miércoles, 2 de diciembre de 2015

Las desapariciones de Chicago. 3/3






EL CASO DE JUDITH MAE ANDERSEN


Judith Mae Andersen
, de 15 años, desapareció sobre las 11:15 del viernes 16 de agosto de 1957, después de abandonar el apartamento de una compañera de la escuela secundaria del distrito de Austin, Elena Abbatacola, de 16 años, para volver a su casa, en el 1520 de Lotus Av. de Chicago.

Sus padres, Ruth y Ralph, recibieron una nota por correo que decía: "Si quieren a su hija, dejen 10.000 dólares en el 3419 de Janssen Av." Nada había en esa dirección, ni se habían dejado instrucciones sobre la forma de entrega del rescate. Se determinó que la nota era una broma de mal gusto.

El padre de la adolescente hizo el mismo tipo de declaración que hacen tantos padres en su situación: "... Algo le ha sucedido a Judith. No es propio de ella ausentarse tanto tiempo sin ponerse en contacto con nosotros..."

Judith no podía ser una chica fácil de reducir, ya que medía 1,72 metros y pesaba 68 kilos. Tenía los ojos azules y el pelo rubio; el día de su desaparición había comprado un jarrón para regalárselo a su madre, que cumplía años el 23 de agosto. Tenía fama de ser una chica formal; cuidaba niños de varias parejas de su barrio, no daba problemas, era una buena deportista y raras veces salía con chicos. Al que más se había tomado en serio era a un tal Kenneth Blevins.

La última vez que telefoneó a sus padres fue desde el domicilio de su amiga Elena, pidiendo permiso para terminar de ver una película en la televisión. Su madre consideró que era demasiado tarde y le dijo que volviera a casa. Según declararon los Abbatacola, Judith se marchó a las 11:15 de la noche con la intención de coger el autobús. Llevaba unos pantalones toreros; una blusa blanca de algodón, sin mangas; un suéter negro de manga larga; unas bailarinas blancas, sin calcetines y una crucecita de oro blanco al cuello. Nunca más se la volvió a ver.

Elena vivía en el segundo piso del 1019 de N. Central Av., con su madre Mary, viuda, y seis de sus hermanos: Leo, de 30 años; Joseph, de 27; William, de 23; Philip, de 19; Nicholas "Nick", de 18; y Robert, de 14. John, de 25, propietario de una pizzería del barrio, vivía en el 5427 de Ohio St., con su esposa. Como en USA las mujeres casadas adoptan el apellido de su marido, no sabemos cuál era el apellido real de Mary Abbatacola pero, aunque no lo puedo asegurar, podría ser Pecci.

A las 11:50, Ralph telefoneó a casa de Elena, pero no atendieron la llamada. A las 00:15 y a las 00:30, Ralph volvió a llamar a casa de Elena y no le contestaron. Así que a las 00:45 se desplazó hasta el domicilio de los Abbatacola y llamó a la puerta. Nada. Y eso que había luz en la segunda planta, en la que vivían los Abbatacola. Ralph se fue a su domicilio. Su esposa Ruth recordó que la señora Abbatacola trabajaba en una pizzería en la calle Madison. Llamó allí y consiguió hablar con Mary Abbatacola. "¿Dónde está Elena? Judith no ha vuelto a casa". Cuando Mary volvió a casa, por fin consiguieron hablar con Elena, que les dijo que Judith se había ido a las 11:15.

Cuando Nick Abbatacola tenía 15 años, fue acusado de acosar a un niño amigo de la familia, por lo que fue recluido durante un mes en el Hospital Estatal de Chicago y se le hizo un seguimiento durante un año más. En una ocasión le pidió una cita a Judith, pero ella rehusó. Otro de los hermanos, John, había sido arrestado por atacar a un hombre que se metió con su hermano Nick.





A las 3:25, Ralph llamó a la comisaría y denunció la desaparición. Los Abbatacola declararon que Elena y sus hermanos Lew, de 30 años, y Robert, de 14, estaban dormidos y no habían oído sonar el teléfono ni el timbre de la puerta. Philip, de 19, y Nicholas, de 18, no estaban en casa por entonces.

La policía comenzó considerando la posibilidad de una huida del domicilio paterno, por lo que en un principio se limitó a estudiar la vida social de Judith. Pero no era lógico que Judith se fuera de casa con los 15 centavos que llevaba en el bolso, cuando tenia 5 dólares en un cajón de su habitación y 20 en su cuenta bancaria.








