lunes, 17 de junio de 2013

Alcàsser. El último adiós.




Unas treinta mil personas estuvieron presentes para dar el último adiós a Miriam, Toñi y Desirée, las tres niñas de Alcàsser. Entre ellas, más de cuatrocientos jóvenes de los institutos de Silla, Algemesí, Foyos y demás alrededores. Muchos balcones del pueblo estaban cubiertos con sábanas blancas con crespones negros y las banderas estaban a media asta. Llegaron coronas de flores de todas partes, hasta llenar la plaza del Castell y la escalinata del ayuntamiento y los alrededores estaban plagados de autocares en los que se habían desplazado todos los que querían despedirse de las niñas.

Los familiares estuvieron velándolas desde que llegaron, a las tres de la madrugada. Comenzaba un día gris, encapotado y ventoso. El último. Un día de luto oficial en el pueblo.

La capilla ardiente se instaló a las nueve de la mañana del sábado 30 de enero de 1993, en el segundo piso de la casa consistorial. Después de tres horas de velatorio, mucho dolor y muchos sollozos, en medio de una gran ovación de los asistentes, se trasladaron a la iglesia de San Martín, a cuya puerta salieron el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, junto con el arcipreste, Alejo García; el vicario episcopal, Francisco Ferrer y el párroco de Alcàsser, Juan Bautista Antolí, que oficiaron la misa funeral cantada, con el auxilio del coro parroquial y la coral polifónica de Alcàsser.

La abuelita de Miriam no pudo soportarlo más y tuvo que ser atendida por los sanitarios, que le administraron una pastilla tranquilizante. Pero ella quería volver con la familia y rehusó tomarlo.

Estaban presentes el delegado del Gobierno, Francisco Granados; la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá; la presidenta de la Diputación, Clementina Ródenas; los concejales del Ayuntamiento de Valencia, Vicente González Elizondo, Juan Cotino y Arturo Gascó; el capitán general Agustín Quesada y el general de la Guardia Civil, Manuel Pérez Campos. Y toda España con el corazón.
















"La muerte, a nuestros ojos desconcertante, de Desi, Miriam y Antonia, a quienes lloramos, ha congregado hoy una asistencia muy numerosa para testimoniar la amistad y solidaridad con las familias que sufren y la más sentida condolencia...", fueron las palabras que pronunció el arzobispo. "Frente a una muerte como ésta, nuestro ser se rebela... El Santo Padre, vivamente apenado al conocer la dolorosa noticia del asesinato de las niñas de Alcácer, Miriam, Toñi y Desirée, ofrece sufragios por el eterno descanso de las victimas de una injustificada violencia. Su Santidad eleva fervientes plegarias al Todopoderoso para que conceda su consuelo a los padres y demás familiares de las niñas bárbaramente asesinadas..."

No voy a entrar a calificar otra parte del la homilía del arzobispo en la que se atrevió a solicitar el perdón para los culpables.

"...Queremos caminar en la verdad, justicia y en el amor... y sí, me atrevo también a decirlo: ¡en el perdón!"

También hubo unas palabras de recuerdo para Fernando Castilla Vela, el miembro de Protección Civil fallecido mientras realizaba labores de búsqueda de las niñas.

Después, a mediodia, un último traslado, hacia el norte del pueblo. Cuarenta y cinco minutos de lágrimas para recorrer alrededor de un kilómetro hacia el destino final de las niñas, al son de una marcha fúnebre, interpretada por la Unión Musical de Alcàsser, y con el tañido de las campanas de la iglesia de fondo.









Era la parte más emotiva de aquella triste mañana de enero. Muchas personas se desmayaron, entre ellas la madre de Miriam, Doña Matilde Iborra Martínez.

Siete amigas de Miriam, Toñi y Desirée encabezaban la comitiva.

Las niñas descansan ahora juntas, en los nichos 16, 20 y 24.




Queremos justicia y no vamos a parar nunca hasta conseguirla. Veinte años después todo despierta de nuevo y una nueva generación de españoles se ha encargado de levantar la antorcha por la memoria de las niñas. Los culpables han de pagar lo que hicieron. Ellos, sus cómplices, y sus herederos.












