano Licinio Craso hizo crucificar a 6.000 esclavos de Espartaco, que supongo que serían de todos los colores y mayoritariamente blancos. Y los africanos llevados como esclavos a América eran comprados en la costa occidental de Africa a tratantes de esclavos musulmanes y africanos.
La historia del mundo está llena de injusticias, pero no podemos romper relaciones diplomáticas con Italia por lo que hicieron los romanos en Numancia, ni con Francia por los fusilamientos del 2 de mayo.
Llega un momento en el que hay que dejar de llorar y empezar de cero. Y, sobre todo, nadie -ni blancos ni negros ni amarillos, ni cristianos ni musulmanes ni judíos, tienen la culpa de lo que hicieran sus antepasados hace X siglos.

Anónimo dijo...

Cambia el diálogo de la viñeta por un "I like being christian" y un "I like being jewish". Verdad que es estúpido?

Anónimo dijo...

Pues yo no me voy a remontar al ayer. ¿Sois conscientes de que los negros wa-tutsi esclavizaron y aún esclavizan a los twa? ¿Sois conscientes de que los negros zulúes tienen a los negros bosquimanos por raza inferior y esclavizable? ¿Sois conscientes de el régimen de esclavitud en que viven los trabajadores mozambiqueños en el régimen negro de Sudáfrica? ¿Sois conscientes de la nacionalización de explotaciones agrarias de blancos que ha llevado a cabo el régimen del negro Mugabe en Zimbabwe, condenando a su país al hambre por una cuestión de puro racismo?

Hijo mío, en Occidente se inventaron los derechos humanos. Lecciones, ninguna.

Catalero dijo...

No comparto parte del análisis, ya que para partir de cero la discriminación tendría que ser ya inexistente y cosa del pasado. Comparto que no podemos fustigarnos por cosas que hicieron nuestros antepasados, pero lamentablemente el racismo, la xenofobia, el fascismo, el machismo, la homofobia, la intolerancia en general están muy, pero que muy vivas. ¡Ojalá fueran cosas del pasado! La viñeta gráfica invita a la reflexión, pero no comparto el fondo. Si los negros, por ejemplo, no sufrieran ningún tipo de discriminación, sería absurdo, pero sacar pecho por ser blanco, en un contexto de discriminación, no es equiparable a sentir el orgullo de ser negro. Esto es equivalente al orgullo gay. Mucha gente no entiende que se pueda estar orgulloso de ser homosexual, pero en un contexto de odio y discriminación sí que tiene pleno sentido.