El 22 de agosto, flotando en la bahía Montrose del Lago Michigan, apareció un bidón de unos 210 litros de capacidad en cuyo interior había un cuerpo decapitado, al que también le faltaba el brazo derecho y la mano izquierda. 1 Se dijo que correspondía a una mujer de entre 38 y 45 años que llevaba muerta tres días como máximo y que había sido desmembrada con un cuchillo muy afilado por alguien que sabía algo de cirugía y que parecía un carnicero profesional.


1
Otras fuentes indicaban la ausencia de ambas manos.


Ralph Andersen, padre de Judith, dijo que el cuerpo no era el de su hija, porque llevaba las uñas de los pies pintadas de rojo y ella nunca se las pintaba. Anton Sommers, investigador jefe, comentó "Siempre hay una primera vez".

Victor Levine, el forense, estimó que el cuerpo correspondía a "... una mujer de alrededor de 20 años, quizás más joven...", lo que contradecía las primeras declaraciones al respecto, "... con una estatura aproximada de 1,74 metros y un peso entre 63 y 66 kg..." No había evidencias de que hubiera sido violada. Levine, sin embargo, no pudo determinar la causa de la muerte.

Los Andersen recibieron otra demanda de rescate, esta vez telefónica, en la que se les exigía el pago de 20.000 dólares si querían volver a ver a su hija. Era una voz de mujer, que colgó antes de que se pudiera responder a su demanda.



En-Ar-Co Motor Oil, National Refining Company. Cleveland, Ohio



El resto del cuerpo apareció en otro bidón de unos 20 litros de capacidad el día 24 de agosto. Los restos estaban en avanzado estado de descomposición por encontrarse en el agua expuestos a la luz del sol. La cabeza presentaba una herida de bala del calibre .32 en la sien izquierda e indicios de fuertes golpes. Le faltaban seis dientes de la mandíbula superior y cuatro de la inferior. Además, tenía un cierto número de empastes. Tras un análisis dental, llevado a cabo por los odontólogos Lynch y McMahon, se determinó que el cuerpo correspondía al de Judith.

El padre de Judith se mantuvo fiel a sus anteriores declaraciones. "... Sigo pensando que algo le ha pasado a Juditn, pero no es esto... Creo que está retenida en contra de su voluntad... No voy a aceptar las conclusiones de esos dentistas hasta que las confirme su propio odontólogo..." Ralph se refería al Dr. Mittchell Juliussen, ausente por vacaciones, que había realizado un intenso tratamiento a la dentadura de Judith, teniendo que extraerle varios molares. Ralph tenia más motivos para rechazar la identificación del cadáver como perteneciente a su hija: no tenía la cicatriz de la vacuna de la viruela en el hombro izquierdo, el pelo era más oscuro que el de Judith, y la forma de los dedos era diferente. Sólo hizo una rectificación: Judith sí que utilizaba esmalte de uñas, pero hacía tiempo que no se lo ponía. Los policías se llevaron un envase para compararlo con el de las uñas del cadáver. "... Judy debe saber que no tiene que tener ninguna duda a la hora de volver. Todos la estamos esperando..." Sus padres y sus tres hermanos: Robert, de 19 años; James, de 12 y Ralph, de 21.





Al final, Ralph pareció aceptar la certeza de la identificación, cuando le dijeron que una de las huellas tomadas al cadáver coincidía con otra del índice izquierdo de Judith tomada de un cuadro de su habitación. "... Dicen que las huellas nunca mienten... Quizás no miré bien lo de la vacuna... Es hora de trabajar y encontrar al asesino... Primero fueron los chicos Peterson y Schuessler, luego las chicas Grimes..." Además, los cabellos del peine de Judith también coincidían con los del cadáver. Finalmente, el Dr. Juliussen, concluidas sus vacaciones, confirmó el informe odontólogico de Lynch y McMahon. "... Estoy seguro, es Judy..."

"... Espero que la prensa dé publicidad al crimen para que el demonio que mató a Judy aparezca...", dijo Ralph. Ruth, por su parte, no comía ni dormía y había adelgazado cinco kilos.