12 comentarios:

  1. Muy emotivas las imágenes... esas niñas están en los corazones de los españoles aún veinte años después, las sentimos como nuestras hermanas. Y aún seguimos recordándolas gracias a FG y JIB.
    Tú crees que van a llegar a pagar los verdaderos culpables de esta barbarie?. Debería de ser así, pero a lo mejor es que soy demasiado pesimista...

    Yo pienso muchas veces que es una pena que las tres familias no hicieran piña, porque desde luego seguramente hubieran sido invencibles.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ellos y sus cómplices o sus herederos.

      Tienes razón, las tres familias unidas con el pueblo español detrás habrían sido invencibles.

      Pero ya hubo quien se encargó de fomentar la discordia y de calumniar, hasta que separaron a las familias e hicieron que muchos españoles dudaran de FG y de JIB. Es nuestra obligación corregir eso.

      Eliminar
  2. Fue muy duro, esos días estábamos de manifestación por Valencia para endurecer las penas. Con su misma edad, con sus mismos hábitos, con su misma cultura....dias de advertencias y prohibiciones, de miedos, de creernos que un asesino andaba libre por la ciudad en la que viviamos.
    Nunca lo entendendimos, lo fácil que se resolvió, lo pronto que hubo sentencia, lo fantástico de la huida.
    Y seguimos 20 años después igual....sin respuestas. Sin valientes que hablen, sin saber nada del poble diablo preso....
    El día que se abra la caja de pandora, espero poder estar cerca

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para que se abra la caja de Pandora, la revolución tiene que ser mundial, no local. Porque es un asunto mundial, no local. pero quien quiera seguir pensando en manguis, camellos, violadores solitarios o pederastas oligofrénicos como culpables, está en su derecho. Pero ni se acerca a la verdad. Espero que todos podamos ver cómo se abre la caja, y no tener que esperar otra generación o ser derrotados en el camino. Pero es, o ellos, o nosotros.

      Eliminar
  3. Creo,que a la hora de nombrar a "herederos",hay que ser bastante prudente,porque se puede ``dañar´´ a personas que no tengan nada que ver.....y la legitimidad,a mi entender,se "esfuma"....

    Otro asunto diferente seria la responsabilidad civil subsidiaria....

    Pepeldelpopulacho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te enteras de por dónde voy, Pepe. Hay que leer entre líneas.

      Eliminar
    2. La Wicca es una religión neopagana.
      Su símbolo es un Pentaculo.
      Esta reconocido como religión en España.
      Clero: Sumo Sacerdote. Es el nombre dado al más alto puesto religioso del antiguo pueblo de Israel.

      A que nos suena todo esto?

      Eliminar
  4. Como decía Requena: Esto son cosas del mas aquí, y no del mas allá, o vete tu saber...............
    Curiosa Estatua. todo un homenaje a la Triple Diosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es un típico símbolo wicca... me pregunto cuál de las familias propuso el diseño. Aunque tengo una leve idea.

      Eliminar
  5. Que mal suena cuando dices, "son ellos o nosotros".
    Cuando en la Matrix nos quieren convencer de algo..................

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que todo el mundo se tome la pastilla roja y desconecte del cometarros del Sistema. O acabarán con nosotros. Y el reloj corre...

      Eliminar
  6. N.Nozick siempre que leo algo de ellas te veo .. sabes mucho del tema las conocias ???

    ResponderEliminar

Todos los comentarios y opiniones son bienvenid@s mientras se expongan con cortesía. El tema del comentario tiene que estar relacionado con el contenido del post. Antes de redactar uno, tenéis que elegir una opción en el desplegable "Comentar como". Si no tenéis un perfil, podéis elegir un nombre o comentar como usuario anónimo. Y después hay que pulsar "publicar". Los mensajes publicitarios, los mensajes de mal gusto, los trolls y los intoxicadores no son bienvenidos. También ruego precaución para no vincular nombres a conductas delictivas, lo que puede ocasionar una querella, o dejar mensajes que puedan servir de pretexto a las autoridades correspondientes para cerrar el blog. En cualquiera de esos casos me veré obligado a no publicar el mensaje. No obstante, la responsabilidad sobre el contenido de los mensajes corresponderá a los que los hayan redactado. Ruego que las posibles quejas o solicitud de aclaraciones se remitan a la dirección de correo del blog y no en un nuevo comentario.