Levinson, Saphir, Levine, Camp y McCarron


Los forenses encargados de la autopsia fueron Victor Levine, Walter J.R. Camp, Otto Saphir y Samuel A. Levinson, que redactaron un informe provisional de sus hallazgos, notificando que habían encontrado cuatro balas en la cabeza de Judith, dos de las cuales habían penetrado en el cerebro, y que se estaba trabajando para datar el momento de la muerte. Levine se negó a facilitar más información. El "forense político" era nuestro viejo conocido, Walter McCarron. Los forenses le dijeron que era el peor crimen que habían visto. Siempre era el peor crimen. El Schuessler-Peterson era el peor, el de las hermanas Grimes era el peor, el de Judith era el peor. Pero nunca se atrapaba a los culpables. Puede que el peor fuera el propio McCarron, que ocupó el cargo de Coroner en la época de los tres crímenes.








El funeral se celebró en la iglesia evangélica de San Pedro, a las dos de la tarde del día 30 de agosto. "... Confiamos el alma de los fallecidos a las manos de Dios eterno y las almas de los culpables al Juez eterno..." Después, los restos de Judith fueron cremados.

La búsqueda del asesino se convirtió en una de las más exhaustivas de la historia de Chicago. Tan sólo en el primer año, la policía habló con 115.000 personas, interrogó a 2.240 sospechosos (¿?) y realizó 73 pruebas con el detector de mentiras. Joseph Abbatacola no pasó una de las pruebas, aunque fue finalmente exonerado tras un examen poligráfico posterior.

También se estudiaron 152 informes relativos a disparos escuchados en la noche de la desaparición y se desplegó a seiscientos policías para reforzar la investigación. Todo para nada. Y eso que el Chicago Tribune había ofrecido una recompensa de 50.000 dólares a quien aportara algún dato que condujera a la resolución del caso.

El expediente del crimen está lleno de pistas que no condujeron a ninguna parte. Un detective adscrito al caso, James Hennigan, las describió como "... Alguno le dijo a alguien que había visto algo..."





Las ropas de Judith nunca aparecieron. Los Abbatacolas se trasladaron a California. Cincuenta y ocho años después de la tragedia, sigue sin hacerse justicia. Otro caso más sin resolver de aquella terrible época en la que la vida de los niños no parecía valer nada.

Ahora sucede lo mismo, pero los medios de comunicación ni siquiera se hacen eco en la mayor parte de los casos.




A raíz de este crimen, Lyrl Clark Van Hyning publicó su polémica hoja de propaganda "Chicago in the hands of fiends". Hay una colección de sus obras en luc.edu. Quizás esté entre el material restringido hasta el año 2034, vaya usted a saber por qué.






Fuentes principales:

  1. http://latimesblogs.latimes.com/thedailymirror/2007/08/judith-mae-ande.html
  2. http://www.quirkyworks.com/judith_mae_andersen/
  3. Chicago Tribune
  4. http://articles.chicagotribune.com/1991-04-21/features/9102050601_1_free-man-friend-andersen-case
  5. http://thecrimetimes.wordpress.com/2010/08/28/a-chicago-unsolved-murder-judith-mae-anderson/
  6. http://articles.chicagotribune.com/2007-08-09/news/0708081517_1_triple-murder-fifty-years-robert-peterson
  7. http://www.domu.com/chicago/history-map/murder-of-judith-mae-andersen-elena-abbatacolas-apartment
  8. http://www.domu.com/chicago/history-map/murder-of-judith-mae-andersen-residence-of-kenneth-blevins
  9. http://www.findagrave.com/cgi-bin/fg.cgi?page=gr&GRid=129173076
  10. http://www.domu.com/chicago/history-map/murder-of-judith-mae-andersen-john-abbatacolas-pizzeria
  11. http://www.domu.com/chicago/history-map/boaters-find-pieces-of-judith-mae-andersens-body

15 comentarios:

  1. Chicago, la "windy city". Algo tendrá el viento cuando algunos tanto lo bendicen.
    http://www.dw.com/es/judeo-alemanes-en-chicago-el-gueto-dorado/a-16552872

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso del viento... me suena de algo. No sé yo si del face... tampoco sé si Schalom Chicago o Bay Chicago. Muchos se desplazaron después hasta Los Angeles. Un gran viaje: Pale of Settlement, Chicago, Los Angeles.

      Eliminar
  2. El 1 de mayo de 1989, en el programa de Oprah Winfrey en la cadena WLS-TV de Chicago, una persona bajo el pseudónimo de Raquel reveló un impactante testimonio.
    OPRAH: La siguiente invitada fue también utilizada para adorar al diablo, participó en rituales de sacrificios humanos, rituales y canibalismo. Dice que su familia ha estado involucrada en rituales durante generaciones. Actualmente se encuentra bajo una prolongada terapia, sufre de DPM (Desorden de Personalidad Múltiple), esto quiere decir que está bloqueada respecto a algunos de los terroríficos recuerdos de su infancia. Raquel también viene disfrazada para proteger su identidad.
    OPRAH: ¿Vienes de un abuso ritual generacional?
    RAQUEL: Sí, mi familia tiene un extenso árbol genealógico que se remonta al siglo XVIII y se sigue la pista de quién ha estado involucrado en todo esto y quién no.
    OPRAH: De modo que abusaron de ti.
    RAQUEL: Soy de una familia que cree en esto.
    OPRAH: ¿Y todo el mundo cree que es una familia judía feliz?
    RAQUEL: Hay muchas familias judías (en las mismas circunstancias) por todo el país, no sólo mi familia.
    OPRAH: ¿De veras?
    RAQUEL: He hablado con un detective de la policía de Chicago, y varios de mis amigos lo saben, y he hablado públicamente antes.
    OPRAH: Entonces fuiste criada en medio de esta maldad. ¿Creíste que todo eso era normal?
    RAQUEL: He bloqueado muchos de los recuerdos que tengo debido a mi Desorden de Personalidad Múltiple, pero sí, quiero decir…, sí creces con algo, entonces piensas que eso es normal. Siempre pensé que…
    OPRAH: ¿Pero qué tipo de cosas hacíais?, no tienes que darnos los detalles gore, ¿qué tipo de cosas ocurrían en la familia?
    RAQUEL: Ahm… bien, había rituales en los cuales bebés eran sacrificados y tenías que, ya sabes… Había gente en nuestra familia que traía bebés. Nadie se daría cuenta, había muchas mujeres con sobrepeso y no podías decir si estaban embarazadas o no. O si se suponía que se irían un tiempo y luego volverían. Otra cosa que quiero decir es que no todos los judíos sacrifican bebés.
    OPRAH: Es la primera vez que oigo que algún judío sacrifica a un bebé, pero en fin… De manera que… ¿Fuiste testigo de algún sacrificio?
    RAQUEL: Cuando era muy joven fui forzada a participar en eso y tuve que sacrificar a un niño.
    OPRAH: ¿Y el objetivo de sacrificar es para que os aporte el qué? ¿Para qué sacrificabais a niños?
    RAQUEL: Por PODER. 
    OPRAH: Poder… Y así que… ¿Fuíste utilizada alguna vez?
    RAQUEL: Fui agredida sexualmente, violada varias veces…
    OPRAH: ¿Y qué es lo que hacía tu madre?
    RAQUEL: Ahm… ella…
    OPRAH: En todo esto… ¿Cuál era su rol en todo esto?
    RAQUEL: No estoy segura de su papel, no he recuperado todos mis recuerdos, pero su familia estaba extremadamente involucrada en esto. Ahm… ya sabes, ella me trajo a esto, mis dos padres me llevaron a esto.
    OPRAH: ¿Y dónde está ella ahora?
    RAQUEL: Ella está en el área metropolitana de Chicago, está en la Comisión de Relaciones Humanas en la zona donde vive y es una ciudadana ejemplar y sobresaliente. Nadie sospecharía de ella.
    OPRAH: ¿Fuiste criada con la noción del bien y del mal, Raquel?
    RAQUEL: Quiero decir, tenía ambas, me refiero a que para el mundo exterior todo lo que hacíamos públicamente era apropiado y correcto, pero luego en privado había noches en que las cosas cambiaban, en las que lo que era incorrecto estaba bien, y lo que era correcto estaba mal. Esto se hace para desarrollar el DPM.
    OPRAH: Desorden de Personalidad Múltiple.
    RAQUEL: Correcto.
    OPRAH: ¿En tu familia lo llamaban adoración al diablo?
    RAQUEL: No sé…
    OPRAH: Eran simplemente cosas malignas, esas cosas que llegaste a hacer.
    RAQUEL: Así es. Yo pensaba que lo que se hacía era malo y ellos me decían que era bueno. Hay un libro con el que me he encontrado llamado “La Cueva de Lilith”, el cual es un libro de misticismo judío, sobre lo sobrenatural. Hay mucho ahí que se relaciona con lo que… ya sabes, con lo que viví cuando era niña.

    ResponderEliminar
  3. En fin, habrá que sacar tiempo para leer "La Cueva de Lilith" de Howard Schwartz para tratar de enterarnos de qué va todo ese extraño misticismo. Aunque saber interpretarlo correctamente igual no es tan sencillo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo el libro y traduje una de sus fábulas:

      https://plus.google.com/105338357342475366063/posts/BJw6aD394mT

      Eliminar
    2. La reina de Saba:

      http://lawebdelassombras.blogspot.com.es/2014/11/la-reina-de-saba.html

      Eliminar
    3. A lis wiccanos también les interesa Lilith, desde el principio:
      "Wicca:
      Many early writers that contributed to modern day Wicca expressed special reverence for Lilith.
      Charles Leland associated Aradia with Lilith: Aradia, says Leland, is Herodias, who was regarded in stregheria folklore as being associated with Diana as chief of the witches. Leland further notes that Herodias is a name that comes from West Asia, where it denoted an early form of Lilith.[68][69]
      Gerald Gardner asserted that there was continuous historical worship of Lilith to present day, and that her name is sometimes given to the goddess being personified in the coven, by the priestess.
      This idea was further attested by Doreen Valiente, who cited her as a presiding goddess of the Craft:
      “the personification of erotic dreams, the suppressed desire for delights”.[70]
      In some contemporary concepts, Lilith is viewed as the embodiment of the Goddess, a designation that is thought to be shared with what these faiths believe to be her counterparts:
      Inanna, Ishtar, Asherah, Anath and Isis.[71]
      According to one view, Lilith was originally a Sumerian, Babylonian, or Hebrew mother goddess of childbirth, children, women, and sexuality[72][73][74] who later became demonized due to the rise of patriarchy.[75]
      Other modern views hold that Lilith is a dark moon goddess on par with the Hindu Kali.[76]"
      http://www.bibliotecapleyades.net/sumer_anunnaki/esp_sumer_annunaki15e.htm

      Eliminar
  4. El testimonio resulta realmente espeluznante. Según cuenta habría un grupo de familias en los Estados Unidos que participarían desde hace siglos en esas prácticas ritualísticas, encubriéndolas el resto de familias de su misma condición (conocedoras pero no participantes de esos mismos actos) con su silencio cómplice. Y esto sucedería en una gran ciudad como Chicago, no quiero ni pensar lo que llegaría a ocurrir en un pequeño pueblo de la parte mas profunda de los Estados Unidos donde estas familias fuesen mayoría. Menos mal que estas cosas no pasan nunca en España, o al menos eso parece.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene usted razón. Por más que pienso no se me ocurre ningún pequeño pueblo de la España profunda en el que sucedan esas cosas que usted dice. ¡Menos mal!

      Eliminar
    2. Es de suponer que un pueblo pequeño de semejantes características, por ejemplo en la zona más profunda de Arizona, sería un pueblo bastante endogámico y hermético. No les quedaría más remedio si quisieran preservar sus ocultas tradiciones.

      Eliminar
  5. Lyrl Clark Van Hyning Papers 1881-1982, n.d.
    Creator: Van Hyning, Lyrl Clark (1892-1973) Extent: 10 l. ft.
    Location:
    Processor: Ashley Eckhardt, September 30, 2009
    Administration Information
    Access Restrictions: Some materials are restricted until 2034.
    Usage Restrictions: Copyright for materials created by Lyrl Clark Van Hyning in this collection has been transferred to the Women and Leadership Archives.

    ResponderEliminar
  6. No hay manera:
    404 - File Not Found
    We're sorry, but the page you requested was not found on the Loyola University Chicago web server. If you typed the address, please make sure you entered it correctly.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal. Resulta curioso que ciertos documentos estén restringidos hasta 2034, cuando otros -por ejemplo, uno que afirma que en el ataque contra Pearl Harbor participaron pilotos de raza blanca, culpando de todo a Roosevelt, presidente de los EEUU- no lo están.

      Eliminar
  7. Que coincidencia con otros casos alejados en el espacio y en el tiempo, en los que se hace una llamada desde la casa de la amiga donde se ve a la(s) víctima(s) por última vez, discrepancia en los horarios de salida de dicha vivienda, llamadas sin contestar... Insisto, que coincidencia.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.